ITunes vende vídeos

AppleInteserante movimiento de Apple en la nueva versión de iTunes. Este Itunes 4.8 trae como principal novedad la reproducción de vídeo en formato Quicktime y con ella una funcionalidad que han habilitado en la iTunes Music Store estadounidense: la venta de vídeos a través de esta (hasta ahora) tienda online de música. El movimiento de Apple supone una anticipación a los planes de Sony de abrir un iTunes para películas, aunque parece que plantean un modelo diferente pues comienzan ofertando descargas de videoclips en formato QuickTime MPEG-4 sin DRM y no de películas enteras (vía Slashdot).

La locura por el vídeo en la red está desatada. Casi todos los grandes se han puesto de acuerdo por centrar sus estrategias en el acceso a contenidos multimedia. Así tenemos Yahoo video (estrategia basada en buscador tradicional especializado), Google video upload program (permite hospedar y vender vídeos a nanopublicadores, con búscador en esos contenidos) y ahora este cambio en iTunes. El próximo paso deberá ser un iPod vídeo, ¿cuanto tardaremos en verlo en las tiendas?.

RealNetworks apuesta por la suscripción

Mucha polvareda levantó la salida de Napster To Go y su servicio de «alquiler de canciones». Ahora RealNetworks apuesta por una fórmula idéntica para su tienda de música online Rhapsody: el usuario paga una cantidad mensual gracias a la cual puede descargar todas las canciones que quiera y lelvarlas a su reproductor musical portátil (tecnología Microsoft, debe ser compatible); eso sí, en cuanto deje de pagar la suscripción mensual las canciones dejarán de escucharse (vía ZdNet). Obviamente se trata de un intento de acceder a la tarta de iTunes cuando con el mismo modelo no han conseguido hacerle sombra a pesar de haberlo intentado casi todo, desde tirar los precios hasta intentar la compatibilidad con el formato de DRM de Apple.

Personalmente se me hace difícil concluir cual de los dos modelos es más perjudicial para el usuario. Con Apple se queda uno con una solución cerrada en la que cada canción comprada en iTunes sólo puede ser llevada al reproductor musical iPod y no a ningún otro. Por otro lado, con estos servicios de suscripción, el comprador es aún menos dueño de lo que adquiere, quedando al final un servicio de alquiler de canciones que no valdrán nada a no ser que se siga pagando indefinidamente. Eso sí, al menos podrá elegir entre distintos modelos de reproductor musical. Mientras tanto iniciativas interesantes como MP3Tunes continúan sin la bendición de las discográficas, que siguen viendo en las tecnologías DRM (administración de derechos digitales) el camino hacia la traslación de su modelo al mundo digital.

Ley, iTunes y compatibilidad

¿Debe obligar la ley a Apple a que su fórmula iTunes/iPod sea compatible con el resto de tiendas y reproductores de mercado? Pues eso es lo que se está debatiendo en Estados Unidos en una proposición planteada por algunos congresistas llamada «Digital Music Interoperability and Availability» (vía Silicon.com). El hecho de que Apple cope el 75% de las ventas en el mercado de la venta de música por internet ha disparado las alarmas en el país norteamericano. El hecho es que una canción comprada en iTunes sólo funciona en iPod (se puede grabar en CD, pero no en otro reproductor de música portátil) y en iPod sólo se pueden cargar canciones compradas en iTunes (se pueden cargar canciones en MP3, pero no las que tengan DRM procedente de otras tiendas). Cabe recordar que Real intentó colarse en iPod y que Apple ya fue demandada junto a Sony por este mismo motivo en Francia.


Personalmente no puedo estar más de acuerdo en que se tomen medidas en favor del uso de estándares abiertos y de la compatibilidad de sistemas. En este caso (y por muy impopular que sea) entiendo como mucho más favorable para el consumidor la postura de Microsoft: cualquier fabricante apuede licenciar (pagando claro) el formato WMA para su reproductor y cualquier tienda lo puede generar. Todo ello deriva en una competencia real en ambos mercados mientras que la postura de Apple conduce irremisiblemente al monopolio, lo cual es muy bueno para Apple, pero no para los usuarios.

Otro tema, eso sí, es el uso de tecnologías DRM (adminitración de derechos digitales), por las que ya no se compra una canción sino el derecho a escuchar y portar archivos musicales con bastantes restricciones. Pero una vez metidos en DRM, que sirva para todos, mejor que para un sólo reproductor.

Apple bloquea a PyMusique

AppleSorprendente la celeridad de Apple para bloquear PyMusique de iTunes, con lo que el invento de «DVD Jon» queda de momento inhábil. Eso sí, los usuarios deberán actualizarse a iTunes 4.7 para evitar el «problema de seguridad» que permitía a PyMusique comprar las canciones libres de restricciones de DRM (News.com). Esta vez lo va a tener difícil Johansen, cuando el núcleo del problema a resolver se encuentra en el lado del servidor (o al menos puede realizarse en él) saltarse las medidas de seguridad se convierte en un asunto mucho más complicado.

Actualización: DVD Jon hackea el arreglo de Apple. Se presenta una batalla técnica muy interesante.

PyMusique, DVD Jon frente a iTunes

AppleSi PlayFair-Hymn se planteaba como una herramienta para la eliminación de la información de DRM (administración de derechos digitales) de las canciones de iTunes una vez compradas con este, PyMusique consigue que se puedan comprar directamente de la tienda de Apple sin todas las limitaciones que le imponen de grabación y reproducción a los archivos adquiridos. PyMusique viene de la mano de Jon Johansen y es una aplicación autónoma, escrita en Python, con la que acceder a iTunes y todas sus funcionalidades, incluida de la volver a descargarte canciones que ya hayas comprado, aunque ahora totalmente libres de restricciones. Esto se consigue gracias a que iTunes descarga la canción alordenador del cliente mediante streaming y sólo cuando ha terminado de bajarse, añade el DRM. Lo que hace PyMusique (como explican en The Register) es simplemente obviar este último paso, reproduciendo el resto de iTunes en un ejercicio titánico de ingeniería inversa.

Apostaría confiado a que Apple no se va a quedar cruzada de brazos. A buen seguro que la vía judicial será el primer recurso que se plantee la empresa de Jobs, que últimamente tiende esperpénticamente a echar mano de ella (véase el caso de las demandas a bloggers), aunque Jon Johansen está acostumbrado a salir airoso de ellas como ya ocurriera en el caso de DeCSS y secretos comerciales. La otra posibilidad de Apple es la de realizar cambios técnicos en iTunes que llevaran a que el DRM se añadiera en el servidor y no el equipo del cliente. Por cierto, ¿cómo han podido cometer la imprudencia de dejar algo clave en su estrategia de negocio en el lado del cliente?.

En cualquier caso, una propuesta valiente y necesaria contra el formato cerrado y propietario de Apple que va en contra de cualquier concepción abierta del mercado y que restringe las libertades de sus clientes tanto a la hora de elegir reproductor musical, como de darle el uso que quieran a las canciones que han comprado. Como en el caso de Napster los DRM tienen en frente una legión de hackers dispuestos a saltarse las barreras e imposiciones que desde Apple y demás nos quieren aplicar.

AllofMP3 sigue adelante

Y Error500 también, a pesar de los continuos problemas con el hosting que espero terminen pronto, Amén. El tema es que hubo un movimiento por parte de las discográficas estadounidenses a través de la International Phonographic Federation Industry (IPFI) que encendió las alarmas de peligro en AllOfMP3.

Desde AllOfMP3 (recordemos que se trata de una tienda de música online rusa en la que cobran dos céntimos de dólar por mega bajado, y es que en AllOfMP3 se paga según el tamaño de la descarga) se declaran inocentes y parece ser que la ley criminal rusa les da la razón ya que no contempla la distribución de los «bienes digitales», sólo los «materiales» (vía Slyck). Sigue en pie AllOfMP3, similar a la tienda de imitaciones a las que acuden los turistas occidentales cuando visitan países en vías de desarrollo, pero que esta vez en lugar de vender imitaciones, ofrece descargas musicales accesibles a millones de internautas de todo el mundo.

Peligra AllofMP3.com

allofmp3Ya hemos hablado antes de AllOfMP3, la tienda de música rusa que vende a unos precios ridículamente bajos comparados con ITunes y otras: cobran dos céntimos de dólar por mega en Enero, y es que en AllOfMP3 se paga según el tamaño de la descarga. Pero esto se puede acabar dentro de poco si al investigación por vulneración del copyright de las canciones que ha comenzado la policía rusa sigue adelante. Las discográficas siempre han insistido en que AllOfMP3 incurría en delito al poner en venta los trabajos de sus artistas, de hecho esta tienda tiene a disposición de sus clientes todo el repertorio de los Beatles, de los que los propietarios de sus derechos aún no los han licenciadado para ninguna tienda de música online. Tras el golpe asestado a AllOfMP3 por Paypal, que los dejaba sin el medio de pago que más confianza generaba a la hora de pagar en una tienda lejana y de legalidad aparentemente dudosa, esta investigación (News.com) puede convertir a los rusos en un nuevo caso Puretunes. Si os queda crédito en AllOfMP3, quizás sea buena idea ir gastándolo.

Entradas relacionadas:

Apple y Sony demandados por sus DRM en Francia

AppleSi compras una canción en iTunes, el único reproductor portátil en la que la podrás escuchar es iPod. Lo mismo sucede con Connect, la tienda de Sony, y sus reproductores portátiles. La situación parece que va a ser extrapolada por Apple a los móviles (merced a su acuerdo con Motorola), pero no por Sony que afirma que utilizará estándares abiertos para el DRM en sus Walkman Phones. Pero mientras esto llega, ambos han sido demandados por la Union Federale des Consommateurs-Que Choisir, una asociación de consumidores francesa que los acusa, con toda lógica, de que esta falta de interoperabilidad entre sus tecnologías DRM elimina el derecho del usuario a elegir libremente en el mercado de reproductores de música portátil (vía News.com). Dejando al margen si este hecho con la ley francesa es constitutivo de delito (asunto que francamenre ignoro) el tema es que estas prácticas derivan en situaciones muy perjudiciales para los usuarios. Quedar preso de un formato propietario y cerrado que pertenece a una compañía le hace quedar a uno a merced de los precios y políticas que esta adopte, descartando toda posible competencia que rebaje precios o provoque innovaciones. Microsoft (por una vez no vamos a hablar demasiado mal de ellos) mantiene sus sistemas propietarios de DRM, pero al menos los licencia para que cualquier fabricante pueda adoptarlos (con un pingüe beneficio para Redmon, que además se asegura de que muchas tiendas de música online elijan WMA).

El caso de Apple es para mí algo enigmático. A estas alturas creo que es la única compañía que ha llegado al éxito con un formato propietario y cerrado, en el que no dejan entrar a nadie (recordemos el intento de RealNetWorks). El «efecto iPod» (no voy a negar que es un gadget magnífico) y la imagen de marca de Appla consigue hacer desaparecer los más obvios instintos de supervivencia de consumidores que hubiesen rechazado la misma fórmula si hubiese venido de Microsoft o Sony.

El DRM se plantea como uno de los asuntos nucleares en los debates alrededor de la propiedad intelectual que se avecinan. En este aspecto, constituye un importante limitador de la difusión de productos culturales en pro de de asegurar un coste de adquisición de los mismos. En el técnico es la búsqueda de un imposible, mientras existan caminos alternativos como el del hackeo de Napster y no sea obligo adoptarlo en cada software/hardware que reproduzca música, aunque para esto ya hay ideas en Estados Unidos.

Microsoft a por la telefonía móvil y la música en los Nokia

MicrosoftMicrosoft parece que no se a rendir ante el dominio de Symbian, el sistema operativo propiedad de Nokia, que le relega a un papel segundón en la telefonía móvil. Sus dos últimos movimientos así lo atestiguan: acuerdo con Nokia para que sus móviles reproduzcan música en formato WMA con DRM (las canciones que se venden en las tiendas de música online con administración de derechos digitales) y la decisión de sacar al mercado smartphones baratos de marca blanca mediante Peabody, su alianza con Flextronics, un fabricante de móviles de Singapur. Mientras con uno de estos movimientos consigue meter su tecnología multimedia en los teléfonos líderes del mercado, los Nokia, con el otro presenta una alternativa de futuro a los mismos en el sector de las gamas media y alta con su Windows Mobile. De otra cosa se les podrá acusar, pero esta vez han conseguido lo que parecía imposible: convertirse en el mayor socio y en el mayor rival a la vez de Nokia. ¿Qué beneficio obtiene cada uno de este trato? Microsoft evidentemente refuerza su tecnología como alternativa a los AAC de Apple para las tiendas de música online y se asegura un buen pezado de las futuras tiendas de música por teléfono móvil. Nokia por su parte no debía de ver con muy buenos ojos la alianza entre Apple y Motorola y ha decidido como mal menor aliarse a la empresa de Gates. Aunque hay quien no otorga un gran futuro a Microsoft (JJ entre otros), no parece que la compañía de Gates vaya a rendirse tan fácilmente.

MP3Tunes, tienda de música online sin DRM

Ya está online MP3Tunes, una nueva tienda de música online que presenta como mayor baza la de que los archivos descargados de ella no traen restricciones DRM (administración de derechos digitales). Gracias a eso, estas canciones podrán ser copiadas cuantas veces se quiera a otros equipos, reproductores portátiles o CD. De entrada todo son ventajas para el usuario, pero al ver el catálogo de Mp3Tunes se observa rápidamente quien no ha otorgado su bendición al invento: ningun autor de las grandes discográficas, sólo artistas desconocidos. El impulsor de MP3Tunes, Michael Robertson (que está también detrás de la distribución Linux Linspire, anteriormente conocida como Lindows) confía en que si los clientes van a su tienda, las discográficas tendrán que dar su brazo a torcer y «entrar por el aro» de las canciones sin DRM.

Sin duda MP3Tunes otorga mucho más valor al producto adquirido en ella, pues las canciones se poseen una vez adquiridas y no sólo algunos de derechos (de reproducción y copia limitados) cuando se hace en otras tiendas online tipo iTunes que sí tienen DRM. Artificiales limitaciones de un acto enmascarado de compra y que no es sino un alquiler. Mucha suerte a MP3Tunes, que además creo que la va a necesitar.