Blip.fm, Pownce, Last.fm

blip.fm

Supongo que ya muchos conoceréis Blip.fm, un servicio que viene a ser un «Twitter musical», buscando la experiencia de «le pongo música a mis contactos». En una primera lectura podríamos identificarlo con Pownce, pero Blip.fm tiene una estrategia muy diferente respecto a como afrontar que los usuarios pasan el tiempo en unos sitios afianzados y que su Newsfeed ya está en otro lugar. Asimismo, resulta interesante compararlo con los otros grande de la música social y compartida en la red, como es Last.fm. Veamos:

  • Pownce se planeta como sustitución, su oferta es «deja Twitter o el servicio que utilices y pasa a usar el mío, que es más completo». Blip.fm apuesta por una aproximación menos agresiva, lo canción que compartas aparecerá en Twitter como un enlace, de forma que el centro de tus comunicaciones siga estando allí. Propone una barrera de adopción más liviana, pero también una mayor dependencia (si Twitter añade esa funcionalidad están KO) y un menor efecto red, no hay más valor en que mis contactos y yo usemos el mismo servicio si accedemos a él para mandar canciones a Twitter o Facebook (con el que no se integra todavía, algo que no entiendo cuando el público masivo está allí y no en Twitter).
  • Respecto a Last.fm, Furilo plantea una comparación curiosa «Lo que ha sido Twitter a los blogs, Blip.fm lo es a Last.fm», con la que no acabo de estar de acuerdo. El presunto problema de exceso de información de Last.fm no es tal porque la propuesta de valor está en el servicio que te ofrecen a partir ella, más que en observarla y analizarla. Blip.fm resuelve otro problema, enviar una canción a los contactos allá donde estén, pero cada canción hay que subirla (aunque puedes aprovechar las que ya están en el servicio, en eso es mucho mejor que Pownce y similar a iMeem) y las recomendaciones a partir de esta experiencia son mucho más flojas que las que da Last.fm. Por cierto, Blip.fm se integra muy bien con Last.fm, puedes añadir tu usuario en last y compartir la última canción que hayas escuchado.

Blip.fm acepta las reglas de los nuevos «river of news personales» que se construyen, apostando por seguir al usuario allí donde pase tiempo en una especie de broadcasting. La estrategia tiene sus fortalezas (mucha más viralidad, menor barrera de entrada) y sus puntos débiles. Lo más interesante de Blip.fm es que acerca la experiencia de compartir al instante lo que estoy escuchando en este momento, pinchar en mi reproductor musical, que podría ser web como iMeem o local, y decidir a quién se lo mando y que este acceda en ese instante desde la web, el móvil o su aplicación local. Queda lejos, pero a buen seguro que llegará algo así antes de lo que pensamos.

Por cierto, en Blip.fm soy antonello.

Imeem como el Winamp de la web

iMeemImeem anuncia un conjunto de APIs que lo configuran como una plataforma para aplicaciones de terceros. Con este movimiento tenemos a este servicio siguiendo el mismo modelo por el que optó Facebook, que otros puedan montar sus servicios dentro de Imeem, accediendo a los datos de los usuarios (si estos instalan su aplicación, claro), sus contactos y los contenidos subidos a este «Youtube de la música».

Si hasta ahora podíamos subir música a Imeem para luego embeberla en otras webs (con la bendición de varias discográficas con las que llegaron a un acuerdo), con su constitución en plataforma llegamos a un escenario en el que terceros pueden extender su funcionalidad con aplicaciones: personalizar el reproductor, subir contenidos, creación y acceso a playlists, hacer búsquedas… Curiosamente, aunque anunciaron que iban a soportar OpenSocial, de momento lo ofrecen son APIs propias de ActionScript.

iMeem quiere ser el Winamp de la web, un reproductor de música extensible mediante desarrollos realizados por empresas o particulares externos (vale, otros muchos reproductores multimedia permiten esto, pero es al que se ha referido su fundador, News.com). Claro que iMeem añade varias facetas a la de reproductor: es social, permite subir la música que uno quiere y tenerla disponible siempre que esté conectado, publicarla embebida en otras webs… Ahora bien ¿con tanta plataforma social sobre la que construir servicios es Imeem una buena opción? Pues es para planteárselo, tiene un tráfico brutal y usuarios muy activos, si lo que vas a hacer está relacionado con la música, hay que apuntar a Imeem en la lista de webs a estudiar. Yo estoy esperando que alguien habilite el envío a mi perfil Last.fm de lo que escucho en Imeem.

¿Y de cara a futuro? Probablemente lo que tenga sentido sea un movimiento similar a lo que hizo hace poco Youtube, constituirse como plataforma para servicios de terceros y aumentar así su potencial de tráfico exponencialmente. ¿quieres hacer una web musical pero además ahorrarte el negociar con las discográficas, almacenar los ficheros, gestionar los servidores y el ancho de banda para subir y reproducir? Pues ahí estará Imeem

Mi perfil en imeem es este y os dejo con una buena canción:

Imeem y sus acuerdos con las discográficas

iMeemImeem cierra con Universal un nuevo acuerdo para ofrecer su música gratis mediante streaming. Universal, que cerró un pacto esta misma semana con Nokia, se une así a la Warner, EMI y Sony BMG, que también permiten a Imeem ofrecer su catálogo completo de música y vídeos (Yahoo Finance).

Imeem ofrece a sus usuarios subir vídeos y música, crear listas de reproducción con las canciones subidas y embeberlas en páginas web, a lo «Youtube». Hace meses llegó a un acuerdo con Snocap para detectar al propietario de los derechos sobre la canción y poder habilitar un mecanismo para compartir los ingresos por publicidad. Con los acuerdos alcanzados, Imeem pasa por ser el primer servicio de este tipo en permitir el streaming de música de las cuatro discográficas más grandes del planeta.

Hay una cierta inseguridad a la hora de embeber vídeos de Youtube o canciones de Imeem en webs comerciales, algunos abogados a los que he consultado señalan que es redistribución de contenidos y por tanto se podría derivar responsabilidad según la ley española. Algún otro sostiene que, dado que quien los hospeda es un tercero, se puede presumir que éste tiene permiso de los propietarios de los derechos. Sea como fuere, este tipo de acuerdos da seguridad a quien desde una publicación profesional decide utilizar contenidos albergados en Imeem.

También es la prueba de que, cuando las discográficas no se cierran en banda, es posible alcanzar acuerdos como éste en el que todos ganan: Imeem porque puede distribuir todo el contenido y es más atractiva para usuarios y anunciantes, los usuarios porque pueden añadir música sin problemas a sus páginas, los músicos porque sus obras se escucharán más y las discográficas porque no se quedarán fuera de juego, mitigando su cada vez menos utilidad a los creadores (como comentamos hace unos días en lo de sellaband, les queda aportar valor en la producción y la promoción de grupos, y en esto cada vez son más sustituibles).

Eso sí, para «cerrar el círculo», Imeem debería plantearse la posibilidad de compensar a los usuarios que les ayuden a distribuir su contenido en un modelo similar al que plantea Google con Youtube: si una página les ofrece miles de reproducciones, que se traducen en ingresos por publicidad, sería ventajoso para ellos ofrecerle un pequeño porcentaje de sus beneficios. A nadie le gusta poner publicidad en sus páginas sin llevarse nada a cambio y sería un incentivo para utilizar Imeem y no otros servicios similares.

De regalo, los The Sea And Cake: