+1 de Google ¿qué incentivos hay para usuarios y páginas?

Google presenta «+1«, una funcionalidad en fase «experimental» por la cual los usuarios podrán votar los resultados de la búsqueda o desde páginas web – esto en el futuro – de forma que impactará en los resultados de búsqueda de sus contactos. Es un nuevo paso hacia la búsqueda social por parte de Google, algo con lo que no van a parar y que se entiende de inmediato por qué lo persiguen: mejorar el buscador gracias a la personalización vía filtrado por tus contactos y tener mucha más información del usuario sin tener que depender de un tercero (Twitter, Facebook) para ello.

El beneficio para Google está claro, donde creo que hay dudas es en el retorno para que usuarios y webs adopten el sistema. Para los primeros, de entrada, el botón de «+1» está en un contexto difícil de encajar: en la página de resultados todavía no sé si la información que voy a obtener es buena o no. A eso hay que sumar que la gratificación no es inmediata, al contrario de lo que sucede con Facebook o Twitter en los que ese «aquí os traigo algo divertido / interesante» es el gran motor del «compartir». Para las páginas el adoptar el futuro botón sí que tiene un incentivo más claro: el SEO. Si Google acaba utilizando este dato como relevante en el posicionamiento, habrán conseguido justo lo que ha permitido a Facebook alcanzar integraciones tan potentes en sitios de terceros, dando una vuelta de tuerca completa a las técnicas de posicionamiento: ganará en buscadores quien tenga más usuarios recurrentes que aprueben el contenido que reciben.

En todo caso, que haya un incentivo para integrarlo en la web no significa que lo haya para que el usuario haga click en ese «+1»: no sé cuando mis contactos / seguidores lo van a ver, o si van siquiera a hacerlo en algún momento. Sólo sucedería cuando hiciesen una búsqueda relacionada en la que esa página tuviese posibilidades de aparecer… algo que puede suceder dentro de un día, un año, o nunca. Mientras, el enviar a Twitter o Facebook sigue teniendo esa gratificación inmediata

Google a por la búsqueda social (y personalizada) en serio

Api social Google

Google lleva aproximándose a «lo social» varios años. Por un lado lanzando productos de muy escaso éxito (Wave, Buzz), por otro haciendo social su plataforma, aspecto en el que va a hacer una apuesta realmente en serio tras el lanzamiento de Social Search hace dos años.

El principal cambio es que Google destacará en los resultados y utilizará para valorar el posicionamiento los compartidos de nuestros contactos, contactos que pueden ser de varios servicios sociales (Twitter, Flickr, los de Google… pero no Facebook), que Google identifica a partir de las cuentas que agreguemos a nuestro perfil. El gran cambio en las búsquedas sociales de Google es que hasta ahora se valoraba el contenido generado por nuestros usuarios y ahora también hará lo propio con el compartido.

Muy interesante el movimiento, muy en la línea de la filosofía de que lo social es una capa de todo producto más que un nuevo producto específico (donde Google nunca lo ha hecho bien). Con él, además, arman una buena defensa ante la alianza entre Facebook y Bing y nos presentan un futuro mejor para el posicionamiento en buscadores: mejorar en los resultados a través de las preferencias de gente real.

Más información en SEL y google.com

Google Social Search, lo social es un complemento en el buscador, no un producto en si mismo

Google buscador social

Anuncio de «experimento» en los Google Labs llamado Google Social Search, que añade a los resultados enlaces, contenidos y actualizaciones de estado de nuestros contactos en distintos sitios sociales. Para activarlo en esta fase, hay que ir a google.com/experimental/, tener un perfil en Google con la cuenta en inglés y escoger Google Social Search como proyecto en el que se participa.

De dónde salen los contactos

Resulta interesante comprobar quién piensa Google que son tus contactos, a los que asume como fuentes fiables y relevantes de contenidos. De entrada parte de los de GMail y Google Reader, pero también los de aquellos servicios que hayamos añadido al perfil de Google. Algo que sorprenderá a muchos es observar como Google encuentra a quienes uno tiene en Twitter o Flickr, lo hace mediante su propia API basada en XFN y FOAF, accediendo a perfiles abiertos en la red. Otro hecho destacado, Google expande las fuentes fiable a «los amigos de tus amigos», algo inspirado en lo que hacía Friendfeed.

Los límites de los buscadores sociales

El concepto de «buscador social«, no es nuevo. De hecho, podemos enumerar más de un proyecto basado en aquello de que los resultados deberían calcularse en función de lo que recomiendan mis contactos: My Web.20 de Yahoo, Wink, Air Find y, más recientemente, Wikia, han fracasado a la hora de construir un buscador a partir de un modelo alternativo a Google basado no tanto en los enlaces de las webs, sino en lo que deciden tus contactos.

Los motivos son varios, como comentamos cuando Google anunció sus planes de buscador social. De entrada, hay millones de usuarios con ninguno o pocos contactos, a los que hay que añadir a los que pretenden usar el buscador de forma anónima. El perfil de super usuario que participa en montón de servicios y que tiene decenas de «amigos» en ellos no es tan habitual, de hecho son redes como Tuenti y Facebook quienes tienen masa crítica de «usuario normal» con contactos, pero lo guardan celosamente fuera de la vista de los buscadores.

A eso hay que sumar algo importante: mis contactos no saben de todo, de hecho es muy difícil averiguar de qué temas es experto alguien. Es más, lo habitual es tener en el perfil agregados a muchos por motivos puramente afectivos o por interés personal, no por considerarlos una buena fuente de contenido (esto es más acusado quizás en las redes tipo Facebook y menos en Twitter). Tengo un amigo que me recomienda muy buenos bares de marcha, pero al que le gustaría ir a ver la nueva de Rambo: quiero que me influya cuando busque sobre antros nocturnos, pero no en páginas de cine. La probabilidad de añadir ruido a los resultados es muy alta.
Api social Google

La solución de Google a los problemas de los buscadores sociales

Google plantea dos soluciones: partir de los contactos en múltiples servicio (no tienen los de Facebook) y de expandir esta red y que lo que ellos compartan sean un complemento de los resultados de búsqueda y no un producto nuevo. Esto compensa los escenarios en los que no tenemos nadie experto en un tema entre nuestros contactos y los resultados normales de Google nos aporten más que lo compartido por contactos.

Aún así, lo realmente valioso sería que el buscador ordenase por conocimientos, que cuando busque críticas de películas me mostrase lo que ha comentado / compartido un experto en cine, pero a día de hoy Google no tiene como saber esto, no tiene algoritmo para decidir sobre la autoridad de personas como el que tiene para la autoridad de páginas web.

Horizonte a corto y medio plazo

Mi impresión es que estamos ante el enésimo movimiento defensivo de Google en los últimos tiempos. Este es el tipo de producto que se podría esperar de Facebook si quisiera entrar en el mercado de las búsquedas, ya sea directamente o asociado a Bing. Por otra parte, automatizar lo social y ofrecer resultados relevantes es una tarea que se antoja muy difícil de conseguir a día de hoy y, tras ver el experimento de Google Social Search, cabe concluir que lo mejor que podemos hacer cuando queremos resultados humanos, respuestas de nuestros contactos, es ir a Facebook, Tuenti, Twitter o nuestro blog y preguntar. Google lo aborda lo mejor que puede, plantea soluciones que el resto de empresas que han intentado los buscadores sociales no han conseguido articular, pero aún así comparte problemas con el nuevo hype de «el tiempo real»: la dificultad de extraer valor del ruido.