La era post-pc según Ray Ozzie

Ray OzzieMerece mucho la pena leer el memo escrito por Ray Ozzie coincidiendo con su salida como «Arquitecto Jefe de Software» en Microsoft. Habla, sobre todo, de la era post PC con precisión e inteligencia: sin la charlatanería que pretende enterrar a Microsoft en un par de años, pero con la certeza de que el futuro del negocio en la industria de las TI pasa por otros dispositivos y por estar siempre conectados y sincronizados entre ellos.

De las 3500 palabras de Ozzie me quedaría con su análisis de cómo Microsoft ha ejecutado sus planes en los últimos años y del papel de la complejidad en el éxito de los productos pasados, presentes y futuros. A pesar de intentar reforzar mucho las iniciativas que él mismo impulsó (más interoperabilidad, Azure, Office 365), también transmite cierta desilusión respecto a los objetivos no alcanzados (como el fallido proyecto Mesh); en lo referente a la complejidad apunta a ella como el gran cáncer en el desarrollo de soluciones, pero también como un factor que dificulta el cambio a las empresas y a los individuos (algo que a día de hoy es un activo de Microsoft) y que en esta era post PC va a ir inevitablemente desapareciendo: dispositivos más simples que son intercambiables gracias a la sincronización y a los servicios en la nube.

No está claro cuánto le queda a Ozzie en Microsoft ni cual será su próximo destino, pero sin duda me reafirmo en lo que comentamos hace apenas una semana: pierden un visionario, y visionarios buenos en esta industria hay pocos.

Los enterradores de Microsoft tendrán que esperar

Captura de Windows 7

Sobre el «fin de los tiempos de Microsoft» llevamos tiempo leyendo – y lo que nos queda – pero por mucho que teoricemos sobre la era post PC y de como el negocio se traslada de la informática personal al mundo móvil, los números de Microsoft son todo un baño de realidad. Ingresos anuales récord (BI), impulsados por las grandes ventas que han tenido Windows 7 y Office 2010 que ayudan a dibujar el escenario que tanto gusta enseñar a Ballmer: ingresos superiores a todas las compañías que copan los elogios de los analistas tecnológicos.

Ingresos Microsoft en internet

La otra cara de la moneda, y la razón por la cual existen «enterradores de Microsoft», es entrar en el detalle de las cifras y seguir observando como queman dinero año tras año en la división online (BI). Tenemos voces incluso como la de su ex-empleado Don Dodge que acaban recomendando a Microsoft el asumir que es una compañía que no va a crecer más y, prácticamente, a rendirse en internet donde no lo ha hecho bien en los últimos años a pesar de gastar tanto dinero. Sobre el futuro de Microsoft, me da la impresión, nos quedan años de dimes y diretes.

Relacionado: Ingresos presentes no garantizan ingresos futuros. El caso Microsoft

Steve Jobs sobre le fin de la era del PC

Steve Jobs

Aunque no milito en el club de fans de ese señor siempre tan enfadado y con tan alta opinión de si mismo llamado Steve Jobs, la entrevista en la conferencia D8 de All Things Digital me ha interesado bastante. Más allá de los temas de los últimos tiempos – la pelea con Adobe, el affaire Gizmodo – destacaría del discurso su visión sobre el fin de la era del PC.

En la entrevista completa recogen esa idea de que en el futuro la gente tendrá menos PCs, a los que asimila a los camiones propios de uns sociedad agrícola frente a las nuevas tendencias de una población urbana. Si Google apuntaba a que en tres años estaríamos en la era del móvil, el CEO de Apple no pone fechas ni señala dispositivos, toda vez que han abierto el juego con los tablets. Por una vez, y sin que sirva de precedente, vamos a estar de acuerdo con el señor Jobs. Si hay algo interesante con el iPad es el futuro que señala (con sus luces y sus sombras) más que lo que podemos tener hoy entre las manos (por aquello de no declarar que el cambio ya está hecho) y no señalar al móvil como único dispositivo vencedor de esta transición.

Relacionado: En le era post PC Microsoft tiene menos amigos: HP y Dell no, Asus y MSI, tal vez.

En la era post PC Microsoft tiene menos amigos: HP y Dell no, Asus y MSI, tal vez

Dell Streak

Antes de ponernos apocalípticos, sería importante matizar que por era «post Pc» no nos referimos a la muerte del ordenador personal ni mucho menos, pero sí a que la «pila» sobre el mundo móvil empieza a ser más y mejor negocio que la que hay sobre la plataforma que ha dominado Microsoft las últimas décadas. Y en esta etapa es interesante observar como se están posicionando los grandes fabricantes y como la empresa de Redmond no es que este mal colocada, es que si Windows Phone Series 7 no les funciona han podido perder el tren por mucho, mucho tiempo en los teléfono móviles.

Les quedaba un cartucho en el nuevo mercado aparecido con la resurrección de los tablets, que sus aliados de siempre introdujeran en el mercado dispositivos con Windows 7 como sistema operativo, conforme a las alianzas que siempre han establecido: el hardware para otros, pero el nivel de la pila del ordenador personal que más dinero ha generado – el sistema operativo – para Microsoft. El problema para Ballmer y compañía es que dos de sus aliados tradicionales como son Dell y HP no parecen que los quieran de compañeros de viaje. O no al menos con los productos que tiene Microsoft hoy por hoy en el mercado.

El caso más sangrante es HP, que decidió comprarse Palm en lugar de optar por Windows o Android para regresar al mercado de la movilidad. Esto va a tener implicaciones desde el momento en que la apuesta es por WebOS, un sistema muy bien resuelto al que le faltaba masa crítica para tener alguna posibilidad en el mar de plataformas móviles disponibles, empezando por su primer tablet de esta etapa que se había anunciado como un dispositivo con Windows y que, al menos, tendrá también WebOS. No parece probable que HP vuelva a soluciones Microsoft en el mundo móvil a corto plazo.

Dell de momento ha comenzado con un extraño dispositivo llamado Dell Streak, que sobre el papel tiene los inconvenientes de un móvil y de un tablet a la vez (no cabe en un bolsillo, pero tampoco ofrece una experiencia mucho mejor que un smartphone). Lo interesante del caso es su apuesta por Android, otra fuga de los aliados de Microsoft, esta vez a quien está ocupando el rol de los dispositivos móviles.

¿Qué le queda a Microsoft en este 2010? Al margen de los móviles que salgan a final de año con la nueva versión de Windows Mobile, tenemos a MSI y Asus con tablets que sí vienen gobernadas por Windows 7. Asus EEE Pad y MSI WinPad 100 acaban de ser anunciadas, apostando por sistema Microsoft con la salvedad de que la de MSI también tendrá una versión con Android. Su apuesta es que el mismo sistema pensado para un ordenador personal vale para un tablet, algo que toda la historia de los tablets lleva años intentando desmentir. Asus y MSI son dos de los principales motores del fenómeno del ultraportátil, ahora un tanto ensombrecido por el «hype» en torno al iPad, pero ni sa apuesta parece definitiva por Windows 7 ni Microsoft ha conseguido mantener el ecosistema del ordenador personal. En la era post PC, otros actores llevan años de delantera y si alguien amenaza con ocupar una posición dominante no es desde luego Microsoft.

Midori, Microsoft escribiendo un sistemas operativo desde cero para la era post-pc

¿Se plantea Microsoft un nuevo sistema operativo, escrito desde cero y sin compatibilidad hacia atrás? SdTimes publica un artículo a partir de documentos internos de Microsoft – eso dicen, por como está escrito parece verosímil – y hablan del «proyecto Midori«: un sistema operativo que vendría a dar el relevo a Windows y que, rompiendo con todo lo que han hecho hasta ahora, no sería una evolución de este sino «algo nuevo».

Son interesantes los conceptos que se manejan alrededor de este «Midori«:

  • Compatibilidad hacia atrás pero a con virtualización, para no añadir complejidad al nuevo sistema.
  • Diseño modular del sistema operativo.
  • Orientado a internet, a los nuevos tipos de aplicaciones: software más servicios, sincronización entre dispositivos, datos «en la nube», etc…
  • .Net como lenguaje integrado en la pila del sistema operativo.

Windows lleva arrastrando la compatibilidad hacia atrás desde hace muchos años, lo que ha impactado bastante en su complejidad y arrastrar código mucho más allá de lo deseable cuando se quiere hacer un gran sistema operativo. El poder seguir ejecutando aplicaciones antiguas siempre ha sido una prioridad para Microsoft, por lo que todos los rumores de «nuevo sistema escrito desde cero» han resultado finalmente descartados por la empresa de Redmond desde la época del Windows NT.

Pero, por otro lado, Microsoft lleva años invirtiendo en virtualización y ahí tenemos un producto como Hyper-V, integrado en Windows Server 2008. El reto sería trasladar los principios de Hyper-V a sistemas operativos de consumo para quien quiera ejecutar programas de la familia Windows. Técnicamente, es posible y Microsoft necesita imperiosamente mejorar la experiencia de usuario, por lo que toda complejidad añadida para ejecutar código de los años 90, sobra.

El problema es que, al margen de las características que apuntan a convertir Midori en un «sistema operativo para la era post PC«, tenemos dos variables: riesgo de que esto puede salir muy mal (frente al de quedarse obsoletos siguiendo el camino de Windows, que en mi opinión es mucho mayor) y necesidad de inversión (que habría que comparar con la de seguir trabajando sobre código de Vista). Además, eso de «empujar .NET dentro del sistema operativo» tiene muy mala pinta desde el punto de vista de abuso de posición dominante (recordemos el caso Explorer) y habría que tener un ojo también de hasta que punto integran sus propios servicios online, Silverlight o Mesh.

En cualquier caso, por los ciclos de desarrollo de un sistema tan complejo, ver algo tangible de Midori sólo sería posible hasta dentro de unos años, durante los que probablemente veríamos algún que otro Windows en el mercado.

El retiro de Bill Gates y el fin de la era del PC

bill-gates

Explican los profesores de historia que los cambios entre eras se producen de forma paulatina, pero que se suelen aprovechar acontecimientos especiales para delimitarlas. La retirada de Bill Gates probablemente nos sirva también dar por finalizada una etapa en la historia de la informática, la era del ordenador personal en la que el PC ha sido el gran protagonista. No hablo, por supuesto, de una muerte y sustitución por nuevos dispositivos, sino de la traslación del centro de atención hacia la red, la movilidad y los servicios online.

El balance que deja en la historia Bill Gates es agridulce, pero merece la pena rescatar lo positivo después de tanto tiempo criticando la empresa que ahora deja. Microsoft es una empresa a menudo odiada y temida, que durante años ha abusado de su posición dominante y cuyos responsables han atacado en demasiadas ocasiones el software libre con argumentos falaces. Pero, por otro lado, es también protagonista de la que hasta ahora ha sido la visión más rentable de la historia de la informática, la de que todos los ordenadores aceptaran el mismo software, que habría uno en cada casa y que cualquiera pudiese desarrollar aplicaciones que funcionasen en todos esos equipos. Esa visión que lideró IBM – y que hizo ricos a Intel y Microsoft – ha sido un factor clave para impulsar la informática, permitir el abaratamiento de costes de los ordenadores y allanar el camino a la revolución actual de internet. Y sí, Bill Gates es un personaje fundamental en toda esta historia por mucho que se le acuse de no escribir las primera versión que vendió a IBM: el valor estaba en el planteamiento del producto, no en las líneas de código. A partir de ahí, un enfoque perfecto hacia la atracción a la plataforma de desarrolladores para los que comenzaron a ofrecer muy buenas herramientas fue el factor clave del éxito del PC.

Llega ahora una nueva etapa, la era post PC. El efecto red, clave en la consumación del imperio Microsoft, empieza a perder importancia y el talento, la innovación y el negocio se desplazan a otras áreas. En Microsoft queda gente como Ray Ozzie con capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos. Productos como Silverlight o Live Mesh van a ser protagonistas de estos esfuerzos por reciclarse, a Redmond siempre le fue bien llegando más tarde a cada mercado, aunque en la red de momento no le está funcionando. Pero esta batalla ya será sin Bill Gates, uno de los personajes clave del siglo XX.

Dos comentarios muy buenos sobre la retirada de Gates, Mariano y Enrique Dans

Sinergias entre Apple y Google en la era «post pc»

Apple Store

Hoy es uno de esos días en que la mitomanía hacia Apple se dispara, hay keynote de Steve Jobs que las webs sobre la compañía de la manzana retransmitirán «en vivo» (por ejemplo, Applesfera) y como siempre hemos asistido a un montón de especulaciones acerca de qué se sacará Jobs de la chistera.

De entre todo lo que se ha barajado, me ha interesado sobre todo el tema de las posibles sinergias entre Google y Apple, que hoy ha comentado Enrique. Apple, sin abandonar su rol tradicional de fabricante hardware de soluciones cerradas, tiene la visión de los dispositivos de la «era post pc», encabezados por el iPod y cuyo exponente más representativo – desde Apple – será el iPhone.

Esta «era post pc» estaría protagonizada por tanto por dispositivos móviles, especializados y capaces de conectarse a la red. Y, aunque en Apple deben de estar convencidos de ser capaces de mejorar la experiencia de trabajar y navegador desde el teléfono (si no, no habrían sacado el iPhone), siguen necesitados de servicios especializados y otros que sincronicen el trabajo desde distintos entornos. Servicios especializados en el sentido de adaptados a un terminal móvil (mapas, buscadores por posición geográfica, funcionamiento offline, interfaz adecuado al tamaño de pantalla) y sincronizados porque los datos no están en él, son máquinas complementarias a los PC con los que se trabaja.

En este punto de los servicios es donde entra Google y toda su avanzadilla de servicios online a los que se accede a través del navegador y a los que se intenta dotar de funcionamiento offline a través de cosas como Gears. Ya sabemos que habrá versión especial de Google Maps para iPhone, Apple siempre apuesta por intentar asegurar la experiencia de usuario, por lo que no la veo muy convencida con acceso a los servicios a través de Safari, la veo más en la línea de movimientos como los de Adobe AIR.