Internet Explorer 9 no se merece la fama del navegador de Microsoft

internet_explorerLo mejor que se puede decir de Internet Explorer 9 es que es un muy buen navegador web que no se merece la fama que arrastra desde hace lustros la saga de Microsoft. No estoy seguro de si les hubiese merecido la pena un cambio de marca – después de todo para la mayoría de usuarios lo de «navegar» sigue siendo sinónimo de Explorer – pero sí que aunque el producto sea tan solvente, quitarse de encima las etiquetas de «lento, inseguro y sin extensiones».

Sin ánimo de hacer un análisis a fondo, mi opinión es que con Explorer 9 han conseguido un diseño limpio, un rendimiento notable (tras unas semanas con la versión candidata mi impresión es muy buena, es el primero en añadir aceleración gráfica por GPU y se nota) , es respetuoso con los estándares (sobre todo con HTML5) y con algunas funcionalidades geniales para los amantes de la privacidad (no sólo navegación privada, también la posibilidad de tener listas de sitios que no puedan «trazar nuestra navegación» y así evitar el behavioral targeting) y, después de tantos años, por fin tiene un gestor de descargas decente.

El problema para este navegador es que resulta difícil que el conjunto de atributos que acabamos de resumir acabe siendo asociado a un «Internet Explorer» por toda una generación de usuarios avanzados y no tan avanzados. En todo caso, Internet Explorer 9 está en la liga de la última versión de Chrome y de Firefox 4, supone un empujón que viene bien a toda la industria – mejor rendimiento en la experiencia de la web y mayor compatibilidad con los estándares para un producto que tendrá un alto porcentaje de usuarios – y para otros, como yo, es una buena opción como segundo navegador.

Relacionado: Internet Explorer 6 y los costes de desarrollar sin respetar estándares

Descarga: Microsoft