El patrón de los cierres de servicios de Google

Curva de cierres de Google

Extenso estudio en Gwern sobre las características y momentos en que Google ha cerrado servicios. Son sólo el 35% – a pesar de que el impacto de la noticia de su fin pueda llevarnos a pensar en que es más habitual – y entre los que sobreviven encontramos el siguiente patrón: tienen ingresos directos, no son adquisiciones, fueron lanzados en los primeros años de Google y no están relacionados con «lo social»

El estudio va mucho más a detalle e intenta sacar conclusiones sobre como ha cambiado la visión de Google, cómo ha tenido una etapa más experimental que parece haber tocado a su fin y, quizás esto no lo subraya suficiente, como el cierre de servicios relacionado con lo social hay que interpretarlo como asunción de fracasos y no como una renuncia a este mercado (como demuestra su apuesta por Google Plus)

Relacionado: El modelo Google Reader era imposible (y lo seguirá siendo)

«Early adopter» ¿te fías de Google tras cerrar Reader?

Sigo pensando que la mayoría de ataques a Google por el cierre de Reader no son razonables, pero hay un aspecto que creo que merece la pena destacar y no es otro que el clima de opinión suscitado entre los «early adopters» de tecnología.

Ese perfil de usuario tiene mucho solape con el de lector RSS y es un público crítico para cualquier empresa de tecnología. En unas semanas planeas sacar Keep, una especie de alternativa a Evernote con elementos – dicen – de Pocket y para que coja tracción el primer público objetivo es ese dispuesto a probar cosas nuevas, a invertir tiempo para estar atento a la innovación… y es precisamente el que ahora se encuentra desencantado con el cierre de Reader.

Mi impresión es que estaríamos ante un alejamiento más emocional que racional, después de todo Google permite la exportación a otro servicio de las suscripciones, algo que minimiza el impacto cuando menos. De hecho creo que los argumentos para cerrar las puertas a este presunto Keep tendrían más que ver con diversificar proveedores (uno al menos intenta no tenerlo todo de las mismas compañías) y con acertar con el enfoque del producto (de entrada eso de mezclar Pocket y Evernote no lo veo demasiado claro)

El modelo Google Reader era imposible (y lo seguirá siendo)

Google Reader adiós

Imagino que ya andarán enterados de que Google cierra Reader, el mejor agregador / lector RSS que ha existido nunca y que tantos años de gran servicio nos ha prestado. Gratis. Sin publicidad.

Quería remarcar estos dos últimos puntos para intentar sacar el debate del momento de cabreo (Google es muy malo por no darnos indefinidamente un servicio gratuito) e intentar llevarlo a analizar si el modelo de Google Reader es viable o siquiera mínimamente razonable. Porque creo que hace mucho tiempo que no lo era.
Sigue leyendo «El modelo Google Reader era imposible (y lo seguirá siendo)»

Google sacrifica lo social de Reader en el altar de Google Plus

Cuando en 2008 Google añadió los «compartidos» en su lector RSS hizo una muy acertada lectura de hacia donde caminaba el consumo de la información: cada vez más hacia utilizar a nuestros contactos como filtro del contenido. El problema para Reader sería que su perfil de usuario – super consumidores de información – nunca ha llegado a ser mayoritario y el filtro de los contenidos ha ocurrido en otros contextos, redes sociales y, sobre todo, Twitter.

Ahora anuncian que, manteniendo el servicio, se cargan su parte social para llevarla a Google Plus… y añaden que a quien no le guste el envite, que puede exportar sus datos y llevárselos a otra parte. Creo que Google no puede dar un mensaje más claro, lo fían todo a Google Plus y están dispuestos a darle el disgusto a la base de usuarios de la parte social de Google Reader con tal de llevarse una parte a su nueva red social.

Google Reader entre Digg y los contenidos personalizados

People en el Google Reader

Desde hace años venimos comentando que Google tenía con Reader la forma de crear un Digg semi distribuido, a partir de las lecturas, votos y compartidos de sus usuarios. Anuncian hoy dos novedades muy interesante para todos los que somos usuarios de este lector de feeds, la sección con los artículos más populares a partir de las acciones de su base de usuarios y ordenación «mágica» de los artículos de las fuentes que tengamos agregada basada en nuestras acciones anteriores (si hemos dicho que algo nos gusta y lo hemos compartido).

Las novedades en Reader me parecen interesantes pero algo desfasadas respecto a cómo está evolucionando el estado de «compartir y valorar enlaces». A la hora de armar un Digg el planteamiento es «un usuario, un voto», sin tener en cuenta quien sabe de qué o si como usuario valoro mucho el criterio de algunos otros pero no de todos. Demasiado simple y sin visibilidad fuera de Reader, una fuente de ruido para cuando uno busque entretenimiento.

La opción de personalizar el orden en que se muestran los artículos de las fuentes agregadas en Google Reader también me gusta como concepto, pero llega muy tarde – SearchFox lo tenía cuatro años – y mientras los usuarios han ido cambiando los últimos años: se comparten más enlaces en otros sitios (blogs, twitter, redes sociales), se comentan allí, se redistribuyen allí… por muy social y personalizado que lo vistan, los agregadores RSS tienen muy complicado salir del nicho de super consumidores de información en el que se han instalado. Google Reader sigue siendo el mejor de su categoría, máxime cuando Bloglines parece un cadáver andante, pero el consumo de información personalizado para el gran público difícilmente podrá articularlo un servicio lector de RSS.

Más sobre Google Reader y su potencial: Compartidos en Google Reader y Digg, Google Reader, lo que quiere y lo que puede ser,

Google Reader, lo que quiere y lo que puede ser

People en el Google Reader

El equipo de Google Reader introduce cambios en el lector-agregador de RSS con vistas a no quedarse atrás en una carrera que está empezando a perder, la de ser la herramienta con la que la gente comparte sus enlaces. Las novedades más significativas son un buscador de usuarios que estén usando el servicio y a los que seguir (basado en el perfil de Google), posibilidad de crear grupos para manejar la privacidad de tus compartidos, el poder compartir el estado a lo Twitter y la introducción de votos en forma de «Likes» al estilo de Friendfeed y Facebook. Las novedades al completo, en su blog oficial.

La introducción hace más de un año de los compartidos en Google Reader me resultó una de las funcionalidades más brillantes que se ha añadido a servicio de este tipo. Gracias a los enlaces que comparten mis contactos no sólo amplío las posibilidades de descubrir buenos contenidos y publicaciones, sino que además puedo filtrar fuentes de las que no me interesa todo, sino sólo lo que alguien destaque como especialmente bueno. Sin embargo, Google Reader sigue la condena de los lectores/agregadores RSS tipo Bloglines, son un servicio para usuarios técnicos avanzados y donde la gente normal no sólo no está compartiendo sino que no lo está usando.

Hasta Google parece contar con ello al promocionar mucho más iGoogle, Reader está en la liga de Delicious y los servicios que no salen de los usuarios avanzados de la web, sector en el que además FriendFeed y Twitter le están restando tiempo de navegación de usuarios y, lo más importante, son lugares donde se comparten más enlaces con la ventaja en el caso de Twitter de que se hace en abierto en un lugar donde los usuarios pasan mucho tiempo. Esta constante se repite con la «gente normal / usuario no avanzado», que está compartiendo enlaces en Facebook, el sitio donde pasan más tiempo, en lugar de ir a un servicio especializado. Para rizar el rizo, la página pública de compartidos de Reader cada vez tiende más a un servicio tipo Tumblr, pero con menos posibilidades.

Las nuevas funcionalidades de Google Reader no están mal, pero hay cosas que Reader no puede ser por más que quiera, Twitter, Friendfeed y Tumblr todo en uno es algo que se antoja imposible, con el resultado de quedarse a medias en todo. Sigue siendo la mejor herramienta para consumidores masivos de información, pero los usuarios normales comparten enlaces donde pasan más tiempo – Facebook – e incluso los avanzados prefieren hacerlo en Twitter, donde tienen el resto de sus conversaciones públicas.

Por cierto, mis compartido están en Reader/a.ortiz.

El fin de Bloglines

Bloglines es un cadáver andante. El que antaño fuese el número uno del mercado de agregadores y servicio predilecto de muchos «early adopters» (entre ellos, un servidor), hoy se arrastra, víctima del abandono de Ask, su comprador. Por un lado, hace más de un año que plantearon varias novedades, sin que las hayan incorporado; por otro, la frecuencia de errores en el servicio raya la completa dejadez por parte de sus responsables. Hace semanas que no recogen las actualizaciones de varios blogs de Weblogssl y ningún mensaje que les envíes consigue que atienda el fallo.

Una verdadera pena, hace mucho que me pasé a Google Reader pero siempre he tenido ganas de volver a Bloglines. Cada vez que han amagado con una nueva funcionalidad, vuelvo a entrar con mi cuenta de siempre… pero luego te encuentras el mismo interfaz obsoleto de hace años, funcionalidades penosamente resueltas como sus compartidos y errores por todos lados en feeds RSS importantes. Definitivamente, no parece que haya nada capaz de salvar Bloglines, hasta el logo parece sacado de una página personal de los 90.

Imagino que parte del problema es que no se haya encontrado un modelo de negocio para los agregadores RSS, a los que añadir publicidad es problemático (no deja de ser coger contenido de otros y meterle tus anuncios). Por desgracia en Ask nunca han apostado por utilizar Bloglines como herramienta para construir otros servicios y no como fin en si mismos: desde un buscador personalizado hasta un Digg distribuido, pasando por una página de inicio que aprendiese de nuestros intereses. En este sentido Google, sin ser demasiado agresiva, se ha comido a su competidor en un par de años, a pesar de que la primera versión de Google Reader era bastante mala. La actual, teniendo un gran potencial todavía sin explotar, está años luz por delante de Bloglines; su última funcionalidad, los compartidos con comentarios, supone un acierto respecto a la visión de como consumir contenidos, de forma social mediante prescriptores.

El colmo para el agregador adquirido por Ask lo recoje TC: el fundador de Bloglines comentando que no quiere acabar pasándose a la herramienta de Google, pero que si Bloglines continúa «apestando», lo hará.

Google y la compra de Digg

Google diggRegresa el rumor de la compra de Digg por parte de Google, esta vez de la mano de TC que cifra el traspaso en 200 millones de dólares, afirmando que se encuentran en las «negociaciones finales».

Confieso que la compra de Digg por parte de Google sería una sorpresa para mí, que no logro acertar con las razones por las que Google necesita este agregador social de noticias. Se lleva rumoreando tiempo que querían añadir votaciones de los usuarios a Google News, cuyo algoritmo de ordenación de fuentes en las noticias es lamentable, todavía después de años de funcionamiento. Otra posibilidad, como comenta Enrique sería la de incorporar conocimiento que no tiene: que los algoritmos que gobiernan los agregadores sociales sean tan complejos que para Google resulte mejor comprar que desarrollarlos. Sinceramente, lo dudo mucho, ni creo que sean tan complejos ni que a Google le costase hacer su Digg particular si lo necesita o añadir votaciones a las búsquedas.

Queda comprar el sitio, la atención concentrada en Digg y las impresiones publicitarias en él, que ahora gestiona Microsoft. Bajo esa lógica, debería ser la empresa de Redmond la más necesitada en hacerse con Digg y no Google, que fácilmente podría crear el suyo. Yahoo, por ejemplo, creó su propio Yahoo Buzz y AOL sacó su propio Digg bajo la marca «Netscape» (luego lo rebautizó como Propeller). Es más, sigo pensando que Google podría montar un Digg a partir de Reader con pasmosa facilidad. Lo dicho, parece probable que Google compre Digg, pero las razones y el sentido de esta adquisición siguen siendo un misterio para mí.

Postrank de AideRSS

PostRank en Google Reader

Hace tiempo que tenía ganas de hablar de AideRSS, un agregador de canales RSS que intenta «medir la importancia» de cada artículo y ordenar los contenidos en función de ello. Para ello tienen un sistema llamado PostRank que tiene en cuenta varios factores: enlaces entrantes, veces que ha sido anotado en del.icio.us, los comentarios, si está en Digg o si alguien lo ha puesto en Twitter. Ahora han añadido las lecturas desde otros agregadores (por ejemplo Google Reader) o en lecturas en la propia página fuente (te dan código para añadir) como elementos para la puntuación. Con PostRank, configura una portada diferente al del resto de agregadores de canales RSS clásicos tipo Bloglines, en los que la organización de la información es por fuentes. Hasta cierto punto, tiene elementos en común con el desaparecido SearchFox.

El problema de AideRSS es que como servicio para el usuario final no es demasiado brillante, ni cómodo para leer muchas fuentes. Lo bueno es que ahora sacan PostRank como API integrable en cualquier otro servicio. ¿Qué puede ofrecer esto? Pues cosas tan interesante como te muestre sólo los artículos de cierto nivel de una fuente (algo que se consigue con la extensión para Reader), es decir, indicar un umbral de valoración mínimo a la hora de mostrarnos noticias de un determinado canal RSS (lo llaman Thematic Postrank).

Postrank de AideRSS es otro esfuerzo más por intentar ayudarnos en el mar de infoxiación en que nos movemos. Tiene algunos elementos interesantes – sobre su objetivo de discriminar lo mejor de una fuente que ofrezca muchas noticias al día – pero también serias limitaciones: realmente mide la popularidad de una forma algo gruesa y es muy dependiente del tiempo, un artículo recién publicado puntuará mal en Postrank de cualquiera de las maneras. Me sigue gustando más algo valorado por mi red social (compartidos de Google Reader), aunque tenga que trabajarse mucho todavía esta idea.

El anuncio en el blog de AideRSS.

Google Reader empieza a mostrar todo el potencial que tiene

notas Google Reader

Google Reader añade anotación de noticias y personalización de la página de compartidos. Es más, ofrecen un bookmarklet para añadir y anotar las páginas a las que no accedemos desde el agregador, al más puro estilo del.icio.us o, sin ir más lejos, Google Notebook, servicio al que «pisa». En varios de los análisis de las nuevas funcionalidades (MicroPersuasion, por ejemplo) apuntan a que se parece a la posibilidad de compartir enlaces en FriendFeed, pero sin permitir conversaciones tal como allí se hace…. lo que supone que los comentarios en blogs y demás webs empezarán a estar distribuidos.

Google Reader es un servicio con potencial brutal, como en su momento fue Bloglines. Tener en tu mano el interfaz mediante el que millones de lectores acceden a sus lecturas es un arma que creo que se ha subestimado durante mucho tiempo. Vale que no hay un «modelo de negocio directo» (al final trabajas con contenidos de terceros y eso cierra la puerta a añadir publicidad de forma directa sin su permiso), pero Google Reader podría ser desde un digg distribuido (ReadBurner va de eso) hasta la experiencia que ya comienza a proporcionar: un servicio de consumo de medios social, con recomendaciones y comentarios por parte de los contactos (aunque parte del problema de que la red social basada en GMail no sirve).

Queda mucho que afinar (que no me ofrezcan lo que comparten todos mis contactos, sino que agregue en función del número de compartidos y el expertise de cada uno de ellos), pero sin duda Google Reader se reafirma como un servicio más que notable y con mucho potencial todavía por desarrollar.

Por cierto, mi página de compartidos de Reader es ésta, estilo «ninja». Permite suscribirse y acceder a los comentarios/ notas. La captura es de los compartidos de Albert y el anuncio oficial está en el blog correspondiente.