Jeff Bezos: «Pequeños libreros y editores, quejarse no es una estrategia»

Jeff Bezos

Jeff Bezos, tal como lo cita ATD cuando le preguntan por las pequeñas compañías a las que la estrategia de margen diminuto de Amazon les deja sin poder competir:

Internet está provocando una disrupción en cada industria de medios, Charlie. Ya sabes, la gente puede quejarse de eso, pero quejarse no es una estrategia. Amazon no se está llevando la venta de libros, el futuro se está llevando la venta de libros.

El caso es que, por duro que suene, yendo a un mercado online donde aplican las economías de escala, tiene razón. Otro escenario es en el que editores y libreros consigan que se legisle a su favor, como con el precio fijo del libro.

En todo caso anotaría que hay muchos actores que no sólo están en la queja sino que están creando el futuro de las librerías.

Showrooming: más búsqueda de opiniones que derivación de la compra a online

cartel negocio showrooming

En Pando Daily:

Sólo el 6 por ciento de las personas que utilizan sus teléfonos en una tienda lo hacen con la intención de comprar un producto online…

…ahora más que nunca la mayoría de la gente investiga productos y marcas antes de comprar algo, especialmente con smartphones. El 50 por ciento de los compradores investiga los productos el 50 por ciento de las veces cuando tienen la intención de comprar algo en una tienda local

Un fenómeno que a su vez choca con el creciente número de «opiniones falsas» y la probable desconfianza ante las anónimas que podemos esperar.

Relacionado: Showrooming en Error500

Librobares

En El País, «10 librerías de Madrid en las que consultar al camarero», recogiendo un fenómeno que a primera vista parece «una cosa de modernos» pero que no hace sino confirmar lo que hemos discutido los últimos años.

Sobre el futuro de las librerías, que pasa por por ser no sólo librerías sino algo más ya hemos debatido largo y tendido. La cuestión ahora sería conocer cómo se reparten los ingresos de estos pioneros en la transformación de las tiendas de libros y si al cabo de un par de años el libro pasará de ser su primer producto y razón de ser o más bien el reclamo para calificar y adornar un restaurante con ínfulas intelectuales.

En todo caso, bravo por todas estos «librobares» que son quienes realmente están consiguiendo que se pueda seguir recorriendo el centro de las ciudades de librería en librería.

¿Puede seguir protegiendo el precio fijo del libro a las pequeñas librerías?

Kindle paperwhite

La Confederación del Gremio de Libreros demanda a Amazon porque entienden que sus ofertas vulneran la ley del libro que regula, entre otras cosas, el precio fijo del mismo y las ofertas que se pueden hacer. De hecho, el caso que citan – cinco euros de regalo si comprabas en el mismo mes en que era Sant Jordi – servidor lo aprovechó porque precisamente compré varios libros en Amazon.

Más allá del caso concreto y de lo que puedan aguantar la situación actual los libreros, la pregunta de fondo es si puede seguir protegiendo el precio fijo del libro a las pequeñas librerías. El traspaso a digital ha provocado que mucho hayamos debatido varias veces qué porvenir a estos rincones que amamos. Y por mucho que uno abrace el sesgo afectivo de apostar a que le irá bien a lo que a uno desearía, veo más nubes que claros.

De hecho que los libreros hablen de nuevo sobre crear otra plataforma de venta de libros electrónicos no hace sino recordar la estrategia Libranda y tener serias dudas de que haya habido aprendizajes profundos sobre el tema: la necesidad de «tener hierro / controlar el dispositivo«, la necesidad de compatibilidad multidispositivo vía aplicaciones, la de valor añadido en forma de respaldo en la nube, sincronización, compartir notas, cuidar la experiencia de usuario… en fin, todo lo que ha venido siendo el debate del libro electrónico los últimos años.

El caso es que probablemente sea un esfuerzo fútil, el mercado digital tiende a la concentración y a las economías de escala y parece muy improbable que los pequeños libreros vayan a conseguir algo de esto. De hecho, si están preocupados por el futuro de su negocio creo que el primer paso no es pensar en como eliminar a Amazon de la ecuación sino ir los editores y plantear que con el libro físico te den acceso a la copia digital. Esa es la mejor razón para seguir yendo a las librerías y comprando algunos ejemplares físicos por mucho que uno lea primero en digital. Y si hacen una tienda… la mayor oportunidad la tendrían si las editoriales vendiesen sin DRM, pero eso parece imposible a día de hoy.

Tiendas físicas de tecnología: concentración, crisis, online y showrooming

Análisis en Xataka del cierre de Saturn y Darty: concentración, crisis, online y showrooming. Un panorama que amenaza con matar la «clase media de las tiendas de tecnología» (aquella que no es canal directo de marca ni los grandes distribuidores como El Corte Inglés, Media Markt o Carrefour) ni las pequeñas que puedan diferenciarse en experiencia, servicios y oferta.

Relacionado: todo sorbe comercio tradicional en Error500

Negocio tradicional frente al showrooming: atacar al cliente nunca fue el camino

cartel negocio showrooming

Hay negocios que de este tema todavía ni han oído hablar, otros andan en la fase de la negación (en España y otros países con comercio electrónico menos competitivo estos dos estadios son los mayoritarios), pero los hay también que están en plena fase de confrontación contra el showrooming.

El cartel que ilustra el artículo me lo pasa Yago y refleja la misma estrategia que este otro que recogía Javier Arias: un mensaje de hostilidad hacia el potencial cliente, advirtiendo que están allí sólo para los que compran y no para mirones y gente que busca consejos y saber su talla para luego comprar online.

Llevamos años hablando de showrooming, desde que era una práctica de cuatro frikis hasta ahora en que la penetración del smartphone y el crecimiento del comercio electrónico han conseguido que sea una práctica con un impacto medible cada vez mayor.

El debate es apasionante y las soluciones, si las hay, no son obvias para el comercio tradicional. Si tuviese que apostar insistiría en las ideas que hemos compartido sobre el futuro de las librerías y la integración del comercio tradicional con el software e internet: apostar por el valor que tiene la experiencia presencial y apalancarse en lo diferencial que tiene frente al comercio electrónico.

Dicho de otra forma, si los compradores de cámaras buscan tu conocimiento y consejo, pero luego compran en una tienda online, la fase de «aceptación del showrooming» debería lleva a pivotar el negocio hacia lo primero: formación, cursos, quedadas y photowalks para los clientes que te compren a ti. Es justo el valor diferencial que la tienda online todavía no puede dar

Los clientes con «ceguera móvil» en la cola de la caja registradora

En Business Week recogen como ciertas categorías favorecidas por los tiempos muertos en la cola de la caja registradora – chicles, pero también revistas en Estados Unidos – se están viendo perjudicadas por la «ceguera móvil», consistente en tener toda la atención en el smartphone y no en lo que pasa alrededor.

En el caso de las revistas – de cuya venta en la caja del supermercado no hay tradición hay desigual adopción en otras latitudes – sufren también la maldición de que el smartphone rellena otros muchos huecos muertos, como es el caso de la espera en estaciones y aeropuertos. Si tu negocio es de compra por impulso en momentos desocupados, quizás deberías empezar a tomar nota de la tendencia.

Relacionado: Comercio tradicional y tecnología

¿Ha llegado la hora de la integración del comercio tradicional con internet y el software?

Hoy me publican en el boletín de eMOToolsuna columna titulada «El comercio tradicional ante el desafío de internet y el software», sobre un tema que ha aparecido en el blog bastante últimamente: el debate sobre el impacto de la conectividad y el comercio electrónico en el tradicional.

Sin creerme todavía eso de que “El software se comerá al comercio tradicional” creo que es hora de encender las alarmas para tomar nota de los cambios, las oportunidades y los peligros inevitables que trae para las tiendas de la calle la convergencia de población conectada, movilidad, pago con el móvil y explosión del ecommerce.

«El software se comerá al comercio tradicional»

Kindle Fire

No lo digo yo, lo dice Marc Andreessen, que no pasa por ser un bocazas ni un vendedor de humo sino uno de los grandes emprendedores e inversores de la historia de la web.

Cuando publicó «Why Software Is Eating The World» ya reflejó su línea de pensamiento: la capacidad transformadora del software en los negocios, la sociedad y la cultura llevaba a que fuesen compañías tecnológicas las que a la postre acabarán dominando cada categoría.

Antes del comentario inmediato que a muchos nos provoca este tipo de afirmaciones – «la compra es un acto social, nos divierte y nos gusta hacer cosas offline» – tendría en cuenta que el negocio tradicional no sólo necesita que a veces nos guste ir de compras, sino que precisa de que el volumen de ventas sea alto… y si al final nuestro porcentaje de adquisiciones por internet es muy alto, no deberíamos esperar que la tienda de abajo siga abierta cuando vayamos a buscarla. También empezaría a pensar que hay un campo de exploración muy amplio en ofrecer experiencias que sustituyan el acto social y offline de ir de compras.

Sobre este tema, recodar varios artículos: El futuro de las librerías es…, Showrooming: los números del coste para el comercio del cliente con smartphone, Si dirigieses El Corte Inglés o Mercadona ¿apostarías todo a digital?, Un “pequeño” problema para el comercio tradicional: acabar convertido en “showrooms”