Málaga Valley y la ciudad wi-fi

Noticias locales, para variar. Lo cuentan un montón de medios, ayer fue la presentación en sociedad del Club Málaga Valley e-27 con la idea de «convertir a la ciudad en el foco tecnológico más importante de Europa». Forman parte del «club» representantes de empresas tecnológicas (Telefónica, France Telecom, Alcatel, Ono, Yahoo!, HP, IBM, Nokia, Vodafone), de compañías «mass media» (Prisa, Vocento), algún emprendedor (Martín Varsavsky) e instituciones y empresas locales (la UMA, Unicaja).

Málaga está a años luz de Silicon Valley. Las diferencias son abismales, mientras que allí se emprende, se invierte capital y se innova, por estas latitudes priman las factorías de software, el «músculo» y la escasez de innovación. Si lo que se desea es replicar el referente norteamericano deberíamos llegar a un escenario en el que nazcan proyectos empresariales en torno a una universidad que llegara a cotas de excelencia en tecnología.

Pero desde luego no estamos en ese punto, por lo que personalmente encuentro un acierto pleno que las administraciones públicas (la Junta con el Parque Tecnológico, el ayuntamiento apoyando esto «del club») impulsen la tecnología como alternativa al turismo y al ladrillo, motores económicos de la zona. En Málaga tenemos ejemplos de compañías que innovan con éxito: Cetecom, Vitelcom o Isofotón, una universidad de calidad notable y muy buenas comunicaciones con Europa. Ingredientes suficientes para que el PTA se convierta en el lugar ideal para implantar «nearshores«. ¿Y para que haya I+D+I? Pues eso está por ver y si este club es capaz de ayudar a que el rol de las delegaciones instaladas en Málaga aporte cada vez más valor y no sólo el «picar», bienvenido sea, no seré yo el que se rasgue las vestiduras porque haya dinero público en el proyecto.

Por cierto, uno de los objetivos de la iniciativa es convertir a Málaga en la primera ciudad ‘wi-fi’ de Europa, algo que también me parece estupendo. Si el modelo es el de conexión gratuita para todos (lo que personalmente considero idóneo) tendrán en frente a la CMT y, por competencia, a uno de los miembros del club, Varsavsky y su Fon… ¿o es que su presencia obedece a propugnar a su compañía para dar Wi-Fi en Málaga?

Más información en Diario Sur, Cibersur, Andalucía 24horas.

La red Wimax de Intel y Motorola

IntelUna apuesta en toda regla por la tecnología WiMax. 900 millones de dólares invertidos en la compañía Clearwire (600 Intel, 300 Motorola) con el objetivo de construir una red WiMax nacional (en Estados Unidos, claro).

¿Hype o alternativa de peso a las operadoras de telecomunicaciones? Uno no puede evitar cierta prudencia ante una tecnología que todavía no ha visto funcionando, pero lo cierto es que Intel se va a casar con WiMax, donde espera un mercado excelente para sus chips y sus chipsets Centrino. De hecho esta es la mayor inversión de Intel desde su nacimiento.

En caso de funcionar – cuando menos WiMax será el sucesor del Wi-Fi, me refiero a que acabe siendo una red cobertura y calidad de servicio suficientes para proveer de una conexión de datos que permita VoIP – estaríamos ante un clon de las redes de las operadoras de telefonía. Un muy alto coste de implantación de la red, un coste moderado/bajo de mantenimiento y unos años por delante para amortizar la inversión. ¿Será la red WiMax de Intel en algo diferente a las de Telefónica o Vodafone? Es más, ¿sabrán Intel o Motorola explotar una red de este calibre sin asociarse con una de las grandes telecom?

Personalmente lo dudo mucho, la única diferencia estará en que el espectro de la señal por la que van las comunicaciones es de libre uso, lo que deriva en problemas técnicos de colisiones. Por lo demás, si la revolución en las telecomunicaciones está por llegar (ya saben, la voz no valdrá nada, hablar será gratis y se pagará una tarifa plana barata por los datos. Además tu operador no tratará de secuestrar tu terminal), no será a través de este movimiento.

Vía Mercury News.

Los routers a cinco euros de Fon

Router FonAyer Jazztel me regaló un día sin conexión (bueno a mí y a toda Málaga, lo explica Sergio Hernando), pero no quería dejar de comentar la oferta de un router a cinco euros por parte de Fon. Pondrán a la venta a este precio un millón de unidades (Xataka) y se podrá elegir entre el excelente Linksys WRT54GL y el Buffalo WHRG54S (que no conozco).

Tras el acuerdo con Jazztel, sin duda el movimiento más importante por parte de Fon para llegar al gran público (bueno, es la segunda rebaja que hacen). Claro que el movimiento y en general el estado actual de Fon despierta algunas dudas:

  • En Tecnorantes se preguntan si podrá «salir del reducto friki y blogosférico» y en los comentarios un debate sobre las condiciones de adquisición de un router Fon.
  • Alrededor de esas condiciones (el router debe de permanecer funcionando en la comunidad Fon durante al menos un año) ¿conseguirá Fon que sus usuarios lo cumplan? ¿cómo va a afrontar el hecho de que usuarios instalen otros firmwares en los routers adquiridos?
  • Más sobre firmware del router. Es crucial ahora que quieren inundar el mercado y llevar a usuarios «no técnicos» que el producto sea técnicamente maduro y eso implica que no se pida a los usuarios que dentro de un mes actualicen el firmware de un router, asunto nada trivial (véanse sus foros).
  • El modelo de negocio. Ojo con el HSDPA y las cada vez más interesantes ofertas de tarifas planas de datos de las operadoras con la 3G.

Quedan muchas dudas en el horizonte de Fon, pero sí hay algo que está consiguiendo: sonar bastante, aparecer en los medios (y en los blogs, claro) e ir cumpliendo con los planes trazados.

FON, Telefónica y el futuro de las comunicaciones

FonMuy interesantes los «pensamientos desordenados» de Pablo ante un post de Varsavsky en el que comenta una presunta alianza de operadoras europeas de telefonía contra el proyecto Wi-Fi de Varsavsky (Fon).

Pablo interpreta esto como una anticipación de las operadoras ante el impacto que les puede suponer la «conectividad en cualquier parte» que quiere ser Fon (partiendo de que haya operadores que vean Fon como una oportunidad y permitan compartir la conexión), y la entrada en el escenario de competidores Google y otros actores interesados en entrar con fuerza en la internet móvil.

Sin querer resumir por completo toda la tormenta de ideas del post, si que quiero aportar las mías con la misma filosofía, ideas sueltas sobre este tema, FON, Telefónica (operadoras tradicionales de telefonía) y el futuro de las comunicaciones:

  • A corto plazo, con la tecnología actual (802.11 b/g), el servicio no va a tener comparación. Habrá que esperar mejoras tecnológicas (802.11 n, Wimax) para que podamos hablar de sustitutivos de las redes GSM/GPRS/UMTS.
  • Calidad de servicio. Si controlas la red y puedes auditarla, controlarla y gestionarla, puedes implantar una política de QoS. En una red distribuida y gestionada por los usuarios esto es mucho más complicado y todo un reto el habilitar mecanismos que lo permitan. Estamos muy lejos del escenario del P2P, en el que la colaboración de muchos ofrece un mecanismo inmejorable para distribuir contenidos.
  • ¿Deja esto fuera de FON a las empresas? En mi opinión, en los primeros años, sí.
  • La VoIP puede ser la «killer» del cobro por llamadas en telefonía tradicional. Cierto, pero el porcentaje de ingresos por datos de las operadoras es cada vez mayor y en unos años, la voz valdrá tanto como en telefonía fija. En el futuro – medio plazo – sólo se cobrará por datos.
  • Hay un tema que falta por analizar y es el roaming entre FON y sus futuras competidoras.

Bueno, ya está, un puñado de ideas alrededor del tema. ¿Alguien se anima a seguir?

Fon, Jazztel y la legalidad de compartir el ADSL

FonEn el pasado SIMO estuve charlando un rato con la gente del stand de FON. A pesar de indicarles las razones por las que soy escéptico respecto al tema de que vayan a ser competencia de las operadoras de telefonía móvil, lo cierto es que me encontré a gente convencida y muy ilusionada con el proyecto. Al margen del modelo de negocio, de la viabilidad técnica y de la simpatía que siente cada uno por el proyecto de FON, estos días estamos asistiendo a un interesante debate sobre una de las bases sobre las que se asentará su red, la posibilidad de compartir la conexión de banda ancha por parte de los miembros de la misma.

Ya sea para revender o para compartir y conseguir conectividad en toda la red FON, el invento funcionará si lo usuarios comparten parte de su conexión de ADSL. El problema es que esto vulnera los contratos que se firman al contratarla con cualquier operador (al menos en España), como puede verse por ejemplo en las condiciones de Ya.com (pdf) o Auna. Esto parecía arreglado por su creador, Martin Varsavsky, que anunciaba un principio de acuerdo con Jazztel para ser el «primer ISP Fonero», llegando a afirmar que si tu proveedor no te permite compartir la conexión, no habría más que pasarse a Jazztel. Pero el trato no parece tan cerrado según las declaraciones que recoge Escolar, según las cuales desde la operadora se distancian afirmando que a FON sólo les están escuchando y ni siquiera hay negociaciones todavía.

Como bien dice Mariano, si no tienen operadora de ADSL que permita compartir la conexión, el proyecto FON ni siquiera puede arrancar. Es más, aunque se constituyan como proveedor de internet, cambiar de ISP en España es tan costoso en tiempo y esfuerzo que tendrán una piedra muy gorda en el camino. De hecho, sería deseable que cerraran y aclararan este punto para que el proyecto ganase en credibilidad, mucho más que con tanto anuncio de fichajes de «galácticos de internet».

Parece difícil que los ISP accedan a permitir compartir la conexión ADSL porque supondría perder clientes (mi vecino y yo rápidamente dejaríamos de pagar una cuota). Quizás si estaría alguna dispuesta a hacer una excepción con FON, que permite darle un mayor valor a la conexión contratada pero no pagarla entre varios y usarla entre todos. ¿Compartir la conexión con otras redes o de forma desinteresada no estaría permitido, pero unirse a la red FON sí?. Um, no sé si me gustaría mucho este escenario.

Habrá que ver cómo se resuelve. Sigo pensando que me gusta mucho la idea y que sería genial verla en acción. Soy escéptico respecto a que llegue a ser tan revolucionario como se plantea (insisto en que quedan fuera las empresas y los usuarios de perfil técnico bajo), pero que puede llegar a ser una alternativa estupenda para super usuarios dispuestos a meterse en móviles Wi-Fi y buscar localizaciones con conectividad.

Noticias relacionadas: FON y las redes ciudadanas Wi-Fi, FON y las operadoras de telefonía móvil.

Fon y las operadoras de telefonía móvil

FonYa hemos comentado por aquí lo de FON y las redes ciudadanas Wi-fi y a buen seguro que la mayoría de los que estáis leyendo esto sabréis del enorme eco que está teniendo Fon en la blogosfera y en muchos medios (Telecinco, El país).

Y no es para menos, su creador Martin Varsavsky ha planteado la fusión de lo que es una idea genial como es la de Red Libre con un modelo de negocio. En su punto de mira ha colocadado a «las malas de la película», las operadoras de telefonía móvil incapaces de ofrecer una tarifa asequible de datos ni en GPRS ni con la 3G y que abusan de su posición privilegiada en las tarifas de interconexión o en el precio de los SMS.

La fórmula Fon amenaza a Vodafone, Movistar y Amena (y también a Xfera, que dicen resucitará en 2006) no sólo en su actual mayor fuente de ingresos, la voz, sino también en lo que por lógica sería su negocio futuro, los datos. Y es que la telefonía móvil está llamada a seguir los pasos de la fija: la voz dejará de tener valor y el dinero se ingresará por las conexiones de datos. Fon propone ofrecer la voz directamente gratis mediante el uso de Voz IP y el acceso a datos también sin costo (si uno es según su terminología «un linus», el resto de usuarios sí que paga, aunque todo indica que no será una cantidad exagerada).

Hasta ahí, todo parece impecable, pero en mi opinión conviene no equiparar demasiado rápido lo que puede llegar a ser Fon con los servicios que ofrece una operadora de telefonía móvil.

Para empezar hay que tener en cuenta que cualquier operadora lleva a cabo complejas mediciones del tráfico, detecta saturaciones y planifica en función de ello, y aún así sufre caídas. Fon con su arquitectura descentralizada y caótica obvia esto y basándose en Wi-Fi tendremos puntos de acceso saturados de clientes, otros que se apaguen y enciendan a criterio del que comparte y colisiones múltiples no planificadas. Esto sin entrar en el tema de la seguridad, siempre peliagudo cuando hablamos de identificación, compartición de redes Wi-Fi y facturación.

En pocas palabras, tanto por arquitectura como por tecnología no existe ningún proceso para la calidad de servicio. En principio esto debería dejar fuera de sus usarios a las empresas, que por lo general buscan un servicio de mayor calidad aunque sea a costa de rescarse el bolsillo.

Fon asegura que pondrá en el mercado un teléfono Wi-Fi. Eso le salva del problema del precio de los terminales que admitan los 802.11, aunque no del hecho de que consuman mucha más batería que un terminal GSM y que su uso y configuración para funcionar con Wi-Fi sea bastante más complejo. Un requisito necesario para estos terminales es que estén preparados para pasar de Wi-Fi a GSM cuando se queden sin cobertura de forma transparente para el usuario.

Y es que con esto de la complejidad entramos en un escollo para Fon que podríamos denominar los «usuarios Messenger«. ¿Qué es un «usuario Messenger»? Aquél que sabe usar el IM de Microsoft, pero ni siquiera es capaz de mandar un correo, que utiliza SMS pero que no tiene ni idea (ni quiere tener) de GPRS, 3G, protocolos y demás parafernalia. Cierto es que el reclamo de «llamadas gratis» aviva el ingenio de los clientes con este perfil, pero o Fon se lo pone más fácil o lo va a tener complicado (y en esto entrarían muchas más variables como explicarles que va a ser difícil que hablen mientras conducen o en el autobús o que en vez de SMS usen el correo).

A mí la idea de Fon, creo que ya lo he dicho, me parece estupenda. Estoy deseando poder ir a (casi) cualquier parte con mi portátil y encontrar un punto de acceso que habré localizado previamente. En mi lista de deseos está que mi próximo teléfono tenga Wi-Fi (aunque no estoy dispuesto a pagar una cantidad desorbitada), pero mantengo serias reservas de que Fon sea una alternativa real a las operadoras de telefonía móvil si no invierte en infraestructuras: instalación de Hotspot y operarios que se encarguen de la red. O mucho me equivoco o la idea tal como la entiendo ahora mismo no es muy atractiva ni para las empresas ni para los «usuarios messenger», y no siempre los «early adopters» consiguen contagiar su interés por una tecnología…

FON y las redes ciudadanas Wi-Fi

FON es uno de los temas de moda en los blogs tecnológicos. Para quien ande fuera de juego con FON, aclarar que es la empresa con la que Martin Varsavsky promete crear una red Wi-Fi nacional (todo relatado en su blog) como alternativa a la telefonía móvil y su tercera generación, algo que ya apuntaba a principios de mes. Su página es Fon.es y está todavía en construcción.

Una red Wi-Fi en la ciudad, ofreciendo acceso a internet y conectividad en cualquier punto es un objetivo muy apetecible que en nuestro país ya ha tenido dos aproximaciones. Una es la de las propuestas desde administraciones públicas, como el caso de Atarfe o de la red sin hilos de Barcelona, que chocaron de frente con la CMT dando al traste con proyectos más que interesantes. Otra era la de las redes ciudadanas tipo Red Libre, redes Wi-Fi en las que no interviene ninguna operadora y se construyen sobre asociaciones en cada ciudad (por ejemplo MalagaWireless). El problema es que los éxitos cosechados por este modelo son modestos: montar una red Wi-fi en una ciudad lleva aparejados un montón de problemas técnicos y necesidades de recursos y gestión. Pero es en este tipo de redes ciudadanas donde se mantiene el deseo de compartir información y conocimientos de sus usuarios, es donde más genuinamente encontramos el espíritu original de Internet.

Y en esto que llega una tercera vía, las redes Wi-Fi montadas por empresas y con un modelo de negocio sobre ellas. Quedando un tanto lejos la implantación de WiMAX, afrontar este reto tecnológico no es cuestión baladí pero FON partiría de la absorción de AirBytes, ya dedicada a estos menesteres. El modelo de negocio se basa en la existencia de dos tipos de usarios; unos son los «opensources» que contribuyen con el 3% de su ancho de banda ganando a cambio acceso gratis en cualquier lugar de la ciudad, los otros serían los «bill gates» que revenderían ancho de banda mediante Wi-Fi a cambio de dinero. ¿Cómo gana dinero FON? Vendiendo ese ancho de banda obtenido a ambos tipos de usuarios a cualquiera que quiera una conexión inalámbrica.

El modelo «pincha» en que las condiciones de las operadores que ofrecen banda ancha no permiten el compartir la conexión a internet ni mucho menos revenderla. Para ello afirman que ofrecerán conexión ADSL en la que sí que está permitido (¿permitido sólo mediante ellos o en cualquier caso?), aunque está por ver si serán capaces de armar una oferta capaz de competir con Jazztel, Ono, Telefónica o Wanadoo .

Lo que sí es seguro es que la demanda de este tipo de redes va a crecer exponencialmente: Wi-Fi en la la PSP o la NDS, en teléfonos como el Nokia N91 y por supuesto en todos los portátiles. Un montón de usuarios deseando alguien que les ofrezca conexión asequible allá donde se encuentren. Las operadoras de telefonía móvil deberían empezar a preocuparse en serio acerca de la 3G.