El liderazgo de Amazon en cloud computing frente a IBM, Microsoft, Google y Salesforce

Amazon cloud computing

Poco que añadir a la estimación del mercado de cloud computing que hace Synergy. Amazon no sólo ingresa más que IBM, Microsoft, Google y Salesforce sino que su cuota va en aumento en el mercado IAAS y PAAS.

De momento el crecimiento rápido de Microsoft Azure que esperaba no se está produciendo, manteniéndose la ventaja competitiva del pionero: hay mucho conocimiento alrededor de la nube de Amazon, un gran producto que retiene clientes y una estrategia clara para llegar a la plataforma desde dar infraestructura a partir de las necesidades de los clientes y no al revés.

Trae tu propio dispositivo, pero nada de «nubes de otros»

Ha dado bastante que hablar la prohibición de usar Siri por parte de IBM a sus empleados, pero el caso es que ni es la primera (la propia IBM no permite Dropbox o iCloud) ni será la última vez que veamos una fuerte tensión entre los empleados y el departamento de TI a cuenta de qué se puede utilizar.

Hasta cierto punto la batalla del «Trae tu propio dispositivo» está acabando con victoria por parte de los empleados que quieren utilizar su gadget del mercado de consumo en el entorno profesional, pero con «las nubes» la decisión se antoja más complicada. En el día a día de la relación con algunos profesionales de otras compañías abundan los «te lo pasaría por Dropbox, pero no me dejan» o «no podemos subir esto a Google Docs por seguridad»… justo los mismos síntomas antes de que eso del «BYOD» empezase a calar y a ser aceptado por los departamentos de TI (vía presión de los directivos).

Si para llegar a ese escenario ha aumentado la adopción de algunas tecnologías (sobre todo virtualización del escritorio), para el tema de las nubes la solución parece algo más complicada: respecto a la nube las compañías tienen tres escenario, rechazarla, aceptar las «nubes privadas» y aprovechar las nubes públicas pero con muchas garantías de seguridad. En ninguno de ellos están todavía los Dropbox y compañía, lo que debería ser una oportunidad para el proveedor de la propia empresa.

En todo caso, creo que en esta pelea los de TI van a dar guerra. Una cosa es que un directivo quiera usar su iPad para leer el correo del trabajo y otra que se pasen los documentos privados a los servidores de un tercero. Quien sea capaz de dar una buena solución de consumo y empresarial con una solución en la nube probablemente gane muchos puntos en los próximos años.

Lotus Symphony también en la nube

IBM Lotus SymphonyHace unos tres años IBM anunciaba Lotus Symphony como una alternativa gratuita al Office de escritorio. Ya por entonces pensábamos que la aproximación era bastante decepcionante, que sacar un nuevo paquete ofimático para trabajar en local tenía poco sentido y menos recorrido. Ahora anuncian la versión «en la nube» de Lotus Symphony, que a priori también llega tarde tras los Google Docs, Office 365, Zoho y demás alternativas… pero que viene a completar la oferta en cloud computing de IBM, con la que se integrará fuertemente. Y ahí si que empieza a tener sentido como producto para la empresa, que no para el usuario individual.

OpenId recibe el apoyo de Microsoft, Google, Verisign e IBM

openid-logoOpenId recibe el apoyo de Microsoft, Google, Verisign e IBM, que se unen a Yahoo, Six Apart, WordPress, AOL… y muchos otros (en castellano, si me permiten la inmodestia, WeblogsSL, desde hace casi un año). Dos de los actores que hoy anuncian su adhesión a la OpenID Foundation, Google y Microsoft, ya habían flirteado con el estándar, el segundo haciendo interoperable CardSpace y el primero admitiéndolo como sistema de identificación en Blogger.

¿Que más puedo añadir que no haya repetido un montón de veces en el último año de OpenId como sistema de identificación distribuido? Me gustaría poder decir que es hora de cantar victoria para OpenId, pero me temo que el apoyo de estas compañías – por muy importantes que sean en la web – no basta, al menos en la forma como lo están haciendo. La mayor objeción que se puede hacer a las distintas aproximaciones que se están haciendo a OpenId es la que comentamos acerca de Yahoo: adoptar el rol de sólo proveedor y no consumidor. ¿Qué quiere decir esto? Pues que todos parecen dispuestos a que te identifiques con el usuario de su servidor en otros servicios, pero no que usuarios de otros proveedores se identifiquen con él en sus servicios (si exceptuamos a Google con Blogger). Falta dar ese paso para que podamos disfrutar de un sistema de identificación abierto y distribuido, sin que ninguna empresa sea dueño de él, y afirmar que 2008 es el año de OpenId.

Más información en Openid.net.

IBM Lotus Symphony, decepcionante

IBM Lotus SymphonySin duda ha sido una de las noticias de las últimas semanas y todavía no la habíamos comentado por aquí. Me refiero a la salida de IBM Lotus Symphony, paquete ofimático resucitado de los años 80, época en la que suposo parte de los desatinos que sacaron a IBM del liderazgo de la industria tecnológica. IBM Lotus Symphony es propuesto como una alternativa gratuita a Microsoft Office, con soporte para OpenDocument y para los formatos anteriores de MS Office y está basado en OpenOffice. Eso no significa que sea software libre, ojo, al código de OpenOffice han añadido código propio que no tiene licencia libre.

IBM Lotus Symphony a quien más se parece es a StarOffice, pero gratis. ¿Por qué afirmo que es un producto decepcionante? Porque apenas aporta nada nuevo, porque quien más va a sufrir su competencia es OpenOffice y, sobre todo, porque no mira más allá del escritorio. Si hay algo de valor en las propuestas ofimáticas alternativas a MS Office de los últimos tiempos es almacenar en en remoto, compartir los ficheros y acceder a ellos desde cualquier equipo. Es a lo que juega Google Docs y a lo que va a tender Microsoft también. El resto ofimática web y hasta Adobe también están centrados en una solución para usuarios en movilidad y siempre conectados, para el usuario de este siglo.

La propuesta de IBM Lotus Symphony me resulta insulsa. Magnífico que cada vez haya más competencia en la ofimática – algo que permiten el uso de estándares abiertos, que la rivalidad esté en los clientes – pero no es un software que pueda uno plantear como una solución de futuro (casi ni del presente). Si se quiere competir, ¿qué tal una versión de OpenOffice más usable y que se integre con servicios de ofimática online?

La descarga de la beta (Windows, Linux) en IBM.com.

Cisco e IBM quieren el gran pastel de la telefonía IP

La telefonía a través de Internet (también conocida por telefonía IP por utilizar el famoso protocolo o por VoIP en su acepción anglosajona) puede ser el próximo gran negocio que se geste sobre la red. De hecho, son ya muchos los que quieren subirse al carro de esto de la telefonía IP: LongHorn traerá facilidades para VoIP, MorPheus toma la idea de Skype de facilitarla mediante redes P2P, la propia Skype la lleva a dispositivos móviles con Wi-Fi, BellSouht ofrecerá VoIP en Estados Unidos, primero para negocios y después a clientes particulares y un largo etcétera. Siendo una tecnología muy utilizada en las intranets de las empresas, existe una dura pugna por llevarla al global de los usuarios de telefonía.

El anuncio (eWeek) de Cisco de IBM de su alianza para desarrollar productos y servicios para la empresa basados en VoIP, les señala como favoritos para salir victorisos de la misma. Aunque no corren buenos tiempos para Cisco, después del robo del código fuente de muchos de sus productos, con esta alianza con IBM en el marco de la telefonía IP para la empresa, se tornan en la referencia al conseguir dar productos integrados que abarcan todas las necesidades de comunicación de una empresa: voz, datos, videoconferencia, mensajería instantánea… y todo con una visión global edsde el hardware hasta el software de la seguridad y la integración. Claro, eso sobre el papel, ahora les queda decidir a los directivos de las empresas si el coste de las soluciones IBM-Cisco les compensa adquirirlas, o si realmente necesitan todo el conglomerado de tecnologías y servicios de IBM y Cisco, en lugar de un software más sencillo.

La amenaza de las patentes software se cierne sobre Europa

A finales del año pasado tuvo lugar el debate sobre las patentes software en el seno de la Unión Europea. La Comisión Europea planteaba una directiva en la que el modelo consistía en el patentado ilimitado de software, aspecto que fue muy moderado por las distintas enmiendas aprobadas en el Parlamento Europeo. Sin embargo ese no fue el fin, aún le queda pasar por el Consejo Europeo, cuya reunión a tal efecto es mañana lunes 17 de Mayo y en el que la actual presidencia irlandesa pretende que se apruebe el modelo de patentado ilimitado del software.

El tema de las patentes software es largo y complejo. La principal razón por la que se articula el sistema de patentes sobre una industria es incentivar la investigación y proteger a los creadores, permitiendo obtener un beneficio a aquellos que produzcan innovaciones. Hay quien incluso proclama a las patentes como medio de defensa de la pequeña empresa respecto del gigante multinacional, que no podría plagiar directamente lo creado por otra.

Uno de los temas fundamentales a la hora de aproximarse a las patentes en el software es qué es realmente lo que se patenta. La directiva menciona a las invenciones que realicen una «contribución técnica», término ambiguo donde lo haya en el ámbito del desarrollo software. Lo cierto es que el sistema de patentes aplicado a la industria del software provoca efectos contrarios a los invocados para su implantación. Se llega a patentes sobre temas tan básicos, sobre aplicaciones directas de principios matemáticos e ideas tan inmediatas, que las posibilidades de innovación se tornan en inexistentes cuando las herramientas y métodos para llegar a ellas ya están patentados. Un ejemplo práctico sería en aquella absurda patente de Microsoft sobre uso de XML en procesadores de textos, como si se hubiese patentado el ponerle líneas a los folios o el grapar los folios con dos grapas en el ámbito de la escritura. En el software se debería optar por un sistema de otorgación de patentes en todo caso muy conservador, puesto que si descendemos a «bajo nivel», los algoritmos que consituyen los programas no son sino funciones matemáticas y las ideas y principios que engendran el software son en muchas ocasiones analogías directas de principios de otros ámbitos trasladados al universo intangible del software. Patentar el uso de la ventana como interfaz o el de mantener pulsada una tecla durante un tiempo para provocar un efecto, es patentar lo evidente.

Otro efecto importante es que los grandes beneficiados van a ser los gigantes de la industria del software. IBM y Microsoft lideran las listas de más patentes por año, auqnue también es cierto que caso Spx se dió el caso contrario: Microsoft se vió condenada a pagar por violación de patente.

En cualquier caso, con un modelo de patentes ilimitado el gran damnificado será el software libre. De aprobarse mañana esta directiva en el estado que la presidencia irlandesa quiere hacerlo, el software libre tal y como hoy lo conocemos perecerá. La posibilidad de reproducir versiones libres de los programas más comunmente utilizados desaparecerá, por lo que sólo los proyectos muy patrocinados por empresas grandes podrán permitirse aforntar el pago de licencias de las distintas patentes.

Las posturas de los distintos gobiernos en el Consejo Europeo es una incógnita en muchos de los casos. Alemania ya ha manifestado su oposición, Irlanda es la gran impulsora de la aprobación. Ni el ministro español, José Montilla, ni Isaías Táboas, jefe del gabinete del ministro, han confirmado aún la oposición de España a esta directiva sobre las patentes del software. Miembros del PSOE a título individual, como el presidente de Extramdura, Rodríguez Ibarra, y miembros del PP como el conseller de Cultura, Educación y Deporte de la Comunidad Valenciana, Esteban González Pons, ya han declarado su postura en contra de la directiva. Izquierda Unida ha tomado esta postura como la oficial de la coalición.

En definitiva, una decisión crucial para el futuro del software, del que los ciudadanos todavía no sabemos qué piensan nuestros gobernantes.

Más información:

Recogidas más de 25000 firmas en contra
Barrapunto
Navegante
FFII
SlashDot

IBM se hace fuerte en la India

No es un secreto que el mercado laboral informático no levanta cabeza desde el estallido del boom de Internet. A dicha crisis se le ha unido durante los últimos años la llamada deslocalización u OffShore que consiste sucintamente en que las grandes multinacionales del sector se están llevando gran parte de los trabajos de desarrollo software a países como India o China. AOL, Google, Yahoo o IBM son algunas de ellas. En Estados Unidos es de tal magnitud la crisis del sector informático que el offshore se está convirtiendo en uno de los temas estrellas de la campaña por la presidencia entre Bush y Kerry.

Sin embargo parece que el éxodo de puestos trabajos no tiene vuelta atrás. Sin ir más lejos, IBM ha comprado Daksh eServices, una de las mayores compañías indias de outsourcing o externalización de servicios. Este tipo de empresas realizan trabajo subcontratado por otras empresas que son sus clientes. Daksh eServices tiene más de 6000 trabajadores y tiene en su cartera de clientes a empresas de la relevancia de Amazon.

Aparte de análisis macroeconómicos liberales que hablan de la bondad del offshore, lo cierto es que los trabajadores del sector cada vez tienen el futuro más complicado. La consultora Gartner predijo hace poco que para el 2010 el 25% de los trabajos de tecnologías de la información en Estados Unidos habrá sido deslocalizado a un país en vías de desarrollo, con preferencias para la India o China.

IBM y HP apuestan por Suse Linux

Al final del año pasado Novell compró Suse, entrando en las distribuciones de Linux una de las más insignes empresas de sistemas operativos. En un mercado dividido en dos frentes, por un lado el escritorio en el que el reinado de Windows sigue prácticamente inalterado, y por otro el servidor en que Unix y Linux tienen mucho más que decir, Novell acaba de dar un verdadero zarpazo al llegar a acuerdos con HP e IBM para certificar y dar soporte de su distribución Suse en los equipos montados por estas dos empresas líderes, respectivamente, en los equipos personales y los servidores empresariales.

HP ya anunció la intención de vender equipos con Linux instalado masivamente en Asia, poniendo los ojos en el escritorio de las empresas. Hasta ahora se había decantado por TurboLinux y Mandrake, otras dos distribuciones, pero el acuerdo con Novell hace que Suse se convierta en el estándar para sus equipos de sobremesa y notebooks.

El caso de IBM es distinto. Hasta ahora en una amplia gama de sus servidores adjuntaban una copia de Suse en CD. El acuerdo les permite llevarlo preinstalado, pero no indica exclusividad y que IBM rompa tajantemente con Red Hat.

Una noticia de impacto en el sector, con varios «afectados». Por un lado Microsoft, al que se pone enfrente un conglomerado de empresas fuertes y con un producto definido, por otro Mandrake y Red Hat que ven reducidas considerablemente su presencia.

IBM augura crecimiento de plantilla

Hasta 15,000 nuevos empleados preveé IBM que contratará en este 2004. La mayor parte irán destinados a las áreas de software y a la de servicos, alcanzando el gigante azul la cifra de 330,000 empleados, la más alta en dicha empresa desde 1991. De ellos ha garantizado que 4500 serán en Estados Unidos, evitando la mala imagen que se están granjeando las empresas que practican el offshore.

Con llevarse 4500 puestos de trabajo a la India, IBM ahorró del orden de 168 millones de dólares anuales. La práctica seguida por otras grandes empresas como Google, Yahoo o AOL ha suscitado una importante reacción en contra y una honda preocupación en el sector, todavía no recuperado de la crisis tras el «Boom de Internet».

Buena noticia por fin con la que empiezan a confirmarse los buenos augurios para el sector de las telecos y las empresas informáticas emitidos a principios de este año. Esperamos que sea la primera de una serie de noticias esperanzadoras para los trabajadores del, cada vez más, alicaído sector de la programación.

Más información: The Register