Songza usando el API de Youtube

Songza

He estado probando Songza un buscador musical que, con un interfaz muy limpio, permite introducir el nombre de un grupo canción y, acto seguido, disponer de un listado de canciones que se ajustan a lo pedido para escuchar desde la misma web. Songza no permite su descarga, pero sí la creación de listas de reproducción, con lo que si te apetece estar un buen rato escuchando Interpol, Los Planetas o el grupo que tu quieras, no tienes más que ir su web y empezar a buscar. Se trata por tanto de un Hype Machine más minimalista, con una interfaz más limpia y una experiencia de usuario realmente buena.

Pero hay algo que no me acaba de convencer Songza. Ellos no hospedan ninguno de los archivos que luego sirven a los usuarios, sino que tiran de los servidores de Youtube utilizando el API que éste ofrece. Aunque al seleccionar una canción ofrecen la posibilidad de ver el vídeo en Youtube, difícilmente esta escasa redirección de tráfico (quien busca vídeos va directamente a Youtube) compense a Google la factura que le costará el streaming de datos que exige Songza. Es uno de los problema de los servicios sobre APIs de terceros: este tipo de relaciones cercanas al parasitismo no son sostenibles en el tiempo. O Songza acabará pagando o Youtube acabará cortando por lo sano. Mientras tanto, que bueno es escuchar cada vez que uno quiera la versión en directo del «Impossible Germany» de Wilco…

Han hablado un montón de blogs sobre Songza: Punto Geek, PixelCo (que da un montón de alternativas), Adictos a la red

Songbird con Hype machine integrado

songbirdEl tiempo pasa y Songbird sigue estando en versión para desarrolladores, lo que se traduce en un consumo bestial de memoria y continuos fallos. Pero al menos hay algunos detalles en la última versión (descargable desde el sitio oficial) que dejan un margen a la esperanza y apoyan la visión de este reproductor de música abierto. Hablo de la integración de servicios de terceros gracias al navegador embebido en Songbird, especialmente de uno de mis favoritos, Hype Machine.

El navegador de Songbird no sólo te permite acceder a páginas, sino que detecta aquellas con enlaces a canciones y te permite reproducir estas directamente, con lo que Hype Machine y otros servicios similares son todavía mejores cuando se accede desde Songbird.

La apuesta de iPod-iTunes es ser el interfaz de la música para el usuario. La fórmula ha funcionado gracias a la gran calidad del reproductor portátil de Apple, creando un ecosistema cerrado con el control de la compañía de Jobs. Por eso la promesa de SongBird como un iTunes libre y abierto a cualquier servicio me parece tan interesante. Los problemas, como casi siempre, son la ejecución y la experiencia de usuario, que en Songbird están muy lejos de ser óptimas.

Hype Machine renovado

Hype MachineVuelve renovado Hype Machine, un servicio que me encantó en su momento y que trae algunas novedades muy interesantes. Hype Machine es un agregador de Mp3blogs, de bitácoras que cuelgan canciones y que son un auténtico paraíso distribuido de buena música. Rarezas, directos, clásicos y todo tipo de canciones seleccionadas por amantes de la música. Seguir todos estos blogs exige un esfuerzo que no todos los usuarios están dispuesto a hacer… y ahí es donde entra Hype Machine.

Entre las novedades está el diseño (cambio a mejor en mi opinión) y la opción de «añadir a favoritos», que convierte Hype Machine en una auténtica gramola. Seleccionas, creas la lista y en cualquier momento la puedes reproducir, música bajo demanda por streaming. También puedes añadir blogs a favoritos para seguirlos, acceder a las fuentes originales y – nueva funcionalidad – espiar que canciones están escuchando el resto de usuarios. También han añadido integración con Twitter.

En el lado negativo, navegar por Hype Machine se ha hecho más lento que nunca. Páginas que nunca acaban de cargar, búsquedas que no se hacen… una lástima este lastre en la experiencia de usuario en un servicio cada vez mejor. A eso hay que añadir que no pueden garantizar que la música va a seguir ahí mañana, agregan enlaces de blogs y permiten reproducir música desde su web, pero en Hype Machine no alojan los ficheros.

Para probarlo, ¿qué mejor que una versión acústica del «There there»?: hypem.

Last.fm y las recomendaciones de vídeos musicales

Last.fm«Vídeo recomendaciones», son lo próximo que va a ofrecer Last.fm. Con la explosión del vídeo en la web, en Last.fm han debido pensar que a partir de lo que uno de sus usuarios escucha y valora (datos que ya tienen), lo mismo que le recomiendan otros grupos (más música) pueden ayudarle con recomendaciones de vídeos musicales (The Register).

Era el paso lógico y no, no va a suponer ninguna revolución, simplemente en Last.fm quieren integrar vídeos como ya hacen otros servicios como Hype Machine (que cada día me gusta más) y no quedarse atrás, en la internet del «texto y el audio». Es, sin embargo, en la movilidad donde creo que se va a disputar la «batalla» entre los servicios de recomendaciones musicales. Tanto porque es el reproductor MP3 y en el móvil donde la gente escucha más canciones como porque en ellos es donde un servicio de recomendaciones es más valioso (tienes menos canciones de tu colección y demandas nuevas). ¿Lo del vídeo? Vale, está muy bien, pero si ya tienen problemas con las facturas de los derechos de las canciones, sumar las de los vídeos y sin que la publicidad en ellos haya despegado.. (acaba uno preocupándose por la salud de los servicios que utiliza, qué cosas)

Hype Machine y los blogs con MP3

Hype MachineHay todo un universo de mp3blogs, bitácoras musicales que ofrecen descarga de canciones y discos a modo de recomendación. Tantos, que seguirlos se hace imposible y ahí es donde entra este Hype Machine, que indexa a dichos blogs y permite hacer búsquedas por intérprete y escuchar las canciones desde su propia web.

Lo mejor de Hype Machine es que ofrece un canal RSS de dicho artista, con lo que uno puede estar informado de lo que cuelgan de él en los blogs. Me ha gustado mucho, sobre todo porque permite acceder a rarezas y piezas difíciles de encontrar que esos melómanos de los «mp3bloggers» suben a sus páginas. También actúa como un medidor de «hypes», construye listas de éxitos según un grupo aparece más en los blogs.

El problema, claro, está en los derechos de las canciones. La ventaja para Hype Machine es que no aloja ningún fichero, sólo se dedica a indexar lo que miles de pequeños blogs cuelgan. Para los que creen en la web como modo de promoción y en la transformación de la industria musical a una basada en ingresos por conciertos, Hype Machine será una herramienta de promoción impagable; para los que sigan creyendo en el pago por escuchar, un invento del demonio. En cualquiercaso, me resulta una herramienta formidable para encontrar música no ya de los hits del momento, sino piezas de nuestros grupos de siempre que no sabíamos ni que existían. Interesante.

Sitio oficial: Hypem.