Firefox y la integración de la identidad digital en el navegador

Merece la pena echar un vistazo al boceto de integración de sistemas de identidad online en el navegador Firefox compartidos por Aza Raskin. El jefe de interfaces de Mozilla además añade su visión al problema de la identidad online en la web: «tu identidad y tus contactos son demasiado importantes como para ser propiedad de una compañía».

El problema es complejo, por un lado tenemos lo que ideológicamente encaja con la filosofía de apertura de Mozilla – OpenId – y por otro los sistemas más utilizados, Facebook Connect, la cuenta de Google y, quizás en el futuro, Twitter. A eso hay que sumar que las experiencias de integración – Connect sin ir más lejos – son todavía confusas y está por ver el grado de aceptación por parte del usuario normal. Finalmente tenemos todo un mundo nuevo para la gestión de la privacidad, los intentos de phishing, etc…

En todo caso, merece la pena echarle un vistazo a la visión de Firefox de integración de identidad online. Pensando en su combinación con el proyecto Mozilla Weave, puede resultar algo bastante potente, máxime cuando Google ya está avanzando con Chrome y la sincronización de favoritos en el concepto de «browser asociado a una identidad». Si hace un par de años hubiesen hecho desde Mozilla esto con OpenId ayudando a mejorar la experiencia con el estándar abierto de indetidad, otro gallo hubiese cantado.

identidad en Firefox

El nombre en la URL de Facebook y la identidad online

Nuevo diseño de Facebook

Facebook anunció ayer que ofrecerá a los usuarios «vanity URLs«, es decir, que la dirección web sea amigable y contenga el nombre del usuario: algo del tipo facebook.com/antonio.ortiz. Cada usuario podrá elegir según orden de petición y se podrá personalizar al gusto, por lo que se plantea toda una disputa cuando se ponga en marcha, el próximo sábado a las 6:00 de la mañana, horario español. Las empresas pueden ir reservando sus marcas para evitar que sean ocupadas por otros.

Mi impresión es que Facebook quiere reforzar su rol como proveedor de identidad online. Antes de estas «URLs con el nombre del usuario» dio dos pasos en esa misma dirección, Facebook Connect para poder utilizar su usuarios en webs de terceros a modo de identificador y permitir hacer público el perfil, con lo que podemos presentar nuestra dirección en Facebook como «nuestra casa en la web», incluso a quien no esté registrado en la red social.

Facebook partía de una situación de desventaja como proveedor de identidad online respecto a modelos «abiertos a todo el mundo por defecto» (abiertos no en el sentido de «estándar» sino en el de «visibles para cualquiera en la web»), como son Twitter, el el perfil de Google o, incluso, los proveedores de OpenId. También tiene sus puntos fuertes: más de 200 millones de usuarios, la mayoría con sus datos reales en su perfil. Y a esos es a los que quiere cuidar y tratar bien con una URL a su medida: para que la identidad en internet esté ligada a su usuario Facebook.

Artículo relacionado: El nuevo Facebook, Twitter y el estatus.

Openid en Facebook

OpenId Facebook

Ironías de la vida, Facebook se va ha convertido en el primero de los grandes sitios en aceptar usuarios con OpenId de otros proveedores. Hasta ahora hemos visto a actores como Google / GMail, Yahoo y muchos otros que apostaban por ser «proveedores» de identidad, pero no aceptaban a nadie que viniese con el Openid de un tercero.

¿Por qué Facebook y por qué ahora? Podríamos barruntar algunas respuestas, de entrada a Facebook no le preocupa OpenId como alternativa, los sitios que están adoptando Facebook Connect no lo están haciendo sólo por identificación, sino también por integración con la red social; además tenemos el hecho de desde el punto de vista del usuario no cambia demasiado: si es Gmail seguiré usando el correo, en otro caso tiraré de la URL OpenId… para Facebook cambia poco, en todo caso me seguiré identificando con un elemento de un tercero; de alguna manera es un movimiento en la línea de los útlimos en los que quiere trascender su propio jardín vallado.

En todo caso, escaso cambio en la experiencia de usuario y Facebook demuestra que integrar OpenId no daña tu estrategia ni aunque quieras ser el más cerrado de la red. Más información en Inside Facebook y el blog oficial.

Relacionado: OpenId como sistema de identificación distribuido

Identidad real en internet o uso de seudónimos

Inteco ha publicado un «estudio sobre la privacidad de los datos personales y la seguridad de la información en las redes sociales online» este mes. Aunque todavía no he sacado tiempo para leerlo a fondo, hay una recomendación que repiten y que me ha llamado poderosamente la atención:

Se recomienda a todos los usuarios recurrir al uso de seudónimos o nicks personales con los que operar a través de Internet, permitiéndoles disponer de una auténtica «identidad digital», que no ponga en entredicho la seguridad de su vida personal y profesional. De esta forma, únicamente será conocido por su círculo de contactos que conocen el nick que emplea en Internet.


Lo que plantean es ofuscar la identidad real en internet y que, en lugar de nuestro nombre, empleemos algún tipo de seudónimo, algo que me parece terriblemente contraproducente. De hecho estoy convencido de que hay más seguridad en los entornos en los que, como en las redes sociales, se tiende a unificar la identidad real y la identidad online. En un grupo en el que todos se conocen y trata de introducirse alguien sin foto y sin firma, es cuando salta la alarma, si todos van a llamarse «flipao84», ¿de verdad habrá más seguridad? ¿cómo nos encontramos si usamos seudónimos? ¿que hay de la marca propia, hay que construirla sobre un nick necesariamente? ¿son más seguros los chats de IRC en los que nadie usa su verdadero nombre? ¿en serio?

No pongo en duda de que es necesario tomarse el tema de la seguridad y la privacidad en internet en serio (sobre privacidad hemos hablado un rato por aquí), de hecho colaboro con el blog de seguridad de Inteco, pero tengo muy serias dudas de que el camino sea abogar por separar la identidad digital de la identidad real. De hecho, creo que la tendencia es justo la contraria, hacia que el fenómeno de poner tus datos verdaderos en redes sociales se va extendiendo hacia el resto de la web.

Mejorar la experiencia en OpenId. Google y Facebook

openid-logoLos que llevamos años apostando por OpenId hemos tenido que enfrentar dos problemas: uno es haber llegado «demasiado pronto», cuando ahora están llegando los grandes al estándar; el otro es sufrir los problemas de usabilidad de las implementaciones actuales de OpenId. La experiencia de usuario en OpenId dista de ser asequible para la mayoría y eso se nota en el sesgo de la barrera de entrada que consituye (en páginas tecnológicas, poco, en otras temáticas, casi insalvable). En este escenario tenemos dos acercamientos a OpenId, uno por parte de Google con una apuesta «peculiar» por el estándar, y otra por parte de Facebook que apenas acaba de unirse a la OpenID Foundation.

En el lado de la empresa del buscador tenemos el correo GMail como cuenta OpenID, aunque no cumpliendo el estándar, por lo que se trata de una solución incompatible. Hablando de estándares, mi postura habitual habría sido de crítica despiadada a este movimiento de Google – semejante a muchos de los realizados por Microsoft en su historia – pero en este caso añado un matiz de comprensión: el usuario común está acostumbrado a identificarse con un correo electrónico pero no con una URL.

Por otro lado, el movimiento de Facebook (Dreig), seguirán su apuesta por Connect como sistema de identidad digital, pero participarán en el desarrollo de OpenId. Al menos es de esperar que puedan aportar en el terreno de la experiencia de usuario, área en la que su propuesta es, hoy por hoy, muy superior a la que ofrecemos los proveedores de OpenId.

Relacionado: La lucha por la identidad online del usuario. Tendencia 2009.

El antipatrón de pedir usuario y contraseña del correo desde otros servicios para buscar contactos

Facebook te pide el correo

Si hay una práctica a erradicar en multitud de «sitios sociales» es la de pedir el usuario y contraseña del correo o de otros servicios para «invitar a tus amigos» o «darte más datos y funcionalidades». Se trata del antipatrón de diseño en programación web más extendido y popular en los últimos tiempos. No es que uno quiera sembrar miedo respecto a Tuenti, Facebook u otras redes solventes – a buen seguro que no van a almacenar contraseñas y darles un uso ilícito – pero sí dejar claro que si como usuarios aceptamos este tipo de mecanismos, estamos cogiendo muchas papeletas para sufrir phishing.

De entrada, las webs que lo implementan tienen buenas razones para hacerlo, si hay algo tedioso es replicar los contactos que uno tiene cada vez que quiere probar un nuevo servicio. Cierto que la gente normal – sólo los bloggers están todo el día registrándose en tonterías – no anda de una red social a otra continuamente, pero como servicio, cuantas menos barreras de entrada establezcas para ser utilizado, mejor. Y no sólo tenemos este caso de uso, empiezan a proliferar los clientes de todo tipo que también solicitan el usuario / contraseña para experiencias del tipo «escribe una vez y refresca el ‘status’ en una docena de sitios».

La buena noticia es que comenzamos a tener estándares y tecnologías que van a permitir la erradicación de este antipatrón a poco que las diferentes webs no se empecinen en pedirle a los usuarios las llaves de casa. Sucintamente, hay varias alternativas:

  • Los servicios de correo web más importantes ofrecen APIs. Tenemos la de Yahoo, la de Windows Live y la de Google. ¿qué permiten? Acceso a los datos del usuario pero bajo el proceso de identificación del sistema de correo, sin que la web que utilice estas APIs llegue a tener en ningún momento la contraseña.
  • La anterior propuesta significa que la «web cliente» tendría que hacer el mismo trabajo tres veces (o más si contempla otros correos) para una misma funcionalidad. Esa es la razón de ser de los estándares y ahí es donde OAuth tiene sentido. Ya hemos comentado algunas cosas sobre este sistema de identificación abierta que define un mecanismo para que una aplicación web (cliente) pueda acceder a la información de un usuario en otra (proveedor) sin tener que informar a la primera del usuario y contraseña. Al final, los tres sistemas de correo que ofrecen API y que hemos comentado podría perfectamente adoptar OAuth en lugar de sus sistemas propietarios e incompatibles. Quién más está apostando por él es Google que lo utiliza para su Friend Connect.
  • Tenemos la la API social de Google basada en XFN y FOAF, que permite acceder a los contactos de un usuarios que sean públicos en la red y siempre que la información esté expresada en el estándar adecuado.
  • Hay un proyecto interesante, Portable Contacts, cuyo objetivo es la de añadir una capa de abstracción más sobre un conjunto de estándares (vCard, OpenSocial, OAuth) para hacer más fácil la implementación de la funcionalidad «tráete a tus contactos».
  • Por último, está Facebook Connect del que tanto hemos hablado. En este caso la propuesta va más allá de la «portabilidad de datos» (que no lo es) para empezar a hablar de integración con la red social.

En definitiva, nunca ha sido buena idea dar nuestro usuario y contraseña del correo a nadie y el que sigamos viendo implementaciones de este antipatrón cada vez va a tener menos sentido. En absoluto creo que empresas como las arriba mencionadas – Tuenti o Facebook, en la captura pidiéndote usuario y contraseña, también muchas otras – vayan a almacenar nuestras contraseñas de otros servicios, pero perseverar en estos mecanismos ayuda a que los usuarios menos prudentes lo acaben viendo como normal ir dando las llaves de su casa en internet al primero que se lo pida con educación.

La lucha por la identidad online del usuario. Tendencia 2009

google friend connect

Un identificador único para recorrer la web, utilizar y personalizar servicios y compartirlos con mis contactos. Hace poco menos de diez años, el mundo se llevaba las manos a la cabeza (Joel Spolsky) porque esa era la propuesta de Passport – hoy rebautizado como Windows Live Id – de Microsoft: era dejar en manos de un único proveedor la identificación online de los usuarios, otorgándole el gran poder que suponía almacenar todos estos datos. Passport fracasó y a día de hoy Windows Live Id se utiliza sólo en los servicios online de Microsoft, pero echando un vistazo al estado actual de la web, casi habría que pensar que fueron unos adelantados a su tiempo: su fracaso se debió a anticiparse a la era en que se aceptaría bastante más a los grandes concentradores centralizados de datos y a que se confiabamucho menos en Microsoft de lo que se hace ahora en Facebook o Google.

La lucha por ser el «single sign-on» de la web tiene a varios actores destacados, con diversidad de estrategias. Por un lado tenemos a OpenId, un sistema de identificación distribuido que ofrece varios aspectos muy interesantes: estándar abierto que cualquier puede adoptar y multitud de proveedores, por lo que no hay una empresa que centralice. ¿Su mayor desventaja? Es complicado conseguir una buena experiencia de usuario (de entrada el identificador es una URL), que cualquiera pueda ser un proveedor causa desconfianza en algunos usuarios y, hasta ahora, son muchos los que se postulan como proveedor (puedes utilizar su cuenta como un OpenId para identificarte en otros servicios) que como consumidor (aceptan identificadores OpenId sea cual sea su procedencia).

Y luego tenemos a la nueva propuesta centralizada que tiene visos de ser una de las tecnologías más importantes de 2009 en la web, Facebook Connect. Parte con la gran ventaja de salir con 150 millones de usuarios registrados y un esquema, a priori, bastante interesante para las webs de terceros que lo adopten: acceder al newsfeed en Facebook y que el usuario no sólo no necesita registrarse sino que trae su perfil relleno y sus contactos. Por tanto, no sólo provee de sistema de identificación, ayuda a hacer más social la página que lo adopte. ¿Problemas? En realidad, casi las mismas pegas que podíamos ponerle a Passport, se trata de un proveedor de identidad centralizado, con tecnología propietaria, un gran captador de datos a los que poner en valor.

multilogin facebook google openid

Como a casi cada movimiento de Facebook, tenemos reacción de Google. En esta ocasión con Google Friend Connect, una propuesta menos centralizada y en la que Google ejerce el papel de hub entre la web cliente y varios proveedores de identidad (entre los que está cualquier OpenId). A día de hoy se antoja como más fácil de instalar, pero también menos potente que Facebook Connect. Existen otras propuestas como la de MySpace, pero creo que tienen poco que hacer ante las que hemos comentado.

La competencia por proveedor de sistema de identificación a servicios de terceros no es trivial, de hecho puede ser un impacto en la línea de flotación de Google. Lo razonable es que en 2009 veamos a Facebook ofreciendo un sistema de publicidad personalizada a los que hayan adoptado su sistema, en competencia directa con AdSense. Y no sólo eso, cuanto más útil sea para el usuario la cuenta en tu servicio, mayor apego y más datos que recolectas.

¿Qué perspectivas tenemos ante este 2009? Los que hemos apostado por OpenId tenemos que seguir haciendo un ejercicio de revisión y de mejora de la experiencia de usuario. Por planteamiento, sigo siendo un defensor de esta tecnología, pero no dejo de observar como Facebook Connect se antoja como un actor ineludible como proveedor de identidad online. Como casi nunca es buena idea descartar a Google, entiendo que vamos a un escenario con login multisistema, en servicios de terceros te podrás identificar con tu cuenta de Facebook, con tu Flickr (es un OpenId), con Gmail o casi con cualquier otra, traer tus contactos y tu perfil de los mismos y establecer un flujo en ambas direcciones.

Por cierto, también es uno de los temas del año para unblogenred.

Google Friend Connect frente a Facebook Connect

google friend connect

Con un movimiento perfectamente calculado, Google sacó en abierto su Google Friend Connect apenas unos días después de que se presentara oficialmente Facebook Connect, tecnología a la que pretende ser una respuesta y alternativa a la hora de que lo social deje de ser un producto para convertirse en una funcionalidad transversal de toda la web.

Ya explicamos Google Friend Connect a fondo, la apuesta de Google es mucho menos centralizada que la de Facebook a la hora de «hacer social una web», pero también plantea una integración más pobre, en la que toda la «interacción social» sucede dentro de unos widgets que se copian en la página. Veamos punto a punto, pros y contras de ambas propuestas:

Apertura

Facebook Connect es sólo para usuarios de esta red social, la alternativa ofrecida por Google está abierta a varias redes sociales y a OpenId. Esto por un lado es un punto de ventaja para Google Friend Connect de cara a quienes estamos preocupados por la gestión centralizada de la identidad digital, pero también puede ser visto como un defecto: no hay lugar centralizado desde el que gestionar donde estoy dado de alta o qué información comparto en cada sitio. A eso hay que sumar que ciertos tipos de identificación, con OpenId o con GMail implican que el usuario no se conecta con su red social (la red de GMail no vale, en todo caso es mucho menos representativo que el de Facebook).

Estándares

Google Friend Connect apuesta por estándares abiertos, como el ya mencionado OpenId o el que utiliza para compartir datos entre aplicaciones sin que pasen por Google, OAuth (aspecto importante para los preocupados por aquello de que «Google va a saber más de mí»). La propuesta de Facebook es que los sitios que adopten su Connect implementen su API, además de necesitar permiso/validación, por lo que estamos en un escenario de mayor control por parte de proveedor en el caso de FB.

Facilidad de instalación

De nuevo Google Friend Connect resulta a priori más atractivo, tan fácil como copiar y pegar un poco de código. El problema es que, de entrada, eso limita mucho la integración con el resto del sitio. Por ejemplo, tienes una web con registro y quieres que los usuarios que se den de alta con cualquier login, para después consolidar la información… imposible con GFC. Facebook Connect requiere un desarrollo por parte del sitio que lo quiera integrar, pero eso mismo facilita que luego haya resultados más potentes.

Facebook digg

Retorno para quien lo adopta

El efecto de Google Friend Connect es similar al de Mybloglog, aunque un tanto más elaborado. Al ser muy sencillo, está siendo adoptado por una larga cola de sitios pequeños, podemos ver ejemplos en blogs en castellano en Fotomaf o Webnostra. Facebook Connect es cosa, de momento, de grandes players como Digg, CitySearch o TechCrunch. Cuenta con una ventaja adicional muy potente, la acción dentro de ese tercero aparece – si el usuario quiere – en el Newsfeed, lo que supone un retorno en visibilidad y tráfico.

Modelo de negocio

No me cabe duda de que a medio plazo, la idea es que Facebook Connect sea un torpedo en la línea de flotación de Google Adsense y se presente como alternativa al sistema de publicidad de Google. Por su parte, el gigante de las búsquedas aparece desde hace tiempo siguiendo todo lo que hace Facebook (recordemos OpenSocial), síntoma de que lo considera uno de los pocos (el único diría yo) que presenta una seria – aunque no validada comercialmente – alternativa en la web.

Balance

Me gusta mucho más la aproximación de Google Friend Connect, menos enfocada en un único proveedor de identidad y aceptando OpenId, pero no dejo de reconocer que Facebook Connect es superior por potencia, gestión de la verdadera red social del usuario y capacidad de articular un escenario con ventajas para los sitios candidatos a adoptarlo.

Facebook Connect, un producto clave en el futuro de la web

Facebook digg

Facebook Connect ya está aquí y, partiendo de que la «identidad online» va a ser uno de los temas más calientes en el próximo 2009, estoy convencido de que un producto clave en el futuro de la web. Con Connect, Facebook plantea un sistema de identificación para cualquier sitio web (en cualquier página que adopte el sistema, el usuario podrá acceder con su identificador y contraseña de esta red social), pero dando un paso más: no sólo permite identificarse sino que integra la información del perfil y los contactos de Facebook, es decir, te traes tu red social a esa página web.

Supone una opción para todos los que quieran añadir «una capa social» a sus páginas web, potenciando una visión de que lo social no será sólo el centro de un tipo de páginas (las llamadas redes sociales como Facebook o Tuenti) sino pasaré a ser una funcionalidad transversal de todo lo online. Además, Facebook Connect supone un camino de dos vías, una vez identificados en las webs que lo adopten, nuestras acciones en ellas son susceptibles de ser enviadas al newsfeed de Facebook, lo que da una visibilidad adicional a estas páginas.

Expertos en Xataka

Facebook Connect frente a Passport

Los más viejos del lugar recordarán Passport, la propuesta de Microsoft de sistema de identificación online para toda la web. Cosechó muchas protestas – nadie quería la identificación online en sólo unas manos y menos en las de Microsoft – y acabó fracasando.

Visto con perspectiva, Passport se antoja como un precursor de los nuevos sistemas como Facebook Connect, que ofrece varias ventajas sobre el anterior. De entrada, ofrece «más», el usuario no sólo se identifica sino que se trae su red social y su perfil, ya no sería necesario eso de «añade de nuevo a todos tus contactos» o «rellena estos datos de tu perfil»; por otro lado, y lo que es más importante, los sitios que lo adopten se benefician de aparecer en el newsfeed de Facebook, lo que trae de vuelta visibilidad y tráfico.

Una cosa sí que mantienen en común, el aspecto centralizador de la identidad online, que queda en unas solas manos. Está por ver si Facebook es capaz de sortear la imagen «evil» que Microsoft tuvo que soportar en el tema Passport. De nuevo, Google lleva unos meses reaccionando defensivamente frente a Facebook Connect, con propuestas dispares tales como Gmail como identificador para las aplicaciones de App Engine, a través de Google Friend Connect o con acuerdos como el que tienen con Zoho.

Facebook Connect frente a OpenId

openid-logoHablar de identificación en la web supone necesariamente tocar OpenId, el sistema abierto y distribuido que tanto apoyo está recibiendo en los últimos meses. Poniendo en una balanza ambos sistemas, el sistema de Facebook «hace más cosas», no sólo permite identificación sino que integra información del perfil (algo que se podría simular añadiendo Oauth a OpenId) y la red de contactos del usuario. Si hablamos de usabilidad y adopción, la propuesta de Facebook se perfila como mejor opción.

Claro que OpenId es un estándar con un planteamiento muy diferente, el de una web abierta sin un organismo centralizador de la identidad online de los usuarios. El apoyo de grandes del sector como Google/GMail o Microsoft/Windows Live se puede entender en gran parte como un movimiento defensivo ante Facebook Connect. En todo caso, esta irrupción va a suponer todo un desafío para la comunidad y soportes de OpenId, aunque tampoco son excluyentes: un sitio web puede permitir varios sistemas de identificación.

El negocio y por qué Google debe preocuparse por Facebook Connect

GMailEn una primera lectura, Facebook Connect se antoja como un sistema «win-win» entre la red social y los sitios que lo adopten, una funcionalidad atractiva más tráfico para los segundos, mayor «apego» de los usuarios para la primera. Pero hay más, si analizamos Beacon podemos observar como Connect es una evolución de este sistema: integrar toda la actividad web con Facebook, que sigue queriendo saberlo todo de ti para articular la publicidad basada en personas.

Hasta ahora Beacon ha sido un fracaso, tanto como por su inaceptable intromisión no aceptada previamente como por su capacidad de articular un sistema publicitario solvente. ¿Cambia algo Facebook Connect? De entrada se parte de que el usuario se identifica con su cuenta Facebook y configura qué información comparte en cada sentido, por lo que es «menos evil» en ese aspecto; por otro lado pensemos en el caso de que Facebook consigue articular el sistema de publicidad personalizada que llega a ser casi información, que les funciona… la siguiente derivada sería poder ofrecerle el sistema a los sitios de terceros que usen Connect. En otras palabras, una alternativa a Adwords y AdSense de Google.

Facebook Connect y el futuro

Seguiremos hablando por aquí de Facebook Connect, considerarlo un producto clave en el futuro de la web supone también que habrá que seguirlo y analizarlo muy de cerca. Mis sensaciones desde que se anunció en Mayo son contradictorias, por un lado me parece una solución magnífica a la hora de resolver el problema de la identidad online y añadir una capa social al resto de webs, de empezar a hablar de interoperabilidad entre distintos servicios en la web; por otro, me aterra que este tema esté centralizado en manos de una empresa privada.

Artículos relacionados y referencias:

El correo GMail como cuenta OpenID

openid-logoLos usuarios de cuentas de correo GMail podrán utilizar en servicios que acepten OpenID, anuncia oficialmente Google. Con esto podemos dar por superada la etapa inicial de este sistema de identificación distribuido y comenzar con la fase de maduración y llegada al gran público. Y, por mucho que nos pese a algunos, esto pasa indefectiblemente por ocultar la complejidad del mismo a los usuarios y que estos sólo vean que utilizan su cuenta de correo habitual para identificarse en cualquier web.

¿Qué será lo siguiente? Como señalan en R/W, desde Google apuntan al uso de Oauth para hacer algo más que identificar. Oauth define un mecanismo para que una aplicación web (cliente) pueda acceder a la información de un usuario en otra (proveedor) sin tener que informar a la primera del usuario y contraseña. De esta forma no sólo nos identificamos si no que nos podemos traer todo lo que tengamos en Google: contactos, favoritos, etc…

Con este paso de cuentas de correo GMail como OpenId, Google se convierte en proveedor de este sistema y parece descartar la posibilidad de convertir GMail en un nuevo Passport. ¿Por qué estamos asistiendo a esta catarsis de anuncios de los grandes de internet sobre OpenId? Mi impresión es que, al margen de la simpatía que pueda causar el estándar en algunos, hay miedo a cierto lobo feroz que está a punto de ser liberado. Su nombre es Facebook Connect.

Actualización: interesantes los comentarios de Sacha, ya que como señala, esto realmente no es OpenId estándar. En cuanto pueda analizar más a fondo la propuesta de Google, volveré a publicar.

Relacionados: Windows Live Id como proveedor de OpenID, Yahoo implementa OpenId como proveedor.