Google Wave, ¿los usuarios de veras quieren colaborar?

Google Wave

Todavía no sé qué pensar sobre Google Wave, el invento de Google que llevo unos cuantos días probando. Sí que tengo el presentimiento de que va a cosechar más decepciones que aplausos de entrada entre el público general y no sólo por las gigantescas expectativas que algunos no se cansan de intentar generar, sino por el concepto en sí: Google Wave es una herramienta para colaborar, para el trabajo en grupo y entiendo que la mayoría de la gente sencillamente no colabora con otros nunca o casi nunca en comunicaciones online.

Puede que en parte se deba a que algo tan innovador tiene una curva de aprendizaje a considerar, o puede que no sea eso lo que provoca el desconcierto de los primeros días de uso. Puede que sencillamente, Wave no va a ser un producto que sustituya o que siquiera llegue al mismo tipo de público que el correo electrónico. Porque comunicarnos sí es algo que hacemos todo, desde el primer gruñido del día, y por eso se sigue utilizando el mail a pesar de los pesares. Pero ¿trabajar juntos y colaborar? Hay casos de uso interesantes, claro, podemos pensar en documentos que varios preparan y varios revisan, listas de correo a cuyos miembros encaje el interfaz de Wave (y entiendan como funcionan), ciertos tipos de reunión sustituibles barruntan algunos (aunque me pregunto que tendrá Wave que no tenga Yammer o Messenger para sustituir una reunión) y muchos ejemplos más, pequeños subconjuntos al fin y al cabo del total de casos de uso para los que utilizamos las herramientas que Wave integra: correo, chat, compartir documentos, vídeo, etc… sin necesidad de complicarnos tanto.

Más allá de que Wave esté muy verde, que lo está, de todos los fallos y problemas de una versión alpha, mi sensación es que quiere resolver un problema que pocos tienen a día de hoy , como colaborar mejor a través de internet. Probablemente esté equivocado, es a lo que uno se arriesga hablando de chismes como este cuando aún ni siquiera está en abierto, puede ser que el día de mañana la tendencia al «groupware informal» y al trabajo en grupo sea mucho más habitual, pero de momento no iría albergando expectativas revolucionarias sobre Wave, más bien al contrario.

Relacionados: Google Wave, de esas cosas que hace Google, Google Wave y Chrome dentro de Explorer.

Google Wave, de esas cosas que hace Google

Google Wave

Google Wave ha sido la noticia estrella del «Google I/O», evento para desarrolladores de la compañía del buscador y a la que han colgado – tras apenas haber mostrado un vídeo y explicado un poco el funcionamiento – el sambenito de «revolucionador de las comunicaciones en internet». Casi nada.

Lo primero que puede uno decir es que Google Wave es difícil de explicar porque es difícil de entender. Si acaso podríamos intentarlo diciendo que su objetivo es unificar las herramientas de comunicación online e integrar en ellas las de colaboración y groupware (trabajo en equipo): correo electrónico, mensajería instantánea, publicación de contenidos, formularios, encuestas, mapas colaborativos, documentos compartidos… todo es una wave, un elemento susceptible de ser compartido, editado de forma colaborativa y embebido en otras webs. Hay análisis más detallados de lo que ofrecerá, por ejemplo en Cristalab, Genbeta y en O’reilly.

Google Wave no se queda en un servicio «a lo GMail», va un paso más allá, su propuesta es la de una plataforma sobre la que se podrán integrar servicios adicionales mediante API, además de ser un proyecto libre del que proveerán el código para que cada uno pueda instalarlo en su servidor privado. En su vocación de que construyan aplicaciones encima y en la aglutinación de funcionalidades en lugar de la apuesta por la simplicidad, la verdad es que me han recordado más a la forma en que Microsoft afronta los proyecto (en que van a ofrecer el código libre no, claro), algo en lo que no soy el único. Por momentos – a pesar de afrontar problemas bien diferentes – me recordó a como está concebido Live Mesh.

Y poco más que añadir. Realmente mi impresión es que Google Wave es una de esas cosas que hace Google, lo que no quiere decir que vaya a ser un tremendo éxito, pero sí que define su concepción: un proyecto de creyentes en la red para creyentes en la red, con el atrevimiento suficiente como para pretender «reinventar el correo electrónico y las comunicaciones online». Puede que por complejidad – hacer diez cosas a veces implica que tienes otros diez servicios que hacen una muy importante mejor que tú – que Google Wave acabe pasándose de frenada, pero de lo que no cabe duda de que es el tipo de proyecto que definen a una compañía.

Para los más interesados, el vídeo de la presentación:

Yahoo compra Zimbra

YahooParece que Yahoo anda muy activa tras el regreso de Jang, SmartAds y Yahoo Mash muy probablemente sean proyectos ya empezados antes del cambio de CEO, pero la adquisición de BuzzTracker (Loogic) y la compra de Zimbra anunciada hoy parecen formar parte de la nueva estrategia.

Zimbra es un sistema cliente/servidor para correo electrónico, contactos y calendarios para el groupware que se postula como competidor de Microsoft Exchange. Posee un cliente web realmente potente, casi a la altura de lo que ofrece Outlook aunque con características que recuerdan a GMail (se puede acceder a una demo aquí), push email, sincronización con blackberrys y funcionamiento offline a través del Zimbra Desktop (después de google).

Y, lo más interesante, Zimbra es software libre. Con un modelo de negocio basado en una versión extendida por la que cobran 25 dólares por año y usuario, a la que dan soporte. El movimiento de Yahoo – según All Things digital habrían pagado 350 millones de dólares por la compañía – les sitúa en el mercado del software para empresas, con una óptica similar a la de Microsoft en torno a lo que sería el futuro de las aplicaciones offline / online y en el que Google lleva tiempo intentando entrar merced a su Google Apps. Desde luego, algo completamente diferente a la inercia a la que nos tenía acostumbrados Yahoo.

De Excite a los wikis y el groupware

Los creadores del buscador Excite, más tarde reconvertido en portal, Joe Kraus y Graham Spencer, se han embarcado en una nueva aventura profesional. En esta ocasión se trata de una herramienta de groupware o trabajo colaborativo para el desarrollo de aplicaciones web llamada Jot Spot. Este Jot Spot apuesta por los wikis como plataforma para el groupware, integrando el correo electrónico, documentos Word y hasta de CRM (Salesforce) con ellos en la misma aplicación web, permitiendo el acceso vía RSS. Con esto confían en que Jot Spot facilite la construcción de aplicaciones web, disminuya el tiempo de desarrollo y permita una mayor integración con otros datos.

Excite fue uno de los grandes éxitos comerciales de la época de la burbuja «.com». Fue vendida a @Home en 1999 por 7200 millones de dólares, aunque este proyecto quebraría años después. Finalmente el buscador AskJeeves lo compró por 343 millones de dólares en Marzo de este año, tal como cuenta News.com.

Dos de los grandes, Kraus y Spencer, el primero de ello tiene un weblog muy interesante llamado Bnoopy, en un nuevo proyecto que tiene muy buena pinta. El uso de wikis y sindicación de contenidos es una apuesta segura para la difusión y mejora de la comunicación de le información y a buen seguro de mucho menor coste y menos pesadas que las soluciones tradicionales como Lotus o las de Microsoft.