A 16 días de la entrada en vigor del canon AEDE

Google News

A 16 días de la entrada en vigor del canon AEDE, la «tasa Google se quedó sin nombre. ¿Las reacciones de más queja y de apariencia de que no tenían un plan B al «vamos a sacarle la pasta a Google» son el reflejo de que nunca se creyeron lo que desde Google llevan repitiendo desde hace meses, que antes de pagar cerraban?

A 16 días de la entrada en vigor del canon AEDE, las declaraciones del ministro Soria más interpretadas o menos, dejan claro que el «sector» para el gobierno no son la mayoría de editores ni las empresas «digitales», es AEDE. Y que si hay que cambiar algo será después de que hablen entre sí. Y con nadie más.

A 16 días de la entrada en vigor del canon AEDE, el discurso que mantienen es que «repetirían exactamente lo mismo» que han hecho. Es curioso que justo tras conseguir forzar una ley hecha a medida, su discurso sea el de «somos la parte débil» y que lo que les mueve es «la defensa de los ciudadanos» ¿??¿ o han acabado aceptando que «aquí manda Google» o han identificado su negocio con el interés general. O las dos cosas.

A 16 días de la entrada en vigor del canon AEDE todavía no sabemos quién pagará cuánto ni cómo ni a través de qué ni quién recibirá ese dinero derivado del canon. Las previsiones optimistas es que llegará en Junio, pero es efectivo desde el 2 de Enero que es cuando entra en vigor la ley (sí, habrá gente que empezará a generar una deuda imposible de cuantificar a priori). Tras el cierre de Google News se acabó la vaca lechera prevista, ahora sólo nos queda amenazas para actores mucho más pequeños como Menéame que ni pueden ni van a pagar, inseguridad jurídica para todos (medios incluidos), incentivos para no montar ni una empresa online en España y un ridículo internacional humillante para todos menos – parece – para el gobierno que parece estar acostumbrado.

Hablando – todavía más – de AEDE, nueva LPI y Google News

google-news-gaza2

En Europa Press me entrevistan junto a Javier Sanz de Grupo Adsl Zone sobre el canon AEDE, la nueva ley de propiedad intelectual y el cierre de Google News en España.

Como en otros lados he intentado insistir en un punto que me parece fundamental:

…esto no es un «AEDE y gobierno contra Google», no es un problema de lucha entre entidades privadas. Los agregadores y otros servicios en los que comparte esos «fragmentos no significativos» que indica la ley son espacios en los que los ciudadanos están ejerciendo su libertad de expresión y su derecho a la información sin que en ellos se produzca la copia o el consumo del contenido original, es más, llevan al ciudadano a éste.

Son mecanismos de descubrimiento de nuevos medios y de nuevos creadores de contenidos. Por la vía de penalizar a estos y favorecer a los que ya son grandes o tienen mucha marca se produce un empobrecimiento de la competencia y por tanto de pluralidad de puntos de vista.

En último término es un nuestro atraso para la innovación y el desarrollo de la sociedad de la información, algo que aparece en todos los discursos políticos pero que a la hora de legislar queda postergado.

Cinco apuntes sobre el cierre de Google News en España

Kiosko de prensa

Una vez confirmado que Google News cierra en España, tres apuntes sobre el escenario que queda y que ya anticipamos en parte en el análisis del Canon AEDE:

  • Google no ha precisado si además de la página de News quitará también el módulo de noticias para las búsquedas en tiempo real dentro del buscador principal. Lo habíamos analizado en Google News sí es Google y sí le genera ingresos y es clave porque sin él Google realmente queda tocado en esa búsqueda en tiempo real de lo que está pasando ahora y es el que realmente envía más tráfico a los medios. Mi apuesta es que lo dejan desde el entendimiento que no estará afectado por la ley y que por tanto no es un giro tan grande como se puede pensar en un principio. ACTUALIZACIÓN: confirmado, el módulo en el buscador principal, se queda.
  • Que Google no iba a pagar era un secreto a voces, ¿sentar un precedente en España para que la prensa del resto del planeta pidiese lo mismo a sus gobiernos? Pues eso, antes perder el valor que le ofrece Google News en España y a otras batallas, que las tienen y son muchas. La pregunta es si los esfuerzos de AEDE por conseguir ingresos de otros se detendrán aquí o más bien – lo que considero más probable – se reenfocarán. Dos candidatos: las redes sociales – que en todo el proceso del Canon AEDE han negociado por su cuenta con el gobierno al margen de la muchos medios contra el canon – o que se perfile la ley para meter a Google como buscador en el saco. En todo caso sería forzar todavía más la legislación frente a Europa.
  • Queda un escenario delante nuestra en la que el retorno producido por Canon AEDE y la nueva ley de propiedad intelectual para los grupos de medios que lo han impulsado sea de 0 en ingresos y, si acaso, abortar algunas algunas vías de descubrimiento de otros medios. Como otro efecto tenemos que perjudica a proyectos como Menéame y mata cualquier intento de innovación en agregación de contenidos en España, uno de los sectores en los que más apuestas se están haciendo y que, parece ser, los editores en AEDE no creen que puedan ser un campo para su futuro. Queda pendiente qué pasará en escenarios como los artículos agregadores de enlaces que tanto me gustan.
  • Por cierto, quien piense en un Google en guerra contra los medios AEDE o que vaya a perjudicarlos en resultados mientras llama a «boicots»… sólo recordar que ya con el Canon AEDE sobre la mesa cerraron un acuerdo como socios en una plataforma de publicidad programática. Acuerdo en el que no están ni se lo ofreció a medios en contra del acuerdo AEDE.
  • Por último, conviene no olvidar qué postura ha tomado cada partido en esta batalla. Con honrosas excepciones, cada uno ha empujado tácticamente la del «lobby» que más entendía que convenía a sus intereses.

Foto: Carlos Carreter

Medios tradicionales Vs Google ¿Quién necesita más a quién en internet?

Llevamos desde 2007 con el mismo debate, la queja de los medios (casi siempre los que podríamos llamar «tradicionales», que provienen del offline) contra la agregación de Google News. Esta vez toca a franceses y brasileños, los primeros por la vía de promover una ley que obligue a Google a pagar por enlazarles, los otros orquestando un boicot.

Este último es el escenario más interesante porque es algo que siempre ha estado en el tejado de los medios y porque va a permitir dar respuesta a la pregunta «¿Quién necesita más a quién en internet?» si Google a los medios tradicionales o viceversa. Mi apuesta está clara por el agregador: lo que se está es abriendo una gran ventana de oportunidad para los nuevos medios para captar tráfico en grandes volúmenes.

Último apunte, la amenaza para los medios no está tanto en Google News sino en los nuevos y mucho mejores agregadores: Zite, Prismatic y el propio Twitter.

La prensa española contra Google News

Kiosko de prensa

Un clásico que renace en versión española, editores de periódicos contra Google News, con amenaza de querella sobre la mesa (El economista). En el debate en sí no hay muchas novedades, las mismas voces señalan que quien no quiere salir en Google puede conseguirlo con facilidad y que éste manda tráfico a los medios, algo por lo que deberían estar agradecidos… personalmente, sigo comprendiendo que no lo estén.

Google no es el amigo de los medios, es un intermediario que actúa en beneficio propio. Un día integra la cartelera y empieza a utilizar su posición dominante en el mercado de las búsquedas para entrar en servicios y contenidos. Los medios están acostumbrados a intermediarios – los distribuidores físicos – que no cambian el modo de hacer negocio de sus ingresos sino que comisionan. Pasar a un intermediario-interfaz con el usuario, que se lleva gran parte del negocio de la publicidad (no directamente en Google News, pero sí en el buscador) y que por criterio propio reparte el tráfico es algo que no se debe digerir bien, es comprensible que no estén felices con la situación.

Y hasta ahí llega la comprensión en la batalla de editores contra Google News, si los usuarios deciden utilizar un agregador o cualquier otro intermediario ante los contenidos es porque les aporta valor. Puedes decidir lo que prefieras, pero en una internet en la que existen Google News y Menéame y tienen tráfico, es mejor salir en ellos lo máximo posible que no salir. A abundancia de contenidos, pensar en un modelo de lector de periódico de toda la vida, que lee todos de una misma fuente, no es realista y puedes acabar luchando contra los enlaces a tu web con la excusa de que tal web te coge un extracto. La pelea al final no es contra tal o cual agregador, es ante la imposibilidad de repetir el mismo modelo del siglo XX en lo que a dominar la relación con el usuario y el reparto de la tarta publicitaria se refiere. No creo que los editores tengan razón – si exceptuamos casos que empiezan a rallar el abuso de posición dominante – pero es comprensible que no estén felices con el cambio.

Relacionado: Las publicaciones ante los intermediarios que agregan.

Imagen de Carlos Carreter.

Fast Flip, Google propone escasez

Fast Flip no pasa de ser un experimento alojado en Google Labs, que está dando mucho que hablar por aquello de que estamos en plena ebullición del tema «modelos de negocio de las empresas de medios en internet y lucha contras los intermediarios«. Funcionalmente, se trata de un servicio que agrega contenidos de medios y los «cachea», precargando imágenes para una navegación basada en slides que, al menos a mí, no me ha parecido demasiado interesante: la experiencia se resume en navegar a través de capturas de pantallas.

Fast Flip se presenta como un gesto de Google hacia los medios, ¿por qué? Porque comparte ingresos mientras Google News no lo hace, porque hay escasez, cuando en el buscador y en Google News es todo lo contrario y porque hay control de qué sale por parte de los medios. De hecho, es lo contrario a lo que venía «resolviendo» Google, la gestión de la abundancia, para crear una escasez ficticia en la que hay unos cuantos medios a leer y una gran cantidad de nuevos medios que se queda fuera. Y, aún pareciendo que «Google acerca posturas con los editores con su servicio Fast Flip» (El Mundo), entrar por este aro sí que es alimentar a único intermediario (el punto de entrada a los contenidos sería Fast Flip), que sería el único gestor de la publicidad y el que más se queda porque además gestiona los datos de los usuarios.

La línea de tiempo de Google News

Google news línea de tiempoUna delicia jugar un rato con la «news timeline» que ha presentado Google como producto experimental. La línea de tiempo permite visualizar y explorar la evolución de noticias, tendencias y acontecimientos, personalizando las fuentes que queremos tener en cuenta, ajustando la unidad de tiempo que nos interesa y, lo más interesante de todo, admitiendo búsquedas. Podemos tener la línea de tiempo de los discos de Wilco, con las entradas de nuestros blogs preferidos y los eventos más destacados según Wikipedia o el medio que elijamos.

Aunque las líneas de tiempo no sean el formato más práctico para consumir información a diario, ni tampoco para mostrar resultados de búsquedas, este paso es uno de los más destacados que han dado en Google News para mostrar el poder de la agregación. Hasta ahora se han limitado a un servicio – bastante pobre en mi opinión – de agrupar noticias con multitud de fuentes y escaso valor discriminatorio, aunque cierta capacidad de personalización. Ahora que estamos en un debate sobre la «maldad de Google como intermediario» de la industria del periodismo, pasos como este muestran que no sólo van a aflojar sino que son los que están innovando para ser la puerta de acceso a los contenidos. Lo dicho, una gozada de producto para jugar con él a modo de curiosidad… y para trabajar.

Intermediarios en la industria de los contenidos y su negocio

DiggLa industria de los contenidos es probablemente la más intermediada de las que están condenadas a vivir en la web. Y digo condenada porque maldita la gracia que le hace a gran parte de ella este asunto, la aversión a internet de muchos editores y productores no es infundada, el modelo en la red tiene que ser irremidiablemente distinto y va a dar de comer a más bocas, los intermediarios primero.

El primer gran intermediador es, como no, Google. En realidad lo son todos los buscadores, pero para el caso que nos ocupa, «la gran G» sirve para ilustrar la situación. Obvia subrayar que para el usuario es una bendición la existencia de Google, ante la vastísima cantidad de información en la web ¿cómo aproximarnos a ella sin ayuda para reducir su complejidad, que organice y nos ofrezca una jerarquía? Ahí empieza el gran problema de la industria de los contenidos en la web, ningún soporte por si sólo es capaz de responder a todas las preguntas del usuario, por lo que Google acaba siendo la página de inicio; ahora nuestros lectores de periódicos, oyentes de radio y televidentes accedes a los contenidos buscando, no de forma directa. A partir de ahí, nada que no se conozca, la mayor parte del negocio provocado por la demanda de contenidos (bueno, también de servicios) por parte del usuario lo hace una compañía que no crea ninguno y que vende algo que da gratis: salir arriba en la página de resultados. Tráfico al fin y al cabo.

Google NewsEste último punto es interesante porque apunta al modelo al que están llamados todos los intermediarios en la industria de los contenidos. Vender lo que se da gratis, visitas, usuarios, atención. Pero no adelantemos acontecimientos, hay otros intermediarios bastante conocidos, los agregadores, ya sean automáticos (Techmeme, Google News) o sociales (Digg, Menéame). Cuando los editores blasfeman al hablar sobre Google News, muchos se echan las manos a la cabeza, pero en realidad, esos viejos editores tienen sus razones. Una cosa es que la gente usara el buscador para llegar a datos, pero, ¿para llegar a la información, a la actualidad? El lector todavía identifica cabeceras, líneas editoriales, la visión del mundo que puede transmitir un medio. Google News acaba con eso y los periódicos se quejan. Es razonable, ser intermediado desplaza mucho poder y el de un medio no es el número de páginas vistas sino el de lectores habituales. Claro que en un mundo en el que existe Google News, es mejor estar ahí que no estar. La buena noticia es que, de momento, Google News es bastante flojo, la mala que hay tantos proyectos en la nevera alrededor de la agregación, que alguno va a tener que funcionar.

No nos olvidemos de otros modelos, como el de Techmeme y el de Digg. Ambos son redirectores de tráfico brutales, pero con poco negocio comparado con Google, de hecho Digg tiene serios problemas. La mayor dificultad que tienen es que quieren comercializarse como soportes finales, con publicidad premium, no como intermediarios que venden tráfico. Cierto que, hasta cierto punto, con banners se vende tráfico, pero el modelo de AdWords en el buscador resulta muy diferente: compras ser un resultado de la búsqueda, pero en Digg (o Menéame) no puedes comprar estar en el river of news de los usuarios, al menos de momento. ¿Hacerlo espantaría a sus usuarios? ¿hay una fórmula para llegar a un equilibrio? Al final se trata de que los medios en lugar de gastarse dinero en agencias que les consigan «meneos», pagar directamente a la web y que aparezcan como «meneos patrocinados».

Todos los que nos dedicamos a contenidos tenemos que asumir el escenario, nos gusta más o menos, hay que saber conjugar todo eso del SEO y el SEM y que cada visita que llega desde Google es «prestada». No se puede jugar otra partida, salirte del buscador (puedes pedirle que no te indexe) es un suicidio y sólo queda pelear cada lector habitual a fuego, poniéndolo por encima de cualquier otra consideración. En esto último es donde radica parte de la contradicción de los medios actualmente, tratan regular al visitante habitual (no se personalizan, no le dan el RSS completo, le ponen la misma publicidad que a alguien venido de buscadores) pero luego quieren vivir como si estuviesen todavía en el kiosko o en la tele.

El mundo de los contenidos no se acaba en el texto ni mucho menos. Hay que hablar de la música online y del vídeo, donde la vieja industria se resiste con Hulu a los nuevos intermediarios, que no son otros que Youtube y compañía. Pero eso, en el próximo capítulo.

Cuasar, Cunoticias y la agregación como servicio

CunoticiasCunoticias es un proyecto que merece la pena destacar entre las startups de internet hispanas de 2008. Su propuesta es la de agregación tipo Google News: indexación de noticias de una gran cantidad de fuentes, categorización según temática y cierta grado de personalización por parte del usuario.

Hasta ahí el gran mérito y, al mismo tiempo, el mayor problema de Cunoticias es el de parecerse demasiado al servicio de Google. Mérito porque es un proyecto llevado a cabo por dos personas, problema porque Google News sigue errando en considerar el indexar miles de fuentes y no articular una meritrocacia entre ellas como una virtud. Las principales claves en la agregación son detectar los temas más interesantes y, para cada uno, las mejores fuentes… algo que de momento nadie ha conseguido con una edición puramente algorítmica. Techmeme renunció a ella hace poco y eso que su planteamiento inicial me resulta bastante más acertado que el de Google News y Cunoticias, partiendo de una serie de autoridades y no de miles de fuentes. Al final, Techmeme y los agregadores humanos (Menéame, Digg) están más cerca de lo que entendemos por media (aunque con peor CPM publicitario) y Cunoticias y Google News del concepto de buscador.

Pero lo más interesante de Cunoticias es que muestra una tecnología de indexación, filtrado y categorización llamada Cuasar, cuyos responsables ofrecen como servicio. La agregación es una tendencia a seguir en este 2009 y en muchos ámbitos se apuesta cada vez más por integrarla dentro de otros proyectos, desde medios de comunicación hasta herramientas para detectar el «buzz». Cunoticias no es por tanto un servicio para evaluarlo como «producto final» sino más bien para mostrar las posibilidades de una tecnología que, de ser cierta la flexibilidad que le atribuyen sus creadores Victor Ciscar y David C.M, puede dar mucho que hablar en 2009.

Nota: en estos días de vacaciones se irán publicando algunos artículos que quedaron pendientes durante el año. Disculpas por la «no-actulidad» y por no aparecer por los comentarios.

Google y la compra de Digg

Google diggRegresa el rumor de la compra de Digg por parte de Google, esta vez de la mano de TC que cifra el traspaso en 200 millones de dólares, afirmando que se encuentran en las «negociaciones finales».

Confieso que la compra de Digg por parte de Google sería una sorpresa para mí, que no logro acertar con las razones por las que Google necesita este agregador social de noticias. Se lleva rumoreando tiempo que querían añadir votaciones de los usuarios a Google News, cuyo algoritmo de ordenación de fuentes en las noticias es lamentable, todavía después de años de funcionamiento. Otra posibilidad, como comenta Enrique sería la de incorporar conocimiento que no tiene: que los algoritmos que gobiernan los agregadores sociales sean tan complejos que para Google resulte mejor comprar que desarrollarlos. Sinceramente, lo dudo mucho, ni creo que sean tan complejos ni que a Google le costase hacer su Digg particular si lo necesita o añadir votaciones a las búsquedas.

Queda comprar el sitio, la atención concentrada en Digg y las impresiones publicitarias en él, que ahora gestiona Microsoft. Bajo esa lógica, debería ser la empresa de Redmond la más necesitada en hacerse con Digg y no Google, que fácilmente podría crear el suyo. Yahoo, por ejemplo, creó su propio Yahoo Buzz y AOL sacó su propio Digg bajo la marca «Netscape» (luego lo rebautizó como Propeller). Es más, sigo pensando que Google podría montar un Digg a partir de Reader con pasmosa facilidad. Lo dicho, parece probable que Google compre Digg, pero las razones y el sentido de esta adquisición siguen siendo un misterio para mí.