Cómo maqueta Flipboard

Maquetación Flipboard

Uno de esos posts estupendos que algunos equipos de ingeniería se marcan de vez en cuando, esta vez de la mano del de Flipboard

Cuando lees Flipboard, artículos y fotografías se presentan en una serie de páginas que que puedes ir pasando al igual que en una revista impresa. Cada diseño de página de la revista se percibe cuidado y hermoso, como si los editores y diseñadores lo hubiesen creado manualmente para tu experiencia

Una muestra de por qué – incluso pasado algunos años – siguen ofreciendo una experiencia diferencial en tablets y móvil (no digo necesariamente mejor, para super consumidores de información incluso diría que es en ocasiones contraproducente como organizan y muestran).

Relacionado: Valoración de Flipboard: 800 millones de dólares

Valoración de Flipboard: 800 millones de dólares

FlipBoard

La noticia la dio ayer ATD: Flipboard recibía nueva inversión de 50 millones de dólares para una valoración de 800.

A su modelo original de embeber contenido de terceros y añadirle publicidad (llegando a un acuerdo con ellos, no como pretendían los lectores RSS) han acabado sumando la opción de revistas «filtradas por usuarios» o creadas por marcas (a las que ayudan dándole visibilidad extra)

La propuesta a fin de cuentas es de intermediación: combinar su papel de agregador con el de «mejor experiencia de usuario en tablet y móvil» refuerzan su valor frente a las publicaciones que apuestan por una app propia sólo para su contenido, con la que difícilmente van a lograr además igualar a Flipboard en usabilidad y satisfacción del usuario.

Relacionado: New York Times en Flipboard, la tercera vía en el debate “web Vs apps”

New York Times en Flipboard, la tercera vía en el debate «web Vs apps»

FlipBoard
En el debate «aplicaciones o versión web para publicaciones en el tablet» esta semana nos descubrimos con una encuesta que apuntaba – para sorpresa de muchos – que había más usuarios (41%) que preferían acceder desde el navegador que los que se decantaban por la aplicación específica del medio (30%).

Es interesante preguntarse por la causa de estas preferencias. ¿Es por la experiencia de usuario de estas aplicaciones? ¿por diferentes modelos de negocio? ¿por las ventajas intrínsecas del navegador? (a la hora de compartir contenido por ejemplo o abrir enlaces) Y digo que es interesante porque el anuncio del acuerdo entre el New York Times y Flipboard abre una tercería vía en la experiencia que se plantean los medios para tablets y móviles.

Los usuarios de Flipboard accederán a los contenidos del NYT con las mismas pautas que los que van a la versión web, cobrando a partir de un umbral de consumo de contenidos, dejando la lectura de los primeros artículos gratis. La ventaja del modelo Flipboard es que permite controlar esto mucho mejor que en el navegador (borrado de cookies, uso de varios navegadores). Adicionalmente compartirán ingresos publicitarios provenientes de las lecturas del NYT dentro de Flipboard

Al final lo que tenemos es a New York Times abrazando a un intermediario. Difiere con lo que hicieron otros cmo The Guardian en Facebook en que en Flipboard a priori no se arbitra sobre la visibilidad de cada fuente sino que es el usuario el que se organiza. ¿Qué ganan? Básicamente integrarse en una de las mejores experiencias de usuario en el móvil y, sobre todo, en el tablet donde los medios tienen puesta muchas esperanzas de poder articular modelos de negocio basados total o parcialmente el pago.

¿Sombras? Sigue siendo un intermediario que comisiona y además en el caso de Apple no hay relajación de sus pretensiones de comisionar por la adquisición de contenidos desde el iPad, por lo que la implementación tendrá que ser muy cuidadosa con este punto.

Flipboard y el santo grial de ofrecer lo más relevante de internet para cada usuario

FlipBoard

Flipboard disfruta del hype del momento, gracias a un cóctel que ha conectado bien con los analistas tecnológicos en Estados Unidos: aplicación con iPad, integración de Twitter y Facebook y una fuerte inversión. El resultado es una experiencia muy bien resuelta, FlipBoard ofrece un estilo de navegación similar a una revista para la información y los contenidos recomendados por contactos en sitios sociales (FB, Twitter) o, directamente, agregados de distintas fuentes.

Si funciona bien (servidor sólo lo ha probado unos minutos), FlipBoard debería dar la respuesta a la gran pregunta de la experiencia en internet, qué es lo más relevante de los contenidos online para cada usuario… basándose en las dos grandes tendencias «sociales» de los últimos años: lo que comparten mis contactos (sean amigos, tirando de FB, sean gente que creo interesante, a partir de Twitter) y lo que pueden calcular que es contenido de calidad. Gente más algoritmos y la difícil combinación de ambos que están tantos actores intentando para dar ese cálculo de lo relevante para cada usuario.

FlipBoard intermediando a intermediarios

Claro que para conseguir lo que quiere, FlibBoard se encarga fenomenal de la capa de presentación, pero los datos los tienen otros: Facebook y Twitter. El camino hacia los contenidos no es que esté intermediado, es que los propios intermediarios ven como aparecen otros que acaban controlando la experiencia final del usuario porque aportan valor. Twitter tiene una relación de amor / odio con los clientes que tanto han ayudado a popularizarlo, Facebook siempre ha controlado más la experiencia y no imagino que les vuelva locos la idea de un cliente «multired».

En todo caso, si FlibBoard quiere conseguir su objetivo de «ofrecer lo más relevante» para el usuario necesita las dos «patas»: lo que comparten sus amigos, lo que comparte gente a la que considera interesante. Es más no le basta con ser un simple cliente, necesita añadir inteligencia: calcular de todo lo compartido que aparece primero (pretende consumirse como una revista), qué añadir para el perfil de usuarios cuyos contactos «comparten poco» (como explica bien Mariano), obtener contenido relacionado…

FlipBoard y los creadores de contenidos

Además de no poseer los datos sino que tiene que «beber de ellos», tenemos el problema que han tenido siempre los agregadores, y FlipBoard es un agregador, muy sofisticado, pero lo es. Y ese problema no es otro que el modelo de «muestro los contenidos de publicaciones y añado mi publicidad» es algo que no les van a permitir. Incluso hay quien se cuestiona su legalidad, aunque para una aplicación que es gratis y, de momento, no añade anuncios sería ir demasiado lejos. Sería casi como decir que Instapaper es ilegal por «parsear» los artículos.

El caso es que no creo que a las publicaciones que agrega les enamore el concepto de FlipBoard: llevan un año soñando con la salvación que supondría el iPad, de la cultura de pago por sus publicaciones, de cómo volvería el concepto de «lector» que se suscribe y lee toda la revista… encontrarse con que hay alguien que plantea una experiencia similar pero para el que ellos serían «uno más» es un escenario con el que creo que no contaban.

El valor de lo relevante frente a la viabilidad de FlipBoard

Sería interesante saber si los responsables del proyecto han pensado en modelo de negocio ¿suscripciones dentro de FlipBoard? ¿publicidad? ¿pago por servicios premium? Todos y cada uno de los que se me ocurren pisan los pies o de Twitter y Facebook o de las empresas creadoras de contenidos. Si quieren ser un proyecto viable, necesitan hacer amigos… lo que les dificultaría en su objetivo principal, ser el servicio que ofrece lo más relevante a cada usuario con una experiencia social, personal y basada en contenidos. En esa batalla hay muchos, desde el modelo Digg/Menéame hasta Twitter y Facebook pasando por Google Reader y otros agregadores. Por lo pronto, los que no tenemos iPad no vamos a poder disfrutarlo.