Google: «la piratería es un problema de disponibilidad y precio»

House of cards

Torrent Freak recoge las alegaciones de Google ante el gobierno australiano en el proceso legislativo «anti piratería» en el que se encuentra:

Creemos que hay evidencia significativa y creíble de que la piraetría es sobre todo un problema de disponibilidad y precios. Queremos alentar al Gobierno a promover nuevos modelos de negocio y un mercado libre para la compra legal de contenidos.

No voy a quitar la razón a Google – de hecho es la tesis que muchos llevamos años apuntando – pero creo que aproximación a la variable «precio» es incompleta.

De hecho creo que hay un punto en el que los gobiernos y las industrias que les presionan en la legislación de propiedad intelectual saben de sobra que el futuro en internet pasa por ofrecer el contenido y encontrar una fórmula de servicio y precio que convenza.

¿Dónde está el punto de fricción? En el precio y el mantenimiento de ventanas de explotación. De hecho la industria ya sabe que va a ser casi imposible acabar con las descargas y el intercambio, pero sí que puede empeorar la experiencia de las mismas dificultando el descubrimiento (fin páginas de enlaces, fin de los megavideos, cierre de los Series Yonkis, etc…) o creando una amenaza para quien descargue o copie convirtiéndolo en delito (en España todavía no están proponiendo cárcel, pero sí que están matando la copia privada).

A mayor precio a pagar para conseguir la descarga gratis (precio en tiempo de espera, de búsqueda, de peor experiencia) más posibilidades de que la oferta desde la industria pueda plantear el mantenimiento de ventanas (estreno en cines, pay per view, tele de pago… ídem en series) y precios decrecientes en el tiempo pero empezando en un rango alto.

En resumen, sí, es un tema de precio y disponibilidad, pero eso ya lo saben. Lo que están buscando es la forma de que el precio sea alta en la disponibilidad temprana (primera ventana de explotación) y el esquema de intermediarios heredado de la era pre internet (derechos por países, teles como intermediarias, etc..) no se caiga a pedazos.

Objetivo: empeorar la experiencia en el P2P

Que la experiencia del P2P de contenidos con derechos se convierta en algo farragoso, obtuso, un gueto en el que lo complicado sea buscar y encontrar. Con eso sería suficiente – piensan los de la «Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos» – para conseguir sus fines y el camino para ello es ir contra las páginas que ofrecen enlaces a estos contenidos. Estas páginas se salvan con el código penal actual porque, aunque tengan ánimo de lucro, no distribuyen ni albergan contenido, sólo enlazan. El objetivo de la Coalición es que haya sentencias tipo Pirate Bay en España y que los operadores corten el acceso a las que se encuentren fuera del país. Desaparecido el modelo centralizado-Napster a Bitorrent se le «mata» acabando con las páginas de enlaces y los buscadores. No hay más que leer las soluciones para seguir descargando contenidos que dan los usuarios de Menéame: todas sonarían a marciano a la mayoría de los usuarios de internet.

Es lo que se desprende de lo filtrado hoy por los medios – Público, Expansión, hace más tiempo en El País – que añaden la solicitud de ir contra los usuarios en sus conversaciones con los proveedores de conexión Redtel. Lo segundo, hasta cierto punto, es una mera pose: al final el gobierno vendrá y nos dirá que ha sido ecuánime puesto que no ha atendido todas las peticiones de la industria y no ha decidido perseguir a los usuarios. De paso, se ahorraría el pequeño problema del derecho al secreto de las comunicaciones. En todo caso, parece que los que negocian el futuro de internet en España – la susodicha coalición y Redtel – están de acuerdo en constituir un órgano inquisitorial llamado «Comisión de Control de Contenidos Digitales», dedicado a decidir a qué páginas se niega el acceso desde España, sin necesidad de orden judicial.

Esta semana ha dado mucho que hablar un artículo de Casciari, terriblemente optimista. El optimismo de Casciari está en creer en que la industria de los contenidos y su ministra trabajan en la mejora de la experiencia del usuario en los servicios que le ofrece para acceder al contenido pagando, algo que parece bastante alejado de la realidad, la apuesta está por empeorar la experiencia a la hora de compartir contenidos en P2P. De hecho me gustaría estar de acuerdo con Casciari – hace tiempo hablábamos que para luchar contra el todo gratis del P2P la clave es ofrecer mejor experiencia al usuario – pero en realidad la nueva ministra no viene a lo que dice ni aunque viniese, está realmente en su mano. Otros comentarios al respecto los han formulado Gonzalo, Gallir o Dans.

Eso sí, el movimiento tendría un coste. No porque haya un operador fuera de Redtel – Jazztel – puesto que al final el gobierno legislará en función de lo que acuerden este grupo de operadoras y la industria de los contenidos (por cierto, curiosa manera de legislar, en una mesa dos partes interesadas y ninguna que defienda los intereses de los ciudadanos); el coste vendría dado por el hecho de que con un marco en el que enlazar a contenido con derechos de autor con ánimo de lucro convertiría a Google en delincuente. A Google y a muchos más servicios online, en fin, la «Comisión de Control de Contenidos Digitales» tendrá mucho trabajo para filtrar la red a la que podemos acceder. A los ISP lo de que haya menos P2P no les preocupa, el que más y el que menos, tiene interés en hacer negocio con contenidos (desde los Imagenio hasta el P4P) y piensan – con buen criterio – que la mayoría de los usuarios no renunciará a internet aunque no haya P2P.

Esta es la disputa que creo que vamos a tener los próximos meses. Gobierno, Redtel e industria de los contenidos jugando a una especie de «poli malo y poli bueno», en el que al final se perdonaría a los usuarios – clientes de todos, votantes – y se perseguiría a las webs de enlaces, que son muchos menos y a los que sólo – entienden – daría apoyo una minoría internauta, preocupada por aquello tan irrelevante de que un órgano administrativo cierre páginas y de que sean dos industrias las que realmente legislen.

Redtel ante los internautas y las bajas del ADSL

Las telecos que forman parte de Redtel están ante un problema un problema grave: grupos de internautas capaces de hacer mucho ruido se están organizando ante sus flirteos con las entidades gestoras de derechos y su predisposición a aplicar el modelo de tres avisos francés, basado en espiar las comunicaciones de sus clientes para luego eliminarles el derecho a las mismas si comparten contenidos con derechos (El confidencial / EFE).

Y no lo digo porque un blog o un vídeo articulado sobre los mensajes que ha dejado un pequeño grupo en Twitter sean por si mismos capaces de movilizar, sino porque en muchas comunidades de usuarios avanzados de ADSL, en muchos blogs de tecnología y en todas las redes sociales está corriendo el mensaje como la pólvora: las operadoras de Redtel (Telefónica, Vodafone, Orange, Ono), están dispuestas a aplicar el modelo por que perseguirán y espiarán por usar P2P. Y todos estos a los que llega el mensaje son auténticos influenciadores y prescriptores en el tema del ADSL, son «el amigo que configura el router», el hijo que explica como usar internet a sus padres y el vecino que te explica en el ascensor cual proveedor es mejor y más barato.

Las operadoras de Redtel tienen un problema serio, estratégico ante todo, de comunicación en segundo término. Tienen que decidir si se convierten en la policía de la SGAE, cumpliendo aquello de que los ISP traicionarán a los internautas en cuanto puedan entrar en el negocio de los contenidos. Ante esto hay dos salidas para ellos, echar atrás y renunciar a acuerdos con SGAE y cía o presionar al gobierno para que legisle a favor de éstas y poder decir «que les obligaron». Un escenario por el que sólo ellas cuatro apliquen el sistema de tres avisos sería un suicidio en toda regla.

El problema de comunicación tampoco es baladí, lejos quedan los tiempos en que los grandes medios escondían posicionamientos como la llamada de exgae a darse de baja de los operadores de Redtel. Los esfuerzos de publicaciones como el País para crear un clima favorable a establecer medidas de control de las comunicaciones de los ciudadanos han resultado infructuosas. Teléfonica corrió en dar marcha atrás en su campaña «contra las descargas ilegales», consciente del daño que le estaba haciendo posicionarse en el discurso de la SGAE. En definitiva, lo más probable es que ahora tengamos la callada por respuesta a la espera de que el Ministro de Cultura venga a solucionar «el problema» vía ley de avisos.

Telefónica hace campaña contra las «descargas ilegales»

campaña telefónicaTelefónica empieza campaña con el lema «bajando contenidos ilegales contribuyes a la piratería», como han detectado en Banda Ancha. Destaca el uso de su imagen corporativa en la misma, le indefinición del lema (¿qué es un contenido «ilegal»?) y que este paso venga de mano del mayor proveedor del país justo después de que se anunciaran las conversaciones (El confidencial) para buscar un acuerdo entre Redtel y la SGAE para espiar y controlar las comunicaciones de los ciudadanos en internet.

El escenario que se dibuja para este y el próximo año es el de un gobierno dispuesto a legislar medidas «antipopulares» similares a las de Francia y Reino Unido y unos proveedores de internet (sobre todo los de Redtel, Telefónica, Ono, Vodafone y Orange) que se sumarán gustosos a ayudar a controlar la red, lo que se pueda comunicar en ella y de matar la neutralidad en el mismo momento en que se lleven parte del negocio de los contenidos, algo que viene siendo su sueño desde hace años.

Artículos relacionados: Los ISP traicionarán a los internautas, necesitamos nuevos políticos.

Actualización: parece que ahora Telefónica niega la campaña (Menéame). Lo cierto es que tal como enlazó Banda Ancha, pude ver la creatividad en soitu.es

¿Para qué demandar cuando puedes espiar y controlar?

The Pirate BayLa RIAA abandona la estrategia de las demandas a usuarios que comparten material con copyright, en favor de otras más cercana a la política de los «3 avisos francesa». Los detalles los da el WSJ, que explica que esta nueva etapa vendrá marcada por una alianza con los proveedores de conexión a internet, que colaborarán espiando la actividad de los usuarios y amenazando con cortar la conexión a todos aquellos que no cesen en su actividad.

Acaba así un período de varios años en los que la RIAA (en 2004 nos escandalizábamos con esto) ha protagonizado oleadas de querellas con un alto coste en dinero y con momentos tragicómicos, con demandas a ancianas y niños de trece años al apenas saber la IP del usuario y no tener ningún dato más. Como comenta Mariano, estamos en un nuevo escenario en el que, con las colaboración de los proveedores de internet, se renuncia a competir con el P2P con una mejor experiencia para intentar controlar lo que se hace en la red y vulnerar su esencia de terreno neutral.

¿Y en España? La SGAE ha tenido tiempo de aprender de la experiencia de la RIAA. Eso, unido al diferente marco legal que hace que compartir contenidos con derechos de autor no sea ilegal, les ha hecho apostar mucho más por el lobby. El Ministerio de Cultura ya ha anunciado una medida «antipopular», es decir, para favorecer a unos pocos y perjudicar a muchos (El otro lado).

P4P

¿En qué consistirá? Algunas pistas las tuvimos en el pasado Ficod y en el especial de El País (un ejemplo) en el que han ido preparando impúdicamente el terreno a una legislación «a lo Sarkozy», por la que se implique a los proveedores de internet en el espionaje, control y eliminación de derechos en favor de los intereses de la SGAE y la industria audiovisual. El derecho a la privacidad, a la información y a las comunicaciones, por detrás de mantener el modelo actual de estas organizaciones y maximizar sus ingresos.

Hay quienes sostienen que estos esfuerzos serán estériles, que no se puede «poner puertas al campo» y que tecnológicamente tienen la batalla perdida. En cierto sentido, tienen parte de razón, hoy se habla de P2P cuando gran parte de las descargas se ha desplazado a otras fórmulas (los Rapidshare y compañía) y que hay soluciones para no ser detectado. También están, en parte, equivocados, el objetivo no es tanto hacerlo imposible técnicamente sino desacentivar lo suficiente su uso haciéndolo difícil de superar (que la experiencia de compartir sea cada vez peor) y metiendo el miedo en el cuerpo a los ciudadanos. Que nadie espere que los proveedores de internet vayan a intentar salvaguardas la privacidad de sus clientes, les traicionarán en cuanto puedan ampliar su negocio y llevarse parte del de los contenidos.

Sólo nos queda decir, hoy por hoy, que si eres legal, comparte.

SourceForge y Vuze, demandadas por las discográficas en Francia

VuzeDemanda a SourceForge, Vuze, Shareaza y Limewire por parte de la industria discográfica en Francia a través de la organización Société civile des Producteurs de Phonogrammes en France (SPPF). En TorrentFreak explican el caso, aprovechando la legislación aprobada por el gobierno Sarkozy – que llega a contempla el corte de conexión a internet – las discográficas exigen que todo el software que permita compartir contenidos a los usuarios tenga un filtro para evitar que lo hagan con aquellos con derechos de autor.

Demandando a sistemas como Vuze, Shareaza y Limewire los franceses abren una veda realmente inquietante: que todo sistema en la red venga con un filtro capaz de detectar qué contenidos ellos no permiten que se compartan. Al margen de la cuestionable viabilidad técnica de la exigencia, quieren conducir al sector tecnológico a un escenario de antiinovación: si pensamos en que los mismos principios los quieran aplicar a la descarga directa, a los nuevos servicios de sincronización o al propio navegador web, llegaríamos a un escenario en que la investigación deberá dirigirse a limitar la tecnología más que a explorar el valor real que puede aportar en términos de satisfacción de necesidades del usuario final.

Mención aparte merece la demanda a Sourceforge, el repositorio de software libre por excelencia, sólo por el hecho de hospedar el proyecto Shareaza, sin importar que lo haga desde fuera de Francia. Con movimientos como este, las discográficas demuestran lo peligrosas que pueden llegar a ser si los gobiernos, como es el caso del francés, legislan conforme a sus intereses.

Artículos relacionados: Vuze, alta definición por Azureus, Los intentos de los gobiernos por controlar internet.

Impuesto a internet para la industria de la música en Reino Unido

A un paso de conseguirlo están en Reino Unido, establecer un impuesto a internet de 30 libras al año por descargar contenidos con derechos de autor. Forma parte del plan que prepara el gobierno británico y que ha acordado con los grandes proveedores de internet bajo la presión de la industria de la música. Envío de cartas «para concienciar», disminución de la velocidad para quien descargue o este nuevo impuesto son las medidas que lo conformarán mientras se deciden a desconectar a quien comparta música en el P2P.

A lo que asistimos no es sólo a la expansión del modelo de «canon», ese impuesto que tanto conocemos en España, sino a la decisión de un gobierno de obligar a los operadores de internet (que tampoco parece que opongan gran resistencia) a espiar las comunicaciones de los ciudadanos para salvaguardar el modelo de negocio de parte de la industria de la música. De hecho este impuesto es apenas un primer paso hacia el escenario de control de internet por la industria de los contenidos.

Más información y enlaces en El Mundo.

Relacionadas:

Los ISP traicionarán a los internautas, necesitamos nuevos políticos

Los ministerios de Cultura e Industria fijan el periodo de presidencia española de la UE (primer semestre de 2010) como límite para tener un «nuevo marco jurídico que frene el intercambio gratuito de contenidos». Así reza el subtitulo del artículo de Público que recoge un comunicado de la Comisión Intersectorial presidida el ministro de Cultura, César Antonio Molina.

Este «nuevo marco» llevaría a un escenario en el que los proveedores de internet colaborarían con las sociedades de derechos de autor para espiar y controlar las comunicaciones de los usuarios, de forma que se impusiesen las condiciones de los segundos.

Resulta curioso como en los comentarios en Menéame a esta noticia hay quien apunta a que «para esa época tendremos el P4P como alternativa». Y es que es precisamente al revés, los proveedores de internet estarán encantados de censurar la red, de controlar lo que se pueda comunicar en ella y de matar la neutralidad de la red en el mismo momento en que se lleven parte del negocio de los contenidos, algo que viene siendo su sueño desde hace años. Y, precisamente, el P4P es un camino para ello.

Este año está siendo nefasto en lo relacionado con los intentos de los gobiernos por controlar internet. No soy tan optimista como otros que siguen pensando que «internet es incontrolable» y que «no se pueden poner puertas al campo»… los marcos legales que se dibujen en los próximos años van a ser decisivos: una internet abierta, libre y neutral o una controlada por los gobiernos al servicio del culturetariado«.

Hace unos días se votaba en el parlamento europeo sobre controlar internet, que finalmente parece que no van tan lejos como nos temíamos (Soitu). En cualquier caso, los pasos que se están dando en Europa son muy preocupantes, desde el corte de conexión por usar P2P hasta otras para controlar todas las comunicaciones.

Todavía más preocupante es la situación política, los partidos parecen tener sólo en cuenta los intereses de los distintos lobbies de la industria de los contenidos y de las asociaciones gestoras de derechos de autor, sin que lo que quieren los ciudadanos parezca importarles lo más mínimo. Uno lee la información sobre los congresos del PP y del PSOE y sólo encuentra palabras vacías sobre «I+D+I» o «cambio del modelo productivo», pero luego no encuentra una línea con sentido sobre tecnología o internet. Necesitamos un voto internauta porque con la red nos jugamos el secreto de las comunicaciones, de la libertad de información y expresión y de un desarrollo económico más basado en el conocimiento. Mientras, seguimos gobernados por bandas de analfabetos digitales a los que no les preocupa destruir lo mejor de la red para mantener el negocio de los reyes de la subvención.

Jazztel, Tele2 y Telefónica ¿interfiriendo el tráfico de Bittorrent?

AzureusJazztel, Tele2 y Telefónica estarían interfiriendo el tráfico de Bittorrent, según un informe de Azureus construido a partir de los datos de usuarios que han compartido información con un plug-in en su cliente Vuze. Mientras que ver a Ono en la lista no me ha sorprendido en absoluto – un clásico a la hora de decidir por sus usuarios qué tipo de tráfico debe tener prioridad – la entrada de Jazztel, Tele2 y Telefónica sí que me ha resultado chocante, sobre todo los dos primeros

En el pdf del informe compartido por TorrentFreak sitúa a Tele2 en el puesto 34 de los peores proveedores de conexión a internet a la hora de bajar torrent, mientras que Jazztel es el 70 (peor que ONO, situado en la posición 72) y Telefónica España se encuentra en el 74. No tengo razones para dudar de que el estudio se haya elaborado con rigor, aunque personalmente mi experiencia con Jazztel y la descarga de contenidos mediante de Bittorrent es justo la contraria, bastante satisfactoria… por lo que empezaría a plantearme si puede haber otras causas para estos resultados: escasez de muestras desde algunos ISP o routers mal configurados que puedan afectar a los resultado podrían ser dos de ellas.

En todo caso, una variable a considerar a la hora de escoger proveedor de conexión a internet.

También lo han comentado en Banda Ancha.

Telefónica, Pando y el P4P contra la neutralidad de la red

P4P

Las pruebas realizadas por varios proveedores de internet apuntan a una mejora de 235 por ciento en la velocidad de Pando usando técnicas P4P. Merece la pena recordar qué es el P4P como sistema de optimización del P2P: se trata de que el proveedor de la conexión facilita información de la topología de su red al protocolo de intercambio de ficheros para optimizar su rendimiento. A priori, el propósito es hacerlo sólo con aquellos sistemas P2P que controlen qué se comparte y compartan negocio con los proveedores de internet. Entre los ISP que han participado en las pruebas de P4P y Pandro tenemos a Orange y a Telefónica, como cuentan en el blog de Pando.

Detrás de todo esto tenemos el eterno interés de los proveedores de internet de llevarse un pedazo del negocio de los contenidos: optimizar el tráfico de un determinado P2P que controle qué se comparte y distribuya películas o televisión con publicidad (o de pago por visión), llevándose una tajada de los ingresos. De un escenario que debería beneficiar a todos, los usuarios que obtendrían un mejor rendimiento de las aplicaciones P2P y a los proveedores de internet, que verían minimizado el consumo de recursos, pasamos a lo que vendría a ser una vulneración del principio de neutralidad de la red: priorizar y optimizar sólo el tráfico que se somete a los principios que convienen al proveedor de conexión, no dando datos de topología de la red a quien no entre por el aro.

Por cierto, no es extraño ver a Telefónica en estas pruebas con Pando y el P4P, ya hace un año se manifestaron contrarios a la neutralidad de la red.