Hulu Plus, un modelo de televisión por internet

Hulu

Hulu ha dado el salto esperado al pago con el anuncio de Hulu Plus, un servicio de suscripción de diez dólares mensuales. La propuesta de valor de Hulu Plus no se basará en quitar la publicidad – que seguirá estando presente – sino en ofrecer más contenidos (las temporadas completas), con más calidad (en alta definición) y para cualquier dispositivo, desde las consolas de salón hasta el móvil, los tablets o los televisores con acceso a la red. Como hasta ahora, sólo para Estados Unidos.

Lo más interesante de Hulu Plus va a ser constatar el valor percibido por el usuario en lo que a contenidos se refiere. A favor de Hulu está su funcionamiento genial, la aproximación de la experiencia del vídeo online a lo que ha sido siempre la televisión (hacer click y listo, sin complicaciones de buscar, encontrar, comprobar, buscar subtítulos, etc…) y, ahora, la alta definición y el acceso desde muchos dispositivos. Entre ellos están las consolas, que son quienes realmente van a ser capaces de acercarlo donde puede aportar más valor, el televisor del salón de casa. En cualquier caso, la industria parece caminar segura con Hulu, sin necesidad de nuevos intermediarios que se lleven parte del negocio y afinando poco a poco el equilibrio entre ingresos y experiencia del usuario.

En PAid Content añaden una interesante entrevista a Jason Kilar, CEO de Hulu.

Vídeos para alquilar en Youtube, suscripción de pago en Hulu

Hulu

Dos noticias casi simultáneas que apuntan hacia los modelos a los que tiende el vídeo en internet: Youtube comienza con su modalidad de alquiler y Hulu anuncia modelo de suscripción. Ambos movimientos ya habían sido anticipados: el alquiler de películas en Youtube (de momento sólo funciona en Estados Unidos, nada de contenido disponible para IP / cuentas españolas) y Hulu de pago (al final propone un esquema de 10 dólares al mes como tarifa plana).

Aunque las cifras de ingresos / beneficios de Youtube han sido muy discutidas, lo que parece cada vez más claro es que la fórmula de que el vídeo en internet sea gratis y mate varias ventanas de explotación no sea directamente viable para quienes producen contenido «premium». Si la apuesta de Youtube es más bien tímida – poco contenido, escasemente promocionado – lo de Hulu apunta a experimento como señala Gonzalo, toda vez que el análisis de las cifras que hacen en AtD: los productores van a tener que decidir si su apuesta online exige mantener los márgenes que tenían en la televisión por cable y siguen subiendo su apuesta de pago por visión.

Más en cobro por contenidos en la red: el Hulu / iTunes de las revistas

Conde Nast, Meredith, Hearst, Time Inc. y News Corp han confirmado lo que se venía rumoreando desde hace tiempo: la creación de un consorcio para vender contenidos, las versiones digitales de sus revistas. Aunque algunos lo llaman un «Hulu» por aquello de que será lanzado por sus editores (Media Memo), lo cierto es que como producto se parece más a iTunes, puesto que se trata de una apuesta por el pago por contenidos. No hay nombre de momento para esta aventura, pero sí que han dibujado algunas de las claves de la misma: marketplace sin intermediarios, contenidos para todas las pantallas, búsqueda del impacto visual como prioridad y existencia de publicidad muy orientada al branding como la ya presente en sus publicaciones.

No quiero aburrir a nadie con los tópicos sobre el tema de pago por contenidos en internet y los problemas que tienen los medios con estructura de costes enormes para los ingresos en la red. Sólo algún apunte sobre esta iniciativa en concreto:

  • Los editores de revistas no quieren intermediarios que controlen y se lleven una comisión. En ese sentido copian la estrategia de Hulu, pero se van a encontrar con ecosistemas cerrados o controlados, como iPhone y Kindle. El hecho de crear su propia tienda de contenidos les deja fuera automáticamente de los mismos y son dos entornos donde los usuarios están más acostumbrados a pagar que en otros como el PC.
  • Hay un problema de experiencia de usuario. Esta es una variable que, afirman, se van a tomar en serio en el sentido de construir una propuesta visualmente atractiva y multiplataforma. El problema es que los dispositivos en los que piensan para equiparar una versión digital a una revista – la esperada explosión de los tablets – todavía no están en el mercado. Los que sí están son los lectores de libros electrónicos, pero hablamos de pantallas pequeñas, sin color en la mayoría de los casos y con muy pocos usuarios todavía. Otras opciones que podrían considerar son los clientes tipo a href=»https://www.error500.net/articulo/times-reader-del-new-york-times-nueva-versi%C3%B3n»>Times Reader o el uso de interfaces web que simulen las páginas de una revista. La primera aporta cierta mejora de la experiencia, pero exige al usuario del navegador; la segunda es un ejemplo manido de forzar una navegación obtusa renunciando a toda usabilidad.

No lo tienen fácil. Que va a haber propuestas de pago por contenidos en 2010 parece seguro, que estas sean un negocio para los editores y no sólo para los intermediarios no lo está tanto.

Relacionado: La tentación del modelo Murdoch-Bing para los medios

Hulu de pago, con publicidad de internet no se mantiene el show

Hulu

Hulu tendrá suscripción de pago en 2010, es lo que afirma Chase Carey, uno de los «mandamases» del negocio audiovisual de News Corp, una de las empresas detrás del sitio de vídeos de contenidos premium. Sus declaraciones están en Broadcastingcable.com y confirman un escenario que se venía barruntando: a pesar de ser el segundo en el vídeo online en USA en número de espectadores, de vender el CPM más alto del sector y de colocar todo su inventario, los ingresos por publicidad en internet no son capaces por sí solos de sostener a los grandes productores. Si a eso sumamos que con varios millones de televidentes, empiezan a «canibalizar» los ingresos por otras vías, la necesidad de que se ajusten a lo que tenían antes se hace urgente: «estamos cambiando dólares analógicos por peniques digitales».

Relacionado: Freemium como modelo de negocio. Tendencia 2009.

Hulu Desktop para el Media Center

Boxee

Curioso el lanzamiento de una versión de Hulu para el escritorio, disponible en su página oficial, para Windows y Mac y funcionando sólo en Estados Unidos. Y digo que es curioso porque éste Hulu Desktop describe el camino contrario a uno de sus grandes competidores, Joost, que lanzó su versión para el naevgador web, dejando atrás la experiencia del escritorio.

Hay varias razones por las que la gente de Hulu ha podido dar este paso, entre ellas destacaría:

  • La percepción de Boxee como un intermediario inaceptable al que hay que sobrepasar a toda costa. De hecho Hulu Desktop juega algunas de las bazas de Boxee: está pensada para el media center del salón de casa, se puede usar con el mando a distancia
  • Más control, el hacer streaming desde el navegador desplaza parte del control al browser del usuario. Una aplicación en la que dominan todo el proceso de ejecución les abre las puerta a hacer procesos de encriptación difícilmente asaltables por terceros.
  • El mayor problema de una aplicación instalable es precisamente la barrera de entrada que constituye para los usuarios. Hulu primero ha puesto fácil acceder y ahora se plantean montar aplicaciones una vez que tiene la base de usuarios.
  • Mantienen ambas versiones, pero no me extrañaría que su deseo sea a largo plazo apostar por la aplicación, dado el mayor control que otorga. Eso supondría pagar un precio, de entrada estar sólo en sistemas compatibles.

Desde su nacimiento en Hulu han querido las ventajas de la web, pero eliminando a la carta varias de sus características – global, ubicua, integrable en las plataformas de terceros – y con su aplicación de escritorio apuntan un paso más en esa dirección.

Disney entra en Hulu, la industria certifica su apuesta en el vídeo por internet

Boxee

Disney se une a News Corp. y CBS en Hulu como socio en igualdad de condiciones que los fundadores. ¿Qué significa esto? Que Hulu se convierte todavía más en el gran concentrador de contenido premium de vídeo en la web, ese que consigue que la publicidad se venda más cara. También que la situación se complica para el resto de actores aspirantes a agregar contenido de los grandes estudios, entre ellos, Youtube que planea fórmulas de pago, Apple o Amazon y su propuesta de pago por contenidos y otros como Joost que apuntan a quedarse en el camino.

La carta que va a jugar la industria del cine y la televisión es la de prescindir de intermediarios. Vista la esperiencia de la música con los márgenes que ha menajado Apple en iTunes y la dependencia a la que se llegó, Hulu se postula como la referencia a seguir en el negocio del vídeo por internet. Eso no quita para que queden muchas dudas por despejar, entre ellas cuan de relevante llegará a ser el contenidos de los nuevos creadores del vídeo online, cómo va a encajar la propuesta de Hulu con otras formas de explotación como el negocio del cable en Estados Unidos (véase la pelea con Boxee), cómo planean llegar a los márgenes que tienen en las formas de comercialización actuales y, sobre todo, como llegará el contenido al televisor del salón de casa.

Referencias: Nia, Ars Technica.

Youtube hacia Hulu y con pago por ver vídeos

Vídeos patrocinados en Youtube

Google anuncia acuerdo con varios grandes estudios para colgar películas y series de televisión completas en Youtube. Hablamos de actores tan importantes como Sony, CBS, MGM, Lionsgate, Starz, Discovery Channel y la BBC, de entrada hablan de un modelo de acceso gratis con publicidad (Cnet), pero abren la puerta a un modelo de «pay per view» en Youtube basado en micropagos o suscripción (Cnet).

El movimiento apunta claramente a quien está haciendo el negocio del vídeo en internet, que no es otro que Hulu. Youtube tiene los usuarios, el tráfico, pero cuando no ha habido capacidad de generar un modelo de ingresos con el contenido subido por los usuarios, esto se traduce en unos gastos estratosféricos. Mientras Hulu ha conseguido un CPM muy superior a la hora de vender su publicidad, comercializar todo su stock y, además, situarse segundo entre los sitios de vídeo online. Por cierto, de Hulu van a tomar algo más que el albergar contenido de grandes estudios, también las limitaciones geográficas: todas esas películas y series se podrán ver sólo desde Estados Unidos (amén de usuarios avispados con proxy).

La paciencia para conseguir un modelo para Youtube se ha ido agotando. Muchos gastos, pocos ingresos en una etapa con crisis en la que Google ha cerrado servicios y en la que las ganancias han parado de crecer (Uberbin). Además de esta clave interna de Google, podemos hacer una segunda lectura, poco a poco los grandes estudios van imponiendo incondiciones a los intermediarios del vídeo en internet: Vevo y la gestión de su propia publicidad en Youtube son dos ejemplos de ello.

Hulu segundo en el vídeo online y el usuario prescriptor

Hulu

Dos noticias sobre Hulu. Una es que ya en Febrero consiguieron ser el segundo sitio de vídeos – tras Youtube – en tráfico en Estados Unidos, gracias a la SuperBowl (AdAge). Si a eso sumamos el CPM muy superior al que consigue Google, ya sabemos quien está haciendo el gran negocio – de momento – con el vídeo online.

Con este éxito, han dado un paso hacia una «experiencia social», con contactos que se pueden recomendar contenidos y newsfeed de actividades, como explica Uberbin. En este aspecto no es muy diferente a lo que vienen planteando otros, como Boxee, para introducir lo social en medios online, una visión del usuario como prescriptor en la que no sólo recomienda el medio, también lo hacen sus ex-espectadores que pasan a tener una consideración superior.

Relacionada: Boxee en el punto de mira de los productores, expulsada de Hulu

Boxee en el punto de mira de los productores, expulsada de Hulu

Boxee

Llevo unas semanas probando Boxee y el resultado, para ser una alpha, está siendo bastante satisfactorio. De hecho, la prueba de que Boxee tiene algo que decir en el futuro de la televisión e internet está en que los proveedores de contenido de Hulu han empujado a los responsables de éste a impedir que sus vídeos se puedan ver a través de Boxee. Boxee ofrece una experiencia muy interesante basada en el acceso a contenidos locales y en streaming, incluyendo hasta ahora Hulu como un canal más. En su blog explican la decisión y en el Boxee está la réplica.

Esta situación viene a demostrar que, por por muy bien que vaya Hulu, la rentabilidad que obtienen las productoras con la distribución «tradicional» es muy superior. Y, entendiendo que Boxee puede ser una amenaza para la televisión por cable, han forzado que sus contenidos salgan de la oferta de este media center. Al final, los usuarios perjudicados y el equilibrio entre ingresos para los productores y creadores con la apertura de las nuevas formas de distribución, por descubrir.

Sling: Hulu + tu televisión y contenidos de casa

Sling

Hoy ha visto la luz Sling, un nuevo servicio puesto en marcha por SlingMedia que toma muchos elementos del modelo Hulu: contenidos de grandes estudios (Warner, Sony, y MGM, con la CBS en exclusiva) y al que añaden el de otros actores más pequeños como College Humor, restricción geográfica para ser accesible sólo desde Estados Unidos con vídeo bajo demanda en streaming vía web, visualizaciones gratuitas e ingresos con publicidad.

Hasta ahí podríamos concluir que Sling es un Hulu para la gente que le gusta la CBS, pero hay un aspecto adicional que lo distingue, como es la integración con SlingBox. Básicamente lo que permite Slingbox es acceder al contenido de la televisión de casa (ya sea TDT, por cable o por satélite) desde un ordenador o un móvil con conexión. Si bien la idea original es esa – poder ver los canales que tienes en casa incluidos los de pago y con opciones de PVR aunque estés fuera – algunas versiones de SlingBox (concretamente la Pro) permiten distintas entradas de vídeo, entre las que podrían estar un disco duro multimedia o un Media Center. Claro que este último caso de uso es la excepción, requiere tener no sólo el Slingbox (que cuesta su dinero) enchufado al router, sino también conectado el equipo o disco duro… y encendidos ambos.

¿Conclusión? Sling explora un concepto que hemos visto recientemente con Lala en la música online, ofrecer una plataforma de contenidos premium desde la que el usuario también puede acceder a lo que ya es suyo. El objetivo no es otro que ser el interfaz entre el usuario y los contenidos, «que acceda a lo que quiera mientras sea a través mío, que cuando busque algo que no tenga yo se lo ofreceré, ya sea de pago, ya sea gratis con publicidad».

Por cierto, en cuanto a SlingBox, hace un par de meses que están en España. Tengo pendiente probarlo desde entonces, aunque que nadie pierda la pista de un servicio como Orb, muy interesante y que merece un análisis detallado.

Artículo relacionado: X-Series con SlingBox, Messenger y Skype.