¿Qué está haciendo la chavalada que ve menos la tele? ¿qué hará cuando crezca?

Edad tv estadística

Este gráfico está dando muchas vueltas, incitando a numerosas preguntas y generando un montón de intentos de respuesta. El primero el del artículo donde lo he visto en WSJ: la chavalada ve mucho menos televisión convencional que hace apenas cinco años, ergo los proveedores de tv deberían comprar medios nativos en internet fuertes en vídeo porque allí es a donde se han desplazado los «millenials».

No estoy seguro de que esa sea la respuesta, pero al menos es un intento de afrontarlo. El caso es que la convergencia entre la tele e internet no sólo se da por este movimiento de audiencia, la web se parece ahora mucho más a la televisión (centralización, distribución mediatizada por grandes actores como Google y Facebook), hay una tendencia a la concentración de audiencias y, se espera, cierta traslación de los ingresos publicitarios de la televisión a la red.

Cruzando datos parece claro que la chavalada no es que haya dejado de ver televisión, la ve pero de otra forma: online, con nuevos medios (formales o personales como youtubers), bajo demanda y con otros intermediarios. Y, dentro de los aspectos que cambiamos cuando dejamos la juventud y crecemos, parece más probable que cambien sus gustos audiovisuales pero no los canales y procesos para conseguir los contenidos.

Movistar TV Series, de la experiencia y el catálogo al cobrar hay un camino

movistar series

Llevo unas semanas con Movistar TV Series, un un servicio de series de televisión bajo demanda sólo para quienes son clientes de Movistar y que cuesta siete euros.

Creo que va a ser una buena piedra de toque para analizar la tensión entre experiencia de uso (el pedir la serie y que directamente la podamos ver sin gestionar descargas o tirarnos un rato buscando y esquivando pop-ups; que los subtítulos funcionen y el contenido esté en alta definición), el catálogo (más sobre esto más adelante) y el precio que estamos dispuestos a pagar.
Sigue leyendo «Movistar TV Series, de la experiencia y el catálogo al cobrar hay un camino»

Tony Soprano en Amazon Prime y el streaming insostenible

Tony Soprano

Amazon ha conseguido para su servicio de streaming por suscripción – Prime Instant Video – varias joyas de HBO, desde Los Soprano hasta otras series que no son la mejor de la historia (como sí es la de Tony y compañía) pero que siguen siendo geniales (The Wire, A seis metros bajo tierra…).

En Twitter el debate que hemos tenido algunos gira en torno a la sostenibilidad. Amazon invierte y pierde pasta con Prime (práctica habitual, con Kindle y el libro electrónico ya lo hacían), lo que lleva a plantear dos hipótesis de cara a futuro: Prime Instant Video es una apuesta con la que no buscan ganar dinero sino que es un medio para generar ingresos de otra forma (fidelizar para aumentar ventas del comercio electrónico, por ejemplo) o sí que quieren que sean un negocio a futuro pero aprietan invirtiendo ahora para crecer rápido y, de paso, ahogar a la competencia que como Netflix ahora se ve sin las series de HBO porque no puede pagar esa factura.

En el primer caso la expectativa para los usuarios es que de mantenimiento de precio o de ligera subida como hicieron hace poco, pero es una noticia bastante negativa para los actores puros del streaming como puede ser Netflix o incluso los Filmin o Wuaki (estos con el matiz de que tienen a Rakuten y podrían replicar con la misma estrategia); en el segundo caso habrá un momento en que financieramente quieran parar una sangría que no se puede sostener de forma indefinida, eso llevaría a precios más altos o menos calidad de catálogo sí o sí, amén de que si aguantan lo suficiente sí que habría sitio para actores puros del streaming.

En todo caso el enfoque se parece mucho al que tienen con el libro electrónico. Experiencia completa desde el cliente con el que se reproduce el contenido hasta la venta (su Amazon TV) cuidada, el catálogo más completo y competitivo en precio del mercado y, al final, dudas sobre si al final del camino hay una puerta abierta al monopolio.

Relacionado: ¿Hasta cuándo necesitará HBO a los intermediarios?

Chromecast en España, Amazon al acecho

Chromecast

Ya tenemos Chromecast en España, por 35 euros se puede conseguir en Google Play y algunas tiendas físicas (dicen que lo tendrán Fnac y MEdia Markt), aunque yo lo he comprado en Amazon al mismo precio aprovechando la tarifa plana de gastos de envío.

Entro dentro del perfil «no estoy al 100% de que me vaya a valer, pero por la escasa barrera de entrada me voy a animar a probar». En unos días sabré si Chromecast es para mí o para mí en los viajes o en ningún caso… aunque el hecho de que la salida haya sido un tanto precipitada y no haya ni una aplicación / servicio de contenidos local preparado (ni Wuaki, ni Filmin…) no es empezar con buen pie.

En el horizonte el escenario competitivo de otros muchos que están viendo en el formato «dongle HDMI» de Chromecast y su sencillez la vía para ser la puerta de contenidos de internet a la tele. Roku ya lo ha hecho, pero sobre todo la posibilidad de que lo haga Amazon con un concepto más amplio reafirma que Chromecast ha abierto camino.

True Detective y el final de las series en los tiempos de internet

True Detective

Aún ando rumiando el final de True Detective, una serie que me ha llevado de vuelta a los tiempos de la fiebre por seguir una casi al día y, cuando se acumulan los capítulos, quedar pegado a la televisión hasta bien entrada la madrugada.

La serie me ha gustado mucho, claro, aunque con matices. Mejor en lo formal que en la historia, de más a menos, con un personaje demasiado diseñado para gustar (Rust Cohle, que es el que ha gustado por supuesto) frente a otro mucho más creíble (Martin Hart) y con un final que no está mal pero que no está – en mi opinión – a la altura del resto de la serie y las expectativas creadas. Y digo esto siendo un firme defensor del final de Los Soprano.

El caso es que el punto que quería subrayar sobre True Detective es sobre cómo internet me ha acompañado en su visionado y cómo lo ha condicionado. Por cada capítulo he leído interpretaciones, los hilos de Reddit, blogs… todos ellos con elucubraciones más o menos razonables, muchos con un análisis de las referencias y los detalles en busca de las claves de la serie.

Mi impresión es que va a ser casi imposible crear una serie a la altura de las exigencias y escrutinio de esa parte de internet que coge tu narrativa y la revisa al detalle. De hecho el guión y la narrativa deberían cambiar si es precisamente a ese público al que quieren satisfacer. En True Detective no lo han hecho, han dejado abiertos muchos frentes, numerosas referencias han sido olvidadas o no resueltas y [PSEUDO SPOILER]han optado por un final casi convencional para una historia de detectives[SPOILER].

Muy recomendable, gran serie True Detective. Con una banda sonora excelente, véase playlist

Chromecast y la barrera de entrada

Chromecast

Casi un año y – según Google – varios millones de unidades vendidas después, toca hacer balance de Chromecast y así lo hace JC González en Xataka:

La lectura más negativa viene guiada por la curiosidad: por 35 dólares (más gastos de envío) no tengo nada que perder. Lo cierto es que es así, su precio anula casi cualquier decisión de compra.

Es difícil decir que no teniendo en cuenta lo que ofrece. Parece que por fin a Google le ha salido bien lo de llegar a los televisores de forma más o menos masiva. Un buen paso teniendo en cuenta los fracasos anteriores: Google TV y Nexus Q.

Chromecast – me da la impresión – de que se ha beneficiado de la escasa barrera de entrada, que provoca que mucha gente vea en los 35 dólares un precio razonable para arriesgarse con algo experimental.

La asignatura viene luego con el uso: si da buena experiencia de usuario y si permite acceder a buenos contenidos. Y aquí he leído y escuchado de todo, algo mejor si estás en USA, un tanto inútil si estás fuera. En mi lado tengo anotado buscarlo en cuanto viaje… o en cuento lo comercialicen por aquí.

Los reinos de taifas de la smart tv

WebOs en la tele LG

Tenía muchas ganas de ver qué era capaz de hacer LG con webOS en el televisor y el resultado tiene realmente muy buena pinta. De hecho ya me gustaba su «magic control» y ver cómo han integrado las cartas de webOS.

Y si bien la presentación de LG era esperada, el anuncio de que Panasonic utilizará Firefox Os en la televisión ha sido toda una sorpresa. A eso hay que sumar que Samsung tiene su propia plataforma de SmartTv y que además tiene pendiente decirnos que hará con Boxee, uno de los pioneros en lo que a integración de televisión e internet se refiere.

A esta terna hay que sumar Android, al que muchos fabricantes han preferido frente a Google TV, no podemos olvidar Apple con Apple TV y Airplay sobre la mesa y, con otro enfoque, a Microsoft y Sony que rondan el salón de casa con las consolas (y con tele este último también).

¿Sólo pueden quedar…. 2, 3, 4?

Demasiados actores, mucha diversidad para los desarrolladores que además cuentan con la incertidumbre de qué tipo de aplicación funcionará en la smart tv y quién acabará integrando internet en la tele de casa. De hecho sigo pensando lo mismo que hace un año cuando compartía lo de «smart tv o no smart tv: demasiado aumento de la complejidad para el valor que añade el tener aplicaciones y una capa software sobre la tele.

De momento LG me está gustando con webOS a falta de poder probarlo a fondo. En realidad me convencerá quien me de inteligencia, se olvide de tanta interactividad en la tele y mantenga el aparato como algo razonablemente simple. Y eso es algo que no he visto sobre la mesa en ninguna plataforma de smart tv, por lo que me tocará seguir siendo un escéptico del concepto.

Tanta plataforma incompatible no parece viable, no ha sucedido en ninguna otra categoría de la electrónica de consumo. Discutía ayer con Jordi Miró cuántas son razonables que queden y él apostaba por tres: Google, Apple y Samsung. En mi caso no lo tengo tan claro, de hecho sería una pena que webOS se volviese a perder y LG es un gran vendedor… pero a la vez tengo claro que la apuesta de quienes no tienen un opción muy clara de ser líderes e imponer su solución pasa irremediablemente por aliarse y compartir sistema.

Actualización: Opera para Bang y Olufsen, por si faltaba alguien más (sin olvidarnos de Philips claro)

¿Quién quiere casarse con mi tele?

Smart tv Samsung

En Xataka, Javier Pastor hace un repaso a fondo de candidatos a compañeros del televisor en ese espacio de integración de internet, los contenidos «over the top» y las aplicaciones y servicios.

Mi impresión es que, a pesar de la cantidad de actores que ha aparecido, seguimos sin una propuesta claramente ganadora: si integración en la tele, si dispositivo simple, si consola o set-top box, si replicar al móvil o la tele… de hecho sigo pensando que sin integración del contenido no hay smart tv

Relacionado: ¿Hay espacio para Apple en la tele o Samsung y cía ya han corrido suficiente?

Cine, tv e internet: entre el «mito de Netflix» y el modelo para que la gente pague por contenido

Ayer tuve la suerte de moderar un lujo de debate alrededor del audiovisual e internet. Merece la pena echarle un vistazo – siento aquí que la calidad del audio no sea la que debería – por escuchar quienes están justo liderando proyectos protagonistas en esta transformación.

Pablo Romero Sullá (director de contenidos de Yomvi de Digital+), Manuel Cristóbal (productor de esa maravillosa película que es Arrugas y miembro de la Academia Española de Cine), Mª Carmen Fernández (directora de Total Channel), Nacho Monge (TV & AV Marketing Manager en Samsung Electronics), Napoleón Fernández (director de Familiyes) y Gonzalo Martín de la nueva industria audiovisual fueron claros, se mojaron y creo que compartieron mucho para poder formar una idea del estado, futuro y problemas de esta adaptación a internet por parte de la industria.

Para los titulares principales, se puede echar un vistazo a El debate del cine y la TV en Internet en diez frases

Familyes, mira quienes son y dónde están las nuevas cadenas de televisión

Familyes youtube

En apenas unas horas una televisión «tradicional» te cuenta que han llegado a las 800 millones de visualizaciones de vídeos online y que eso junto con otros ingresos «de digital» ayudan con el 3% de la facturación; por otro lado me presentan un proyecto como Familyes que con una estructura muchísimo más pequeña y con un enfoque bastante más global ha alcanzado los 400 millones de vídeos vistos, viniendo sus ingresos de ese canal en exclusiva y con una estructura de costes inferior en varios órdenes de magnitud. Con este escenario ¿por cuál apostaríamos de cara a futuro?
Sigue leyendo «Familyes, mira quienes son y dónde están las nuevas cadenas de televisión»