Réquiem por Facebook

Nueva portada de Facebook

En los últimos días han aparecido dos piezas interesantes sobre «el fin de Facebook» o, al menos, el fin de su hegemonía en el espacio de los servicios de redes sociales.

Chrys Bader:

A medida que tu red de Facebook se satura, empieza a sentirse como algo público. Se pone el énfasis en la gestión de la imagen, en lugar de en una unión/conexión genuina con la gente. Startups jóvenes como Snapchat ofrecen refugio frente a la institución Facebook, al servir como un lugar donde uno puede expresarse con comodidad. Un lugar donde usted no siente que cada movimiento está siendo vigilado.

Facebook nunca será cool otra vez. Pero es rico, por lo que puede comprar lo cool.

El argumento de «lo cool» lo he visto utilizado varias veces y es algo de lo que suelo desconfiar: se desdeña el efecto red y se desdeña que hay instituciones y canales que funcionan desde hace décadas. Sí creo que hay un punto en la pérdida del entorno personal original de Facebook y, en el caso de los jóvenes, el hecho de que sea masivo no ayuda: por definición los sitios divertidos no es donde están los adultos de tu familia.

Benedict Evans recogido en BI:

Facebook tiene un problema del producto. Hay mucho ruido en el News Feed, se cargaron el producto, el uso de algoritmos para seleccionar lo mejor es «sólo un truco», el producto subyacente está roto: si tienes 1.500 mensajes de correo electrónico todos los días, no dirías ‘Necesito mejores algoritmos’

En el teléfono móvil es fácil tener una experiencia «desagregada», que podría perjudicar a Facebook. En el escritorio, Facebook es una aplicación grande, monopolística. La inclinación es a permanecer dentro de Facebook para un montón de cosas. En el teléfono es fácil pulsar el botón de inicio y a continuación abrir una nueva aplicación, como WhatsApp, Snapchat o Instagram

Estando de acuerdo en que hay signos de agotamiento en Facebook, que no va a poder ser todo para todos, que le resultará imposible comprar cada cosa social que se mueva y que está atado a un contexto de ocio y que en el móvil no va poder repetir su hegemonía en el PC

Lo que tengo menos claro es que su mayor problema sea el ruido en el newsfeed, máxime cuando su mayor competidor en el espacio de lo social es Twitter, que es mucho más público, ruidoso y sobrecargado de información. De hecho lo que encuentro perturbador en Facebook es que restrinja la llegada a tus amigos por la vía de sus algoritmos y lo convierta en un negocio.

En todo caso, aún asumiendo que Facebook presenta síntomas de haber tocado techo y de que ahora toca bajar, tengo dudas acerca de este requiem anticipado: el efecto red sigue siendo poderoso y aunque haya muchas razones para usarlo menos, es posible que se mantenga como pegamento social fuera (ese enfoque brillante como plataforma) y dentro de su web.

¿Os acordáis cuando Instagram era creatividad y Twitter compartir en público?

Instagram direct

Del blog oficial de Instagram:

Hay, sin embargo, momentos de nuestra vida que queremos compartir, pero que son relevantes sólo para un grupo más pequeño de personas-una broma interna entre amigos, un momento especial de la familia o incluso sólo una foto más de tu nuevo cachorro. Instagram direct le ayuda a compartir estos momentos.

Traducción: no hemos podido comprar Snapchat, Facebook no nos vale para añadirlo porque sería la funcionalidiad 2400, así que lo metemos en Instagram.

No tengo ni idea si va a funcionar – mirando el historial de Facebook aplicando el «yo también» probablemente no – pero creo que hay un punto en que los servicios y herramientas no pueden ser todo para todos, porque funcionalmente es muy complicado y el espíritu del proyecto se erosiona. De hecho llegó el vídeo como anticipo del fin de la fantasía a Instragram.

Twitter está dando pasos también, en cada rediseño promueven cada vez más el descubrimiento de contenido y la mensajería privada, aquella que repudiaron no hace demasiado. De hecho ayer anunciaron, oh casualidad, fotos en los mensajes directos, algo que – heurística propia – no está utilizando nadie.

Y es que Twitter es una mala herramienta de mensajería y ese problema – Whatsapp y cía – ya está resuelto. Tantas dudas de donde estará el futuro en uso y negocio provocan intentos a veces contraproducentes de los líderes por intentar subirse en cada tendencia que despunta. Pero no, no van a poder comprar ni ser cada nueva cosa social que se mueva.

Facebook quiere ser un periódico, pero está condenado por su contexto de ocio

Nuevo diseño Facebook

En ATD:

Facebook quiere ser un periódico. Los usuarios de Facebook tienen sus propias ideas….

…En los últimos dos años, el vicepresidente de producto Cox ha estado haciendo campaña interna para una especie de «newsfeeed ideal»: sería parte del ritual diario de la mañanadel usuario, algo que te gustaría abrir y escanear la misma forma en que se lee un periódico…

…Pero en lo que los usuarios hacen click y comparten parece ser todo lo contrario al ejemplo de Backstrom de artículos de más de 1000 palabras: historias virales y fotografías producidas por editoriales como BuzzFeed y Upworthy, u hospedadas por Imgur o 9Gag; son las que realmente funcionan muy bien en Facebook, obteniendo toneladas de clics y participación.

Justo lo que discutimos en el momento de su anuncio, El contexto de Facebook, rediseño y el periódico personalizado. Por mucho que se quiera poner serio, la gente se conecta a Facebook para desconectar, buscando ocio y momentos distendidos.

Relacionado: Facebook cada vez es menos “own media” y cada vez más “paid media”

Limiten la vigilancia del gobierno, limiten el descrédito de la tecnología USA

En Reform Government Surveillance:

Las empresas firmantes creen que es hora de que los gobiernos del mundo se enfrenten a las prácticas y leyes que regulan la vigilancia gubernamental de las personas y el acceso a su información.

Las empresas firmantes entienden que los gobiernos deben tomar medidas para proteger la seguridad y la seguridad de sus ciudadanos, pero también estamos firmemente convencidos de que las leyes y prácticas actuales deben reformarse.

AOL, Apple, Facebook, Google, LinkedIn, Microsoft, Twitter y Yahoo piden limitar la vigilancia del gobierno de Estados Unidos; también podríamos leer que piden limitar el descrédito de las soluciones tecnológicas online, que no hace sino perjudicarles como compañías del sector y, además, americanas.

Facebook cada vez es menos «own media» y cada vez más «paid media»

Facebook Graph Search ejemplo

Tienes un perfil público o una página en Facebook. Te lo has currado y en base a buen contenido, conversar con los seguidores, hacer sorteos y gastar en publicidad dentro de Facebook has logrado congregar a unos cuantos decenas de miles de lo que anteriormente se llamaban fans. Este era tu objetivo porque ahora puedes comunicar directamente con ellos a través de esa página o perfil. Bueno, el caso es que no.

Ya lo comentamos en «Facebook, esa herramienta que te impide conversar con tus amigos (o tus seguidores)«, la red social administra a quien le aparece qué en su newsfeed y esto tiene dos derivadas: hay un filtrado y selección para el usuario que este puede valorar frente al tiempo real de Twitter; la otra es que de repente el alcance de tu página va declinando.

¿Tienes 100.000 fans? Como mucho de saque puedes aspirar a llegar a 10.000, y eso siendo optimista. Ogilvy ya apuntaba a muchos casos que se iban al 5% de alcance, Grupo M sacaba una media el año pasado en torno al 9%. Ad Age recoge declaraciones privadas de la gente de ventas de Facebook: el alcance natural de las páginas de Facebook va a seguir bajando, quien quiera asegurar un mínimo de cobertura tendrá que pasar por caja.

Es por eso que creo que en las estrategias en medios sociales cada vez más deberíamos mover el sitio de Facebook del «own media» (aquellos canales que la marca controla y en la que tiene una relación directa con los usuarios sin tener que pagar extra por la visibilidad) al «paid media» (que es a donde siempre hemos asimilado la publicidad, tienes cobertura y control del mensaje, pero siempre y cuando sigas pagando).

La presencia de marcas en Facebook se ha convertido en un modelo freemium, tener presencia es gratis pero llegar a los usuarios de Facebook es de pago, aún cuando se hayan hechos seguidores tuyos. ¿Puede hacer esto la empresa de Zuckerberg? Puede, de hecho está en sus términos y condiciones que pueden cambiar todo esto cuando quieran; ¿tiene sentido para las marcas tener a Facebook como centro de su presencia y estrategia digital? Sigo diciendo lo mismo desde hace años, perder el control y a los usuarios (que son de Facebook y no tuyos) es un precio muy alto estratégicamente y, ahora también, económicamente.

Facebook: queremos menos memes en tu portada

Nuevo diseño Facebook

Llevaba esperando este movimiento de Facebook desde hace meses, aquí el anuncio oficial:

Nos hemos dado cuenta que la gente disfruta viendo artículos en Facebook, por lo que ahora estamos prestando más atención a qué hace que un contenido sea de alta calidad, y con qué frecuencia los artículos seleccionados por el usuario en su newsfeed en el móvil. Esto significa que puedes comenzar a notar más frecuencia de enlaces a artículos (sobre todo en el móvil).

¿Por qué estamos haciendo esto? Nuestras encuestas muestran que, en promedio, la gente prefiere enlaces a artículos de alta calidad acerca de eventos actuales, su equipo deportivo favorito o intereses compartidos, que al último meme

Entiendo lo que hacen, pero no creo que lo hagan por los motivos que presentan. Cotejaría los datos de tráficos de Buzzfeed, el actor de contenidos que más y mejor ha optimizado para Facebook. ¿Consiguen ese crecimiento porque «el usuario prefiere enlaces a artículos de alta calidad?

Mi tesis sigue siendo la que comenté hace tiempo, Facebook se está llenando de memes… y esto es una muy mala noticia para Facebook por variedad de razones, pero la mayor de ellas es que se refuerza su carácter de contexto de ocio y eso comercialmente es destructivo a largo plazo.

En el lado de los medios, insistir en lo que comentamos hace días, las estrategias de optimización para una plataforma de distribución de tráfico nunca pueden ser indefinididas, tienen que estar siempre planteadas como medio para conseguir tráfico recurrente propio. Esto es más fácil decirlo que hacerlo, pero ya tuvimos el ejemplo de tantos y tantos actores que optimizaban para Google y dejaron en segundo plano la construcción de una comunidad propia fundada en criterios de calidad.

Relacionado: Facebook y el esfuerzo algorítmico por saber quién es tu pareja

Plataformas y la lucha contra el contenido facilón optimizado para medios sociales

Imgur

Ken Shirriff ha intentado descubrir el funcionamiento de Hacker News a la hora de valorar webs, artículos y practicarles penalizaciones. Lo primero era público, pero lo interesante es como a posterior han articulado un sistema que «castiga» ciertos contenidos que siguen un patrón al que los responsables de HN quieren restar visibilidad en su web.

Su artículo es técnico, lo interesante a posteriori es como las plataformas con alto poder de distribución de contenido tienen que empezar a luchar frente a quienes optimizan para ellas. Hacker News es un caso muy particular, pero Facebook, Twitter, Menéame… todas tienen que afrontar este reto porque el riesgo es quedar posicionada como un sitio que te ofrece acceso a peor contenido o de un segmento en el que no quieres estar (y piendo sobre todo en cómo Buzzfeed ha optimizado para Facebook)

El caso es similar al de Google en su carrera por encontrar fórmulas para articular una verdadera meritocracia en el contenido y cortar el paso a quienes, teniendo menos calidad, conquistan la visibilidad por la vía de la optimización SEO. Para el medio el dilema es el mismo, construir el tráfico creando una dependencia de otro actor (antes Google, ahora Facebook) es un riesgo que te expone a las decisiones y necesidades comerciales de esa otra plataforma.

Relacionado: Facebook se está llenando de memes… y esto es una muy mala noticia para Facebook

Facebook no va a poder comprar cada «cosa social» que se mueva

Facebook tiempo real

Esta semana ha sido la de la filtración de que Facebook hizo una oferta por Snapchat de 3000 millones de dólares. Parece imposible de rechazar… pero lo ha sido, según WSJ.

En mi opinión es un síntoma de que Facebook habita en la necesidad de ser el gran concentrador social: su valoración económica depende en gran medida de ofrecer una cobertura completa y con información personal sin que nadie le haga sombra. La aparición de Snapchat y su aceptación por el público juvenil en USA no es sino otro episodio de lo que ya hemos vivido con Twitter, Instagram, Whatsapp o incluso FourSquare. Al final Facebook siempre intenta copiar la funcionalidad del nuevo servicio o comprarlo o las dos cosas.

Mi impresión es que es una carrera inútil, Facebook no va a poder comprar cada «cosa social» que se mueva ni va a poder ser todo para todos. Igual que cada uno tiene el vehículo que se adecua a sus necesidades y posibilidades, en el campo de la comunicación y presencia online vamos a adoptar soluciones que encajen con nuestras prioridades e intereses. Cierto que en esa parte de lo social más referida al contacto personal con amigos hay un efecto red que juega a favor de Facebook, como también lo es que eso acaba en memeización y en un contenido con un valor comercial bajo.

De hecho creo que la posición de Twitter como red en torno a la información y el contenido es mucho más fuerte que la de Facebook en el largo plazo.

Relacionado: Snapchat en Error500

Facebook y el esfuerzo algorítmico por saber quién es tu pareja

Nuevo diseño Facebook

En Facebook puedes indicar quién es tu pareja – por aquello de que «lo sepa todo el mundo», supongo – o no. En este segundo caso, es interesante el esfuerzo de algunos investigadores de la compañía de la red social por intentar detectarlo algorítmicamente a partir de los contactos compartidos (véase el paper).

Lo interesante del estudio es como el número de contactos compartidos no era un buen predictor. En el estudio lo llaman ‘embeddedness’ y a partir de él sólo lograban acertar la pareja del usuario en un 24% de las ocasiones. Mejor predictor resultó ser ‘dispersion’ que refleja no cuantos amigos se tienen en común, sino de cuántas diferentes redes, con el que la tasa de acierto subió a un 50% (60% cuando se trataba de matrimonios). Dicho de otra manera, la pareja no es el usuario de Facebook con quien más contactos se tienen en común, sino que se la correlación con quién se tiene en común amigos de distintos ámbitos (trabajo, universidad, colegio, familia…) que se encajan en redes no comunicadas entre sí.

En Wired analizan para qué puede servir esto a Facebook y apuntan sobre todo a la mejora del interés del usuario de lo que se le muestra en el newsfeed, en el que actualmente no tienen en cuenta esta «dispersión» para optimizar la señal/ruido. Queda, además, la ventana abierta a su integración publicitaria: te muestro cosas que te podrían interesar para tu pareja aunque tú no me digas quién es.

Relacionado: Las fotos de mis hijos en Facebook (y el resto de internet)

Ese mensaje en Facebook es delito y puedo demostrar que lo escribió

eGarante facebook

En Genbeta llevan unos días analizando eGarante, un servicio que por un lado certifica documentos y comunicaciones (desde la típica «sí que me diste la aprobación para hacer esto» hasta el «el presupuesto que te envié y recibiste es este y no otro») y por otro permite certificar contenido público y privado.

Es esta segunda vertiente donde he encontrado algo diferencial y que me ha llamado muy poderosamente la atención. Se trata no sólo de que certifiquen que alguien ha publicado algo en abierto (un post en un blog, en un medio, un twit), sino que técnicamente tienen una solución para certificar contenidos publicados en privado al que tengamos acceso. Típicamente, alguien comparte en Facebook o en «Twitter con candado» o en una red similar y si queremos capturarlo y que eGarante lo certifique podemos usar su extensión Firefox para enviarles nuestras cookies con las que ellos se identifican por nosotros, capturan la pantalla y nos devuelven un PDF firmado con el momento en que se hizo. Todo ello, aseguran, sin guardarse nada de información (obviamente aquí hay un tema peliagudo de cómo de seguros nos sentimos con esta dinámica).

Al margen del tema técnico y las objeciones que podamos hacer a compartir nuestras cookies con un tercero, creo puede suceder como con otras irrupciones tecnológicas: se facilita un comportamiento que ya era posible, con la posibilidad de que crezca su uso. Es una gran herramienta para denunciar prácticas execrables tipo pedofilia, por otro lado puede derivar en un aumento de la judicialización de las discusiones, sobre todo si tenemos en cuenta que cualquiera podemos tener un momento de furia en internet