Google Cloud Connect, integración de Office y Google Docs

Habíamos comentado por aquí la buena pinta que tenían los esfuerzos de Microsoft por abordar «la nube», especialmente Office Web Apps y Office 365. Con ellos trata de apalancar los usuarios que tiene en el escritorio y evitar la sangría hacia soluciones software como servicio en el navegador, especialmente Google Docs.

Por eso es tan interesante el movimiento de Google con Cloud Connect: plugin de Microsoft Office para sincronizar los ficheros que trabajamos en local con el servicio online de Google Docs. Llevo un rato jugando con él y tiene muy buena pinta, sobre todo para los que mantenemos ese perfil de «trabajo en local con Office, pero los compartidos los tengo en Google Docs porque la gente usa Gmail»… y así nos evitamos la preocupación de tener cada presentación y propuesta sincronizada a través de Dropbox.

La ofimática sigue en el escritorio. Google Docs sólo llega al 1% de usuarios

googledocsSólo el 1% de los usuarios encuestados en un estudio de mercado – algo contestado, eso sí – de Clickstream Technologies en Estados Unidos, ha utilizado Google Docs en los últimos seis meses. Lo que es todavía mas clarificador del actual estado de la «ofimática online», la mayoría de sus usuarios continúa complementando con paquetes ofimáticos de escritorio, sobre todo con Microsoft Office. OpenOffice por su parte se queda con el 5% por ciento del mercado ofimático, a lo que hay que sumar que sus usuarios son más independientes de herramientas de Microsoft que los de Google Docs. Los datos los ofrece Ars Technica.

El cuadro de la situación se completa con el grado de actividad, mucho menor en el caso de los usuarios de Google Docs (40 acciones por sesión) que en el de soliciones en el escritorio (548 por sesión en OpenOffice, 1797 por sesión en el paquete de Microsoft). ¿conclusión? Pues que de momento la ofimática online es cosa de un porcentaje muy pequeño de usuarios – early adopters – que además la complementan con software de escritorio y la utilizan sólo para las tareas más básicas. De momento, la experiencia de usuario y la potencia de las aplicaciones de escritorio prevalecen sobre la disponibilidad de los documentos en cualquier equipo y la facilidad para compartirlos.

Esto tampoco nos debería llevar a conclusiones precipitadas. Hay tecnologías que se quedan en el círculo de los «early-adopters» y otras que no, la ofimática online está empezando y tiene mucho recorrido por delante. Lo que sí es interesante observar es como los grandes actores de la ofimática en el escritorio tienen mucho margen todavía para articular sus propuestas y reaccionar antes que los Google Docs o Zoho lleguen al gran público.

Artículos relacionados:

OpenOffice 3 y el software libre ante la nube

Open Office

Descargado e instalado OpenOffice.org 3, el paquete ofimático libre por excelencia que viene renovado. Versión nativa para Mac OS, soporte de la ultima versión de Open Document y de Open XML, mejoras en los interfaces y algunas novedades técnicas interesantes. Con algo más de detalle las tenéis en Genbeta.

OpenOffice.org 3 reafirma mis dudas sobre la relación entre software libre y el cloud computing, es una suite para trabajar en local, sin posibilidad de almacenar en remoto, compartir los ficheros y acceder a ellos desde cualquier equipo. Al igual que Lotus Symphony, OpenOffice.org 3 me resulta decepcionante en este aspecto, diseñado para el mercado de hace unos años. Google Docs desde el primer día compite con el software gratuito, con menos valor en lo que a potencia y experiencia de usuairo se refiere, pero muy versátil para trabajar en grupo y movilidad. Podemos tener muchas dudas respecto al software más servicios de Microsoft y propuestas como Office Live Workspace, pero al menos es un movimiento respecto al software como servicio que propugnan desde «la ofimática 2.0».

Hay dos vías para sortear estas limitaciones. Una es gracias a que OpenOffice.org 3 permite extensiones que añadan funcionalidades, de hecho hay una para la versión anterior que permite integrarlo con Google Docs o Zoho. El otro camino es utilizar Dropbox o similares para sincronizar ficheros entre equipos, requiere más esfuerzo pero también funciona.

¿Como adaptar proyectos libres tan necesarios como OpenOffice a la era del cloud computing? ¿Cómo reconciliar el avance en prestaciones con la libertad del usuario que dejaría su información en servidores de terceros sin caer en maximalismos como los de Stallman? ¿Son las extensiones un mecanismo suficiente para competir en este entorno? Muchas dudas y la impresión de un software que va por detrás y no parece dispuesto a reinventarse para los tiempos del cloud computing.

Sitio oficial y descarga, Open Office.

Microsoft y Adobe responden a Google Docs

BuzzwordVaya puntería, tanto Adobe como Microsoft han elegido hoy como el día para presentar su alternativa a la ofimática online que permite compartir documentos de Google Docs. Adobe ha comprado la compañía Virtual Ubiquity, creadora de BuzzWord, construido sobre su tecnología (Flex). Además ha anunciado Share, desde el que los usuarios podrán seleccionar los documentos que quieren compartir, con quién y si hacen sus ficheros de acceso público (PaidContent). El Share de Adobe tiene muchas similitudes con Scribd, el youtube de la ofimática, al permitir embeber los documentos en blogs y otras páginas a través de un widget Flash. Más información en PaidContent.

Mientras Microsoft no se duerme en el terreno de la ofimática. En los últimos tiempos le empiezan a crecer los enanos (Google, OpenOffice, Zoho, IBM) y anuncia Office Live Workspace, herramienta online y gratuita que permitirá almacenar, visualizar y compartir documentos de su Office, pero no editarlos online. La idea es que desde el propio Microsoft Office podamos almacenar documentos en Office Live Workspace, compartirlos y acceder a ellos desde otros equipos. La plasmación en la ofimática de su filosofía de software más servicios. De momento beta cerrada, hablan de incluir publicidad y de la posibilidad futura de añadir edición online, pero al principio no habrá ninguna de las dos cosas. Office Live Workspace pasa a ser el nuevo nombre de Office Live, que tampoco era ofimática web y no deja de ser un «sharepoint» protegido con contraseñas. Más información en LiveSide.

Movimientos muy muy interesantes en el terreno de la ofimática. Ambos comparten que ofrecen clientes en el escritorio (Office de Microsoft y una versión sobre AIR en el caso de Adobe) para ofrecer una mejor experiencia y soporte offline, aspectos en los que mejoran a Google Docs. Sus puntos débiles son que BuzzWord todavía no tiene cliente de escritorio, mientras que la propuesta de Microsoft no permite editar desde la web, aunque personalmente no descartaría que en el futuro presenten algo basado en Silverlight. Mientras, Google Docs parece algo parado, sin haber hecho aparición su integración con Gears que permita su funcionamiento sin conexión.

Presentaciones en Google Docs

googledocsGoogle ya tiene su «PowerPoint» en la web, desde hoy es posible crear presentaciones en Google Docs. Mis primeras impresiones son similares a las obtenidas con su editor de textos y el de hojas de cálculo, es sencillo y funciona de manera rápida y sin complicaciones. Es bastante menos potente que sus competidores offline – sobre todo que la referencia del sector, PowerPoint – pero para usuarios domésticos puede valer.

Entre sus puntos fuertes cabe destacar que importa ficheros PowerPoint, exporta en HTML (un zip con los ficheros), un buen puñado de plantillas y el control de versiones y la posibilidad de colaboración implícita en Google Docs. Además la visualización de la presentación online a pantalla completa en el navegador permite invitados que aparecen en el lateral comentando. Entre sus defectos está que no hay nada de animaciones, ni vídeo ni sonido (vale, a mi tampoco me gustan las presentaciones con sonido, pero es que no te deja elegir). Y, ojo, no he encontrado la forma de exportar a formato Powerpoint (el estándar de facto de la industria) ni a ODF (es estándar ISO), por lo que no permite la creación en Google Docs y seguir editando más tarde con algo más potente.

Más que como alternativa presente, yo lo tendría en cuenta para el futuro. Está claro que pierde en diversas facetas respecto a software de escritorio, pero a su vez añade bastantes ventajas por ser web.

Más información en Genbeta y el blog de Google.

StarOffice en Google Pack

Staroffice Google Pack

A veces resulta curioso rescatar entradas del pasado. En una titulada «Alianza entre Google y Sun» comentábamos el acuerdo entre las dos compañías que iba a derivar en distribución de StarOffice por parte de la empresa del buscador. Dos años más tarde por fin han dado el paso y el paquete ofimática de Sun será distribuido en Google Pack.

Software como servicio o software más servicios

El papel de Google en el escritorio nunca ha acabado de estar muy claro. Google Desktop tiene sentido desde el permitir al usuario buscar en el escritorio, unificando el interfaz de búsqueda. Más allá de eso, a Google Pack le ví desde el principio un interés marginal, aunque Gears si me resultó interesante.

GOS apunta a una futura posible integración entre StarOffice y Google Docs, de manera que funcionasen con la filosofía software más servicios. Esto sería acabar dándole la razón… a Microsoft, renunciando a la apuesta original del «software como servicio» y de las aplicaciones online a través del navegador en favor de una experiencia superior en el escritorio. Un terreno en el que Redmon está mejor situado, tanto por la cuota de mercado de su paquete ofimático como por la superioridad de Office 2007 respecto a StarOffice.

OpenOffice

¿Y por qué no ha apoyado Google a OpenOffice? Imagino que parte del acuerdo con Sun aún nos está oculto y que más adelante sabremos porque Google apuesta por StarOffice y por qué Sun lo regala en Google Pack. En todo caso, en la foto parece que Sun gana bastante (amplia su cuota de usuarios y eso le puede abrir puertas en el mercado corporativo), Google ni fu ni fa de momento, Microsoft a verlas venir y OpenOffice sin más apoyo que el de la comunidad de usuarios y desarrolladores que tiene. Y es una verdadera lástima, sobre todo porque hubiese sido también una apuesta fuerte por OpenDocument (Rectificación: que no deja de serlo, porque como indican en los comentarios, OpenDocument es soportado y el formato nativo de StarOffice)

Google Docs, Zoho… la Office 2.0

googledocsGoogle Docs es el resultado de integrar Writely y Google Spreadsheets, ofreciendo un punto único de entrada para utilizar las herramientas ofimáticas (textos y hojas de cálculo) de Google. Con la integración no han añadido gran cosa, al margen de tener un buscador único para ambos tipos de documentos que comparten el poder ser compartidos, etiquetados… ya se puede acceder en Google docs, vía Uberbin.

El anuncio lo han hecho coincidir con la conferencia Office 2.0, en la que una de los momentos más esperados será la salida de la beta cerrada de Zoho Virtual Office (web oficial, vía TechCrunch), que promete integrar los más de diez servicios que ya ofrece Zoho y que van desde un editor de textos hasta otro de presentaciones, pasando por «un basecamp» para la gestión de proyectos. La idea es ofrecer un entorno de colaboración en la red para el trabajo en grupo con un punto de acceso común. Probablemente es, de todos los que se han metido en esto de la ofimática online, el que más ha avanzado, aunque no todo el monte es orégano, crear una presentación con Zoho Slide es muchísimo más lento que hacerlo con software instalado.

Uno que está en camino, Google Docs y otro que lleva más camino andado. Lo interesante será ver si el primero imita el modelo de negocio del segundo, cobrar por más espacio y funcionalidades extras que no trae la versión gratuita. Para Google sería una modificación de su tendencia a ofrecer productos gratuitos universalmente y conseguir ingresos por publicidad. Sin embargo, mucho queda por mejorar en las «office online» para esperar cobrar a los usuarios. Sin soporte, sin una solución técnica sobresaliente y sin aportar más valor, difícilmente van a lograr que muchos pasen por caja.