Los económicos de jubilar al cartucho de tinta en las impresoras

Tinta Epson impresora

Esta semana estuve en la presentación de Ecotank de Epson, que supone la llegada a España de sus impresoras de tinta sin cartuchos intercambiables, en lo que se compra cada vez es tinta con la que rellenar los que trae integrados el equipo.

Lo interesante no es ya tanto el producto – es la primera de Epson de este tipo pero ya hay de otras marcas en el mercado – sino los económicos: vuelven a buscar margen en el dispositivo, que es mucho más caro que una similar con cartuchos, prometen con la tinta incluida en la compra 4.000 impresiones en negro y 6.500 en color (cada recambio te va a durar mucho más y para usuarios intensivos es mucho más rentable), a la par que esperan menos problemas técnicos con el relleno que con el cambio de cartucho.

Es probable que la venta de cartuchos no oficiales y de «rellenadores» de tinta de terceros vayan a forzar a que los fabricantes de impresoras como Epson tengan que reenfocar estrategia: volver a ganar dinero con el dispositivo y no sólo con los cartuchos, recambios – en este caso la tinta sólo – que duren mucho más y que siendo una decisión para mucho más tiempo animen a la gente a comprar «el oficial» buscando garantías.

Tabblo, Edgeline y HP como vendedora de impresiones

HP-CM8060CMuy interesante el giro que lleva tiempo realizando HP en el sector de las impresión. Desde hace bastante tienen SnapFish, un sitio para subir y compartir fotos, con opciones para imprimilas y crear álbumes (en España hay una versión más modesta, Pixaco.es), pero ha sido en los últimos meses cuando ha agudizado su transición hacia centrarse en vender impresiones (de fotografías o no) y no impresoras.

El primer movimiento en dicha dirección fue la compra de Tabblo (Hp.com), un servicio online «a lo Web 2.0» que permite a sus usuarios crear álbumes de fotos, postales y posters con la posibilidad de comentarlos y compartirlos. Un ejemplo se explica mejor que yo, al final lo que el usuario tiene es un «template» en el que añadir fotos y que puede compartir o no… y que puede querer llegar a imprimir, que es lo que presumiblemente haya hecho tilín a HP. Un dato interesante es que se integra con Flickr, Picasa e iPhoto, a Tabblo le da igual donde tengas tus fotos, ellos te dan sus plantillas gratis para que acabes imprimendo en su servicio.

El segundo movimiento de HP es la tecnología HP Edgeline:

según el fabricante los beneficios de la inyección de tinta y el láser. Bajo coste, excelente calidad de impresión tanto en texto como en gráficos y una mayor velocidad son algunos de ellos

Es como la describían hace tres meses en Xataka. Pues bien, el modelo de explotación de las impresoras HP Edgeline no va a ser el habitual de «te vendo la impresora e intento sacarte hasta el último céntimo con la tinta o los toner» sino que desean cobrar por impresión, cuyo precio dependerá de la calidad de la misma (ZdNet). Obviamente se trata de un producto para grandes empresas.

En conclusión, tanto para el usuario doméstico que quiere tener su álbum de fotos online como para la gran empresa, la idea de HP es cobrar por impresiones y no por impresoras o, mejor dicho, ofrecer un servicio de impresión y dejar de ser «sólo» un vendedor de hardware.

Impresoras Kodak EasyShare y los «cartuchos baratos»

Kodak easyshare

Kodak entra al mercado de las impresoras con las Kodak EasyShare All-In-One. Esto no tendría nada de particular si no fuese porque su estrategia de desmarca de lo que habitual en este mercado: impresoras baratas y cartuchos de tinta a precios injustificadamente caros. Las Kodak EasyShare van a costar un dinerito (entre 150 y 300 dólares), pero la tinta será más barata que la «oficial» de otras marcas, diez dólares el cartucho negro, quince el de color, por lo que tras unos cuentos recambios la operación es más económica (vía News.com).

Difícil en todo caso cambiar la inercia del mercado, como apunta tendero digital. Las Kodak EasyShare estarán en la misma estantería que otras impresoras mucho más baratas, eso sin contar la arraigada costumbre de muchos usuarios de comprar recambios «no oficiales», aunque en el caso de Kodak se tiene la ventaja de que al ser los de la marca no se pierde la garantía (ver comentarios aclarando este punto en el que no he estado feliz). Una apuesta interesante en todo caso.

Entradas relacionadas: Zink y la polaroid digital, Prohibido rellenar los cartuchos de impresora Lexmark.

Zink y la polaroid digital

ZinkZink viene de «zero ink», impresión sin tinta, basado en un que papel cuenta con una serie de cristales que por calor se activan para componer la imagen (vía Xataka). Zink permite impresoras mucho más pequeñas, ultraportátiles, perfectas para llevar encima y convertir la cámara digital o el teléfono móvil en una polaroid digital. Son compatibles con el estándar Pictbridge para conectar la cámara, con Bluetooth para traer la imagen desde el celular y están equipadas con una batería que las hace autónomas.

Zink de entrada – sabiendo que quedan meses para que sus productos se comercialicen – me parece un concepto de producto magnífico: poner a un click de distancia la impresión de las fotografías tomadas con el móvil o la cámara, rápido, portátil y sin cables. Eso sí, como el resto de compañías dedicadas a la impresión, en Zink piensan que el negocio estará en los recambios, en este caso de papel. Por supuesto el único preparado para este tipo de impresión será el provisto por Zink. De entrada lo será con motivo, será el único que presente esta innovación, pero apostaría lo que fuese a que con el tiempo – si la idea acaba cuajando, algo de lo que estoy convencido – le surgen competidores con papel a precios económicos.

Sitio oficial, Zink, también lo comentaron PyD.

Prohibido rellenar los cartuchos de impresora Lexmark

… en Estados Unidos. Un tribunal norteamericano ha fallado a favor de Lexmark en su demanda contra una empresa dedicada a la reutilización de cartuchos de tinta para impresoras (véase Corante vía Hispamp3). En este caso confluyen diversos aspectos que muestran a las claras la cada vez mayor tendencia a decidir por los usuarios finales con vista a abortar posibles usos de la tecnología que no redunden en mayor facturación.

Así en el caso de reutilizar un cartucho de tinta Lexmark según la sentencia se incumple el acuerdo que se establece al aceptar sus condiciones de uso, que vienen a ser que sólo puede ser utilizado una vez y por lo tanto no cabe relleno posible. Es más, el usuario comete una violación de patente y la empresa de reciclaje en inducción de la misma.

Al igual que ocurre con las canciones con DRM o con los equipos hardware que son una plataforma cerrada, el objetivo es que quien haya comprado un producto ya no sea su dueño, sino que posea una licencia restringida de su uso, idea proveniente del mundo del software. Así, ya no compramos discos, alquilamos canciones; no compramos una consola de videojuegos, tenemos una máquina que ejecuta sólo lo que el fabricante controla. Y esto sólo es el principio, los candidatos a sustituto del DVD (Blu-Ray y HD-DVD) tienen esta idea como primer principio de diseño.

Como siempre, no hay que importar conclusiones: la ley norteamericana sólo es válida allí, pero las multinacionales que nos regalan estas prácticas no van a parar hasta conseguir globalizarlas.