El Toyota C-HR en el salón de Ginebra #ofrecidopor Toyota

En estos días iré compartiendo fragmentos más cortos de productos y servicios que me han interesado. En esta edición #ofrecidoPor Toyota, el C-HR

El Toyota CH-R es la apuesta en SUV que trae uno de los elementos que puede hacer todavía más atractiva la catgoría: un modelo de motorización híbrida

Os dejo con la presentación edición holograma que me han enviado, más el vídeo desde el salón de Ginebra

Un vídeo publicado por Antonio Ortiz (@error500) el

Más información en Motorpasion

Una semana con un coche eléctrico: Nissan Leaf

Nissan Leaf

Cuando me han preguntado por los coches eléctricos lo primero que he respondido es que, de entrada, son coches. Y es que el imaginario del personal al hablar de este vehículos con este tipo de tecnología es de lo más variopinto, desde los que se imaginan una tartana que va a pedales hasta los que vislumbran una nave flotante comandada por ordenador. Una vez que servidor ha pasado una semana probando un coche eléctrico – el Nissan Leaf – empiezo a tener una visión más clara de los pros y los contra que ya analizamos teóricamente sobre este tipo de coches.

La autonomía o por qué los coches eléctricos están lejos de ser para todos

Aquí no voy a mejorar la crónica de la miniprueba que hicieron en Motorpasión (parte 1 y 2), con la que comparto conclusiones. Nissan Leaf y el resto de eléctricos tienen sentido para un uso urbano y previsible, algo que puede suponer el 95% de los desplazamientos pero que los invalida a día de hoy para trayectorias largas o no definidas a priori.

En mi experiencia, muy bien para ir al trabajo, aparcar y volver a la tarde a casa. Ídem para ir a un supermercado o centro comercial, bajar a la ciudad a un parque o museo o visitas familiares… todo lo que es un uso habitual del coche por mi parte. ¿Dónde empiezan los problemas? Cuando de repente sale un evento a 40 kilómetros y no estoy seguro de encontrarlo a la primera, entonces es cuando la autonomía teórica del Leaf (130 kilómetros con la carga completa) empieza a crear incertidumbre: conduces y de repente la autonomía empieza a caer por «pisarle mucho» o por ser un camino con muchas cuestas (aunque también recargue en bajadas). Definitivamente, los coches eléctricos de hoy en día no están hechos para este tipo de viajes.

Nissan Leaf Carwings

Leaf y más innovación en el coche

Un mito que hay que desmontar sobre los coches eléctricos es de falta de potencia. Leaf la tiene y la respuesta del coche – en estos temas no soy un experto – es realmente buena cuando se la pides pisando. En todo lo demás, acabado, elementos de seguridad, diseño… no tiene nada que envidiar a algunos de los mejores de su gama (por poner un ejemplo, el Giuletta de Alfa Romeo que siempre me ha gustado mucho).

Donde creo que además destaca y bastante es en el componente tecnológico, con una apuesta muy interesante que es CarWings. Se trata del sistema que gobierna el navegador (clave en el funcionamiento puesto que se integra con el coche al avisarte de si por autonomía puedes llegar al destino, te indica puntos de recarga) y todo un sistema de apoyo de Nissan a su Leaf: un servicio global organizado por Nissan al que puedes llamar gratis para que te atiendan personalmente (el primer año grúas de la marca te recogen si te quedas tirado), control desde el ordenador o el móvil (para meterle una ruta por ejemplo, programar la carga del coche en las horas de electricidad más barata) e integra un sistema de histórico de la conducción dentro de una comunidad de conductores del Leaf con los que se compite en «conducción eficiente» (tengo que confesar que este aspecto me encanta, le da la vuelta a la óptica tradicional de los coches y competir por llegar antes y mete una dinámica de juegos para incentivar ahorro).

Tiene más cosas, por ejemplo la cámara trasera para aparcar y la variable de que es más seguro que un coche con motor de combustión (en caso de que se produzca un cortocircuito o una fuga – por ejemplo en un accidente – el suministro de electricidad se interrumpe de manera inmediata). Pero hay otro punto que nos va a interesar mucho, que es el de las recargas.

Nissan Leaf recarga

Recarga que te recarga

Hay una muy buena noticia con el Leaf y otros eléctricos, podemos hablar de consumos del orden de un euro por cada cien kilómetros. Eso viene con un «pero», que el coche nos puede salir por unos 30000 euros (depende de extras) ya que por si sola, la batería tiene un coste estimado de 10000. Hay otras opciones más económicas (los eléctricos de Renault sin ir más lejos), pero cada uno compite en una gama diferente y el ZE que más se le parece (el Renault Fluence ZE) compite con precio de entrada más bajo pero con la interesante táctica de alquilar las baterías.

El otro precio que se paga es a la hora de recargar ¿nos quedamos sin coche mucho tiempo? Para esto recomiendo leer «¿cuánto se tarda en cargar el Nissan Leaf?«, con todas las cifras y la decepcionada crónica de Javier Moltó. El resumen podría ser que tenemos la recarga lenta (unas ocho horas, recomendable hacer la instalación en casa para poder hacerlo en el garaje por la noche, también hay puntos de recarga públicos, pero fuera de Madrid y Barcelona son escasos) y la recarga rápida ( en unos 30 minutos podemos disfrutar de aproximadamente el 80% de la autonomía total, pero sólo lo tienen de momento en algunos concesionarios Nissan). Como veis el panorama de momento no es demasiado entusiasmante en este aspecto.

La era del coche eléctrico ha empezado

Y va a haber un montón de innovación en los próximos años con diferentes estrategias. Servidor sigue contento con su híbrido (Prius), pero tengo que admitir que Nissan Leaf me ha encantado como coche y con su propuesta tecnológica (sobre todo Carwings). El balance con él es que no es un coche para viajar, claro, ni tampoco quizás podamos adoptarlo como primer vehículo de la familia, por la incertidumbre respecto a donde nos podrá llevar.

Su papel a día de hoy cuadra con el segundo vehículo con el que se hacen los trayectos del día a día, los más habituales y previsibles para un público que valore mucho la tecnología, el impacto medioambiental del vehículo y también piense en el ahorro por kilómetro respecto a un vehículo convencional. En todo caso, una buena piedra de toque para esta era del coche eléctrico que comienza estos años y que, servidor tiene pocas dudas al respecto, acabará por tener un protagonismo similar al de los coches de combustión en no demasiados años.

Relacionado: Opel Ampera y el coche eléctrico, entrevistando a Enrico de Lorenzi

La explosión de tecnologías necesarias para el coche autónomo de Google

Coche autónomo de Google

Merece mucho la pena echar un vistazo a «cómo funciona el coche autónomo de Google«, un repaso a las tecnologías que han tenido que cristalizar para permitir que en un horizonte de décadas podamos ver como proyecto real un automóvil que se conduzca sólo.

Quedan muchos debates aquí: cómo regularlo, si será aceptado culturalmente, el recibimiento de los primeros accidentes… pero hasta entonces toca maravillarnos de la evolución de un puñado de tecnologías que, al integrarlas en un proyecto así, dan casi vértigo por su potencial.

El año de la realidad para el coche eléctrico. Tendencias 2012

Nissan Leaf

Al coche eléctrico se le espera con ganas pero puede decepcionar a muchos en función de las expectativas. 2012 está marcado a fuego en la agenda de las marcas que más fuerte han optado por ser pioneras en este tipo de vehículo y por ello el coche eléctrico inaugura la típica serie de posts de Error 500 sobre tendencias a seguir para el año que viene.

Para hacerse una idea de donde estamos recomiendo leer atentamente las piezas de Javier Costas en Motorpasión sobre su experiencia con Nissan Leaf es una especie de «road blogging». Se trata de pasar 24 horas con el coche eléctrico de Nissan (parte 2) expuesto a las limitaciones y problemas cuando uno intenta hacer recorridos no previstos con él. Las conclusiones del experimento no son otras que aquellas a las que llegaría cualquiera que haya dedicado tiempo a seguir la información alrededor del tema: una autonomía bastante limitada y puntos de recarga escasos que hacen que salirse del trayecto habitual con recargas planificadas (ej noche en casa, uso para ir y venir del trabajo todos los días) resulte desagradablemente emocionante, pero también una conducción y potencia que no desmerecen frente a vehículos con hidrocarburos.

El espacio del coche eléctrico

Su espacio está en que optimiza un patrón de uso: recorridos previsibles, conocidos, habituales de menos de 100 km. Y lo interesante es que ese tipo de viajes son la amplísima mayoría de los que hacemos, con lo que se da una propuesta de valor que tampoco hay que desechar a priori: no vale para viajes grandes, para salirse de la normalidad, pero optimiza lo que hacemos más habitualmente.

Y ese es su espacio, para familias con dos coches que encaje con el patrón de muchos recorridos (generalmente diarios) que entren dentro de ese margen de los 100 kilómetros resulta una opción perfecta para ahorrar energía y por tanto también en costes. El problema está es que para la mayoría, plantearse que el vehículo único de la familia venga con estas limitaciones se hace muy cuesta arriba: se asume que para viajes largos o imprevistos se alquila otro o se utiliza necesariamente el transporte público.

En definitiva, la realidad que vamos a afrontar en 2012 con el vehículo eléctrico es que no es de entrada un sustituto del vehículo de gasolina/gasóleo, que por tanto no servirá a muchos y que todo esto va a ser necesario explicarlo y entenderlo bien antes de que queden enterrados bajo el estigma del «con estos no se puede ir a ninguna parte».

Toyota Prius en motorpasion

A medio camino hacia el coche eléctrico

Si uno quiere acercarse a algunas de las ventajas de los eléctricos sin cargar con todos los inconvenientes hay opciones muy interesantes en el sector para este año entrante. Tenemos por un lado los coches híbridos enchufables, segmento en el que van a entrar marcas como BMW o Audi, pero en la que sigue llevando la voz cantante Toyota con Prius. De hecho mi actual automóvil es un Prius «híbrido puro», que tiene dos motores: gasolina y eléctrico, cargándose este último con la energía eléctrica generada por el propio coche y el otro motor. En uno «enchufable» esta batería puede cargarse directamente, por lo que tenemos la autonomía de un coche gasolina y la ventaja de poder cargarlo de energía para funcionar bastante más con el eléctrico. Eso sí, tienen más peso por ser dos motores por lo que son menos eficientes que un coche de gasolina de igual gama cuando usan sólo este combustible.

En este artículo además tenemos una comparativa de híbridos, enchufables y rangos extendidos, siendo el mayor exponente de la ultima tipología el Opel Ampera. Se diferencian de los híbridos enchufables en que el único motor que mueve las ruedas es el motor eléctrico.

Conclusión: el coche eléctrico puede decepcionar o entusiasmar en función de las expectativas. Estamos en cualquier caso en la primera generación competitiva en el plano comercial y en uno de los años con peores expectativas para el mercado del automóvil. Entendiendo sus limitaciones mi impresión es que tiene un espacio en el mercado, pero mucho van a tener que trabajar las marcas en explicarlo bien para que no se venga una gran decepción con él.

Más información: en Coches eléctricos en Motorpasión Futuro, también interesante el artículo de Ricardo Galli sobre eficiencia de los motores y baterías eléctricas frente a los de combustión, la prueba del Leaf de Javier Moltó, el espacio ZE sobre coches eléctricos de Renault.

¿Alguien se atreve con el piloto automático en el coche?

Si hace poco hablábamos del proyecto de Google de conducción autónoma del coche, hoy toca hacerlo sobre HAVEit, un piloto automático temporal de Volkswagen. Impresionante la combinación de tecnologías:

el sistema de control de crucero adaptativo (que mantiene una velocidad constante decidida por el conductor, pero vela constantemente por mantener la distancia de seguridad óptima), el sistema de control de cambio de carril involuntario (que actúa sobre la dirección), el sistema de reconocimiento de señales de velocidad máxima y prohibido adelantar y el sistema de frenado automático en caso de emergencia

Probablemente es el tipo de proyecto necesario para que psicológicamente / culturalmente acabemos aceptando un coche que se conduzca sólo y al que desplacemos la responsabilidad de nuestra seguridad en una carretera

Internet y el futuro de los concesionarios en una entrevista a Iñaki Arrola

Hoy se publica una entrevista a Iñaki Arrola en Actibva en la que he colaborado. Con el fundador de coches.com hablamos de varios temas, pero uno especialmente interesante es del futuro de los concesionarios en la era de internet. Iñaki pronostica que con la red los concesionarios tenderán a desaparecer y a dar pie a un escenario en el que pediremos el coche online para probarlo ya que el acceso a la información se consigue online. Algo muy similar a lo que comentamos cuando hablamos de comprar un coche e internet, la decisión de compra.

Os dejo con la entrevista, que merece la pena:

Nissan Leaf y el horizonte del coche eléctrico

Nissan Leaf

Aunque al coche eléctrico todavía le quedan muchos años por delante para tener una cuota significativa del mercado, 2011 probablemente sea el año en que podamos señalarlo como una realidad comercial para el público general. Aunque servidor sigue viendo el coche híbrido como el mejor compromiso entre rendimiento, precio, consumo y contaminación, Nissan Leaf se marca un punto como una primera estrella comercial del coche eléctrico, asumiendo el rol que tiene el Toyota Prius en los híbridos. Un mercado apasionante por las distintas estrategias con las que se posicionan fabricantes: híbridos, eléctricos y también híbridos enchufables (que es lo que ofrecerá Toyota y que apunta a una solución a considerar a corto y medio plazo)