iPhoNewYorkGrapher

Exposición Rodrigo Rivas Madrid

Si alguien duda de que se pueda hacer fotografía de calidad y artística con un móvil, le recomiendo la exposición de Rodrigo Rivas en Espacio RAW en Madrid. Una visión del Nueva York oculto con una pequeña muestra de las miles de fotos que hizo con un iPhone durante los meses en los que Rodrigo vivió en la ciudad.

Disclaimer: Rodrigo es amigo y compañero en Xataka Foto

iPhone Vs Android: conexión emocional Vs conexión racional

Motorola Razr

Escribir a menudo en Xataka y criticar de vez en cuando a Apple por aquí – también hablo bien de sus productos otras veces, claro – ayuda mucho a tomar el pulso de primera mano a como cada vez más iPhone y Android cosechan diferentes tipos de partidarios.

Aunque en algunos casos extremos se llega a un patrón común – el de la defensa a ultranza más allá de lo razonable – creo que en la argumentación de los más habituales hay una diferencia de fondo íntimamente relacionada con el posicionamiento de las marcas y el tipo de producto que desarrollan: con iPhone existe una conexión emocional de la que carecen la gran mayoría de productos de otros fabricantes, mientras que los usuarios de Android tienden a desplegar un argumentario cargado de «razones técnicas», mucho más «racional».

iPhone 4 Apple

Apple no es sólo emocional

Con esto no quiero decir que los partidarios de productos Apple no sean «racionales», de hecho la compañía de Jobs fue quien hizo una mejor lectura del mercado como explicamos cuando la desaparición de éste: apuesta por el diseño, por marcar la tendencia desde el consumo a la empresa y no al revés, con la lectura adecuada para los tiempos que vivimos, cuanto más importante es la tecnología en nuestro día a día, cuanta más relación con nuestra vida personal, más valoramos atributos «emocionales» y más estamos dispuestos a pagar por los dispositivos y el software.

Sin embargo el hardware importa y la estrategia de Apple con el iPhone 4s radica en mejoras técnicas, con la cámara y la potencia como protagonistas. Es lo razonable, las «revoluciones» en software y plataforma difícilmente se pueden repetir año tras año, lo cual no es buena noticia para Apple porque cuanto más se juegue el partido en el terreno del hardware, más posibilidades para su competencia… todo ello a falta de resolver la incógnita Siri, con el que no tengo claro si apostar a que será un servicio revolucionario o se quedará en anécdota.

Android no quiere ser sólo técnico

Por su lado desde Android y los fabricantes que lo apoyan hay una preocupación común por el lado emocional. En el lado de la plataforma lo crítico es que la experiencia esté lo suficientemente cerca de la de Apple partiendo de sus hándicaps, el principal de los cuáles es el «no control simultáneo» de hardware y software. Eso y aportar innovaciones que ayuden a la percepción de no ser una mera copia de iOs, sino que lo diferencien razonablemente. Las notificaciones fueron un ejemplo de esto, pero Android 4.0, teniendo buena pinta, no abunda en ellas.

En el lado de los fabricantes, algo que cada marca precisa para no quedar en ser «uno más de los que hacen Android», y ahí tenemos varias vías que están explorando en el desarrollo de producto y también en la forma de hacer marketing. Los tres ejemplos más claros en mi opinión serían:

  • Samsung y su Galaxy S2 que ha logrado colar su terminal como el referente del sector y el más aspiracional durante varios meses, a expensas de qué ocurra este final de año con iPhone 4S. ¿Las claves? La excelencia técnica bien integrada en un diseño diferenciador por la delgadez… todo reforzado con un gran trabajo alrededor de la marca Galaxy.
  • Sony y sus tablets, porque si una marca debería ser capaz de distinguirse en cuidar el diseño y la experiencia en las tabletas Android esa debería ser Sony. Apenas la he utilizado unos minutos, pero mi impresión es que tiene algunas papeletas para ser un paso adelante firme para la plataforma en un mercado en el todavía no he encontrado un tablet que me enamore.
  • Motorola Razr, que ayer pude probar durante varios minutos… y que hace justifica al uso de una marca tan valiosa en la historia de la telefonía móvil. Puede ser el próximo gran teléfono Android.

En definitiva, no son rivales «estanco», ambos precisan de ser lo mejor en lo suyo (Apple en lo emocional, Android en las características técnicas), pero a su vez no pueden descuidar el terreno del contrario. Quién sabe si acabará siendo cierto eso de «dime qué móvil usas y te diré quien eres».

iPhone 4s y mercado de la telefonía móvil

iPhone 4 Apple

Hoy he publicado un artículo en Xataka, «iPhone 4s: por qué Apple puede y debe sacar un smartphone de entrada«, apostando fuerte por el que creo que podría ser el movimiento más razonable por parte de la compañía de la manzana. Sería un terminal que compita agresivamente en precio y que le permita defender el flanco que los smartphones baratos con Android le han abierto en la cuota de mercado de telefonía móvil. Como casi siempre que uno juega a especular con el futuro, con muchas posibilidades de quedar «retratado» mañana.

Localización del usuario y el caso del fichero del iPhone

Respecto a todo el tema del fichero del iPhone con datos de localización de sus usuarios no había comentado nada, sobre todo a la espera de explicaciones y de que se clarificara quién más lo hace y por qué. Al final me ha salido este artículo, «Localización del usuario en el móvil: Tres exigencias para fabricantes y operadoras, que publico en Xataka: no es el apocalipsis de la privacidad, pero desde luego se han cometido abusos y errores que deberían rectificar más pronto que tarde. La localización del usuario exige que sea optativa, que haya información clara y que se almacenen los mínimos datos necesarios para prestar el servicio.

Jailbreak, una brecha que Apple no se puede permitir

iPhone 4 Apple

Apple podría tolerar el «Jailbreak» de sus dispositivos siempre y cuando se tratase de un fenómeno marginal, utilizado sólo por una minoría de usuarios muy avanzados. Aunque la tienda de aplicaciones no es un gran negocio de forma directa, que un usuario decida evitar la tutela de Apple respecto a qué software puede instalar en su teléfono supone sobre todo una pérdida de control por parte de la empresa de la manzana y la erosión del ecosistema de pago que ha creado.

El Jailbreak no sólo permite descargar software de otras fuentes como Cydia, permite instalar también a aplicaciones «crackeadas», motivos ambos por los Apple no se puede permitir su generalización: con su control de la plataforma Apple ha construido un sistema de incentivos para los desarrolladores, enfocados a fomentar ingresos para los mismos (entorno con una fuerte cultura de pago, comercialización fácil y directa, integración de sistemas publicitarios), no competencia con los propios servicios de Apple y respeto a los acuerdos de ésta con las telecos.

Jailbreak cada vez más popular

En los últimos tiempos, el Jailbreak ha cobrado protagonismo por hacerse explícita su legalidad en Estados Unidos, la aparición de un sistema que lo hacía tan sencillo como visitar una web (Jailbreakme.com, sólo válida para algunas versiones de los dispositivos Apple) y de voces reconocidas y populares en el mundillo Apple que lo practican y prestigian (Wozniak, Justin Long).

En Wired dan algunas cifras del movimiento de usuarios y desarrolladores, con espectaculares incrementos de tráfico en el repositorio alternativo a la App Store más popular, Cydia.

Apple contra el Jailbreak

Las dos mayores armas de Apple (una vez que la legalidad no está en el debate) para luchar contra el Jailbreak son la pérdida de la garantía si lo descubren (algo que es dudoso si se restaura el dispositivo) y la dificultad de hacerlo ante las medidas de seguridad con que arman el sistema. Ambas parecen insuficientes para frenar la tendencia hacia la práctica del mismo, por lo que no es de extrañar que estén definiendo nuevos métodos para luchar contra él, aunque por su naturaleza (bloqueo remoto del terminal por parte de Apple sin control del usuario), tendríamos que ver hasta donde son capaces de llegar a la hora de implementarlos.

El peligro aquí para Apple es que mantener sus dispositivos sin «liberar» se convierta en sinónimo de usuario poco espabilado, de que se prestigie el Jailbreak. Para ello no sólo van a necesitar hacerlo difícil, también que lo que se puede encontrar fuera en cuanto a aplicaciones, se pueda encontrar dentro de la plataforma con una experiencia mucho más fácil y segura. Juegan en contra de Apple las continuas prohibiciones de funcionalidades en aplicaciones en la App Store que sí que se pueden encontrar en Cydia y que hace que sean sus propios clientes los embajadores del Jailbreak a través del «mira lo que sí que puede hacer mi dispositivo y no el tuyo». Al final, si dispositivos como iPad replican el modelo de las consolas de videojuegos, era de esperar que compartieran el mismo tipo de problemas.

Apple puede no estar ganando mucho dinero con la venta de software, pero sí que necesita atraer desarrolladores a su plataforma y el mayor incentivo que ofrece es tener el mayor mercado de usuarios dispuestos a pagar por software. Ese es su «círculo virtuoso», a más inversión de terceros para desarrollar programas para sus dispositivos, más atractivos son estos para los usuarios, más venden hardware (donde está su negocio) y más mercado para quienes hacen software, cerrando el círculo. Y eso es el presente, hay un futuro donde habrá mucho más negocio en servicios: alrededor de la localización, del pago con el móvil, publicidad con iAd… si Apple quiere seguir controlando el terreno de juego, no se puede permitir que el porcentaje de usuarios que hace Jailbreak siga en aumento.

La marca Apple y la crisis de la antena del iPhone 4

iPhone 4 Apple
Ayer Apple puso sobre la mesa su respuesta «definitiva» a su inesperado error, con los problemas de la antena del iPhone 4, en una rueda de prensa de Jobs que convenció a los fieles: una mezcla de reconocimiento, reparto de problemas con otros fabricantes y huida hacia adelante al plantear como solución el regalo de «bumpers«.

Tras el informe de Consumer Reports, Apple se ha viso obligado a dar un paso más en su evolución ante el problema: negación, apuntar a una naturaleza software y ahora, finalmente, la solución pasar por añadir una de esas carcasas y responder a la defensiva «que todos los fabricantes lo tienen»… aunque ninguno de ellos parece necesitar uno de estos bumpers y empiezan a contestar al respecto (Nokia, RIM).

Probablemente el público fiel a Apple acepte esta «solución final» (no hay más que leer los comentarios cada vez que se analiza el problema de la antena), pero esta errática estrategia con el producto y de comunicación por parte de Apple es muy difícil de comprar desde fuera: si no hay problema con el iPhone 4, no debería hacer falta solución, si ahora ofrecen la carcasa es porque hay un problema, si todos lo tuvieran, también tendrían que dar estos «bumpers»… todo sazonado con mensajes muy poco amigables por parte de Apple hacia las críticas.

El debate de fondo está el mayor capital de Apple, su imagen de marca, que de «diseño y experiencia de usuario superior» en la que se acepta su control y planteamiento cerrado, empieza a adquirir connotaciones de prepotencia e incapacidad de reconocer y corregir un error. La solución a si la estrategia les funcionará, a partir del 30 de Julio en España, fecha de salida del nuevo iPhone 4

Y Apple cometió un error con iPhone 4

iPhone 4 Apple

En el entendimiento de la historia de la entrada de Apple en los dispositivos móviles se había instalado la idea de que sería una especie de «Vini, vidi, vinci», en el que cada novedad que presentaran los distanciaría de los competidores de una manera similar a cuando sacaron iPhone. En algunas quinielas – la mía por ejemplo – estaba que el resto de competidores iba a espabilar y que otras plataformas más abiertas se consolidarían en el mercado y Apple sería un actor muy significativo pero no líder del sector. Lo que no entraba en casi ninguna es que Apple cometiese un error como ha sido el problema de la cobertura en iPhone 4.

Está por ver si lo consiguen corregir rápido mediante software o es algo que quedará asociado al producto. Las ventas iniciales – espectaculares una vez más – no se han visto afectadas, claro, pero el recorrido del producto desde luego podría quedar marcado por este fallo de «novato en la telefonía». Hay otro aspecto de la situación que tampoco favorece a Apple, esta vez en la narrativa asociada a su marca: la innecesariamente despectiva respuesta a los usuarios debería bastar para entender por qué las empresas tienen directores de comunicación y no dejan esa labor en manos de «CEOs iluminados por encima del bien y del mal».

Relacionado: El nuevo iPhone 4, diferenciarse por hardware no es suficiente para iPhone.

iAd y la localización del usuario en iPhone y iPad

App Store

El tema de la localización del usuario en el móvil y la publicidad asociada a ella empieza a ser «mainstream» y en consecuencia ya vemos movimientos muy agresivos en este ámbito. La nueva versión del sistema operativo para iPhone – iOS 4 viene acompañada del sistema de publicidad de Apple – iAd – que jugará la baza de personalizar los anuncios a partir de la información que se tenga del usuario. Hacerlo a partir de la localización es algo detrás de lo que está media industria, supondría quedarse con el gasto en marketing de las empresas de servicios y restauración, algo que se está escenificando en la lucha por ser el interfaz en el internet móvil.

La carta que juega Apple es el control de la plataforma, ya amagó con prohibir la publicidad de terceros basada en localización y ahora su nueva política de privacidad de Apple introduce algunos cambios muy relevantes como ha apuntado LaTimes: si el usuario utiliza servicios de localización desde iPhone o iPad, se guardará la posición exacta y se podrá compartir con terceros, «para mejorar productos y servicios». Aseguran que estos datos se guardarán de forma que no se pueda establecer correspondencia entre ellos y el usuario, de forma anónima, y existe la posibilidad de «opt-out», de que no se personalice la publicidad aunque no se dejará de almacenar a priori la localización (AlllThingsD).

Lo que exactamente dice Apple es:

To provide location-based services on Apple products, Apple and our partners and licensees may collect, use, and share precise location data, including the real-time geographic location of your Apple computer or device. This location data is collected anonymously in a form that does not personally identify you and is used by Apple and our partners and licensees to provide and improve location-based products and services. For example, we may share geographic location with application providers when you opt in to their location services.

Some location-based services offered by Apple, such as the MobileMe “Find My iPhone” feature, require your personal information for the feature to work.

Mencionan como servicio «Find My Phone», sobre el que hay una gran tolerancia a la hora de compartir localización: ahí radica su utilidad, pero no se explicita qué otros servicios (servidor presupone la publicidad como principal valor en este caso) ni a qué «partners» ni durante cuánto tiempo se almacena esta información…. y, de momento, es «todo o nada», quien no acepte estas condiciones no puede actualizar el terminal ni descargar nada desde el único punto de entrada para sus dispositivos, iTunes.

Diputados en España con iPhone, diputados en Europa con iPad

iPad de Apple foto

Aunque la mayor parte de la polémica se la lleva el aspecto económico – que si estamos en crisis y se gastan el dinero público en comprar dispositivos de gama alta para los diputados – lo más lamentable de los planes de dar un iPhone 4 a cada diputado del congreso en España y un iPad para cada eurodiputado del Parlamento europeo es la ausencia de una crítica del modelo Apple de aceptación de aplicaciones. Los «representantes del pueblo» en España y en Europa sólo podrán ejecutar en sus equipos lo que unos ejecutivos de una multinacional americana decidan que pueden ejecutar. De hecho la última polémica en la App Store de Apple gira en torno a la censura de una versión en formato novela gráfica de una de las referencias culturales europeas, el Ulises de Joice (Wired).

Ni iPhone 4 ni iPad están especialmente diseñados para un uso profesional, aunque siempre podríamos tener una discusión sobre si pueden ayudar por facilidad de uso en la productividad de «sus señorías». Donde es más difícil defender esta decisión (Público apunta a «planes en España», Nación Red recogía la decisión del parlamento europeo) es en el modelo de apertura del dispositivo: años debatiendo sobre modelos de software en las administraciones públicas, de una intensa discusión sobre el software libre frente al propietario para que al final partidos con posiciones muy marcadas en este tema nos acaben diciendo que todo eso no importa, que lo que quieren es el último gadget de moda de Apple.

Relacionado: Steve Jobs sobre le fin de la era del PC, iPad y el modelo de las consolas de videojuegos en la informática personal.

El nuevo iPhone 4, diferenciarse por hardware no es suficiente para iPhone

iPhone 4 Apple

Hoy tocaba show-anuncio de Apple, keynote de Jobs cuyo protagonista ha sido el nuevo iPhone 4, presentado en sociedad y que estará en el mercado este verano. La gran pregunta, en mi opinión, era ver cuánta diferencia abre esta vez Apple con iPad y iPhone os 4.0, toda vez que lo que sucedió con el primer lanzamiento del teléfono de Apple – una compañía nueva en el sector que saca entre dos y tres años a sus competidores – no es algo que vayamos a ver a menudo.

Las novedades del iPhone 4 se han centrado esta vez en el hardware más que en el software: una pantalla con muy buena pinta, grabación en alta definición con una cámara por fin decente en un teléfono de Apple y baterías y procesador mejorados. En la parte software muy poca cosa digna de mención, iMovie para editar los vídeos en el propio terminal y un sistema de videoconferencias con la marca Apple: no es posible hacerlo más cerrado, sólo entre usuarios de iPhone 4 y con conexiones Wifi.

Lo justo para volver a situar a iPhone en primera línea del mercado, pero, con las cartas que han jugado, es probable que estas ventajas sean muy pronto asumidas por sus rivales. Quizás en pantalla tarden un poco más, pero en cámara ya iban por delante. Cuando la ventaja competitiva se basa en los atributos puramente hardware, diez fabricantes haciendo terminales para Android tienen las de ganar frente a uno único que controla la plataforma. O Apple acelera su ritmo de lanzamiento – si no, hablaríamos de nueva versión el año que viene – o el posicionamiento de iPhone como líder del segmento de usuarios avanzados se acabará diluyendo.