Chrome como navegador líder, los huevos y el cesto

Logo de google Chrome

Finalmente ha sucedido, Chrome es el navegador más utilizado del mundo según StatCounter, la referencia más aceptada del sector a pesar de las críticas del principal damnificado, Microsoft con Internet Explorer.

Más allá de que Chrome haya superado a la suma de las versiones de Internet Explorer o no, la tendencia a favor del navegador de Google es muy clara. De hecho, ya hemos comentado por aquí qué están haciendo con Chrome que Firefox y Explorer han descuidado: además de tener un gran producto, una estrategia realmente agresiva de marketing fuera del territorio de Google (algo que Microsoft parece incapaz de captar por mucho que los números le aplasten). Y mira que Explorer 9 no se merece la fama de sus predecesores (y la nueva versión, IE10 tiene una pinta excelente), pero recuperar el posicionamiento de la marca va a costar a Redmond bastante más que incluirlo en el sistema operativo

En todo caso, para mi esta noticia es una alerta relacionada con una regla que me marqué hace años con mis proveedores tecnológicos: no poner todos los huevos en la misma cesta. Es decir, diversificar con quien contrato los distintos productos y servicios. Ya es su momento me negué a tenerlo «todo Microsoft» o «todo Apple»… y con la web empiezo a detectar una excesiva dependencia respecto a Google: buscador, gestor de correo electrónico, aplicaciones ofimáticas (otro espacio donde Microsoft tiene un gran producto que ha probado casi nadie), navegador web, sistema operativo para el móvil, mapas… demasiado. Al final uno asume un riesgo grande cuando tantos elementos importantes profesionalmente dependen de las políticas, seguridad y estrategia de un único proveedor.

Es por eso que algunos de los productos de Google los he descartado. No soy usuario de Drive a pesar de tener espacio ya contratado con Google, sino que me mantengo con Dropbox y Skydrive; tampoco estoy muy por la labor de ser muy activo en Google Plus en favor de Twitter… y así creo que voy a afrontar la mayoría de novedades de esta empresa. Me pueden gustar más o menos, pero el valor diferencial respecto a la competencia que les voy a exigir es mucho mayor que a cualquier otro. La razón, sencillamente, es que para mi aumentan un riesgo de dependencia que, por mucho que apunten a que me simplifican la gestión, no estoy dispuesto a asumir.

Qué está haciendo Google con Chrome que no están haciendo ni Mozilla y Microsoft

Logo de google Chrome

La predicción de que Chrome superará a Firefox en el mercado de navegadores por parte de Statcounter (CW) no es sino el siguiente paso lógico de un proceso que empezó en 2008: robo de cuota a Firefox, al que roba el mercado de los usuarios más avanzados gracias a una mayor innovación que provoca que sea el navegador de Mozilla quien empiece a seguirle y no al revés.

En todo caso, hay algo que está haciendo Google con Chrome y que han dejado de lado Microsoft y Mozilla y es bastante básico: publicidad más allá de aprovechar el poder de difusión de los canales propios. Mientras que en Microsoft siguen pensando que con MSN llegan a un público amplio y en Mozilla siguen confiando en el «boca-oreja», Google no sólo aprovecha esos dos mecanismos sino que además está invirtiendo en publicidad en sitios de terceros donde está su público objetivo.

No es esta la única razón, claro (la marca Google, un gran producto y las prescripciones en contenidos de expertos también ayudan), pero uno no deja de sorprenderse como compañías y organizaciones tan «tecnológicas» descuidan el marketing online o lo afrontan con una visión ombliguista.

Firefox 5, corriendo detrás de Chrome

FirefoxTenemos nueva versión del navegador de Mozilla disponible para descarga. Se trata de Firefox 5 y como indica el análisis de Genbeta lo que tenemos es el comienzo de la carrera tras Chrome, con lanzamiento de nueva versión cada seis semanas.

¿El resultado? Bueno, Firefox 5 va más fino que su antecesor pero no aporta nada sustancialmente novedoso, toca acostumbrarse a que las nuevas versiones del navegador de Mozilla sigan el patrón de las de Chrome, un número más cada vez por aquello de convertir lo que antes eran «minor releases» en nuevas «major releases».

Relacionado: Firefox 4, larga vida al salvador de la web

El navegador vuelve a ser un arma para imponer estándares: Google saca H264 de Chrome

Logo de google Chrome

2010 fue testigo de una batalla de estándares en los codecs de vídeo, con H.264 como estándar de facto pero propietario y con importantes costes por licencia y otros estándares abiertos como WebM y Theora, que tienen también cierta carga de incertidumbre por patentes y rendimiento. De fondo está la lucha por los estándares en la web, algo que recuerda a la primera guerra de los navegadores, cuando Microsoft pensaba que dando gratis el suyo podría imponer tecnologías de desarrollo y acabar haciendo rentable la operación.

Ahora es Google quien anuncia que abandona el soporte a H.264 en Chrome en nombre de la «web abierta», algo que ya había hecho anteriormente Mozilla para su Firefox. Muchas dudas de una apuesta contra gran parte de la industria que se había decantado por H.264, en la que queda una larga sombra respecto al soporte de Flash en Chrome y que más armas pondrá sobre la mesa (de entrada, la codificación de los vídeos en Youtube y el soporte desde Android). El debate candente, en Genbeta.

El fin de la era negra de los navegadores web

Firefox 3

Podemos considerar la noticia de que por primera vez Firefox sustituye a IE como el navegador más utilizado en Europa, como un punto de inflexión, el fin de la era negra de los navegadores web. Es la época marcada por el reinado absoluto de Microsoft tras la muerte de Netscape y de la que Internet Explorer 5 e Internet Explorer 6 son el principal exponente: problemas terribles de seguridad, ausencia de innovación e incompatabilidad con los estándares web. Hay que reconocerle a Mozilla el haber conseguido revertir esta situación, con Firefox como uno de los productos más importantes para la web de la última década.

La situación a día de hoy, con la segunda guerra de navegadores, no se podría haber alcanzado sin el empuje de Mozilla: Firefox disputando el líderato en algunas partes del mundo, Chrome subiendo como la espuma y Microsoft con un Internet Explorer 9 que es un gran navegador y que apuesta realmente por la compatibilidad con estándares. El único aspecto a lamentar creo que es la situación de Opera, que tiene un producto realmente bueno e innovador, pero no consigue una cuota de mercado en consonancia.

Extensiones en Google Chrome: este navegador web va en serio

Logo de google Chrome

Chrome llega a Mac y Linux en versión beta y estrena extensiones, dando un paso más a la hora de configurarse como la opción más atractiva en lo que a navegadores web se refiere. A partir de este momento, la mayor ventaja competitiva que poseía Firefox respecto a Chrome comienza a diluirse: aunque el ecosistema alrededor del navegador de Mozilla es a día de hoy incomparable, las extensiones más populares empiezan a verse para Google Chrome. Por cierto, entre ellas está AdBlock y, aunque aseguran lo contrario desde Google, tengo pendiente revisar si esta apertura a desarrollos de terceros no arruina la experiencia como sucede a menudo con Firefox, cuya velocidad, estabilidad y demanda de memoria se ven muy afectadas por ciertas extensiones.

Sigo pensando que Chrome está cogiendo mercado de Firefox en estos momentos (en Error500 ya supone el 9,38% del tráfico), porque es precisamente el usuario avanzado (que usa habitualmente Firefox) el más dado a probar nuevas herramientas para navegar, la llegada al público que todavía está en Explorer será algo posterior. En la guerra de los navegadores, Chrome se posiciona con parte de lo mejor de sus competidores: multiplataforma (algo que Safari tardó demasiado en tener), extensible, libre y muy rápido. Desde hace meses es mi navegador por defecto, quedando Firefox y Opera para ciertas webs que aún presentan incompatibilidades.

Google Chrome, navegador para aplicaciones web

Pantallas de google Chrome

La descarga de la beta Google Chrome para Windows ya está disponible en su página oficial, pero tanto blogs como prensa especializada llevan dos días inmersos en una catársis de análisis del cómic publicado para explicarlo. Y aquí andamos, intentando vislumbrar lo que va a suponer el lanzamiento de este navegador web, al que algunos alcanzan a llamar «sistema operativo».

Confieso que mi formación como informático me hace difícil ser tan flexible con la definición de sistema operativo como para aplicársela a Chrome (como no se la aplico a Adobe Air), aunque entiendo que para muchos supone una analogía inevitable. ¿Por qué? Porque Google Chrome es el primer navegador diseñado para aplicaciones web, no sólo con la idea de «páginas web». Gestiona pestañas como procesos, cada una tiene su espacio de memoria independiente, el foco estará en el rendimiento del motor de Javascript y viene con Gears integrado. Tres aspectos que marcan su aproximación a lo que Google viene sembrando desde hace ya tiempo, los datos y las aplicaciones en «la nube de internet», que el escritorio tenga cada vez menos valor porque todo lo tendremos en la red. JaviPas y Enrique subrayan la visión de Google Chrome como «sistema operativo» (aunque, insisto, necesitando otro por debajo que gestione la máquina y los recursos…).

Logo de google Chrome

Lo más relevante de Google Chrome – en mi opinión – es que Google haya optado por sacar un navegador, apostado por Javascript + Gears, en lugar de comprar Adobe. Lo justifico, en la partida en la que está intentando Google entrar es en la de influir es en la de las tecnologías con las que crearemos la web del futuro. Hace años (Explorer 5), la guerra de los navegadores perdió todo sentido porque Microsoft forzó la gratuidad y se sirvió de integrar el suyo en Windows, pero también porque no hubo forma de que influyesen en las tecnologías que, por aquél entonces, eran las únicas que daban dinero: las que se encuentran en el lado del servidor. Los navegadores de hoy tampoco lo han conseguido (menos mal), pero sí que juegan un rol importante en las del lado del cliente, que con la proliferación de las RIA (aplicaciones ricas en internet), se encuentran en una encrucijada importante: mantener el modelo de Javascript frente a la presencia de tecnologías como Flash, JavaFx y Silverlight. Claro que las empresas desarrolladoras de las últimas puede hacer plug-ins para soportar cualquier browser, pero también que quien controla el navegador, tiene mucho que decir en esta historia. En entornos cerrados tenemos el caso de Flash en el iPhone, pero pensemos que Microsoft se atreviese a preinstalar Silverlight en Explorer.

Ahora bien, ¿es suficiente Javascript para las cosas que se quieren llevar a la red? Para un editor de textos básico, parece que sí, para uno de imágenes… pues no. De hecho, lo siguiente en lo que creo que va a trabajar la gente de Google es en estándares abiertos que permitan aplicaciones web más potentes, que no las hagan depender de un runtime cerrado.

Queda mucho por analizar y por ver de este Google Chrome, de entrada observar si han conseguido hacer un buen software además de apuntar algunas ideas innovadoras. Hay varios puntos que dejaremos para los próximos días: ¿es en realidad un navegador para navegar por internet o para navegar en Google? ¿será neutral a la hora de usar buscadores o aplicaciones web? (temor que plasma aNieto2K) ¿desactivará el ser software libre todos los temores a que sea un nuevo instrumento de seguimiento y monitorización por parte Google para alimentar su sistema publicitario? (Actualización 3/9/08, tema tratado en Chrome, privacidad e integración con Google).

¿A quién va a afectar realmente este movimiento? En una primera derivada, no me cabe duda, a Firefox. Como dice Mariano, el perfil de usuario que se va a descargar un navegador nuevo y libre, encaja a la perfección con el del navegador de Mozilla y mucho menos con el que utiliza Explorer. Por mucho que se desee ver de otra forma, es un navegador con algunas ideas innovadoras y no va sustituir a Windows ni Linux ni MAC OS, si acaso, sustituirá a la herramienta que usemos para navegar. Eso sí, desde Mozilla aseguran estar tranquilos (Giga Om), conociendo muchas de las primeras versiones de productos de Google, lo cierto es que, posiblemente, tengan bastante tiempo hasta que logren algo bueno.

Vamos a tener Google Chrome para rato por aquí. Lo siento por quienes se quejan de que «todo los blogs de tecnología están hablando de Chrome», creo que es como quejarse de que todos los blogs de fútbol hablasen de la Eurocopa. En juego está parte del futuro de la web…

Google Chrome, navegador de Google

Google Chrome

Si la segunda guerra de navegadores estaba animada, ahora parece que es Google quien se suma a la fiesta. Se confirma Google Chrome como proyecto de navegador de la compañía del buscador, los datos en una fuente bastante fidedigna como es Philipp Lenssen, que publica un comic recibido con las características del mismo.

Detalles conocidos de Google Chrome especialmente interesantes:

  • Se tratará de un navegador libre (sin datos sobre la licencia) basado en Webkit. Por supuesto, incluirá Gears de serie.
  • Variaciones en la interfaz de pestañas y cuando se lancen aplicaciones web, que tendrán un tratamiento especial (quizás las que utilicen Gears).
  • Presumen de nueva máquina virtual de Javascript más eficiente (será libre e integrable en otros proyectos), innovadora gestión de la memoria y más rapidez que cualquier otro.
  • Google Chrome tendrá barra de navegación con autocompletado. Presumiblemente, basado en el buscador.
  • La página de inicio será similar a Speed Dial de Opera.
  • Habrá modo de navegación privada en Google Chrome tal como hay en Explorer 8.

Actualización: un análisis más a fondo en Google Chrome, navegador para aplicaciones web, se puede descargar la beta para Windows desde la página oficial. También, Chrome, privacidad e integración con Google.

De momento la página oficial no está disponible, aunque dado que han filtrado la información, el lanzamiento debería ser inminente. El movimiento trastoca la posición de Google en la segunda guerra de navegadores, siembra dudas sobre su apoyo a la fundación Mozilla y supone la aparición de un actor en el sector con intereses muy marcados. En cuanto esté disponible, habrá que analizar Google Chrome a fondo.

Actualización:

Tenemos el Comic completo y la confirmación oficial en el blog de Google.