Welcome to New York, bienvenidos al estreno primero en internet

Welcome New York

No es la primera película con la que se apuesta a darle la vuelta a las ventanas de explotación – primero internet que en ningún otro canal de distribución – pero Welcome to New York sí que es una de las más relevantes por remarcar el experimento «internet antes» y no sólo «internet a la vez que en el cine».

Sería muy interesante – más allá de la notoriedad por su estrategia de distribución – poder conocer los resultados y comparar con películas de corte similar. Aunque ninguna obra es equiparable a otra – y Welcome to New York tiene un componente polémico y mediático muy particular – sería estupendo que se llegara a saber como afectó al resto de ventanas el estreno previo en internet o si en ingresos globales ha mejorado la media de su director.

Welcome to New York ya se puede alquilar en España en varias plataformas – por ejemplo en Filmin – a cuatro euros. Servidor ya lo ha hecho y se ha encontrado una gran película. Un retrato inmisericorde de Dominique Strauss Kahn en una ficción que lo condena sin remedio y que apenas en unos fantásticos diálogos con su mujer (Jacqueline Bisset, que como Depardieu está fantástica) muestra un atisbo de intento de redención.

Ojalá les funcione como negocio y desmienta lo que algunos afirman y otros sospechamos, que la reducción de ventanas también supondría una reducción de ingresos para muchos tipos de producciones.

Relacionado: Carmina o Revienta, entre la excepción y el precedente en la industria

La crisis de Alta Films, la inevitable transición hacia internet y Filmin

Filmin, captura "en la casa" de Ozon

Merece la pena leer el artículo de ayer en El País sobre la crisis de Alta Films – a la que etiquetan de «fin» pero más bien parece que esta inserción en la «agenda pública» quiere suscitar vías de salvación – con las declaraciones de su propietario Enrique González Macho.

Las causas a las que apunta son que

la gente ha dejado de ir al cine, el DVD está arruinado y las televisiones, sobre todo la pública, ya no apoyan al cine español ni al cine de autor en general

Sigue leyendo «La crisis de Alta Films, la inevitable transición hacia internet y Filmin»

Filmin, experiencia sin contenido

Filmin

Merced a un código invitación he estado probando Filmin, nueva plataforma de cine por streaming en España de pago, que viene con un planteamiento a priori bastante interesante: pago por visión (hay películas a 2 y 3 euros), servicio de suscripción en modalidad tarifa plana (15 euros al mes, 30 por tres meses) y funcionamiento directamente en el navegador al que suman aplicación iPhone para completar una propuesta multiplataforma.

Y funciona bien. Filmin, hasta donde ha probado servidor, puede presumir de ofrecer por primera vez una buena experiencia en el cine de pago en internet en España. No es perfecta, claro, de hecho el empeño en ser un nuevo IMDB cuando el proyecto cuenta sólo con el catálogo de distribuidoras independientes crea una sensación de frustración al usar su buscador: encuentra todas las películas, permite ver en la plataforma muy pocas (cuando en la parte avanzada uno busco sólo las reproducibles por Filmin se encuentra con que son algo más de 300 a día de hoy). De hecho esta parte del planteamiento es la que menos me convence, venden la escasez como una virtud («aquí están las mejores artísticamente, de calidad contrastada, con premios, con prestigio, con los que seguro no perderás el tiempo») cuando el valor del filtrado está cuando hay abundancia, en poder ofrecerlo todo y ayudar con herramientas y servicios al filtrado de lo mejor para cada usuario.

A la hora de plantear estrategias para hacer negocio que compitan con el «gratis del P2P» siempre hemos subrayado la necesidad de una buena experiencia, pero eso sólo no basta: si al final la oferta de contenidos es pírrica la posibilidad de que el usuario busque el 90% de ellos en otra plataforma y que para el 10% se acuerde de ti se antoja complicada. Una pena que de momento las grandes distribuidoras no se atrevan a tanto como las independientes en este país.