Twitter Places en convivencia con FourSquare y Gowalla

TwitterFinalmente en Twitter explican sus planes alrededor de la geolocalización del usuario, a través de los llamados «Twittter Places». Cuando se escriba un «tweet» y se haya dado permiso a Twitter para obtener nuestra localización, se podrá seleccionar entre una lista de lugares en el área que nos encontremos o añadir nuevos. Vamos, básicamente hacer un «check-in«, lo que podría hacer pensar en que quieren ocupar el espacio de FourSquare o Gowalla

…algo que finalmente no han decidido hacer, o al menos, no del todo. Cuando se haga click en un «Twitter Place», se nos mostrarán los usuarios que se han localizado allí a través de estos otros servicios, por lo que más de una sustitución hablamos de una acción complementaria. Al final el movimiento está más cerca de recoger lo que hacen muchos usuarios – enviar los «check-ins» de Foursquare a Twitter – e integrarlo de una forma más estructurada. Está por ver si, ampliando la experiencia de Twitter con más funcionalidades no sólo no disminuyen el ruido (para muchos las localizaciones de FourSquare son eso y algunos clientes de Twitter ya permiten filtrarlo) sino que hacen disminuir la simplicidad original del invento.

Adicionalmente añaden soporte para localización desde navegadores y acceso a los «Twitter Places» mediante API. Relacionado: Tuenti Sitios: Tuenti a por lo móvil, geolocalizado y de ocio

FourSquare, pendiente de si el check-in será funcionalidad o servicio

FourSquare

Tras leer la entrevista en AnexoM a la gente de relaciones públicas de Foursquare uno constata que – además de que no se mojan en nada – el gran debate acerca del futuro del servicio no está tanto en su competencia con otros similares como Gowalla sino con otros que van incorporando la funcionalidad de «check-in». En definitiva, si «check-in» en lugares va a dar para un servicio especializado como FourSquare o será una funcionalidad más de otros que añadan muchas más cosas.

Y es que hay cierta fiebre por incorporar el «Check-in», empezando por los servicios de redes sociales como Tuenti que ya tiene check-in y con Facebook al acecho. Parten de una ventaja competitiva clara como es la de una gran base de usuarios, que tienen instalada la aplicación cliente en el móvil y que tienen ya con ellos su red de contactos. Pero no sólo las redes sociales, 11870 también incorporó a su versión móvil la posibilidad de compartir dónde está uno en un determinado momento a sus contactos intentando jugar la baza del contenido: uno abre 11870 o similares en el móvil precisamente buscando sitios evaluados y recomendados, en un patrón muy similar al de FourSquare.

¿Qué tiene FourSquare? Pues de entrada haber acertado con su sistema de incentivos-premios y haber captado a los usuarios más avanzados y la simplicidad. Para el resto el checkin no puede ser el protagonista, porque no es para lo que abrimos Tuenti, Facebook, 11870, o Twitter si me apuran, en el móvil. FourSquare sí que se centra absolutamente en esta funcionalidad y ahí radica gran parte de su potencial para coger parte del mercado en lo que a ser el interfaz entre usuario y lo local en el móvil.

Yahoo necesita un FourSquare, pero tal vez no a FourSquare

FourSquare

Creo que a más de uno el rumor de que Yahoo quiere comprar FourSquare nos ha levantado una sonrisa. Yahoo lleva un montón de años intentando subirse a todas las olas y salir del marco «compañía con portal y servicios que triunfó hace diez años». El problema es que desde hace tiempo o no aciertan con el enfoque o no ejecutan bien o no lanzan en el momento adecuado. De todo esto tenemos un montón de ejemplos: Mash en las redes sociales, software para internet y el televisor, Fire Eagle y la localización, Buzz como alternativa al modelo Digg, vídeo en directo en la red, Go como plataforma en el móvil… y podríamos seguir un buen rato, hace muchos años que Yahoo no tiene un servicio ganador y no ha sido por falta de intentos.

Visto así, la idea de hacerse con FourSquare no es en absoluto descabellada: si no logran crear algo que realmente conecte con lo que va a ser el futuro de la web, mejor buscarlo fuera. El problema es que pueden o comprar muy barato (si realmente FourSquare es uno de los protagonistas de esa web de los próximos años) o muy caro si se queda en el camino hacia los usuarios normales. Ya sucedió con delicious, el líder en su sector… pero que nunca llegó al gran público ni – en parte por culpa de Yahoo – a poner en valor todo el potencial de los datos que posee. Yahoo necesita un Foursquare, pero quizás no a FourSquare

Más información en Genbeta, BI.

FourSquare y el difícil camino hacia el usuario normal

FourSquare

Unas semanas después de empezar a utilizar FourSquare, van quedando más claros los puntos fuertes y los débiles del servicio. Hay quienes nacen gustando al mercado masivo y con el desprecio de los usuarios avanzados (léase Farmville y compañía) y quienes surgen como una niña bonita de los geeks y su travesía hacia «el usuario normal» no está asegurada (véase Friendfeed como ejemplo de quien no lo consiguió y Twitter como de quien tienen posibilidades de hacerlo). FourSquare según va creciendo en número de usuarios va encontrándose con que este viaje de los avanzados a la masa no es nada sencillo. Unos cuantos puntos al respecto:

  • Ciclo de vida de los juegos. El núcleo de los incentivos para los usuarios en FourSquare está en el juego, en la competencia y los premios por descubrir sitios, «hacer checkins»… pero los juegos tienen un ciclo de vida, apasionan al principio y fidelizan a largo plazo sólo a parte de los que lo probaron. Los primeros días en FourSquare es entretenido mirar el top, ver quien tiene más puntos entre tus contactos, llegar a un sitio y comprobar que eres el primero en descubrirlo. Pasado un tiempo, el incentivo de «trabajar para el servicio» se va desvaneciendo.
  • Ausencia de información estructurada. El modelo FourSquare parte de que los usuarios introducen los sitios en lugar de tener una base de datos con localizaciones. Esto crea un problema: hay cuatro versiones del aeropuerto de Barcelona, en varios idiomas y clasificadas según distintos criterios. Cada una tiene su «major» o usuario más activo, cuyo incentivo estriba en que sea la suya la que prevalezca. A medio plazo se podría arreglar dando premios (puntos) a usuarios muy activos para que unifiquen localizaciones, pero esto sigue dependiendo de que a largo plazo funcione el juego.
  • Mucho ruido. Muchos usuarios se quejan del ruido y las interrupciones que provoca el servicio. En realidad depende de como ellos quieras utilizarlo: si en la versión móvil configuran recibir todos los avisos en «modo push» y añaden a cualquiera como contacto, el resultado es el de muchos mensajes sin valor que le aparecen en cada momento en el móvil. En definitiva, usan mal FourSquare, pero el problema para el servicio es que los usuarios avanzados son así, les gusta probar servicios sociales y aceptan a casi cualquiera.
  • Ausencia de contenidos de calidad. FourSquare se usa en movilidad y el móvil no es un buen instrumento para crear contenidos. Sabedores de esto, solicitan «consejos breves» sobre las localizaciones en lugar de «críticas» al estilo de Yelp, 11870 y compañía. El resultado final es que estos otros sí que tienen información más relevante en la mayoría de las ocasiones en que uno consulta sobre un establecimiento.

Sigo sin tener muy claro si FourSquare tiene posibilidades de salir del perfil de los usuarios avanzados. Lo tienen difícil a pesar de haber sido uno de los primeros en establecer un mecanismo por el que muchos están dispuestos a compartir su localización y esta experiencia es probable que muchos otros la acaben integrando. De momento, por lo que he comprobado con mi usuario, da la sensación de que están teniendo muchísimos registros y gente que lo prueba, pero con una tasa de abandono muy alta, muy superior a la de Twitter incluso.

Metroo y el intento de ser el FourSquare español

Metroo

Metroo es un servicio tipo «Yelp / 11870» que compite en el mercado de las opiniones de usuarios sobre negocios, profesionales y locales. Hasta el momento no parecen haber alcanzado mucho volumen, pero sí que hicieron algunos movimientos interesantes como ser de los primeros en España en integrar Facebook Connect. El giro que quieren dar ahora con su aplicación móvil – sólo para Android y «beta testers» de momento – es la de configurarse en una especie de FourSquare local, incluyendo un juego en el que se consiguen puntos por compartir dónde está uno y consejos sobre los sitios. No he podido probarlo todavía, de hecho le queda todavía para tener una versión disponible para todos los usuarios, pero lo interesante es el intento de hacerse un hueco en un tipo de servicio que todavía sólo ha llegado a los usuarios más avanzados.

Si Metroo o cualquier otro tienen posibilidades de ser el FourSquare o el GoWalla español, es ahora. Si esperan más tiempo intentando saber si es algo que llegará al gran público o qué modelo es el que al final convence más a los usuarios, toda posibilidad habrá desaparecido a no ser que tengas la fuerza de un Google o, en los viejos tiempos, de un Microsoft a la hora de integrar con el resto de tus servicios. Aplicación social significa que el efecto red – uso lo que utilizan mis amigos / gente que me interesa – va a prevalecer sobre pequeñas ventajas en funcionalidades; a eso habría que sumar que el tipo de usuario que está entrando en este tipo de aplicaciones, que suele valorar mucho el probar lo último en los blogs populares de tecnología, muchos de ellos americanos. Ambos factores los vemos reflejados en el caso de YouAre frente a Twitter. De hecho, la mayor ventaja que podría tener un actor local como Metroo frente a FourSquare fue cubierta por estos con un movimiento inteligente: pasar de poder usarlo en ciudades predifinidas a cualquier sitio del planeta.

Por cierto, alrededor de todo esto de servicios locales que parten de un modelo nacido fuera, a veces surgen historias curiosas. Por ejemplo, cuando la gente de Viedmerde han sacado la versión en español de su página de testimonios de desgracias más o menos ingeniosas y más o menos creíbles, muchos usuarios lo han percibido como una copia de la iniciativa local Asco de vida.

Relacionado: Foursquare y GoWalla a jugar con la localización

Foursquare, la nueva niña bonita de los geeks

FourSquare

Si el último año y medio el universo ha girado en torno a Twitter para los usuarios avanzados de internet y tecnología, este 2010 parece que los tiros apuntan hacia FourSquare. Y es que FourSquare está conjugando de forma brillante varios de los elementos clave a la hora de «asaltar» a este público objetivo: integración con Twitter y Facebook, aplicación para móviles Android / iPhone y un juego para incentivar la participación. La idea es que al final el usuario comparta su localización, aporte información sobre la misma (si está en un restaurante o un museo, consejos sobre ellos) y además se lo cuente a todos sus contactos en Twitter o Facebook.

FourSquare no es el primero en buscar que los usuarios compartan donde están con sus contactos, de hecho hay un montón de compañías buscando lo mismo desde hace años: Plazes, Ipoki, Pocket Life, Google Latitude…. podríamos seguir un buen rato. Todos llegaron antes, incluido el muy interesante Brightkite, que podemos tomar como un precursor al que apenas le faltaba la variable «juego / sistema de reputación» para ser como Gowalla y FourSquare.

Por mucho que nos pueda parecer una tontería, el convertir en un juego lo de compartir la localización es el gran hallazgo de Foursquare, el mecanismo que da el empujón final a un usuario que de entrada es reacio a declarar en la web «estoy aquí», pero que ofrece menos resistencia si tiene la impresión de estar logrando algo como ser el primero en descubrir un sitio o añadir un buen consejo sobre el mismo. Tanto Gowalla como FourSquare – Gowalla es el principal competidor en esto de hacer lúdico el escribir sobre los sitios en que uno está desde el móvil – explotan lo que otros servicios como 11870 o Yelp llevan incorporando desde hace tiempo, el otorgar un nivel diferenciado a ciertos usuarios, «el que descubre un sitio», «el major de un sitio» (quien más va), algo que se convierte un incentivo para todas las partes implicadas: para el usuario para lograr ese rol «único» y para el dueño del servicio a quien interesa que haya competencia, cada que el usuario declara haber estado allí se informa a sus contactos y se lanza en su Twitter. FourSquare se queda la mejor parte, que el usuario le declare donde está y a qué lugares va con frecuencia.

FourSquare en común con Twitter

La inherente dificultad de llegar al gran público a corto / medio plazo. Si Twitter es exigente desde el punto de vista de la atención, FourSquare tiene una barrera de entrada no menos complicada: es un servicio para ser utilizado en movilidad, lo que implica un terminal de última generación más tarifa de datos. Hoy por hoy el perfil de usuario es muy avanzado en internet y tecnología, aunque por temática el potencial a largo plazo es mucho mayor. ¿Podrá salir de este nicho? De momento aún tiene que sobrevivir: Yelp ha incluido el hacer «check-in» entre las funcionalidades de su versión móvil y en Estados Unidos es un actor muy asentado, más entre el usuario medio que entre los geeks que ahora abrazan FourSquare.

Otro aspecto en común con Twitter es el hecho de que es un medio para mensajes cortos, por el hecho de estar orientado a su uso desde el móvil, lo que implica más dificultad para crear contenidos respecto al ordenador. En ese sentido el pedir «consejos» más que que «críticas» es un posicionamiento en el que, de nuevo, Foursquare acierta: críticas y análisis más extensos estarán en otro tipo de servicios… de momento. Si finalmente consiguen desplazar a los Yelp y compañía en lo que a repositorio de sitios de ocio se refiere, a largo plazo podrían finalmente hacerse también con estos contenidos «más reposados».

FourSquare diferente a Twitter

La principal diferencia que encuentro es que desde el primer momento entiendo el negocio que va a hacer FourSquare, pero no entiendo todavía el negocio que va a hacer Twitter. De nuevo hablamos de ser interfaz en el internet móvil y la localización y el negocio de la publicidad para los establecimientos. De hecho es razonable que todo su sistema meritocrático se pueda traducir a medio plazo en ventajas dentro de un sistema global: el restaurante paga por un anuncio si logra traer a un cliente de Foursquare a través de un descuento, éste puede ser mayor cuanto mayor prestigio tenga el usuario en el sistema.

También se distingue de lo que ha venido haciendo Google en el móvil y la localización. Responder a búsquedas va a serguir siendo el territorio donde Google es fuerte, pero otros contextos «sociales» siguen siendo una asignatura pendiente.

¿Llegará muy lejos FourSquare? Una vez pasado el hype quedará una competencia por un terreno muy peleado que sí que estoy convencido que permanecerá, los servicios basados en localización en el móvil. La cantidad de actores que están entrando hace muy complicado apostar por un caballo ganador, pero la ventaja de estar ganando el público geek, ese tan dado a evangelizar sobre la tecnología que utilizar, no es mal punto de partida.

Mi usuario Antonello en FourSquare.

Otros artículos interesantes: Etc, Uberbin con el hallazgo de «check-in» como término de moda en el 2010, GigaOM, Furilo

Foursquare y GoWalla a jugar con la localización

Gowalla

Los que creemos en la localización del usuario como el elemento de mayor potencial del internet móvil estamos recibiendo este 2009 un baño de realidad: la desconfianza y el desinterés del usuario medio acerca de compartir dónde está y cuando se están convirtiendo en una fenomenal barrera para los servicios basados en localización que no sean estrictamente búsquedas. Foursquare y GoWalla son dos proyectos que introducen una peculiar variante a la hora de compartir localizaciones, el juego.

La idea de ambos es la de ir visitando localizaciones y según se vayan compartiendo con los contactos y dejando revisiones, ganar puntos en el sistema. En principio como subraya el entusiasta Scoble parece una gran chorrada… y lo es, pero no hace falta más que echar un vistazo a las aplicaciones de Facebook que tienen más éxito para entender que ser una chorrada nunca ha sido un obstáculo para la adopción por parte del «gran público». Foursquare y GoWalla se diferencian en varios aspectos: el primero es sólo para algunas ciudades de Estados Unidos, partiendo de información estructurada, el segundo para todo el mundo; GoWalla funciona mediante el uso del GPS del iPhone (único teléfono para el que está disponible), Foursquare no lo exige sino que puede funcionar de forma «declarativa». Ambos se suman al carro de integrarse con Facebook y Twitter para no exigir replicar el listado de contactos a los usuarios y ganar en visibilidad.

Ambos querrán jugar en la liga entre los Yelp, Qype y 11870 y servicios tipo Google Maps: agregar opiniones de usuario y jugar la carta de los descuentos por parte de los establecimientos como modelo de ingresos, probablemente ligado a los puntos en el juego. Claro que por un lado tienen difícil conseguir opiniones a fondo (el móvil no es lo más indicado para crear contenidos) y tampoco está tan claro que consigan lo que todavía no ha conseguido ningún otro servicio: que la gente normal comparta el sitio donde está aunque sea sólo con los amigos.