Snowl, Aurora, OAuth, OpenId y el futuro del navegador web

Aurora

El futuro del navegador web es el tema «estrella» de la semana merced a Aurora y Snowl, dos proyectos de la fundación Mozilla. El primero lo encontramos en la factoría de ideas de Mozilla Labs, abierta a propuestas externas para reflexionar alrededor de la nueva generación de navegadores. Desde Adaptative Path presentan Aurora, apenas un boceto, siquiera una «prueba de concepto» de lo que podría ser el navegador del futuro.

Aurora muestra un cambio radical en la experiencia de usuario del navegador web, que podría definir en tres variables: aplicaciones ricas en internet (las RIA), una experiencia social y utilización de la localización del usuario. Sin duda un planteamiento impecable, por mucho que se aleje de una propuesta asumible hoy en día, ¿qué tecnologías vamos a utilizar para las RIA? ¿quien albergará mis contactos? ¿bajo qué estándares se comunicara este futuro navegador con las distintas aplicaciones? ¿y ellas entre sí? ¿cómo y dónde se gestionará la privacidad de mi localización? Son todos temas que hemos ido comentando a lo largo de los últimos dos años y que reflejan en cierto modo hacia donde se encamina nuestra experiencia de la web.

¿Cuál sería el planteamiento ideal? Personalmente apostaría por un runtime para aplicaciones ricas en internet que sea abierto, estándares OpenId u Oauth integrados en el navegador para identificarnos en la web y acceder a los datos que tengamos en nuestras aplicaciones, sitios sociales interoperables con portabilidad de datos real y un navegador que ofrezca una buena experiencia sin perder su rol neutral y basado en estándares abiertos, como debe ser la web.

Por otro lado, esta semana ha visto la luz Snowl, una extensión que apuesta por convertir Firefox en el centro de las comunicaciones en la red con un rol que va más allá del de navegador web. La extensión que podemos instalar es apenas un prototipo, pero muestra el concepto que persigue implementar:unificar la recepción de todo tipo de mensajes, desde correos electrónicos o canales RSS hasta mensajes en twitter o respuestas en foros. Ofrece dos vistas de uso, una más parecida a un gestor de correo y otra similar a un lector RSS en versión «river of news».

De momento Snowl es algo a lo que echar un vistazo y poco más. A serios problemas de implementación hay que unir que conceptualmente es bastante discutible, los sitios tipo Twitter admiten una experiencia interactiva muy diferente que la lectura RSS y construir un interfaz capaz de distinguir la importancia de cada mensaje y se adapte al tratamiento que se puede dar a cada uno… complicado.

En todo caso, uniendo Aurora y Snowl tenemos un escenario interesante por parte de la fundación Mozilla. Una apuesta por la innovación abierta para el futuro del navegador web (justo hoy alianzo publica algunos casos de éxito de esta filosofía), algo muy necesario tras los años oscuros en los que Explorer reinó en solitario y que va a traer esta segunda guerra de los navegadores.

Os dejo con el primer vídeo de Aurora, el resto se puede ver en adaptivepath.

Firefox en la segunda guerra de los navegadores

Firefox 3

Como no podía ser de otra forman, hoy toca hablar de Firefox en la segunda guerra de los navegadores tras la salida ayer de Firefox 3 (descargable desde Mozilla.org). Sin duda estamos ante el navegador mejor tratado por «la crítica»: el hecho de ser libre y el de postularse como alternativa a Internet Explorer – hace unos años la única opción disponible – hizo que pronto se convirtiera en el «bueno de la película», con gran apoyo por parte de webs, blogueros… y Google. Si a eso sumamos su planteamiento abierto y la enorme comunidad de desarrolladores de extensiones que elevaban la potencia del navegador, nos encontramos lo que hace unos años era una quimera, una alternativa a Explorer con una penetración de mercado cercana al 20%.

Pero no todo es bonito en la trayectoria de Firefox. La versión 1.5 era una auténtica máquina de devorar memoria, experiencia que se podía empeorar según que extensiones se instalaban encima. Firefox 2 trajo más novedades en las tripas que en funcionalidades (sin que se llegase a aplacar el apetito voraz de recursos de este software) y así hasta llegar a la tercera versión que hoy ya podemos disfrutar.

Firefox y el futuro de los navegadores

Hay dos puntos de cara al futuro de los navegadores. Uno son las RIA, la lucha por ser la tecnología para las aplicaciones web del futuro, en la que Flash y Silverlight se postulan como runtimes propietarios para ello. En este terreno Firefox se presenta como un terreno de juego neutral en el que poco puede hacer.

El otro es el soporte offline de aplicaciones, para el que Firefox 3 aporta soluciones propias (Mozilla.org), pero en el que difícilmente va a poder competir con Google Gears que tiene la ventaja de servir para el resto de navegadores.

Por último está la batalla en el móvil, para el que se prepara una versión de Firefox (vídeo de como podría ser), pero en la que se va a encontrar un mercado enormemente fragmentado y con entornos cerrados.

También tenemos el terreno de los «datos en la nube», en el que están intentando entrar con Mozilla Weave, que trae algunas buenas ideas, pero que se antoja de difícil éxito.

Firefox y Google

Google es quien más ha apoyado a Firefox, consciente de que cuanto menos poder tenga Microsoft en la herramienta que utilizan sus usuarios, mejor. Esto se ha traducido en llegar hasta a pagar por sus instalaciones, pero también que Google es la mayor fuente de ingresos de la fundación Mozilla (se llevan parte de los anuncios mostrados en las búsquedas desde la caja del navegador), lo que en algún caso ha abierto el debate de la independencia.

Firefox 3 ha llegado y, junto a Opera 9.5, va a ser mi navegador. Es de justicia reconocer lo mucho que ha aportado este proyecto desde su nacimiento a la web y a la competencia en el mercado de los navegadores, con una propuesta libre y abierta, sin vocación de querer imponer ninguna tecnología o estándar cerrado. Es por ello que mucho nos debemos felicitar de que se esté descargando de forma masiva y cada día más.

Actualización: novedades en FF3 y también especial en Genbeta.

Firefox 3 RC2

Ya está disponible Firefox 3 RC2, segunda candidata de la tercera versión del navegador de Mozilla. Se puede descargar de Mozilla.org para Mac, Linux y Windows en un montón de idiomas, español incluido.

Ya queda menos para uno de los lanzamientos del año, Firefox 3 que promete bastante y puede suponer un impulso importante dentro de la segunda guerra de los navegadores, en la que hemos destacado a Adobe, a Opera, a Google y a Explorer. Queda hablar – y mucho – de Firefox 3, que tiene vocación de protagonista en la forma que se va a construir la web en el futuro, aunque de momento uno se conforma con que mejore el voraz apetito de memoria y la exasperante lentitud de las que adolece – en ocasiones – la versión actual. Ya queda menos.

Relacionada: Firefox 3 beta 1.

Google en la segunda guerra de los navegadores

Google Firefox

Nos encontramos en la segunda gran guerra de los navegadores, años después de aquella otra «Netscape frente a Explorer», que ya sabemos quién ganó. En esta otra hay actores nuevos, nuevos terrenos de juego (móviles, consolas), otras variables a tener en cuenta y parte del futuro de la web en juego. En una serie de posts propondré algunos de los temas que creo más interesantes de esta segunda gran guerra de los navegadores.

Un actor importante en esta nueva guerra de los navegadores es Google, aunque no «fabrique» ninguno de ellos. ¿El motivo? Pues básicamente porque ha sido el impulsor del modelo de negocio más importante para los navegadores gratuitos: esa caja de búsqueda que viene con un buscador por defecto, que comparte ingresos por publicidad en las búsquedas que se hacen desde ella. Una segunda vía ha sido la de «navegador con barra de navegación por defecto», poderosa herramienta de redirección de tráfico y que también ha explotado sobremanera Google.

Por otro lado, Google lleva años muy unido a Firefox, hasta el punto de cuestionarse la independencia del proyecto del navegador libre (en algún caso, con motivo). La gran mayoría de los ingresos de la fundación Mozilla provienen de Google, que nunca ha ocultado su simpatía por que haya competencia a Explorer (hasta el punto de pagar por descargas de Firefox), arma en manos de su rival en varios mercados, Microsoft.

Y es que el navegador es un elemento clave en el equilibrio de equitativa competencia en la web: el buscador por defecto, los servicios integrados, las tecnologías y estándares soportados… un equilibrio muy vigilado por las autoridad antimonopolio (Microsoft ya fue penalizada por integrar Explorer en Windows) y clave para Google y su expansión a mercados más allá de las búsquedas. Proyectos como Gears difícilmente van a funcionar sin un soporte nativo en navegadores y el que Microsoft pueda usar Explorer como palanca (WIndows Vista ya sopla a su favor) es una variable a considerar. Tanto es así que en telefonía móvil se esfuerzan mucho en acuerdos con fabricantes y telecos (en iPhone por ejemplo, muy integreado) y en Android apunta a que se reservarán el control del navegador por defecto.

Google es un actor importante en la nueva guerra de los navegadores, en los próximos días seguimos con el resto.

Firefox 3 beta 1

Llevo un par de horas con la primera beta de Firefox 3. Lo peor, como siempre en estos casos, es la pérdida de compatibilidad respecto a algunas extensiones a las que uno se ha acostumbrado y que inmediatamente se echan de menos. Pasado ese momento, lo cierto es que esta primera beta de Firefox 3 me está dejando un grato sabor de boca: más rápido que Firefox 2, con menos tendencia (al menos en las horas que lo llevo usando) a devorar memoria y sin problemas de estabilidad a la vista.

Novedades

Sin ánimo de hacer un examen exhaustivo, las novedades más importante de Firefox 3 las vamos a encontrar en los gestores de descargas y favoritos, en seguridad y en el motor del navegador (que pasa a correr con Gecko 1.9).

En seguridad encontramos integración de las descargas con el antivirus (y con los controles parentales de Windows Vista) y análisis de que las extensiones y plug-ins están actualizados, deshabilitando en caso de ser versiones antiguas e inseguras.

En el gestor de descargas ofrecen que ahora podemos pausarlas y el navegador lidia mucho mejor con ellas (tengo serios problemas en Firefox 2 cada vez que quiero descargar algo, se «congela» durante segundos). El sistema de marcadores (ahora Places) ha sido renovado (pasa a estar basado en SQL Lite) y permite búsquedas bastante completas. Podemos marcar con una estrella (está junto a la barra de navegación) para añadir a favoritos una página y añadir etiquetas a las mismas (doble click en la estrella), para facilitar el encontrarla más tarde. Bastante usable y útil.

No he encontrado nada de soporte offline a aplicaciones web ni OpenId, pero Firefox 3 tiene muy buena pinta: rápido, algo más eficiente en la gestión de memoria, más usable y limpio. Nada de reinventar el navegador, pero mucho de arreglar los problemas que muchos usuarios teníamos con Firefox.

Descarga: Mozilla.com.

¿Debe Mozilla integrar AdBlock Plus en Firefox?

FirefoxEn su momento Mozilla dotó a Firefox de un sistema contra los pop-up bastante efectivo que todos celebramos. Se acabaron los tiempos de sufrir la apertura de otras ventanas por parte de webmasters a los que les importaba un pimiento que tú no las hubieras solicitado. Hasta ahí, un consenso bastante amplio sobre la convenencia de la funcionalidad (imagino que excepto estos administradores de webs tan poco amigos de tratar bien a sus visitantes). Pero en estas que apareció la extensión AdBlock (luego mejorado por Ad Block Plus), que permite eliminar la presencia de banners y anuncios contextuales mientras se navega, ¿no sería razonable que Mozilla también la añadiera de serie a Firefox?

Todo esto viene por una iniciativa basta idiota que comentaron en Genbeta: bloquear a los usuarios que utilizasen Firefox porque podrían estar utilizando alguna extensión que bloquease la publicidad y por tanto serían visitas imposibles de rentabilizar no ya en publicidad CPC (pago porque el usuario haga click en el banner) sino que tampoco en CPM (pago por las impresiones independientemente de que se haga click o no). El problema técnico para los promotores del asunto es que no pueden detectar cuando alguien navega con AdBlock Plus, pero sí si lo hacen con Firefox (a menos que se haya cambiado el User Agent).

El estado actual es que AdBlock lo utiliza un muy pequeño porcentaje de usuarios, de perfil muy experto. Integrarlo en un navegador con cada vez mayor cuota de mercado sí que podría tener un efecto considerable para los sitios y servicios que viven de la publicidad (o sea, casi todos). Por un lado veo muy claro que Mozilla no va a integrar AdBlock porque le va la economía en ello: sus ingresos son gracias a Google, el gran publicista de la red, que le paga por los clicks realizados desde los resultados a búsquedas que vienen de la caja del buscador (tecnocidianos comentaba que gracias a ellos dieron unos datos de ingresos de 52.9 millones de dólares en 2005). Además los efectos en la economía de internet podría ser devastadora en caso de generalizarse su uso, exigiría reconfigurar el modelo de prácticamente todos los servicios y empresas de contenidos. De hecho, en alguna ocasión se especuló con el hecho de que si Microsoft quisiera hundir a Google no tendría más que añadir algo similar a Explorer.

Una encrucijada ciertamente, porque no es una ecuación en que todos ganen: los usuarios seguramente prefieren evitar banners, pero probablemente también quieran seguir leyendo el periódico gratis y no pagar por usar buscadores, redes sociales y sistemas para compartir vídeos. Un debate cuando menos interesante ¿debe respetar el navegador una web si esta no plantea publicidad intrusiva? ¿si Mozilla encuentra otro modelo para mantener su fundación, se debería plantear el efecto de la medida o sólo pensar en si la desea el usuario?. Los usuarios expertos se encuentran cómodos con la situación: publicidad para los otros pero no para mí, aunque si en algún momento AdBlock Plus da el salto fuera de la esfera más tecnófila tendríamos que empezar a pensar en una web muy diferente a la que ahora conocemos.

Firefox sube en Europa

FirefoxHay estadísticas de uso de navegadores que no se pueden tomar en serio por el hecho de estar hechas a partir de los datos de usuarios de sitios tecnológicos, son más avanzados y más propensos a tener «lo último». Por eso los datos de Xiti Monitor, basados en lo recogido de 96.000 webs durante la primera semana de Julio, son tan interesantes. Firefox tiene el 27.8% del mercado (un aumento de casi 4 puntos respecto a Marzo), por un 66.5% de Internet Explorer y 5.7% para Opera y Safari. En España apuntan a que el 19.1% de los navegantes usa Firefox.

Esperemos que la difusión de estas cifras nos lleve a que los que todavía mantienen versiones «sólo para Explorer» (en especial páginas de comercio electrónico y bancos online), se den cuenta que la quinta parte de sus clientes ya no utiliza ese navegador. Y, por otro, crucemos los dedos respecto a Firefox 3, porque a pesar de su cada vez mayor popularidad, el navegador de Mozilla corre el peligro en convertirse en un monstruo consumidor masivo de recursos con cada vez más problemas de funcionamiento.

Operator en Firefox para trabajar en microformatos

FirefoxUna de las sesiones del MIX07 que tenía claro que no iba a perderme era la de Tantek Çelik, de Technorati, sobre microformatos. Realmente no había nada nuevo en ella (se puede acceder a la presentación en su página), pero resultó muy estimulante como explicó este conjunto de estándares para añadir semántica a la web de una forma sencilla ante un público a priori algo excéptico (bueno, no todos, servidor sigue en la línea de que el futuro son los microformatos).

De hecho, tras la sesión de lo primero que hice fue instalarme la extensión Operator, que añade a Firefox la detección y gestión automática de la información contenida en microformatos, sin necesidad de esperar a que Firefox 3.0 lo traiga de serie. Estupendo llegar a una página con un hcard y que el navegador te invite a añadirlo a tu agenda, o que detecte un evento en hCalendar y te dé la posibilidad de añadirlo a tu calendario en un sólo click. Así se puede navegar por los eventos de Last.fm y añadirlos al Google Calendar automáticamente con sólo pinchar en la barra de la extensión que te avisa. Información semántica para tareas sencillas y hacer la vida más fácil al usuario (que la página la entienda el navegador, que para eso está).

¿Y qué pintaba una conferencia sobre microformatos en el MIX07 de Microsoft? Podría entenderse como una prueba de que su planteamiento era el de una conversación abierta (tengo pendiente hablar de la sesión más que interesante sobre Amazon S3), pero también que apunta a la posibilidad de que Internet Explorer 8 soporte microformatos, algo que creo que es muy probable (o también las dos cosas a la vez). En todo caso, señores programadores de gestores de contenidos, apunten a los microformatos en su agenda.

The Coop, red social en Firefox

The Coop

The Coop es un proyecto para convertir Firefox en una red social. La idea es tener los contactos accesible desde el navegador, mostrando sus rostros, y poder intercambiar enlaces con ellos. ¿Ves una noticia, una imagen o un vídeo que te gusta y se lo quieres pasar a los amiguetes? Pues ya no necesitas abrir el correo, copiar la URL y empezar a disparar, con The Coop será cuestión de hacer click en los avatares de los contactos con los que quieras compartirlo.

Esa es la idea original de The Coop, tal como cuenta Mike Beltzner en su blog, la simple funcionalidad de intercambiar enlaces entre usuarios. Pero en la página del proyecto hay algunos datos muy interesantes. Así, The Coop se integrará con servicios «populares» de la red que dispongan de API; pinchas en el rostro de un contacto y accedes a sus últimas fotos en Flickr, a las últimas canciones que ha escuchado en Last.fm, a los vídeos que ha seleccionado como favoritos en Youtube o a lo último que ha escrito en su blog.

A falta de verlo en acción, la idea de The Coop me parece muy interesante. De hecho, es muy similar a Flock, el navegador «social» construido sobre Firefox. La ventaja de The Coop es integrarse directamente en el navegador de Mozilla y no precisar de instalación aparte. Luego tenemos el tema de la «canibalización» de las redes sociales que integra, The Coop corre el riesgo de perjudicar muy mucho las fuentes de las que bebe: si ya no necesito ir a Flickr para ver las fotos, se reducirán muy mucho las páginas vistas de este servicio y así con los demás. Habrá que ver cómo lo plantean, pero de entrada The Coop suena como una «meta red social» con muchas posibilidades de convertirse en un actor importante a poco que esté bien resuelto.

Firefox 3 y las aplicaciones web offline

firefoxLa última generación de navegadores – Firefox 2, Explorer 7 y Opera 9 – no ha sido lo que se dice una revolución. Firefox 2 traía más novedades en las tripas que de cara al usuario, con una moderada mejora del rendimiento y del consumo de memoria; Opera 9 ha dado algunos pasos más para confirmar que es un gran navegador y, finalmente, Explorer 7 ha supuesto la puesta al día del navegador de Microsoft en lo que a funcionalidades básicas se refiere.

Pero de la próxima generación sí que hay que esperar grandes cosas. El navegador como plataforma sigue siendo un factor de limitación respecto a lo que se puede hacer en la web: son fuente de problemas de seguridad, no permiten trabajar desconectados con los nuevos servicios y limitan mucho los interfaces de usuario. Ante eso ha surgido el tema de las Rich Internet Applications con WPF/E y sobre todo Apollo como alternativas al navegador desde el escritorio. En los planes de Firefox 3 está el dar soporte a las distintas aplicaciones web tipo Google Docs para permitir el trabajo «offline», poder descargar los datos y modificarlos en local de manera que no haga falta estar siempre conectado para utilizarlas.

Esta propuesta de Firefox 3 se habilitará merced a la integración en el navegador de la base de datos SQL Lite y mediante una API (lo que implica que los servicios que quieran aprovechar el trabajo offline con Firefox 3 deberán ser adaptados para utilizar dicha API).

Permitir aplicaciones web offline en Firefox 3 trae varias discusiones consigo. La primera de ellas es el debate del «sistema operativo en la web» (expresión que no me gusta nada, en la web no hay sistemas operativos, hay emulaciones de escritorio). Con el refuerzo de un software multiplataforma como Firefox 3 como centro de la actividad para los proveedores de soluciones basadas en SaaS – Software as a Service – el sistema operativo pasaría a ser menos relevante (si lo puedo hacer en Firefox, lo puedo hacer en cualquier sistema operativo). Tenemos también el problema de la compatibilidad y la estandarización, que el resto de navegadores que deseen incluir trabajo offline no obliguen a los creadores de servicios en la web tener que reprogramarlos dos veces.

Por último está la competencia entre dos paradigmas, el que presenta Apollo para llevar la web al escritorio o esta tendencia ya existente – y que Firefox 3 vendrá a reforzar – de llevar el escritorio a la web. Este último parte con la ventaja de que ya hay millones de Firefox instalados, el primero con la de mayor integración con elementos del sistema operativo y – presumiblemente – permitir interfaces más complejos. Se espera la primera versión Alpha beta de FF3 para primavera.

Más sobre FF3: OpenId en Firefox 3.

Fuentes y más información: Yahoo News, R/W web, TechAddress, 901am.