Simple: BBVA comprando el interfaz a otros bancos

Simple

Una compra que no se ha comentado lo que se merece – la de Simple por BBVA – explicada de forma breve y precisa en New Yorker:

Simple es un servicio para administrar su cuenta bancaria. Un banco tiene su dinero, pero se puede utilizar Simple para mantener un seguimiento de ella y para decidir cómo usarla. En todo caso Simple se percibe como un banco, hasta tiene su propia tarjeta de débito emitida por ellos.

Es decir, Simple se posicionar como interfaz ente el usuario y sus bancos, un viejo sueño del BBVA que ya intentó lo mismo con My Strands hace un montón de años.

Los problemas, aún manteniendo Simple como una experiencia aparte no integrada en la página de BBVA, siguen siendo los mismos: si eres uno de los bancos implicados es difícil percibirte como neutral porque siempre estará la tentación de favorecerte a ti mismo en las recomendaciones.

Disminución de la pobreza en el mundo, internet y tecnología

Pobreza en el mundo Economist

Impresionantes los datos que comparte The Economist: a pesar del entendimiento que tienen muchos de que cada vez estamos peor – sesgo por lo que nos rodea con la crisis en países como España – el número de gente que vive en la extrema pobreza en el mundo ha pasado de ser el 41% a ser el 21% en apenas 20 años.

Economist explica esta disminución en 1000 millones de personas a partir de la liberarización de mercados y la eliminación de restricciones al comercio, y aquí uno echa de menos un análisis sosegado del impacto de internet y la innovación tecnológica en la reducción de la pobreza. Algo que se presume la mayoría de las veces, pero que en análisis como este queda fuera de la medición.

Depósitos, letras del tesoro y blogs en internet

Euros

¿Influyen en algo las tendencias «web 2.0» en el devenir de la crisis económica? En anteriores «situaciones complicadas» como la caída de las .com ya existía internet, pero encuentro un hecho diferencial por el que creo que la situación es bastante diferente: la información económica por parte de individuos particulares se concentraba en webs «hacia dentro», sin proyección hacia un público fuera de ellos como son los foros y los chats. Cualquier opinión o rumor quedaba en el ámbito de expertos o muy interesados en temas económicos.

Con la actual crisis encontramos un escenario en el que los bancos acusan «falta de liquidez», de dinero para prestar y por ello plantean una verdadera guerra de depósitos bancarios, ofreciendo cada vez intereses más altos por los ahorros de los ciudadanos. Por otro lado tenemos el temor de estos a que los bancos quiebren y quedarse sin ahorros. Los medios suelen ser algo tremendistas con los titulares, pero casi en ningún caso llegan a recomendar llevarse el dinero del banco. Pero en los blogs no sucede algo así, popmk, Roberto Centeno o Varsavsky lo han hecho, indicando que lo sensato es cerrar depósitos y apostar por Letras del Tesoro desde su propia publicación en la web. Si a eso unimos que ahora los blogs tienen amplificadores como Menéame (a pesar de que no ha llegado ninguno de este tipo a portada), la situación respecto a hace unos años ha cambiado. Todos tenemos a un cuñado o vecino que aboga por este tipo de estrategias, pero ahora también lees que gente «de los negocios» y con cierto currículum en temas de economía llama a sacar el dinero del banco ¿va a ser uno menos conservador que ellos?

Claro que con la medida de aumentar de subir el Fondo de Garantía de Depósitos a 100.000 euros (Blog Salmón) cambia el escenario, los pequeños y medianos ahorradores no van a tener más garantías en las letras que en ellos y por tanto no tiene sentido sacarlo. Para la gente con más dinero el escenario es diferente, claro.

Cada vez me interesa más la economía, aunque más allá de un puñado de blogs y algunos libros divulgativos mi formación en la materia es bastante escaso. Por eso he agobiado con algunas preguntas a Alejandro y a Consultor sobre el tema. La verdad es que este caso es curioso, porque la opción «mejor» para uno, que es asegurar al máximo sus ahorros, podría ser perjudicial para el conjunto y porque es propicia para las profecías «autocumplidas»: si se pregona que los bancos van a quebrar, todos sacarán los ahorros de allí y, efectivamente, quebrarán. Una encrucijada para la era en que compartir ideas y opiniones es más fácil que nunca.

Imagen: Andrea Guerra.