Dropbox es el mejor en sincronización, ¿puede llegar a valer 40000 millones?

Dropbox

En 2009 apuntábamos que la sincronización era una de las tendencias a seguir de cerca, en 2010 Dropbox se había erigido en la referencia por encima de otros actores como el muy prometedor Live Mesh de Microsoft, en 2012 se analiza si su valoración actual de 4000 millones de dólares puede llegar a convertise en una de 40000, que es donde tendrían el ojo los inversores.

El artículo enlazado es especialmente optimista. Afirma, con razón, que Dropbox es quien mejor ha resuelto el problema de la sincronización entre equipos: han apostado por ser verdaderamente multiplataforma y por la simplicidad de continuar con la metáfora de los archivos y las carpetas. Y funciona realmente bien, además de contar con un modelo de negocio freemium bastante sólido. Sin embargo, creo que hay dos amenazas a esta «explosión de la valoración» de Dropbox; una es que tenemos actores mejorando día a día como Skydrive, Box, SugarSync y el esperado sistema de Google; la otra amenaza es que la expectativa de «hacer indiferente el sistema que se utilice» por tener sincronizados los datos resulta un tanto ingenua.

De hecho, la apuesta de la integración de la nube en sistemas como Windows 8 o las nuevas versiones de OS X no hacen sino apuntar a que los dueños de las plataformas van a ser un rival importante para Dropbox. El problema de estos propietarios de los sistemas operativos es que algunos apostarán a sólo su plataforma (presumiblemente, Apple), con la confianza de que su usuario se queda siempre en productos propios, mientras que otros como Microsoft con Windows y Google con Android tienen el punto débil de que sus plataformas no cubren toda la gama de dispositivos (móviles y tablets el primero por falta de cuota de mercado, ordenador personal el segundo, por idéntica razón) y necesitarán ser multiplataforma como Dropbox, ejecutar igual de bien y ser más agresivos con el modelo freemium, con más cantidad de cuota gratis y precios más competitivos. En este escenario, Dropbox lleva varios cuerpos de ventaja, pero no lo daría yo por ganador ni mucho menos todavía.

Los fabricantes de móviles sin infraestructura lo pueden empezar a pasar mal

Cinco gigas extra de Dropbox para los que tengan un móvil HTC con Android. Parece una promoción más de las tantas que hacen los fabricantes, pero creo que detrás evidencia un factor que cada vez va a ser más diferencial en el sector: la capacidad de ofrecer valor diferencial con espacios y servicios en la nube y con contenidos.

¿Quiénes son los que poseen infraestructura propia para ofrecer este tipo de servicios? Amazon, Google, Microsoft y también Apple con su iCloud. Todos ellos además están avanzando en la integración de contenidos, factor que refuerza que los fabricantes que no controlan la plataforma van a estar cada vez en una posición de menor poder negociador, no sólo reciben el sistema operativo de un tercero (Google, Microsoft) sino que además los servicios integrados, la sincronización de datos y el acceso a contenidos vienen en el «pack».

Amazon Cloud: a Dropbox le ha nacido una sombra alargada

Amazon Cloud Drive

Hoy Amazon ha puesto en el mercado Cloud Drive, un servicio que hace las veces de almacenamiento en la nube de ficheros, pero también de reproductor de la música que allí tengamos desde cualquier dispositivo conectado. Aunque en este segundo aspecto hay un debate muy interesante por lo que supone el enfrentamiento entre el modelo «música como servicio por suscripción» de Spotify frente al de «compra discos y accede desde donde quieras» (aunque, ojo, Amazon Cloud permite subir cualquier fichero MP3 que tengas descargado), me interesa más lo que supone de amenaza para Dropbox y servicios similares.

Y es que aquí hay que tener en cuenta que Amazon es el proveedor por excelencia en cloud computing, y que muchos de los servicios de «disco duro virtuales» son, en realidad, clientes del servicio web S3 de Amazon. Por tanto, este movimiento que además de ser plataforma, en Amazon quieren competir también en servicios para el usuario final. A día de hoy están lejos de la gran experiencia de usuario y de la sincronización que puede dar Dropbox, pero a medio plazo Amazon es uno de esos actores capaces de competir con Dropbox en integraciones y APIs para terceros (algo que es uno de los puntos fuertes de Dropbox, no hay más que ver este apartado de su web).

En todo caso, habrá que ver por donde potencia Amazon este Cloud Drive, si especializandolo en albergar y servir música, o se trata de un proyecto más ambicioso con servicios para terceros y como capa en la nube de su estrategia futura para Android, la tienda que han desarrollado y su presumible entrada en el mercado de los tablets.

Dropbox 1.0, la referencia en sincronización de ficheros entre equipos

Dropbox

Dropbox llega a la versión 1.0 (anuncio en su blog), lo que es un momento tan bueno como cualquier otro para subrayar su posición como líder en la sincronización de ficheros entre equipos. En esta versión lo más novedoso es la «sincronización selectiva», que permite elegir qué archivos se mantienen siempre al día en qué equipos, haciendo que el proceso de descarga se optimice si no queremos bajar los más pesado en cada máquina (sobre todo si lo usamos en el móvil).

OpenOffice 3 y el software libre ante la nube

Open Office

Descargado e instalado OpenOffice.org 3, el paquete ofimático libre por excelencia que viene renovado. Versión nativa para Mac OS, soporte de la ultima versión de Open Document y de Open XML, mejoras en los interfaces y algunas novedades técnicas interesantes. Con algo más de detalle las tenéis en Genbeta.

OpenOffice.org 3 reafirma mis dudas sobre la relación entre software libre y el cloud computing, es una suite para trabajar en local, sin posibilidad de almacenar en remoto, compartir los ficheros y acceder a ellos desde cualquier equipo. Al igual que Lotus Symphony, OpenOffice.org 3 me resulta decepcionante en este aspecto, diseñado para el mercado de hace unos años. Google Docs desde el primer día compite con el software gratuito, con menos valor en lo que a potencia y experiencia de usuairo se refiere, pero muy versátil para trabajar en grupo y movilidad. Podemos tener muchas dudas respecto al software más servicios de Microsoft y propuestas como Office Live Workspace, pero al menos es un movimiento respecto al software como servicio que propugnan desde «la ofimática 2.0».

Hay dos vías para sortear estas limitaciones. Una es gracias a que OpenOffice.org 3 permite extensiones que añadan funcionalidades, de hecho hay una para la versión anterior que permite integrarlo con Google Docs o Zoho. El otro camino es utilizar Dropbox o similares para sincronizar ficheros entre equipos, requiere más esfuerzo pero también funciona.

¿Como adaptar proyectos libres tan necesarios como OpenOffice a la era del cloud computing? ¿Cómo reconciliar el avance en prestaciones con la libertad del usuario que dejaría su información en servidores de terceros sin caer en maximalismos como los de Stallman? ¿Son las extensiones un mecanismo suficiente para competir en este entorno? Muchas dudas y la impresión de un software que va por detrás y no parece dispuesto a reinventarse para los tiempos del cloud computing.

Sitio oficial y descarga, Open Office.

Dropbox

Dropbox

Dropbox ha visto finalmente la luz, con lo que ya tenemos una nueva herramienta para sincronizar ficheros entre equipos, hospedaje de los mismos en remoto y compartirlos con otros usuarios. Su funcionamiento es bastante rápido y sencillo: descarga desde la página oficial, instalación, creación de usuario y violá, ya tenemos un directorio que hará las veces de unidad que se sincroniza entre los distintos ordenadores. Una funcionalidad genial de Dropbox es que, además de poder compartir ficheros, se guarda un histórico de versiones, de manera que si borramos o modificamos uno por accidente, siempre podremos volver a una versión anterior.

Cuanto más lo uso, más me gusta. Hay URLs públicas de los ficheros, de forma que en lugar de pasarle un archivo a alguien por correo o mensajería instantánea, le podemos dársela para que lo coja de Dropbox (mediante subdirectorio que compartiríamos). El funcionamiento es bastante rápido, la interfaz web para acceso a los ficheros no está mal (inspiración en el Newsfeed de facebook) y ofrecen dos gigas de almacenamiento gratuito (sin límite de tamaño de fichero). Para guardar los ficheros en remoto utilizan Amazon S3, Yogur griego hace las cuentas de lo que se lleva a cambio de un interfaz amigable, Amazon S3 cobra 7.5 dólares por 50 gigas al mes, Dropbox te los revende por 10 dólares.

Claro que todavía tiene limitaciones. No podemos elegir compartir cualquier directorio, algo que si permite Live Mesh, además sus planes de precios son más caros que otro de los referentes del sector como es Mozy. En todo caso, un software muy interesante para sincronizar y alojar archivos en remoto, multiplataforma (Windows, Linux, Mac) y con un acceso web bastante decente.

Muchas posibilidades en el sector de sincronización de equipos y servicios para compartir ficheros. Si hace poco me quejaba de que algunos sistemas de videovigilancia para casa sólo guardaban la información en local, Dropbox puede solucionar eso si dejamos la imágenes capturadas en su directorio. Si queremos compartir documentos ofimáticos, los servicios tipo Google Docs se nos quedan cortos y no queremos usar Office Live (porque usemos OpenOffice por ejemplo), también es una buena solución. ¿Queremos pasarnos archivos entre un grupo de amigos con toda la privacidad? Pues también sirve…

Fernando Plaza ha hecho un análisis bastante a fondo. Más información en GetDropbox.