Audiolibros en eMusic

eMusicLogoUna novedad de unas de mis «empresas preferidas», eMusic empieza a vender audiolibros. La principal novedad que va a aportar eMusic al mercado liderado por Audible es que – como no podía ser de otra forma viniendo de ellos – los audiolibros de eMusic vendrán sin DRM. Comenzarán con un catálogo de 1000 títulos y los precios son diez dólares de suscripción con un audiolibro al mes y veinte dólares por una suscripción que daría derecho a dos al mes más uno de regalo. Ars Technica.

Los problemas para eMusic son, como en el caso de las discográficas, convencer a las editoriales para que ofrezcan los audiolibros sin DRM. En este caso, muchos de los títulos – entre ellos los de Random House, la mayor editorial de Estados Unidos – vendrán con marcas de agua para contabilizar cuantos son compartidos en redes P2P y permitir a las editoriales echarse atrás en caso de que se incremente respecto a lo que sucede ahora. Aún así, por precios y por permitir el funcionamiento en cualquier dispositivo, la entrada de eMusic en el sector supone una amenaza clara para Audible, líder de las ventas de audiolibros y cuyo DRM es compatible con los iPod.

El tema de los audiolibros me producía un completo rechazo hasta que, curiosamente, empecé a escuchar podcasts. Sigo negándome a escuchar versiones de audio de novelas u otras obras de ficción (cuando acabe este post me aguarda «2666» de Bolaño, no me imagino a nadie oyendo horas y horas hasta agotar las más de 1000 páginas), pero para ensayos y libros didácticos, cada vez me gustan más.

Marcas de agua en los ficheros de audio

MicrosoftLas marcas de agua no son nada nuevo, desde hace muchos años se llevan utilizando para «marcar» ficheros obtenidos en comercios electrónicos y controlar si son compartidos a través de cualquier mecanismo, sobre todo las redes P2P, sin que el usuario puede distinguir un fichero marcado de uno que no lo esté. El problema del «watermarking» es que siempre ha sido susceptible de error, por lo que carece realmente de validez a la hora de ser utilizado en una denuncia, de esas tan típicas de la RIAA en Estados Unidos.

Pero el tema ha vuelto a la palestra con una patente de Microsoft (Informatiohn Week), por la que presumen de haber encontrado un sistema de marcas de agua invulnerable, en el que la información que se introduzca (creador, comprador, etc…) no podrá ser eliminada. Cumple – afirman desde Redmon – con poder solventar todos los ataques posibles según los requisitos marcados por la RIAA,

Al margen de que Microsoft haya sido capaz de llevar a las marcas de agua al nivel que afirman, hay que empezar a considerar que el fin del DRM viene acompañado con la adopción de este tipo de tecnologías «espías». El trato sería que ya no se limita lo que el usuario puede hacer con los ficheros que ha comprado, pero a la vez se añade un mecanismo para poder comprobar si los comparte en redes P2P o a través de otro mecanismo y realizar algún tipo de denuncia en caso de detectarlo. Algo similar es lo que ha hecho Apple con las canciones sin DRM de iTunes.

Los tonos para el móvil de iTunes para el iPhone

iPhoneLo de la venta de tonos para el iPhone en iTunes es el más difícil todavía de Apple. La propuesta es realmente genial, se basa en hacer pagar a los usuarios por algo que ya tienen ¿a qué empresa no le gustaría poder hacer eso? Para conseguirlo sólo han tenido que hacer lo siguiente:

  • Poner en el mercado un teléfono completamente cerrado como es el iPhone. Entre las características que le adornan está de lo no permitir utilizar una canción en MP3 como tono de llamada, algo posible con cualquier teléfono normalito de hoy en día.
  • Poner a la venta en iTunes los tonos de llamada. ¿Qué ya tienes la canción que quieres utilizar? Lo sentimos, mira el punto anterior ¿Que ya has comprado la canción en iTunes? Lo sentimos más todavía, para usar el tono de llamada tienes que volver a pagar. En serio, no es broma. En Tuaw tienen los detalles.
  • Por supuesto, nada de compartir tonos por bluetooth y si alguien hackea el sistema, pues lo arreglas y todos a pasar por caja (Applesfera).

Los argumentos para defender esta postura de Apple son de lo más variopinto. Los más generosos pintan a la compañía de Jobs secuestrada por la industria de los contenidos, que le obliga malvadamente a utilizar DRM. Otros apuntan a que, vale, usan DRM para satisfacer a la industria de la música, pero hacen fácil saltárselo porque ponen al usuario primero. Hay quien se atreve a afirmar que esto es para beneficios de los usuarios. Todo esto se puede leer en los comentarios de páginas sobre Apple, no hay más que darse una vuelta por las más conocidas.

El problema de dichas defensas es que, precisamente, empiezan porque quieren absolver a toda costa a Apple. El diseño del iPhone es un canto al control sobre lo que puede hacer el usuario, a capar tecnologías para optimizar los ingresos derivados (para la AT&T y la propia Apple) y todo este tema de los tonos en iTunes es el ejemplo más claro. Podría seguir, pero ya sería reptirse (Steve Jobs, iTunes y el DRM, Apple e iTunes con problemas en Europa).

Ironías de la vida, hoy mismo he recibido una invitación a un grupo llamado «Fans de Apple». Desde luego, cobrar por algo que el cliente ya tiene (y en algunos casos te habrá comprado a ti) y que todo el mundo te aplauda es como para pensar en unirse.

Sony a por Apple en las descargas de películas

playstation3-ps3La industria no quiere que Apple repita en las descargas de películas su liderazgo absoluto en la venta de descargas musicales. La disputa de la NBC creo que hay que entenderla en ese sentido, más allá de que sería deseable que las productoras encontraran un método económico y abierto de ofrecer sus contenidos. Itunes y, sobre todo, Apple TV reeditan la plataforma cerrada con que la compañía de la manzana ha triunfado en la música: dominar el interfaz con el que los usuarios acceden a la misma – iTunes + iPod – para imponer tu tecnología en exclusiva (el DRM que no licencian a terceros). Mi impresión es que los grandes estudios y las cadenas no quieren un único intermediario que les pueda imponer condiciones, sino a un buen puñado compitiendo por sus contenidos.

Sony anuncia planes para competir en el mercado de las descargas de películas (Genbeta), iniciativa que recuerda a su fracasada Sony Connect (2004, cuanto ha llovido). La diferencia con aquel fracaso puede estar en la convergencia de que la industria querrá apostar por muchos soportes (esto no es muy diferente, pero esta vez van a tener mucho ojo con que Apple no sea el único en tener éxito) y en que si que cuentan con algunos de los medios con los que los usuarios acceden al vídeo y a la televisión. Me refiero a los Bravia, a la PSP y la PS3. Es algo que Microsoft lleva tiempo trabajando en la XBox, tenemos a los nuevos distribuidores como Joost, Youtube y clones que apuestan por la publicidad, está la incógnita de Hulu… tiene pinta de una de las grandes batallas de las industrias de los contenidos y la tecnología en el 2008.

El cierre de la tienda de vídeos de Google y el DRM

Google Video StoreSi los teóricos contrarios al DRM necesitaban un ejemplo práctico para apoyar sus tesis, ya tienen uno de libro con el cierre de la tienda de vídeos de Google. Lo explica Versvs:

¿Qué pasa si pagas por descargar un archivo con DRM y la tienda cierra y desactiva la verificación del DRM del archivo? Pues que tu archivo dejará de funcionar y tú habrás gastado tu dinero en balde. Y eso es lo que le va a pasar a todas las personas que en su día acudieron a la Google Video Store

Y es lo que ha pasado. ¿Compraste un capítulo de una serie o una película con DRM en la Google Video Store? Pues entonces estás en un equívoco, no lo compraste realmente y, al desparecer la tienda, ya no podrás volver a disfrutarlos jamás. Eso a no ser que alguien descubra un hack en el sistema, porque Google no ha ofrecido mecanismo para hacerlo. Tampoco te devuelven realmente el dinero, sino que te ofrecen crédito en Google Checkout a cambio. Lo que creo que va siendo necesario plantearse es sí desde los gobiernos se pueden seguir permitiendo abusos de este tipo.

Por lo demás, entierro de la Google Video Store, que se anunción como «el iTunes del vídeo» y ha acabado desapareciendo con más pena que gloria. Explicar los motivos parece complicado, no hay más cultura de pago en la música que en el vídeo, la tecnología (exceptuando el DRM) era buena y Google ofrecía una marca potente. ¿Entonces? En mi opinión la ventaja de Apple es tener el interfaz del usuario con la música, el iPod, mientras que las distintas plataformas de vídeo por internet siguen lejos o no ofrecen una buena experiencia en el salón de casa, que es donde los usuarios ven películas y series. Apple entiendió esto desde el principio y ahí está el Apple TV mientras la Google Video Store pasa a la historia como uno de los primeros grandes fracasos de Google.

Apple y la información personal en las canciones sin DRM

itunes plusLlevo unos días con la entrada en borrador a la espera de que Apple diese una explicación, pero parece que esta no va a llegar. El hecho lo explica Mariano, las canciones sin DRM que ofrece iTunes contienen información personal del comprador, nombre y correo electrónico para ser más exactos (ejemplos en Tuaw). ¿El motivo? Ya que Apple ni siquiera ha avisado a sus clientes y ha dado una explicación, tenemos que especular. ¿Es para mejorar la calidad de la experiencia de sus usuarios? Parece que no, las canciones se oirían igual sin añadir su correo; ¿será para que su cliente, esa persona que utiliza su software y compra en su tienda, no se olvide de que los ficheros los compró él? Um, creo que tampoco, no imagino a nadie pidiendo esta funcionalidad…

El único motivo plausible para añadir información personal a los ficheros de música sin DRM es poder hacer un seguimiento del «infractor» en caso de que la música se encuentre en redes P2P o que las comparta directamente. Un mecanismo para el espionaje de lo que hace alguien con algo que ha comprado y permitir una delación automática ante investigaciones de la RIAA (la SGAE estadounidense o más bien promusicae, como explican en los comentarios), aficionada a denunciar a abuelitas y niños pequeños.

Cuando una empresa de tecnología se mete a intermediaria en el negocio de los contenidos, acaba traicionando la máxima de que calidad es satisfacción de los clientes para cumplir las reglas de negocio que le impone la industria de la música. Resulta patético observar como en gran parte de los medios y la blogosfera norteamericana se defiende esta práctica de Apple aduciendo que «si no vas a piratear, no tienes nada que temer». Un ataque completo a la privacidad de sus clientes, con nocturnidad y alevosía, sin advertirles previamente, para facilitar que sean denunciados.

Amazon confirma su tienda de música sin DRM

AmazonDesde el año pasado se está hablando de la tienda de música sin DRM de Amazon y ha sido hoy cuando por fin se han decidido desde la compañía de Bezzos a anunciarla. Los datos que han dado de momento son que efectivamente las canciones estarán libres de DRM, que el catálogo contará con millones de canciones procedentes de 12.000 discográficas (entre las que estará EMI), que utilizarán el formato MP3 y que verá la luz a lo largo de este año (vía News.com).

Comienza la carrera de Amazon frente a iTunes por ofrecer música sin DRM, que significa dar más valor a sus clientes no ya sólo por que permiten que estos usen como quieran las canciones que compran sino porque serán compatibles con cualquier reproductor. Respecto a precios, Amazon todavía no ha anunciado nada, pero me extrañaría que consiguiesen evitar la filosofía de las «grandes» de que música sin DRM significa pagar todavía más. Con las discográficas pequeñas es probable que si consigan precios más competitivos al estilo de eMusic. Eso sí, algo que seguro que pondrá sobre la mesa Amazon será su magnífico motor de recomendaciones, un valor muy potente a la hora de empezar a competir con iTunes y compañía.

Entradas relacionadas: Amazon y la venta de música en MP3 sin DRM, Amazon quiere vender canciones (desde 2005).

Adobe Media Player, vídeos Flash en el escritorio

Adobe Media Player

Adobe Media Player va a ser un nuevo ejemplo de uso de la Apollo, con el que Adobe se postula como serio candidato a la supremacía en la «nueva guerra por el escritorio». Este Adobe Media Player va a tener varias de las características de las Rich Internet Applications, permitiendo ver vídeos Flash sin conexión a la red, pero a la vez funcionando de un modo muy similar a Miro (antiguo Democracy Player), como agregador de vídeos distribuidos mediante RSS. El lanzamiento de Adobe Media Player se anuncia para final de año, con una beta dentro de esta primavera (News.com).

Adobe quiere rentabilizar mucho más el hecho de que Flash sea la tecnología más utilizada para distribuir vídeo en streaming desde plataformas tipo Youtube. De hecho, Adobe Media Player se plantea como un sistema para ofrecer vídeos con publicidad integrada, la propia herramienta permitirá la inserción de publicidad antes, durante o después de los vídeos. Otro de los puntos interesantes es que Adobe asegura que será capaz de medir visualizaciones de los vídeos (algo muy importante para vender publicidad de los mismos). Adobe Media Player tendrá DRM: para impedir distribuciones posteriores del vídeo descargado si el creador así lo desea y para no permitir modificaciones del vídeo que eliminen la publicidad.

Aunque en Newteevee aseguran que Adobe no entrará en el mercado de la publicidad, lo cierto es que su Adobe Media Player supone la introducción de un invitado no esperado en la competencia por la distribución y comercialización de vídeos. De entrada debería ser un complemento de plataformas como Youtube, pero competencia de otras propuestas como Joost. Y, en todo caso, sigue mostrando la guerra que nos vamos a encontrar en los próximos meses en el escritorio entre Apollo, widgets y un montón de nuevas tecnologías que se andan preparando.

EMI venderá sin DRM en iTunes

ColdplayCon la prudencia necesaria a una noticia aparecida alrededor del 1 de Abril (día de los inocentes para los anglosajones, véase La Tejedora), todo parece indicar que EMI anunciará hoy un acuerdo por el que pondrá su catálogo en iTunes sin DRM. De confirmarse la noticia (la da Reuters, gracias Rubén), EMI se reafirmará como la primera grande de las discográficas en dar el paso de romper con el DRM, como se anticipó hace meses.

Para Apple también será una noticia de envergadura, les ayudará a posicionar iTunes en la nueva ola contra el DRM a pesar de su presente e historia y, de paso, le ayudará con sus problemas en europa. Es de esperar que el trato de EMI se aplique en otras tiendas de música online, aunque no espero que den la «bendición» a mi preferida, AllofMP3.

Las ventas de discos físicos siguen bajando en Estados Unidos y las de música digital no acaban de compensar a las discográficas. Si a eso sumamos la presión de las redes P2P y que la música con DRM es, por definición, un producto defectuoso, con limitaciones artificiales, llegamos al paso dado por EMI. No tiene sentido que el cd no imponga límites a la hora de ser copiado y la venta por descarga sí. Por despejar queda la incógnita de qué precio pondrán a las canciones sin DRM de EMI en iTunes – si las subirán con el argumento de que ahora están dando más – y de cuánto tardarán las demás grandes discográficas en seguirles en lo que sería el fin del DRM.

Actualización: Confirmado por parte de EMI. Eso sí, suben 30 céntimos la canción respecto al precio sin DRM.

Filmotech, alquiler y falsa compra de películas españolas

filmotech¿Por qué lo llaman comprar cuando quieren decir «permiso para ver con restricciones»? Me refiero a Filmotech, portal creado por Egeda (la asociación de los productores españoles) en el que se ofrecen películas españolas a modo de videoclub online. Filmotech ofrece tres opciones:

  • Alquiler con tres visionados durante tres meses desde la primera visualización.
  • Alquiler con visionado ilimitado durante una semana.
  • La «presunta compra» llamada «Tuya para Siempre», en la que no hay límite de tiempo ni de visionados, pero sí del número de equipos en la que se puede acceder a la película: un máximo de tres.

A estas limitaciones hay que sumarle el hecho de que para asegurarlas se emplea DRM de Microsoft, por lo que no se pueden disfrutar desde otras plataformas ni copiar en DVD para llevártelo al salón. En definitiva, lo que plantean es cobrar (1,5 euros en las dos primeras modalidades, 4,5 en la de «Tuya para Siempre») por ver las películas en el ordenador un número limitado de veces dentro de un plazo.

No entiendo como se puede plantear Filmotech en términos tan abusivos respecto al cliente. Creo que hay mercado para un servicio de pago por descarga, pero seguro que no en los términos que han planteado a éste. En mi opinión, la referencia en estos casos es eMusic: si vas a plantear un negocio de contenidos en el que partes con rivales mucho más asentados (las grandes discográficas en el caso de eMusic, la industria del cine norteamericano en el caso de Filmotech) hay que aprovecharse de que ellos ya están maltratando al usuario a base de restricciones y limitaciones de lo que puede hacer con algo que ha comprado. Los precios de Filmotech están ajustados y personalmente – suelo ver bastante cine español – sería un usuario gustoso del servicio… si no fuera porque no veo películas en el ordenador ni admito el resto de restricciones que imponen.

Sitio oficial: FilmoTech, vía Genbeta.