2014, horizonte para el coche conectado

Internet en el coche

Publica BBC que 2014 es el año en que los principales fabricantes incorporarán la conectividad a internet de serie en la mayoría de modelos que pongan a la venta.

Mi impresión es que todavía quedan muchos aspectos por dilucidar: si lo que deben hacer es acomodar al dispositivo clave (el smartphone) dentro del coche, si deben explorar la «appificación», qué tipo de servicios integrar (cuáles dan valor y cuáles pueden llegar a estorbar) y cómo comercializar todo esto.

Ya anticipamos hace tiempo que internet en el coche era una tendencia de futuro pero a largo plazo y hay mucho debate sobre qué puede traer.

Para los fabricantes va a ser una decisión crítica: los ciclos de producto son mucho más lentos que los del mundo de la electrónica de consumo a la que se quieren aproximar y errar en el planteamiento puede salirles muy caro.

Coche conectado: Toyota y Microsoft aliados en la nube

Poco a poco se van perfilando los proyectos de internet en el coche, esta vez son Toyota y Microsoft quienes firman una alianza de «plataforma en la nube» para servicios tanto para el internet en el coche como en el hogar. Hay ejemplos interesantes de uso (activar desde casa la temperatura del coche), pero mucho más cuando pensamos en coches eléctricos o híbridos enchufables y que la plataforma nos ayude a elegir el momento óptimo (baja demanda) para cargar el vehículo cruzando la información de la batería del mismo.

Relacionado: Internet en el coche, tendencia 2010 y….

MyFord Mobile y Toyota Entune: Internet en el coche, más cerca

Focus Electric Myford Mobile foto

Internet y la introducción de elementos de la tecnología de consumo en el coche van a ser dos de los temas más interesantes de los próximos años en el sector y dos de los que quiero seguir más de cerca, como comentamos cuando lo de «Internet en el coche como tendencia«. Se está celebrando ahora mismo el Salón de Detroit con un gran protagonismo del coche eléctrico y del coche híbrido, incluida la presentación del Prius V (que es el coche que hubiese intentado comprar de haber existido cuando me hice con el Toyota Prius).

Con este nuevo modelo familiar-híbrido aparece también Toyota Entune, que aprovecha la conexión de nuestro teléfono para gestionar aplicaciones que se integran en el tablero: búsqueda en mapas o normales, uso de servicios de música como Pandora, reservas de restaurantes, acceso a noticias y compra de tickets. Y sí, tendremos aplicaciones en el coche también.

Mención aparte merece la presentación del Ford Focus Electric que viene a ser un coche conectado a la nube, lo que permite que podamos acceder a información suya (interesante saber la carga y autonomía de las baterías de un coche eléctrico) y a dar órdenes (como encender el aire acondicionado minutos antes de cogerlo) a través del servicio MyFord Mobile. A diferencia del Intune de Toyota, MyFord Mobile requiere que el coche tenga una conexión propia.

Internet integrado en el coche es algo que vamos a ver como una realidad en el mercado en 2011, al menos en Estados Unidos. Al mundo de posibilidades que abre (servidor es un convencido de su potencial) hay que sumar dudas bastante razonables sobre efectos laterales: una nueva posible fuente de distracciones en el tablero cuando deberíamos ir a menos (aunque las cada vez mejores tecnologías de reconocimiento de voz deberían paliar esto) y la privacidad de la localización de nuestro vehículo cuando hablamos de un coche conectado todo el día.

Seguros de coche «paga según conduzcas» e internet en el automóvil

Coche conectado Telefonica

La presentación del «coche conectado con el hogar» de Telefónica hoy ha sido interesante, sobre todo, por echar un vistazo a los servicios planteados alrededor del tema de internet en el coche. Algunos ya los teníamos en la agenda, como es el acceso a contenidos que tengamos en los ordenadores de casa (curioso que Telefónica haya hecho énfasis en esto en lugar de acceso a contenidos de un distribuidor) o información de seguridad en función de donde circulemos. Otros sí que pueden resultar algo más sorprendentes, con la monitorización de la conducción (dónde vamos, a qué velocidad por dónde, cómo conducimos) y su posible uso por compañías, entre ellas las de seguros de coche.

Este tipo de monitorizaciones son más completas todavía que las que se basaban en caja negra para montar seguros de coche bajo el modelo de paga según conduces. La idea que hay detrás es que si circulas menos kilómetros, o más lento o no haces viajes largos, o vas por vías con menos accidentes, el precio del seguro se recalcule. También puede servir a las empresas de alquiler de vehículos. Mapfre ya montó un piloto basado en GPS emisor y hay ya aseguradoras en el mundo que utilizan «cajas negras» de registros de la conducción, pero creo que con la llegada de internet al coche tienen más posibilidades de esquemas de este tipo. GPS y caja negra sólo sirven para monitorizar la conducción, internet puede entrar en el vehículo por muchos otros motivos y a partir de ahí, colocar «la golosina»: «si nos das esta información, puedes pagar menos». Obviamente las alertas por privacidad saltan de inmediato, con las tecnologías para hacer anónimos estos datos bajo sospecha y la amenaza de que en el futuro nos enfentremos a una situación generalizada de que «o das información o pagas mucho más por el seguro del coche para mantener tu privacidad»

Internet en el coche, tendencia 2010 y….

Internet en el coche

Internet en el coche es una de las «tendencias tecnológicas» más interesantes que se está produciendo y al que las páginas de tecnología están prestando más atención, quizás por esa disociación que se produce entre los públicos amantes del motor y los enganchados a la electrónica de consumo. El hecho de que las novedades en automoción se producen de forma mucho más gradual puede haber camuflado los fenomenales cambios que va a producir la conexión a internet en el coche. Sobre el tema, algunos apuntes y enlaces que he ido recopilando:

  • Quien más atención debería prestar en primer lugar son los fabricantes de navegadores. Ya castigados por la integración de sistemas en el automóvil y por el empuje de los nuevos servicios gratuitos desde el móvil (Nokia, Google), un coche conectado constituye un nuevo problema. ¿Por qué? Porque añade un valor adicional al navegador integrado, que servirá para muchas más cosas, en detrimento de comprar el dispositivo especializado.
  • En segundo lugar, la industria del entretenimiento y los medios de comunicación. Con internet en el automóvil el acceso a contenidos que se disfrutan desde él va a cambiar notablemente: las radiofórmulas tendrán un duro contendiente en la música bajo demanda de sistemas como Spotify, Last.fm, Yes.fm y compañía; por otro lado se podrá pasar del DVD en los asientos de atrás al acceso a cualquier sistema de vídeos de internet.
  • Todo esto en teoría porque no está muy claro que experiencia van a ofrecer los fabricantes de automóviles. Obviamente, la idea no es tener un browser en la consola de navegación o en el parabrisas mediante HUD. La variable de seguridad y no interferencia con con el control del coche se antepondrá, aunque es posible que más de un fabricante aproveche para apalancar los servicios de sus socios: acceso a contenidos pero bajo su control, a navegación pero con su sistema, etc…
  • A largo plazo creo que se impondrán las fórmulas del tipo «coche con su propia tarjeta integrada» y que permitan compartir la señal Wifi con todos los dispositivos que utilicen otros pasajeros. A corto y medio veremos fórmulas basadas en coger la conexión del móvil mediante bluetooth, al menos mientras el coste de mantener dos sea alto.
  • Tener conectado el coche tiene un valor per sé, hablamos de la muy anticipada internet de las cosas. Casos como encontrar el coche tras un robo o tras olvidar donde lo aparcaste (algo que para un servidor siempre fue un infierno hasta que tuve un móvil con cámara) son ejemplo de para qué nos va a servir que nuestras «cosas» se conecten a la red. Eso sí, si sólo lo queremos para eso, hay que tener en cuenta que el flujo de datos es mínimo y no merece la pena contratar una conexión convencional con tarifa plana.
  • Se abre la puerta a servicios «futuristas». Desde que el coche te informe de en qué parking quedan plazas libres, hasta avisar a quien te está esperando cuánto queda para que llegues basado en tu localización, distancia, estado del tráfico y meteorología.
  • Todo esto añade un problema habitual para los usuarios de internet, el de la privacidad. Tenemos ya casos de aseguradoras como Mapfre que proponían trazar todo lo que hacían clientes. «Donde estamos» sigue siendo un dato muy sensible y hasta ahora los servicios basados en localización que han alcanzado cierta aceptación han evitado la automatización.

Os dejo con un buen puñado de enlaces sobre este internet en el coche, de lo más interesante que esta pasando este 2010… y los próximos años.

  • Qualcomm integra conectividad en el coche. Con los compañeros de Xataka estuve echando un vistazo a la propuesta de Qualcomm, que pivota sobre algunos de los conceptos que hemos comentado.
  • También del MWC, ZdNet muestra la integración de internet en un flamante Toyota Prius (coche que, a pesar de los problemas de seguridad que han tenido los Toyota, sigue siendo el que me compraría a día de hoy).
  • Audi y Ford, Peugeot, Mini, Pioneer… algunos de los productos que veremos en el mercado en los próximos meses.