RSS en LongHorn

LongHornDesde luego, parece que ha habido flechazo. Microsoft anuncia soporte nativo de RSS en LongHorn, su próximo sistema operativo cuya beta deberíamos ver aparecer dentro de este año. Si ya avisaron del soporte de RSS en Explorer 7 y que además pretenden extender este estándar (señalan que esta extensión se liberará bajo licencia Creative Commons, vía Niall Kennedy), ahora confirman que los canales de información sindicada serán una de las columnas vertebrales de su sistema. En Channel 9 tienen un vídeo explicándolo y con demos de Internet Explorer 7, del manejo de canales RSS en LongHorn y de su uso en el calendario de Outlook.

Hay que tener en cuenta de que los formatos soportados serán tanto RSS 1.0 como 2.0 y Atom 0.3, además de confirmar que adoptarán también Atom 1.0 cuando salga (Msdn) por lo que se disipan los temores acerca de la entrada de Microsoft en la agregación de contenidos forzando la incompatibilidad con el resto.

Por otro lado, soy excéptico acerca de lo que puede dar de sí esto de añadir soporte de canales RSS a LongHorn. Quizás sea muy útil para las aplicaciones que sólo van a ejecutarse sobre esta plataforma y para algún hack interesante (comentan un salvapantallas construido con imágenes a partir de imágenes de un fotolog), pero poco más. En los agregadores soy totalmente partidario de los servicios web (Bloglines, Feedness) respecto a las aplicaciones, por movilidad y flexibilidad. En cuanto a innovación, elementos como el «auto descubrimiento» de canales RSS por parte del navegador, la verdad no es nada que no haya en Opera, FireFox o Safari (Phil ringnalda). Si a eso le sumamos que estará en el mercado en el 2006 (Explorer 7 en 2005), creo que voy a confiar más en la llegada de Google a los contenidos sindicados para ver algo realmente innovador en este campo, aunque eso merece otra entrada.

Microsoft quiere «extender» RSS en Explorer 7

MicrosoftLa próxima semana se celebra la Gnomedex en la que se esperan importantes presentaciones y anuncios y uno de ellos lo va a protagonizar Microsoft alrededor de su próximo Explorer 7 y el anunciado soporte de RSS. Lo interesante del tema es que Microsoft planea extender el estándar RSS, al que quiere dotar de mejor soporte de listas ordenadas, es decir, que en los canales RSS no necesariamente la ordenación sea cronológica sino atendiendo a otros criterios. Se podría utilizar para comunicar listas de éxitos o de documentos compartidos, entre otros muchos temas que no sean noticias.

Aunque hablamos de Microsoft y estándares, no lo iban a tener fácil para convencer a los millones que tenemos canales RSS para que utilicemos su nuevo formato extendido. Por ello han ido al padre de la criatura y tal como lo explica el propio Dave Winer ha habido química. La verdad es que es difícil distinguir si nos encontramos ante un nuevo movimiento de Microsoft en pro de la incompatibilidad de sus productos o de una aportación valiosa (aunque pequeña) a «la comunidad». Repasando la historia habría que apostarlo todo a lo primero, pero quién sabe…

Por cierto, Google hace mucho que lleva apostando por Atom, el estándar alternativo a RSS. ¿Sólo por razones tecnológicas o prefirieron de entrada otra compañía?

Microsoft abre sus formatos de Office

Parece que últimamente las noticias más interesantes son de ofimática. Si hace poco hablábamos de Open Document como propuesta de estándar abierto para los formatos de aplicaciones ofimáticas, hoy toca hacerlo de la decisión de Microsoft de «abrir» (así entre comillas) los formatos de su suite que debutaran con la salida de la Microsoft Office 2006. Los ha decidido llamar «Microsoft Office Open XML» y como su propio nombre indica estarán basados en XML (una evolución interesante, tras OpenOffice). Lo interesante de la noticia es que los esquemas estarán disponibles para todo el que quiera, por lo que se asegura la interoperabilidad entre cualquier aplicación que lo desee y los formatos de los ficheros de Microsoft. Algo similar a lo que ya hicieron al publicar los esquemas de Word.

Ahora bien, aún reconociendo que esta situación es mejor que el que Microsoft mantenga en secreto los esquemas de estos formatos y toda compatibilidad se consiga por ingeniería inversa, no podemos hablar de un estándar abierto. Para ello las especificaciones deberían estar controladas por un organismo independiente y no ser propiedad (como seguirán siendo los formatos de Office) de una de las compañías que comercializa productos basados en ellas. Nada de conversión en la empresa de Gates (eso habría sido ofrecer al menos compatibilidad con Open Document), sólo un préstamo. Informan en BetaNews y también lo comenta Eduardo.

Microsoft Office 2006

En Redmon llevan anunciando su próxima Microsoft Office 2006 desde hace semanas y poco a poco van suministrando información acerca de sus novedades. La que por número sería Office 12 tendrá como fecha de puesta en el mercado la segunda mitad de 2006 (ver GB) y sus principales bazas serán, según Microsoft, la mejora de la productividad personal, ligar esta suite ofimática con sus herramientas de servidor y su vocación como herramienta en el trabajo colaborativo o groupware (ver News.com). Para esto último apuestan por añadir soporte Voz IP y fortaler su «mensajería instantánea corporativa» implementada con la plataforma Microsoft Office Communicator.

La apuesta por ofrecer mayor valor a las empresas es lo más significativo de esta futura Microsoft Office 2006. Lo cierto es que la madurez de una suite como OpenOffice que está a punto de ver su versión 2.0 hace que para el hogar no tenga demasiado sentido invertir en un producto tan complejo y caro como el de Microsoft. Ya con la Office 2003 ocurrió que la gran mayoría de las funcionalidades no era utilizada por los usuarios «no corporativos» y con la 2006 el producto se orienta definitivamente hacia el mercado empresarial. Una vez dentro de este, lo deseable desde mi punto de vista sería la apertura de formatos, la posibilidad de integrar todavía más los documentos generados con ellos en los sistemas ERP de las compañías y no tanto en el software servidor de la propia Microsoft. Pedir soporte de estándares como Open Document se me antoja esperar demasiado a la compañía de Gates, que tiene es su Office el otro gran bastión junto a Windows.

Por cierto la fecha elegida no me parece nada casual, también sale LongHorn en 2006 y a buen seguro que Gates quiere reeditar el boom producido en 1995 con la salida de Windows 95 y Office 95, aquél de las colas en las tiendas y la reafirmación de Microsoft. Sólo que esta vez me parece que no va a ser para tanto… ni mucho menos.

Aprobado Open Document

Open Document ya está aprobado. Se trata de un estándar abierto desarrollado por la OASIS (Organization for the Advancement of Structured Information Standards), basado en XML para documentos de ofimática tanto para texto, como para hojas de cálculo y presentaciones. Su vocación es convertirse en el estándar de irue de la ofimática: un formato abierto, no controlado por ninguna empresa y libre de pago para su uso. Otro tema es que esté libre de las temibles patentes (o si no recordemos aquello absurda patente de Microsoft sobre el uso de XML en procesadores de texto)

¿Posibilidades de convertirse en un estándar de facto? Muy complicado, el dominio de Microsoft y su Office es abrumados.A pesar de que va a ser ampliamente soportado, tanto por OpenOffice 2 como por Koffice y Abiworld, la llave en este tema la compañía de Gates. Esta ha dado algunos pasos interesantes en pro de la compatibilidad como la de publicar los esquemas de Word, aunque es del todo improbable que apoye a Open Document. Aunque (soñar es gratis) elegirlo como estándar para las administraciones públicas podría ser un primer paso para que la llave de los formatos que se usen no esté en manos de una única empresa.

Vía News.com.

Metro de Microsoft frente a PDF de Adobe

MicrosoftSi en Adobe se lo planteaban todo como un camino de rosas tras la compra de Macromedia, el anuncio de Microsoft en la WinHEC 2005 ha debido de sembrar cuando menos cierta preocupación en la compañía del PDF. Y es que desde Redmon planean una alternativa a este formato a la que han llamado «Metro» (vía Genbeta) cuyas características no tienen desperdicio. Para empezar está basado en XML, por lo que el desarrollo de herramientas para trabajar con él va a ser mucho más asequible (reutilización de librerías que ya trabajen con XML). Además será licenciado gratuitamente, aunque ojo, esto no significa que Microsoft ceda su autoría o que sea un formato libre, sólo que quien quiera podrá obtener una licencia para producir documentos «metro» sin pagar un euro. En principio, y según Microsoft, hasta las impresoras podrán ofrecer soporte nativo para metro, eso sin contar que no harán falta programas o plug-ins pesados para el navegador. Si a todo esto se añade que LongHorn lo traerá de serie, parece que estamos ante el «PDF Killer»: no es un estándar abierto sino obra y propiedad de Microsoft, pero cuando menos una oferta muy superior a lo que hoy por hoy ofrece Adobe.

Adobe compra Macromedia

En un movimiento totalmente inesperado, Adobe se ha hecho con Macromedia por 3.400 millones de dólares (2.623 millones de euros) en acciones (vía Navegante). Aunque Adobe intenta tranquilizar a todo el mundo en la página en la que realiza el anuncio, Adobe and Macromedia, el panorama que se dibuja después de esta absorción es un tanto preocupante desde varios puntos de vista. ¿Qué pasara con Fireworks, lo liquidarán para que no siga haciendo sombra (de lejos) a Photoshop o lo integrarán como sustituto de ImageReady? en cualquier caso, parece que la competencia se va a resentir; imagino que también diremos adiós a Adobe GoLive en detrimento de Dreamweaver y habrá que ver qué pasa con Freehand e Illustrator. Es probable que el apoyo de Adobe al formato abierto SVG sufra una «pérdida de entusiasmo» gradual (por mucho que ellos lo nieguen en la FAQ sobre la compra) al tener en sus filas al formato propietario Flash. En definitiva, una fusión inquietante en lo que respecta al poder de concentración de formatos propietarios en la red y en cuanto a eliminación de la competencia. Incluso más que antes, se hacen necesarios proyectos como Gimp y Nvu.

Sony PSP, películas y formatos cerrados

Sony PSPEn Xataka comento los planes de Sony de publicar películas para su PSP. De entrada es una estrategia bastante razonable teniendo en cuenta que la Nintendo DS le lleva ventaja en todos los mercados (Estados Unidos, Asia y dentro de poco Europa, Nintendo DS saldrá en Marzo y la PSP no llegará a España hasta final de Abril) y que el valor más importante de su consola es la de ser un centro multimadia portátil, frente a la mayor portabilidad de su competidora. La elección de las películas parece sensata a su vez, son films de acción («XXX,» «Hellboy,» o «Resident Evil 2») muy del estilo del perfil más habitual en las consolas portátiles como son los jóvenes y adolescentes (habrá que esperar para ver las de Victor Erice). Sin embargo la estrategia de Sony con las películas en la PSP tiene un punto negro que no es otro que es la de su formato propietario y cerrado, el Universal Media Disc (UMD). Este Universal Media Disc (UMD) es de exclusiva reproducción en la PSP de Sony y es cerrado. De momento la única empresa que ha sido capaz de alcanzar ventas masivas con un formato de este tipo ha sido Apple con la fórmula iPod + iTunes (aunque con el refuerzo de la reproducción de MP3). Los beneficios son claros: las únicas canciones compradas en una tienda online que se reproducen en un iPod son las de iTunes, con dos negocios que se alimentan mútuamente.

Sony quiere repetir la estrategia de Apple con la PSP, reincidiendo en errores pasados. El fracaso de su nueva generación de su walk-man fue debido al uso exclusivo de su formato cerrado y propietario ATRAC-3, teniendo que realizar el usuario una conversión MP3 -> ATRAC-3 para poder escuchar sus canciones si no las tenía en el formato de Sony. Cuando Sony rectificó ya era demasiado tarde e iPod era el icono de los reproductores de música portátil.

Con la PSP, tres cuartos de lo mismo. Emplea MPEG-4 AVC (H.264) para comprimir los vídeos, lo que exigirá conversión previa de los ficheros que vayamos a subir a la misma. En cuanto a la adquisición de películas, habrá que entrar por Universal Media Disc (UMD). Cierto es que la PSP se venderá sobre todo por consola y que ese será el medio para conseguir más clientes a los que vender otros servicios, pero creo y espero que fracase su estrategia de formato cerrado y propietario o nos veremos todos ligados al mismo como estándar de facto de la industria. Lo cual, como el hecho de que el AAC de Apple permanezca cerrado a terceros, es lo más perjudicial que puede ocurrir a los consumidores que quedan a expensas del monopolio que explota el único formato que pueden reproducir.

Microsoft asegura la gratuidad de los formatos de Office

En respuesta a una petición de la Unión Europea, Microsoft se ha comprometido a que la utilización de los formatos de los documentos generados por Microsoft Office sea gratuita a perpetuidad. Se trata de los esquemas XML de los formatos de Word y del resto de programas del paquete de ofimática de la empresa de Gates, que fueron hechos públicos después de la salida de Office 2003. Asimismo Microsoft proveerá de la documentación necesaria a sus competidores para la creación de filtros que permitan la lectura de los documentos generados por Office. A lo que se han negado, eso sí, es a ceder la potestad sobre los cambios en su especificación a una entidad reguladora externa tal como cuentan en News.com. La Unión Europea lleva unos meses con varias decisiones acertadas en el campo de la interoperabilidad entre sistemas. Lo que le están exigiendo a Microsoft es que Office sea un sistema abierto, que si mañana cualquier adminitración decide elegir otro software como OpenOffice o StarOffice no tenga problemas con la compatibilidad hacia atrás para hacerlo. Entre las decisiones de la UE tenemos la de plantear los esquemas de OpenOffice como estándar, y ahora esta de exegir a Microsoft que sus documentos puedan ser leidos por otros programas sin que tengan que pagar una licencia por ello.

En una primera lectura parece que Microsoft cede por fin en un terreno como la ofimática en la que su software Office se plantea como el estándar de facto de la industria. Sin embargo no es realmente así, las especificaciones siguen siendo suyas y serán ellos quienes marquen qué cambios habrá en los formatos, con lo que no se cumple la premisa necesaria de un organismo independiente que regule los estándares para tener un sistema abierto. Además con la gratuidad de uso de sus formatos, Microsoft quiere presentarse como colaboradora con la Unión Europea con vistas al recurso a la sanción por incluir Media Player en Windows. Esperemos que la Unión Europea no pique en el anzuelo y siga apostando fuerte por sistema abiertos que libren a las administraciones públicas de esclavitudes tecnológicas respecto único fabricante.

La UE plantea el formato XML de OpenOffice como estándar ISO

OpenofficeAunque está pendiente de confirmación, parece que la intención de la Comisión Europea es promover los formatos de los documentos de OpenOffice , basados a su vez en XML, como estándar ISO. El origen de la propuesta se remonta a Marzo cuando representantes tanto de Sun como de Microsoft fueron convocados por la Comisión para analizar si se debía establecer un estándar en documentos para programas de ofimática y en caso de que sí, cuál debería ser elegido, si Microsoft Office u OpenOffice. Según cuentan en TBray.org (también comenta la noticia Cek), la Comisión Europea se ha decantado por la suite libre OpenOffice con una declaración de intenciones muy clara: la necesidad de transparencia y accesibilidad y la no dependencia de empresas y ciudadanos respecto a una plataforma o producto específico. Hay que recordar que OpenOffice y StarOffice comparten el formato de ficheros que es abierto y cualquiera puede implementar. También hay que reconocer que hace unos meses Microsoft publicó los esquemas del formato de Word y de otros componentes de su Office, permitiendo que otros fabricantes lograran la compatibilidad.

Al igual que en el caso de Sender ID, se ha apostado por un estándar abierto en detrimento de una solución ligada a un único fabricante, en ambos casos Microsoft, aunque este permita la utilización gratuita por otros de su creación. En cualquier caso, el estándar de facto en la ofimática va a seguir siendo Microsoft Office, el estándar ISO convertirá al formato de OpenOffice en un estándar de iure, pero la industria seguirá buscando la compatibilidad con la suite de Microsoft, tanto por compatibilidad hacia atrás como para poder seguir accediendo a sus millones de usuarios. Para que se de un cambio en este sentido, será necesario primero que mejoren StarOffice, OpenOffice y AbiWord (el tercer candidato) y segundo que crezca Linux en el sector del escritorio, mercado donde Windows prevalece y donde Microsoft Office es la herramienta dominante.