«Que las empresas que venden aquí, paguen impuestos aquí»

Se trata de una petición / queja habitual en los medios y comentarios online, denunciando esa «ingeniería fiscal» que permite a las empresas «mover los beneficios» hacia los países en los que la carga impositiva es más baja.

En «Empresas tecnológicas: beneficios en España pero pagan impuestos en Irlanda» hay una buena descripción de la problemática con un punto final que muchas veces se deja de lado: esto también aplica cuando la empresa es española y gran parte de los beneficios en otros países se integran en la matriz y, por tanto, tributan en España

A ver si un día se consigue un gran cambio de legislación internacional y acabamos dándonos cuenta de que los Telefónica, BBVA, Santander y compañía llevan años siendo rentables gracias a sus filiales en América y Europa y que los números en España se benefician de «operaciones intercompañias»

Relacionado: Apple, multinacionales de tecnología e impuestos

Apple, multinacionales de tecnología e impuestos

Apple esquema impuestos

El debate de los esquemas que crean las grandes multinacionales de la tecnología para pagar menos impuestos está en pleno debate precisamente en el país de origen de la mayoría, Estados Unidos.

NYT tiene una pieza sobre la investigación del congreso USA respecto a Apple y la comparecencia de Tim Cook para responder. Del artículo:

Los investigadores no han acusado de Apple de violar ley alguna y la empresa no es la única multinacional norteamericana en enfrentar el escrutinio por el uso de estructuras societarias complejas y paraísos fiscales para eludir impuestos. En los últimos meses, las revelaciones de las autoridades europeas sobre las estrategias de evasión fiscal utilizados por Google, Starbucks y Amazon han agitado la ira de la ciudadanía y estimulado a varios gobiernos europeos, así como a la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo, para discutir medidas contra las «lagunas» [legislativas que permiten esta situación]

Un tema complejo – no hay más que ver la pieza del NYT – en el que conviven dos pulsiones del sistema que ha alumbrado a las líderes del capitalismo tecnológico: por un lado que las empresas buscan pagar el mínimo de impuestos dentro de la ley y por otro el deseo de fiscalizar los beneficios y que ese éxito redunde en la sociedad toda vez que muchos de los empleos también se marchan a otros países.