Google (no) se olvida de la neutralidad de la red

Google

Actualización 25/11: Como habíamos previsto, desde Google han aclarado el asunto. Como explica Mariano, se trata de un acuerdo de peering, tal como se apunta en algunos de los comentarios. Bueno es saberlo porque perder a Google en la lucha por la neutralidad de la red sería fatal.

Artículo original: Cuando los proveedores de internet insinuaban que querían cobrar para favorecer a unos servicios online sobre otros, Google ponía el grito en el cielo con razón: se trata de una vulneración del principio de la neutralidad de la red, de hacer más accesible a quien paga sobre quien no tiene recursos para hacerlo. «Una Internet de dos velocidades reduciría la innovación, solidificaría la posición dominante de los proveedores más exitosos de contenido y de aplicaciones, y limitaría las oportunidades para los innovadores que recién están entrando», escribieron en su blog oficial. Sin embargo, por lo que explica Mariano en Ubertin, Google acabiría de firmar precisamente eso con Fibertel, un ISP argentino con el que va a «establecer un enlace privado» para que los usuarios de ese proveedor «puedan acceder más rápido a Google, GoogleEarth, GMail y YouTube».

Confieso que no entiendo para nada este movimiento. Google no necesita desequilibrar el terreno de juego a su favor, esta vulneración de la neutralidad de la red que abre la puerta a admitir que los ISP se lleven un bocado del negocios de quienes montan servicios en internet (aunque este acuerdo les hubiese salido gratis), el escenario menos deseable desde mi punto de vista para Google. ¿Aprovechar su posición y recursos para llegar a acuerdos de este tipo y pasar por encima de la competencia? En los comentarios de Uberbin comparan la estrategia con la de utilizar un CDN tipo Akamai, pero no es igual, un CDN escoge la máquina más cercana desde la que te sirven un contenido, pero en la alianza con Fibertel sería el ISP del usuario el que da preferencia a un servicio sobre otro: los vídeos de Youtube optimizados, los del resto de proveedores en segunda velocidad. Es tan incomprensible, tan contrario a lo que venían defendiendo, que en las próximas horas debería haber una explicación oficial por parte de Google desmintiendo que la empresa número uno de la red le ha vuelto la espalda a los principios básicos de la misma.

Artículos relacionados: