Yahoo SmartAds y la publicidad en las redes sociales

YahooInteresante lo presentado hoy por Yahoo, se trata de SmartAds, una tecnología que anticipa el boom de lo que será la publicidad en las redes sociales tipo Facebook. La idea es que Yahoo SmartAds ofrece anuncios gráficos en función de los datos demográficos, la edad y del historial de acciones del usuario. ¿Que tienes un anuncio de coches? Pues en el banner aparecerá la dirección del concesionario más cercano al lector, de cuyo perfil Yahoo extrae la información necesaria para calcularlo. En tiempo real, recrea el banner (hay que pasarle las creatividades y los distintos textos, claro) y a priori se da un paso más en la publicidad contextual que aporta valor a todas las partes. El anunciante tiene más opciones de que su banner interese al lector, éste de que los anuncios les sean útiles y Yahoo de que lo elijan a él en lugar de a Google AdWords (NYT).

Yahoo SmartAds anticipa lo que puede ser una forma de hacer publicidad que podrían explotar más y mejor las redes sociales como Facebook, que no sólo saben ciertos datos personales (lugar de residencia, edad, profesión) sino también los vídeos que ves, las fotos que has subido y la música que escuchas (eso si eres un usuario activo, claro). La publicidad contextual de Google está basada en lo que buscas en ese momento, Yahoo SmartAds «tira» de tu historial de usuario. Claro que hay sistemas basados en cookies, pero ciertamente frágiles a su borrado y no ofrecen «recrear» el banner en tiempo real.

Queda el tema de la privacidad, claro. Seguro que Yahoo no se ha pillado los dedos y en sus condiciones de uso tiene cerrado que puede usar estos datos para fines de marketing. Yahoo SmartAds también hace uso de las búsquedas realizadas, los sitios visitados desde Yahoo o las compras hechas en el portal. Y aquí es donde uno empieza a sentirse… incómodo. Es una sensación extraña, pensado en frío, se trata de algoritmos que calculan en función de los que hay en una base de datos, pero hacerme a la idea de navegar y que el sitio parezca conocerme demasiado, no es algo con lo que me sienta muy cómodo.

MySpace abriendo su red a aplicaciones de terceros

MySpace latinoMySpace como plataforma para aplicaciones de terceros, siguiendo los pasos de Facebook, que desde hace unos meses (exactamente, en el momento que aceptó que otros pudiesen implementar aplicaciones sobre su red social) está acaparando la atención y el interés. Es lo que consluye FT de unas declaraciones algo ambiguas de Chris DeWolfe, cofundador de MySpace, que podrían apuntar a que MySpace seguiría el paso dado por Facebook. No se trataría sólo de aceptar widgets de terceros, que ya los soporta, sino de ofrecer una API seria y habría que ver si los creadores de estas aplicaciones podrían hacer negocio dentro de MySpace (por ejemplo incluyendo publicidad), algo que sus condiciones prohíben a día de hoy.

Un tema que cada vez me está interesando más. Por un lado por el difícil equilibrio que intentan mantener estos dos gigantes de las redes sociales entre el abrirse y conseguir que miles de programadoras hagan más atractivas sus webs y el mantener cierto control que les permita quedarse con todo o parte del negocio que los nuevos servicios de terceros producen. Por el otro, tanto Facebook como MySpace – si se abre realmente- se postulan como los sitios donde los usuarios van a pasar muchas más horas, no ya sólo con las «funcionalidades base», sino viendo las fotos de los contactos, escuchando sus radios, escribiéndose mensajes (una especie de privatización del correo electrónico), leyendo sus blogs y todo lo que alguien sea capaz de programar sobre ellas. Los nuevos grandes redirectores de tráfico, acaparadores de atención y ejemplos de la economía de la persuasión, basada en la capacidad de replicar memes de modo viral y que en Facebook se puede ver en todo su esplendor en como los usuarios propagan las aplicaciones.

Modelos de negocio en los widgets de Facebook

facebookInteresantes los lamentos de Craig Ulliott, un desarrollador que un buen día creó una aplicación para Facebook llamada «Where I’ve Been», que permite mostrarle un mapa a los contactos en el que vienen señalados los lugares que uno ha visitado. Una utilidad «simpática» de esas que gusta añadir a la gente, tanto que ha llegado a los 400.000 usuarios en pocas semanas, lo que ha ocasionado que la factura del servidor a la que se conecta le haya subido muy mucho a Ulliot.

¿Y ahora qué? Llevas la aplicación a Facebook, consigues que miles de usuarios la añadan y te arruinas. ¿Cabe esperar que Facebook compartiera ingresos de publicidad en las páginas que has ayudado a enriquecer? Podría ser un debate interesante, pero no parece que Facebook se vaya a mover en ese sentido. ¿Es que no existe un modelo de negocio para los widgets/aplicaciones de terceros en esta red social?

El verdadero problema es que el servicio de Craig Ulliott no tiene modelo de negocio claro, ni dentro ni fuera de Facebook. Llevarlo a esta red social no lo va a hacer aparecer por arte de magia, por muchos usuarios que te proporcione. Esto no quiere decir que no haya modelos de negocios que puedan funcionar con los widgets en general y con los de Facebook en particular: cobrar por funcionaldides extra (por ejemplo versión sin publicidad de una radio), widgets patrocinados (con el logo de una marca), publicidad embebida en el widget (ya sea tomando parte de la superficie del mismo o interrumpiendo cada x, esto último me gusta menos), desarrollo de widgets para terceros que buscan visibilidad y están dispuestos a asumir costes (medio online que quiere redirigir tráfico desde Facebook), etc…

Lo que no funciona la mayoría de las veces es lo de crear la aplicación, buscar los usuarios y «ya se me ocurrirá como llegarán los ingresos». Eso sí, ya comienzan las primeras ventas de aplicaciones en Facebook, modestas (InsideFacebook, 60.000 dólares por más de un millón de usuarios), pero que apuntan a la capacidad viral de la plataforma para conseguir usuarios.

Mi usuario en Facebook.

LinkedIn como plataforma abierta

LinkedInLinkedIn ofrecerá una API para desarrolladores, abriéndose así a la construcción de aplicaciones de terceros sobre su red social. Un movimiento al más puro estilo Facebook, que con su estrategia de convertirse plataforma para aplicaciones de terceros amenaza el terreno de otras muchas redes sociales como puede ser el caso de LinkedIn. El anuncio, en ZdNet.

Mi percepción es que Facebook funciona bien para relaciones con comunicación intensa (mensajes, notificaciones de qué ha hecho cada uno de tus contactos), mientras que LinkedIn está más orientado a relaciones profesionales a largo plazo (ese contacto que puede serte útil en el futuro, o no). Pero esto puede cambiar, el abrirse a aplicaciones de terceros a dado mucho más valor a Facebook y los usuarios tienden a pasar mucho más tiempo en ella, con lo que empieza a tener sentido «traer» a los contactos profesionales a la red en la que uno pasa más tiempo. En el momento en que Facebook permita diferenciar a los contactos (profesionales / amistades), LinkedIn, Xing y compañía van a tener un problema.

Creo que estos movimientos anticipan la competición que existirá por erigirse en depositario de la «identidad digital» de los usuarios, el sitio donde tendré mi perfil y sobre el que girarán/accederán el resto de servicios. Facebook es quien con más fuerza tiende a esta filosofía gracias a la apertura de su plataforma, aunque tampoco hay que olvidarse de Google ni de tecnologías como OpenId, ciertamente más neutral. En todo caso, el movimiento de LinkedIn me resulta muy interesante en lo que respecta al futuro de las redes sociales: abrirse a desarrollos de terceros, o morir.

Riesgo y oportunidad en Facebook

facebookEntiendo que con el tema de Facebook ( la noticia de que se convierte en una plataforma abierta a aplicaciones de terceros,) puede que se esté dando demasiado bombo, pero también creo que es un tema que puede afectar muy mucho a las nuevos servicios que se desarrollan para internet. Pensemos en términos de analogía: haces un vídeo y quieres que lo vea mucha gente ¿qué haces? Lo cuelgas en Youtube o en algún servicio similar; ¿una fotografía? Pues para eso está Flickr; ¿que montas una aplicación online? Pues puedes ofrecerlo sólo en una url como siempre se ha hecho y luego intentar convencer a los usuarios para que acudan a ella o puedes integrarlo en Facebook mediante un widget, a un click de 25 millones de usuarios activos que pueden añadirlo a su perfil, accediendo a sus contactos y aprovechando la viralidad de la plataforma. Toda una oportunidad para cualquier startup y un riesgo asociado que no es otro que es ser «facebook dependiente» y convertir a esta plataforma a quien parte y reparte usuarios en la web.

Lo que ha hecho Facebook es asumir la filosofía 2.0 en un grado mucho mayor que el resto de redes sociales tipo MySpace. No es que deje instalar widgets, es que deja a terceros crear aplicaciones sobre su plataforma, accediendo a sus usuarios y quedándose con el beneficio que se generen. Lo que para MySpace era una relación parasitaria, para Facebook es simbiótica: ellos se benefician consiguiendo que su red tenga ya un montón de servicios extras (véase apps) que no tiene la competencia.

La apuesta de Facebook es la de entrar en la liga de los mayores, la de las plataformas sobre las que otros construyen sus negocios y a la vez se benefician de ello. Si antes un usuario se pasaba «x tiempo» en su web, ahora ese tiempo se verá multiplicado gracias a que desde ella puede colgar vídeos, tener recomendaciones musicales, subir ficheros a Box.net, jugar o leer el horóscopo.

Por cierto, tanto hablar de ella ha conseguido que acabe creándome mi usuario en Facebook.

Facebook abierta a aplicaciones de terceros

facebookFacebook acepta widgets. Dicho así, tampoco es una noticia como para desencadenar la catarsis de entradas y noticias que se ven en la blogosfera y la prensa estadounidenses, pero el movimiento tiene algo más de miga. Lo interesante, como comentamos por aquí en «Facebook como plataforma«, es que han decidido permitir a terceros que integren sus aplicaciones sobre su red social, accediendo a los datos de la misma y – la novedad del día – pudiendo establecer hacer negocios dentro de la red.

Hay más de 70 compañías que ya han desarrollado aplicaciones para Facebook, que les dejará hacer negocio (publicidad, comercio electrónico) siempre y cuando no redirijan el tráfico fuera de la red social (R/W). Un sistio interesante donde intentar colar un widget que permita a los usuarios utilizar tu servicio, Facebook sirve 40.000 millones de páginas vistas al mes, con 24 millones de usuarios activos que crecen a un ritmo de 100.000 por diarios.

La idea de Facebook como plataforma y el haber rechazado jugosas ofertas por parte de Yahoo apuntan a que esta red social quiere formar parte a la liga de los grandes negocios de la red: las plataformas sobre las que otros construyen contenidos, aplicaciones en este caso. De nuevo cabe recordar su filosofía por completo opuesta a la de MySpace, que quiere controlar todo lo que hace negocio en su web mientras que Facebook va a tener cientos de funcionalidades nuevas gracias a su apertura.

Dan más detalles en Giga OM (por cierto, que pesadez con llamar a todo «sistema operativo»).

Facebook como plataforma

facebookMe ha parecido muy interesante el movimiento de Facebook, sobre todo por ser radicalmente opuesto a la estrategia de la red social de más éxito, MySpace. La idea es permitir a terceros ofrecer sus servicios desde Facebook, es decir, integrar los productos de otros con su red social y que los usuarios puedan utilizarlos desde la propia Facebook. Dicho con un ejemplo, cualquier podría construir un sistema de recomendaciones de películas basándose en los contactos del usuario en Facebook y ofrecerlo dentro de la red social. Viene a ser una variante al ofrecimiento de una API, se permite la integración, el mash-up, pero ofreciendo el servicio en el propio Facebook. Lo cuentan en Wsj.

Un contrapunto claro a la estrategia de MySpace que en el «caso Photobucket» ya dejo claro su vocación de crear un universo cerrado en el que controlan lo que cada usuario puede utilizar en «su espacio». La jugada de Facebook es la de ser una plataforma como lo puede ser Youtube, pero en lugar de con vídeos, con widgets que los usuarios podrían integrar en sus perfiles y que ofrecerían servicios extras.

La gran incógnita por despejar en la estrategia de Facebook es el modelo de negocio. La más importante es cómo van a ganar dinero los que integren sus servicios en la plataforma. De entrada se afirma que no se van a compartir ingresos, por lo que el único beneficio sería redirigir tráfico hacia tu web fuera de Facebook, aunque esto todavía no está del todo claro. Se espera que mañana, con el anuncio oficial, haya más datos al respecto.

Si Facebook logra convertirse en una plataforma tiene mucho que ganar: más servicios para sus usuarios, funcionalidades que por si mismo tardarían mucho en construir y que las harán terceros. El problema, como apuntábamos arriba, es conseguir construir un modelo en el que todos ganen: usuarios, terceros constructores de los widgets y la propia Facebook.

Más información en: