Google movies para buscar cine

Bueno, bueno, tenemos novedad de Google. En la antesala de los Oscars (que buena fecha para sacar un producto relacionado con el cine), presenta una nueva herramienta en su buscador, Google movies (Vía Linotipo). Lo que responde Google a búsquedas con movie: delante es un montón de enlaces a críticas sobre la película de sitios anglosajones. También muestra una puntuación global y es capaz de traducir los títulos a inglés para encontrar las críticas: si buscas Hable con ella, lo traduce por «Talk to Her» y presenta las críticas (en este caso 41, con un 4.1 sobre 5 de media), aunque si la película se tradujo en castellano cambiando el nombre no lo hace, por ejemplo «entre copas«. Con este último film también aparecen complicaciones, buscar por sideways no ofrece ningún resultado, hay que poner Sideways review. Como bien afirma Víctor, lo que ofrece Google movies es agregación de información, aunar distintas fuentes para ofrecerlas al usuario del buscador muy al estilo de Google News. De nuevo se obvia el uso de RSS y se apuesta por la agregación de información desestructurada, bastante más compleja de organizar, pero para la que Google tiene capacidad de sobra para permitirse abarcarla. Imbd ya tiene competencia.

Primeras demandas por compartir películas

Los estudios de cine norteamericanos representados por la MPAA (Motion Picture Association of America), han decidido seguir los pasos de las discográficas y la RIAA, interponiendo las primeras demandas a usuarios de P2P por intercambiar películas. En su nota de prensa, comentan que si el usuario de P2P es encontrado culpable de compartir una película le pueden caer entre 30.000 y 150.000 dólares de multa. Además afirman que pronto pondrán a disposición de los usuarios en http://www.respectcopyrights.org un software capaz de borrar de su equipo todos los ficheros con contenidos que vulneren su propiedad intelectual. Lo que no precisan es el número de querellas ni qué redes han sido escaneadas buscando las películas, aunque citan «las mayores redes P2P», por lo que habría que pensar en BitTorrent y eDonkey. Los estudios apuestan por tanto también por criminalizar el P2P e iniciar una carrera de demandas que, como el caso de las demadas por intercambiar música, no va a frenar en intercambio, sólo va a conseguir la antipatía y el desprecio de un gran sector de la sociedad.

Difundida descarga de Fahrenheit 9/11 antes de las elecciones

El hecho de que a Michael Moore le preocupe más que Bush salga reelegido que el hacer dinero con su película Fahrenheit 9/11 ha sido la razón que ha movido a Marc Perkel a ofrecer la descarga a través de su web, además de ofrecer enlaces a BitTorrent de Fahrenheit 9/11, versiones comprimidas y en distintos formatos. Recordemos que respecto a la piratería de este documental, Moore ya afirmó que «no estoy de acuerdo con las leyes copyright y no tengo problema en que la gente descargue la película y la comparta, mientras no hagan negocio con ello». La versión descargable es, por supuesto, en inglés.
En definitiva, Perkel no ha hecho más que llevar a las últimas consecuencias las palabras de Moore y poner la militancia por delante del interés comercial. En realidad no queda claro si cuenta con premiso explícito del director y de la distribuidora ya que «agracede a ambos el permitirle hacer descargable Fahrenheit 9/11 hasta el día de las elecciones».

En cualquier caso, es muy dudoso que se una a los demandados por la RIAA…

La alianza entre Tivo y NetFlix

TivoNetFlix cierra tras su trato con Tivo lo que se prevee una exitosa estrategia para llevarse los clientes de los videoclubs a la red. NetFlix es un plataforma para el alquiler de DVDs por la red en Estados Unidos, hasta ahora permitía seleccionar la película y NetFlix te la envía a casa, asumiendo ellos los costes. Hasta ahí podríamos pensar que acarrea muchos más costes que un videoclub convencional, tanto en logística como en distribución, pero aún así mantiene una tarifa plana de 22 dólares al mes en alquiler de DVD. Tan fuerte ha sido su apuesta en el mercado estadounidense que ha obligado a entrar en el negocio de alquiler a través de Internet a competidoras como Blockbuster.
Pero es ahora con su alianza con Tivo para que los clientes se descarguen las películas por este sistema cuando van a alcanzar la rentabilidad. Como cuenta ZdNet, los suscriptores de ambos servicios, Tivo y Netflix, que tengan una conexión de banda ancha se podrán descargar las películas en lugar de que se les envíen por mensajero.

De Tivo ya hemos hablado en otras ocasiones, no es más una tecnología que permite grabar el contenido de la televisión, pero a diferencia de los clásicos videos, lo hace en un disco duro que permite almacenar entre 40 y 80 horas de programación. Alrededor de esto, se han generado multitud de servicios. TiVo se contrata vía suscripción y nos permite elegir series, actores o eventos a almacenar vía menú, sin preocuparnos de cambios en la programación, retrasos, cintas y de programar en absoluto cualquier reloj.

Con este movimiento llega la era de la rentabilidad a los videoclubs por Internet. La brillante estrategia de NetFlix en este caso ha sido la de conseguir una cartera millonaria de clientes a los que ahora invita a su nuevo sistema, aliados con un líder del mercado como Tivo. De esta manera aparece lo que podríamos entender como el segundo servicio real de banda ancha, tras la telefonía IP. Como negocio, la banda ancha ofrece apenas los mismos servicios que antes pero más rápido, con la telefonía IP y la descarga de contenidos se demuestra que en nuestras casas sobra un cable (el telefónico) y que el futuro de la distribución de contenidos pasa por la red, con un importante ahorro de costes y disminución del del precio para el usuario. Ya sólo queda esperar que propuestas como esta lleguen a los mercados español y sudamericano; el crecimiento de las conexiones ADSL y por cable será el indicador de los potenciales clientes para este servicio.

Michael Moore y las descargas de Fahrenheit 9/11

Con su nuevo documental ”Fahrenheit 9/11”, Michael Moore ha conseguido un auténtico éxito de críticas (palma de Oro en Cannes) y de público, arrasando en la taquilla estadounidense con una recaudación de más de 21 millones de dólares en los tres primeros días de exhibición. Pero también los críticos también abundan, ejemplo de ello encontramos en la web la de los responsables de Michael Moore odia América o en páginas como Moore Watch. Esta útima ha desatado una fuerte polémica al poner un enlace para la descarga de una copia pirata de Fahrenheit 9/11 mediante BitTorrent. Para justificar esta acción se apoyan en las declaraciones de Moore en las que el este director afirma que «no estoy de acuerdo con las leyes copyright y no tengo problema en que la gente descargue la película y la comparta, mientras no hagan negocio con ello«. Hay un video con estas declaraciones, descargable desde Boingboing.net, donde las situan en Enero de este 2004. La postura de Moore no es compartida por Lions Gate Films, distribuidora de esta ”Fahrenheit 9/11”, que amenaza con acciones legales contra los responsables de Moore Watch tal como cuenta El Mundo. Ellos se defienden desde las palabras del propio Moore y señalando que seguidores de este organizaron un ataque de denegación de servicio a su página provocando la caída de la misma.

La polémica esta servida, más por el trasfondo político que por el hecho de la descarga en sí. Cualquier usuario de BitTorrent ya conocía de la existencia de una copia pirata de la película de Moore en la red, merced a la publicación de enlaces a los «.torrent» en sitios de referencia como Suprnova.org, pero el hecho de que los críticos de Moore hayan utilizado los argumentos del director contra él en un intento de restarle taquilla, ha sido el desencadenante de la discusión.

Pues bien, ya hay Fahrenheit 9/11 descargable en la red y aún asó Moore sigue en cabeza de las taquillas. Más que perjudicarle, está consiguiendo más publicidad y mayor difusión para el documental, que no hace sino señalar como contraproducente la forma de atacarle que han elegido sus críticos, facilitando la distribución de su trabajo. Este va a ser un caso a estudiar a la hora de valorar el papel de la piratería de la bajada de asistencia a los cines: el número 1 de la taquilla estadounidense está en la red (con una calidad muy baja eso sí, pues se trata de un «screener»), sin que ello le esté perjudicando en lo más mínimo.

Tres detenidos por grabar «El día de mañana» en el cine

Dos detenidos en Los Ánngeles, California, y un terceró en Canada por intentar grabar con su cámara de vídeo la película de moda: «El día de mañana«. La MPAA (Motion Picture Association of America) quiere así comenzar una cruzada contra las capturas de películas en los cines con cámaras y quedan lugar a los populares «screeners» en las redes P2P. Su director, John Malcolm, afirmó que se van a volvar en la persecución de este tipo de actividades y para ello van a utilizar detectores de metales o gafas de visión nocturna como en el estreno de Harry Potter.

Parece que MPAA va a seguir los pasos de la RIAA en su afán de criminalizar el intercambio. Cuenta la Cnn que la MPAA cifra en cerca de 52 millones de discos con copias de este tipo se incacutan al año. Sin duda «El día de mañana» era uno de los objetivos clave en los grabadores de este tipo de films, que compiten por ser los primeros en colgar de la red la captura de los films más codiciados.

Parece que ya tenemos servido el debate en torno a la copia de films, como lo tenemos sobre la copia de música. La vía de los distribuidores parece ser la persecución y la criminalización de los usuarios que practican estas «artes» del copiado con cámara en los cines.

Perseguido por filtrar film a Internet antes de los Oscar

Something”s Gotta Give es una comedia romántica protagonizada por Jack Nicholson que podría optar a alguna estatuilla en los Oscar de este año. Es por ello que una copia de la película es enviada a los miembros de la Academia de cine norteamericano para su visionado, hecho que quisieron impedir hace unos meses, pero que un juez ordenó continuar tras la demanda de una productora independiente. Ahora una copia de este film circula por Internet, pero deja tras de si un rastro… Y es que en la Academia no se andan con chiquitas: cada copia tenía marcas no visibles al ojo, pero que identificadan inequívocamente al destinatario. En este caso parece que señalan a Carmine Caridi, actor de 69 años que participó en la saga de «El Padrino» entre otros muchos trabajos. (Esta información la facilita Los

¿Windows Media Player 9 como estándar en Hollywood?

Al menos eso pretende Microsoft al proponerlo como candidato a la SMPTE (la Society of Motion Picture Television Engineers) para elegir como sucesor del MPEG-2 el software propietario de compresión de video que subyace bajo Windows Media Player 9. De salir elegido, Microsoft se haría con un papel privilegiado en el mercado creciente de los set-top boxes (dispositivo que se conecta al televisor y permite navegar por Internet, enviar y recibir mensajes de correo electrónico), equipos de edición de video, transmisión vía satélite o electrónica de consumo. En este tema, por supuesto, hay mucho dinero en forma de royalties por uso de una u otra tecnología. Además podría esotro paso más en la lucha de la multinacional de Redmon por hacerse con el control de los estándares fuera del ámbito del PC (léase telefonía móvil o los futuros formatos de DVD que inevitablemente incorporarán tecnología de gestión de derecho de autor como la Windows Media Digital Rights Management -DRM-).

Por otro lado están, claro, los estándares abiertos. De hecho el año pasado Apple comenzó a dar soporte para MPEG-4 y este mismo año Realnetworks comenzó a preparar un reproductor Open-source. MPEG-4 en principio tiene todas las papeletas para ser elegido, aunque no deja de haber quien se empeña en demonizar sus virtudes: la falta de un modelo de negocio claro y la diversidad de implementaciones de dicho estándar.
También están los desarrolladores de otros codecs propietarios como On2.

Una batalla más en el mundo de la informática, estándares, software libre y telecomunicaciones. Como siempre mucho dinero en juego.

Fuente: news.com

Disney y Dalí

En 1946 Disney y Dalí colaboraron en un pequeño film de animación llamado[b»>Destino[/b»>. Los estudios entraron en crisis económica y la película no se terminó. Ahora ha sido retomado y finalizado dando lugar a un corto de seis minutos que fue estrenado en el festival de Annecy en el Junio pasado.
Ahora está siendo paseado por numerosos festivales, incluido el de
Melbourne donde ganó el premio al mejor corto. Será estrenado el año que viene y probablemente comercializado en DVD. El equipo encargado de acabarlo ha intentado respetar el trabajo hecho en los años cuarenta, basado en la iconografía del pintor surrealista a la que se ha añadido animación, trabajando ahora por ordenador con el famoso software Maya.

Una curiosidad bastante interesante y digna de verse en estos tiempos en el que el cine Disney es cada vez más previsible…

Fuente: Wired

Disney ya vende películas descargables

En muy pocos días los estadounidenses usuarios de Movielink podrán comenzar a comprar las películas de la productora Disney, así como de sus filiales Dimension Films, Touchstone y Miramax. Movielink es un servicio en alza en el pasi norteamericano que se dedica a la venta de descargas de películas por la red.
Sólo funciona en los USA, cada descarga cuesta enter 3 y 5 euros y sólo va con Windows y en formato para RealPlayer y WindowsMedia. Todo el proceso de descarfa como visualización está monitorizado de manera que las descargas sólo pueden ser visualizadas en las 24 horas siguientes a su comienzo.

Con el éxito de venta por Internet de la música, no sería extraño que este servicio tuviera cierto éxito. El mayor pero viene dado por la imposibilidad de grabar el film, además de tener que bajar 500 megas, cuya conexión va también a cargo del cliente.

Que el negocio no es del todo redondo lo demuestra que otra empresa con un negocio idéntico, Intertainer, cerró en Septiembre del 2002. Esto no parece que vaya a de tener ni mucho menos el creciente número de descargas en las redes P2P de películas «ripeadas» en formatos Divx o de la familia del VCD.

Fuente: The Guardian