Internet Explorer 9 no se merece la fama del navegador de Microsoft

internet_explorerLo mejor que se puede decir de Internet Explorer 9 es que es un muy buen navegador web que no se merece la fama que arrastra desde hace lustros la saga de Microsoft. No estoy seguro de si les hubiese merecido la pena un cambio de marca – después de todo para la mayoría de usuarios lo de «navegar» sigue siendo sinónimo de Explorer – pero sí que aunque el producto sea tan solvente, quitarse de encima las etiquetas de «lento, inseguro y sin extensiones».

Sin ánimo de hacer un análisis a fondo, mi opinión es que con Explorer 9 han conseguido un diseño limpio, un rendimiento notable (tras unas semanas con la versión candidata mi impresión es muy buena, es el primero en añadir aceleración gráfica por GPU y se nota) , es respetuoso con los estándares (sobre todo con HTML5) y con algunas funcionalidades geniales para los amantes de la privacidad (no sólo navegación privada, también la posibilidad de tener listas de sitios que no puedan «trazar nuestra navegación» y así evitar el behavioral targeting) y, después de tantos años, por fin tiene un gestor de descargas decente.

El problema para este navegador es que resulta difícil que el conjunto de atributos que acabamos de resumir acabe siendo asociado a un «Internet Explorer» por toda una generación de usuarios avanzados y no tan avanzados. En todo caso, Internet Explorer 9 está en la liga de la última versión de Chrome y de Firefox 4, supone un empujón que viene bien a toda la industria – mejor rendimiento en la experiencia de la web y mayor compatibilidad con los estándares para un producto que tendrá un alto porcentaje de usuarios – y para otros, como yo, es una buena opción como segundo navegador.

Relacionado: Internet Explorer 6 y los costes de desarrollar sin respetar estándares

Descarga: Microsoft

El fin de la era negra de los navegadores web

Firefox 3

Podemos considerar la noticia de que por primera vez Firefox sustituye a IE como el navegador más utilizado en Europa, como un punto de inflexión, el fin de la era negra de los navegadores web. Es la época marcada por el reinado absoluto de Microsoft tras la muerte de Netscape y de la que Internet Explorer 5 e Internet Explorer 6 son el principal exponente: problemas terribles de seguridad, ausencia de innovación e incompatabilidad con los estándares web. Hay que reconocerle a Mozilla el haber conseguido revertir esta situación, con Firefox como uno de los productos más importantes para la web de la última década.

La situación a día de hoy, con la segunda guerra de navegadores, no se podría haber alcanzado sin el empuje de Mozilla: Firefox disputando el líderato en algunas partes del mundo, Chrome subiendo como la espuma y Microsoft con un Internet Explorer 9 que es un gran navegador y que apuesta realmente por la compatibilidad con estándares. El único aspecto a lamentar creo que es la situación de Opera, que tiene un producto realmente bueno e innovador, pero no consigue una cuota de mercado en consonancia.

HTML5 en Internet Explorer 9

Microsoft ha lanzado una «developer preview» de Internet Explorer 9, se puede descargar desde Ietestdrive.com. No se trata de una versión funcional del navegador, siquiera una «alpha», sino de una herramienta para que los desarrolladores web sepan a qué atenerse con su próxima versión. De lo que ha trascencido respecto a funcionalidades (ZdNet), nada excesivamente revelador, si exceptuamos que su nuevo motor Javascript aprovechará los procesadores de doble núcleo (ahí habrá que ver donde ponen el listón en cuanto a rendimiento) y el uso de aceleración hardware sin que en la capa de desarrollo web haya que hacer nada especial. Es decir, se hacen fuertes con una alta integración en su único sistema, con el objetivo de tener un navegador con el mejor rendimiento… sobre Windows. Ah, y el detalle del soporte de HTML5, CSS3 y SVG 1.1, consiguiendo de momento un 55/100 en el test ACID3.

Hablar de Microsoft, Explorer y estándares web era hablar de ciencia ficción hace apenas unos años. El apoyo a HTML5 en el navegador más utilizado del mercado era una condición necesaria para que podamos pensar en una apuesta por parte de los desarrolladores que necesitan hacer webs amigables para los usuarios y quieran a su vez divorciarse de los «runtimes propietarios» como Flash y el propio Silverlight de Microsoft para las RIA. Probablemente habrá matices en las implementaciones (quizás no SVG completo, ya veremos hasta donde llegan en el ACID3), pero Internet Explorer 9 puede llegar a tiempo para el entierro de Explorer 6, del que es difícil divorciarse, pero no imposible.

Google Wave y Chrome dentro de Explorer

Google Wave

Google anuncia plugin para Explorer, con el que sustituir el motor del navegador de Microsoft por el de Chrome y así habilitarlo para ejecutar Google Wave. Esto significa que para quienes instalen el plugin, Internet Explorer empezará a ser tan rápido procesando el javascript como lo es Chrome, además de que será compatible con HTML5… sin estropear la experiencia de quienes necesitan el motor de Explorer por compatibilidad con aplicaciones web programadas para versiones antiguas: los desarrolladores que quieran indicar a este «híbrido» que use el motor de Chrome, tendrán que añadir un tag especial a sus páginas. El plugin se llama Chrome Frame y está todavía en fase de testing.

El movimiento es sorprendente y bien planteado, porque encaja en varias estrategias paralelas de Google. De entrada salva el problema de los usuarios corporativos que no pueden perder la compatibilidad hacia atrás (Internet Explorer 6 y los costes de desarrollar sin respetar estándares), con la baza de que es más fácil convencer a los administradores para instalar un plugin que para instalar un navegador entero. Es más, hay creado un hábito de instalación de plugins para acceder a páginas, gracias sobre todo a Flash.

Pero lo más interesante es observar como Google Wave se antoja prioritario en su estrategia, tenían la opción de usarlo como reclamo para traer usuarios a su navegador, pero han elegido hacer todo lo posible para que los usuarios de Explorer puedan ejecutar una aplicación basada en HTML 5. Y, aunque todo esto parece que tiene que ver más con Microsoft, el movimiento también es frente a Adobe, puesto que se redobla la apuesta por prescindir de Flash para construir las RIA / aplicaciones ricas en internet: mucho javascript, canvas y HTML5, nada de plugins propietarios, tampoco en Explorer.

Más información en el blog de Google Wave

Internet Explorer 6 y los costes de desarrollar sin respetar estándares

internet_explorerMucho se está comentando sobre cruzada de Digg y Youtube contra Internet Explorer 6, versión del navegador de Microsoft de hace ocho años que continua con un porcentaje del mercado de navegadores significativo. El problema con IE6 es que no encontramos navegador menos respetuoso con los estándares y nefasto para el desarrollo web desde… Internet Explorer 5, que felizmente parece casi erradicado de la faz de la tierra. Los desarrollares frontend web serían mucho más felices si esta decisión fuese tan fácil como la de Digg y Youtube (aNieto2k, Cristalab), avisando que dejarán de soportar este browser, pero lo cierto es que se paga el precio de dejar fuera a muchas empresas y organizaciones atadas a IE6.

El mayor problema para que estas entidades migren a otro navegador se encuentra en la gran cantidad de aplicaciones web en las intranets desarrolladas para él , en lugar de haberse programado cumpliendo estándares. Esto ahora es fácil de condenar, pero en el contexto en que se hicieron – IE6 estándar de facto – y el mayor coste de desarrollar sobre estándares respecto al que «funcione y listo, que dentro de seis años no voy a estar yo aquí», hacen que para dichas organizaciones exista un muy alto coste de reingeniería. Están atadas a IE6, lo que en estos momentos supone que todos sus nuevos desarrollos internos tienen que ser compatibles con él… en definitiva, un precio a largo plazo mucho mayor que el coste que hubiese supuesto apostar por estándares abiertos desde el principio.

Por cierto, al final también podríamos echar la culpa de todo a Microsoft… lo cual es razonable sólo en parte. En los «tiempos remotos», Netscape tampoco estaba libre de pecado y entrar con un navegador que no copiase los mismos «trucos» y que funcionase con la web real no era viable. De aquellos lodos y de la decisión hasta cierto punto positiva de olvidarse de ser compatibles hacia atrás, vienen estos lodos. Así que, ciertamente, Microsoft tiene la mayor parte de culpa en el «infierno IE6», pero no toda.

Relacionado, Internet Explorer en la segunda guerra de los navegadores

Webkit en Explorer y el software libre en Microsoft

navegación privada en Explorer 8

Se ha armado un poco de revuelo ante unas declaraciones de Steve Ballmer en las que apuntaba a que el software libre es «interesante» y ponía como ejemplo el caso de Webkit y su uso por parte de Apple. Hasta ahí creo que las reacciones han sido bastante exageradas, lo que más remarca Ballmer en su charla es que la innovación vendrá – en su opinión – por parte del software propietario. La posibilidad por tanto de un Internet Explorer que use Webkit (el motor libre sobre el que funcionan Safari, Chrome y hasta el navegador de los S60 de Nokia) es más bien remota, por mucho que los desarrolladores web se froten las manos ante la reducción a dos motores para navegadores web que supondría (el otro sería Gecko, usado por Firefox).

Ahora bien, resulta interesante ver como se posiciona Ray Ozzie (entrevista en eWeek) ante la posibilidad de utilizar software libre por parte de Microsoft en un proyecto clave como es Internet Explorer. «Una elección pragmática», «habría que considerar el software libre si existe algún tipo de beneficio, por ejemplo, para el usuario»… son algunas de las afirmaciones del «arquitecto de software jefe» de Microsoft. Claro que sería fácil contestar a esto que una licencia propietaria difícilmente va a beneficiar al usuario, pero lo más interesante es el cambio de postura ante el software libre de Microsoft, que hasta ahora ha consistido en ataques infundados, amenzas de patentes y algún proyecto marginal liberado.

¿En qué consistiría esta nueva mentalidad que dejan entrever Ballmar y Ozzie? Básicamente en lo que hace Apple, uso de proyectos software libre para crear productos con código de varias licencias, con Safari como ejemplo: uso de un motor libre como Webkit (con lo que todos las aportaciones y cambios que hagan en él se aportan al proyecto como código libre), sobre el que construyen otras capas con licencia propietaria. De momento es pura especulación y movimientos como Bizspark auguran muchos años de apuesta por el software propietario por parte de Redmond, pero si va a haber algún acercamiento importante al software libre por parte de Microsoft (y soy de los que piensa que eso es algo inevitable), a buen seguro que será de esta forma.

También lo comenta Abadía digital.

Artículos relacionados:

Estadísticas de uso de Chrome… ¿a quién esta robando cuota de mercado?

estadísticas Chrome

Tenía curiosidad por echar un vistazo a las estadísticas y observar el grado de adopción de Chrome. No sólo saber si se está utilizando, sino también intentar entender a quién le estaría robando cuota de mercado. Por un lado, siendo una versión beta, software libre y con Gears y javascript por bandera, uno pensaría que el perfil de usuario de Firefox es el que estaría más dispuesto a probarlo. Por otro, el handicap de no tener extensiones, hace que Chrome pierda muchos puntos para ser elegido el navegador habitual de ese mismo tipo de usuario.

Así que para resolver mis dudas, he tomado los datos de la semana anterior a la salida de Chrome y los he comparado con los de los últimos siete días, para así evitar el efecto que tuvo el lanzamiento. Tomando datos ofrecidos por Analytics para esta página tenemos que:

  • Chrome llega al 5.1%, lo cual no está nada mal.
  • Explorer pierde un poco más de tres puntos, pasando de más del 56% de los usuarios al 53%.
  • Firefox pierde 1.5 puntos, pasando del 38% a algo más del 36% de los usuarios de Error500.
  • Safari sube dos décimas y Opera baja una.

Para intentar tener una visión algo más amplia, he comparado estos datos con los de Genbeta y Blogdecine y así tener un espectro más amplio del usuario «geek» y otro perfil de usuario. He encontrado algunos datos interesantes:

  • Se nota que el público más «techie» es quien está adoptando el navegador de Google. En cine, apenas el 2,43%de los usuarios usa Chrome, en Genbeta pasa del 4.5%
  • En cine toda la cuota de Chrome la ha perdido Firefox, en Genbeta Explorer baja un poco, pero es el navegador de Mozilla quien más desciende (del 42.3 al 38.9).

Creo que no se pueden sacar conclusiones todavía y menos con unas muestras tan pobres como las que he escogido. Mis primeras impresiones son que a Firefox le está afectando la aparición de Chrome y es quien más cuota de mercado está perdiendo por culpa del navegador de Google. La buena noticia para Mozilla es que coincide con una tendencia de sustitución de Explorer por Firefox, por lo que el efecto está siendo amortiguado. Por su parte, el browser de Microsoft sigue bajando, al igual que Opera, mientras Safari se mantiene. Me apunto un estudio más amplio para final de mes con datos de más blogs y muestras más representativas.

Internet Explorer 8 y el modo de navegación privada

navegación privada en Explorer 8

Ya está disponible la beta 2 de Internet Explorer 8, la nueva versión del navegador de Microsoft que verá la luz este año. Hay bastantes novedades respecto a la anterior, como explican en el blog oficial (en castellano, un buen resumen en otro blog más). A la espera de hacer un análisis más a fondo de lo que va a traer Internet Explorer 8 de novedoso, me quedaría con una funcionalidad recién añadida: el modo de navegación privada.

El «InPrivate mode» supone que de la sesión de navegación que realicemos no se registrará nada, ni en el histórico, la caché, cookies ni siquiera en el autocompletado de las direcciones web. Desde Microsoft lo justifican con variedad de ejemplos, desde visitar webs del banco hasta estar en un locutorio con un ordenador compartido, pero a buen seguro que el modo de navegación privada de Explorer 8 será bien recibido entre los aficionados al porno.

Pero ahí no queda la cosa, InPrivate Blocking es otra funcionalidad muy interesante para los amantes de la privacidad. Se trata de limitar la capacidad que tienen determinados servicios de «seguir» nuestra navegación. Por ejemplo, muchas webs utilizan Google Analitycs y para ello hacen una llamada a «google-analytics.com/urchin.js», lo que permite a Google saber qué webs con su sistema de estadísticas hemos visitado. Explorer 8 permite decidir si queremos darles esa información o no, limitando a diez los sitios en los que «vernos» cuando navegamos en modo privado.

Estas funcionalidad van un poco más allá de un «porno mode», están en la clave de las preocupaciones de privacidad de cierta parte de los usuarios y puede llegar a ser un ataque de flotación a quienes están basando sus redes publicitarias en el seguimiento de la navegación del usuario. Por una vez, y sin que sirva de precedente, estamos ante una funcionalidad de un producto de Microsoft que da al usuario el control de qué información se guarda y de la gestión de cierta parte de su privacidad en la navegación web.

Más información sobre privacidad en IE8 en el blog oficial.

Por cierto, ojo con Explorer 8. IE7 no es mal navegador y lo que estoy viendo de la nueva versión está trabajado, en Microsoft se han puesto las pilas con el browser.

Internet Explorer en la segunda guerra de los navegadores

En este particular repaso a la segunda guerra de los navegadores le toca hoy el turno al «malo» de la película, el Internet Explorer de Microsoft. Y digo «malo» no en el sentido maniqueo con muchas veces se analiza el sector (Microsoft es el diablo, otras compañías los salvadores) sino por la posición de absoluto dominio del mercado que cualquiera que entienda que la competencia estimula la innovación, rechaza. Por ello y porque Internet Explorer arrastra un historial de escaso respeto a los estándares, pesadilla de toda una generación de desarrolladores web.

Empezando por el tema de los estándares, no es una cuestión sencilla. La decisión es si hacer un navegador compatible con la web que existe o hacerlo escrupulosamente cumplidor de los estándares. Cuando Explorer aparece y se configura como alternativa a Netscape, la web que tiene que «leer» no es precisamente un campo de ortodoxia. Hay que esperar hasta Internet Explorer 8 – todavía en beta – para asistir a un soporte de estándares por defecto. Mucho, demasiado tiempo, aplazando una decisión que hoy día todavía causa polémica: figuras como Joel Spolsky cuestionan el movimiento.

Volviendo hacia atrás merece la pena detenerse en Internet Explorer 7: tras cinco años de parón, Microsoft resucita a su navegador y saca una versión que al menos intentaba ponerse al día. ¿Qué había pasado en ese tiempo? Netscape había seguido cayendo en picado, pero teníamos con nosotros a una estrella creciente, Firefox. Opera y Safari existían, pero no suponían una gran amenaza. Cinco años detenidos tras haber cocinado el entierro de Netscape, haber integrado Explorer en el sistema operativo y haber dejado como instrumento de navegación para la gran mayoría de los usuarios un producto tan discutible como Explorer 6.

Volviendo la vista atrás, creo que desde la propia Microsoft se reconoce que detener el desarrollo de Explorer fue un tremendo error. En aquel cambio de siglo sucedieron dos cosas que ayudaron a tomar esta senda: el pinchazo de la burbuja y el descubrimiento de que en realidad el navegador no ayudaba a imponer las tecnologías en el servidor. Aunque todo el mundo usaba Explorer, eso no ayudaba a redirigir el dinero del software en el servidor (Esos Apache, los servidores de aplicaciones Java, esas bases de datos Oracle), por lo que Microsoft se quedaba como líder en un sector en el que había arramblado ofreciendo el producto gratis y preinstalado.

Pero desde aquél 2001 han cambiado mucho las cosas, sobre todo porque ahora sí que hay una disputa importante por software que se ejecuta dentro del navegador. Por un lado los servicios preinstalados (sobre todo el buscador por defecto, Windows Vista influye en el mercado de los servicios online), por otro ese redirector de tráfico que son las barras del navegador y, sobre todo, la batalla por las tecnologías que habilitarán las aplicaciones web del futuro. Si el nuevo paradigma para las RIA son los runtime que van más allá de Ajax y Javascript, la baza de Microsoft en este sector se llama Silverlight, que ya analizaremos en otro post como el producto clave en esta confrontación.

En móviles la batalla es la experiencia de usuario, aspecto en el que están mejorando Windows Mobile, pero me resulta un mercado demasiado fragmentado en plataformas como para poder comparar. Explorer 7 no es mal navegador, tampoco Explorer 8 tiene pinta de serlo (he jugado un poco con la beta pero es demasiado inestable), tienen a su favor la inercia de millones de usuarios y en contra el fabuloso ecosistema que se ha generado alrededor de Firefox.

Os dejo, no podía ser de otra forma, con Enjuto y su conversación con el icono de Explorer:

Internet Explorer 8 y el soporte de estándares por defecto

internet_explorerInternet Explorer 8 funcionará de forma compatible con los estándares web por defecto, ese es el anuncio que han hecho desde el blog oficial y que supone rectificar a lo afirmado durante los meses que llevan mareando acerca de los distintos modos de funcionamiento que tendría el nuevo navegador de Microsoft (y durante los cuales llegaron a plantear el requerir a las páginas declarar ser estándar mediante un tag). Con este paso se cerrarían años de travesía del desierto en el que Explorer hacía una apuesta fuerte por implementar mal los estándares y convertía el desarrollo web en un infierno, aspecto comprensible en su origen (hacer un navegador con la web que existía), pero que ha tardado demasiado en encauzar.

Que Internet Explorer 8 cumpla con los estándares por defecto hay que leerlo también en el contexto de la demanda de Opera, de las continuas sanciones de la Unión Europea a Microsoft y de su nueva filosofía de apertura e interoperabilidad. Sea cuales sean las razones (y sería interesante saberlas, después de todo), Microsoft está haciendo lo correcto (como dicen en TechStuff) y lo que más le conviene a la vez. También lo comenta aNieto2K.

Relacionado: Internet Explorer 8 cumplirá Acid2.