Darknets, Limewire y el «Personal P2P»

Mucho se ha hablado de las darknets como futuro del P2P y ahora con el nuevo LimeWire parece que el fenómeno podría empezar a llegar al gran público. La idea es la de una red privada en la que los usuarios se conectan y comparten sólo con otros que ya conocen, sin que otros que no conozcan puedan saber qué comparte ni con quién. El resultado es una darknet, una red para compartir ficheros privada y que no ofrece ningún dato «hacia afuera de la misma».

Podríamos hablar de P2P personal, de redes privadas o de darknets – término acuñado por investigadores de Microsoft hace unos años – lo cierto es que lo que implementa LimeWire no es muy novedoso, una experiencia similar podría tenemos tener con tecnologías como AllPeers, Grouper e incluso Dropbox o Live Mesh. Lo interesante es que LimeWire está muy extendido y siempre es más fácil ampliar una experiencia que crear una nueva.

Más información en Wired y Slashdot.

Relaaks, la darknet sueca

RelakksHoy todo el mundo habla de Relaaks, la darknet creada por el «Partido Pirata» sueco. Básicamente lo que ofrecen es una red privada virtual (VPN) que permite realizar cualquier activadad online – desde el P2P a la navegación web o la VoIP – con encriptación de 128 bits, lo que impedirá al ISP que tengas contratado (en Suecia, claro, que nadie piense en Jazztel) o a cualquier otra organización saber qué haces con tu conexión, guardar logs de tus actividades o poner límites a las conexiones P2P.

Lo más interesante de Relaaks es que no almacenan información acerca de las actividades del usuario, sólo facilitarían a las autoridades (sólo a las suecas) la información de registro. Es más, sólo comenzarían a monitorizar a un usuairo si la policía tiene evidencias de que estaría involucrado en un delito que conllevara más de dos años de cárcel.

Todo esto es posible gracias a ley de telecomunicaciones sueca, garantista del derecho a la intimidad de sus usuarios. En España una darknet como esta Relaaks (entiendo que) sería ilegal: la LSSICE obliga a los prestadores de servicio a «Retener los datos de conexión y tráfico generados por las comunicaciones durante la prestación de un servicio de la sociedad de la información».

Si no recuerdo mal es la primera vez que se plantea un negocio alrededor de las darknets dirigido a cualquier usuairo de internet. Cobran cinco euros al mes por el servicio, que no es algo muy diferente a lo que se puede conseguir con Tor y/o Freenet. Me queda la duda de que, como afirman, Relaaks sea escalable y no haga disminuir el rendimiento de la conexión del usuario aún con muchos participantes.

Lo dicho, no es nada nuevo, pero por un lado hace más fácil al usuario medio el salvaguardar la intimidad en la red y por otro puede tener un impacto mediático que espolee un debate necesario sobre el derecho a la privacidad en las comunicaciones.

Sitio oficial: Relakks.