Kai-Fu Lee sobre quién ganará en inteligencia artificial y las ventajas del autoritarismo sobre la democracia

Kai-Fu Lee tiene uno de esos currículums de impresión y en su libro «Superpotencias de la inteligencia artificial: China, Silicon Valley y el nuevo orden mundial» que aquí reseño se preocupa de que lo sepamos. PhD en IA – fue compañero en alguna clase de Obama en Columbia – pasa por Apple, investigador de éxito en Microsoft en la que llega a vicepresidente y por último pasa a Google en la que asume el puesto de jefe de la empresa en China. Su última etapa – visto el poco futuro que le quedaba a Google en el país, aunque él esgrime poca adaptación de la compañía a la especifididad de su país- es como fundador de un fondeo de capital riesgo dirigido a nuevas empresas chinas en inteligencia aritificial

Kai-Fu Lee y su libro

Si alguien es quien monta el primer proyecto de reconocimiento del habla en Apple y llega a ser considerado el mejor investigador en IA por Microsoft, a buen seguro que tiene algo que decir sobre el tema. Y Lee lo tiene, de hecho en «Superpotencias de la inteligencia artificial» defiende varias tesis

  • La inteligencia artificial es la tecnología decisiva de este siglo. La forma correcta de entenderlo no es mirando a productos concretos que los equipos de marketing etiquetan como «inteligentes» sino en paralelismo con la electricidad: la IA mejorará enormemente la productividad en todas las industrias de forma que la sociedad dará un salto equivalente a la revolución industrial
  • Los modelos de IA ya están maduros, ha triunfado el enfoque redes neuronales / machine learning / deep learning. Por tanto ya no se trata de investigación dura sino de la capacidad de captar y utilizar datos que alimenten las implementaciones de estos modelos.
  • Esto nos lleva al siguiente punto que es el central desde el punto de vista de Kai-Fu Lee: quien está en mejor posición para liderar el desarrollo de la IA, y por tanto el siglo XXI, es China. Si el asunto fuera la ciencia dura y la investigación de nuevos modelos Lee concede que en eso Estados Unidos y sus universidades serían la referencia. Es más, si esto sucede dentro de las empresas – algo que en la IA se está dando cada vez más – habría menos ciencia compartida entre todos y el desarrollo podría ser desigual, pero no tanto como se puede creer pensando en Microsoft o Google por buen nivel de grandes empresas chinas. Sin embargo Lee entiende que como los modelos están maduros y se trata de mejoras incrementales en los mismos y tener datos para ejecutarlos, en eso China con su estado y sus empresas tiene muchas ventajas

En este punto creo que es en el que merece la pena detenerse porque hay un elefante en la habitación que Lee no hace explícito pero sobrevuela la tesis nuclear de su obra. El ahora inversor chino elude discutir la censura y el control del internet chino, al que disecciona en el libro con una colección de ejemplos y anécdotas que constituyen los fragmentos más divertidos. Sí consigue hacer ver cómo y por qué la copia es virtuosa en la cultura china frente a la vergüenza que produce en la anglosajona, pero nada sobre situaciones como las que él mismo ha vivido, como cuando su perfil de 50 millones de seguidores en Sina Weibo fue bloqueado por criticar una decisión del gobierno

Y es que la tesis del libro la podemos formular de otra manera: un estado autoritario centralizado tiene ventajas frente a sistemas democráticos representativos y una de ellas tiene que ver con la tecnología más importante del siglo, siguiendo las tesis de Lee. El gobierno chino puede en este caso imponer la recolección de datos sin apenas restricciones, puede articular un plan en el que enfoque los recursos públicos y privados empujando a universidades, escuelas y empresas a que prioricen la IA frente a cualquier otro tema y todo ello no depende de si hay cambio de partido en el gobierno ni se para por los procesos burocráticos o de conflictos entre administraciones o poderes dentro del estado. Por tanto China tendrá más datos – aquí reconoce que la ventaja será sobre todo «sociales», en los industriales la escasa sofisticación de las empresas digitales les hace partir de muy atrás – y más libertad para aplicarlos en cualquier aspecto empresarial o social que consideren oportuno

Cabe la refutación, por supuesto. De hecho la tesis – insisto, Lee no lo dice de esta manera, interpreto que es la que subyace en su argumentario – es la del dictador sabio. Como el gobierno chino no sólo es muy eficiente sino que tiene la inteligencia de coincidir con el autor en que la IA es la tecnología decisiva del siglo, su modelo es el mejor para ser el líder del nuevo orden mundial. El problema está en una de las virtudes de la democracia representativa es que la sociedad puede relevar del gobierno a sus ocupantes cuando considera que no lo están haciendo bien sin derramar sangre, algo que no sucederá en China

El modelo de democracias representativas es el de una influencia del estado menor (sin interpretaciones liberales demasiado ingenuas, el propio Estados Unidos impulsa con fondos, ayuda a compañías de sectores que considera estratégicos y con la regulación indica qué permite y que no) y una mayor flexibilidad y discrecionalidad para las empresas y universidades privadas. Este punto no es trivial, el propio gobierno china «mandó parar» a varios sectores pujantes de internet y de los videojuegos en una llamada al reenfoque del país: menos foco en distracciones estúpidas y alienantes (es su visión) y más en las tecnologías clave del siglo según lo entienden los dirigentes. Esta pieza de Javier Pastor abunda en el tema

Hay por tanto tres aspectos en los que se puede discutir con Lee. Uno es no considerar que la IA será la electricidad de este siglo. Otro es que el modelo de estado autoritario pueda mantenerse décadas siendo «más sabio» que el que resulta de los democráticos con cambios de gobierno. El tercero es que, aunque estemos ante unos dirigentes que acierten en temas clave, el modelo de más seguridad jurídica y más orientación al mercado empresarial de Silicon Valley aventaje a uno en el que un día tienes una empresa de internet gigante y tu propio país te ponga la gran zancadilla porque no eres de la tecnología adecuada a sus ojos (por no simplificar, en EEUU y resto de occidente tienes amenaza regulatoria pero es mucho más previsible)

El libro finaliza con una última tesis que Lee compra, el aumento de productividad de la IA será tan fuerte y repentino que el desempleo generado será enorme y las sociedades no tendrán la flexibilidad necesaria para crear otros a tiempo. Habrá un paro enorme y será necesaria cierta innovación social para evitar el colapso y la violencia. Traspasado por un viaje a los infiernos particular – de adicto al trabajo semi robótico a un linfoma en fase cuatro con el que llega una suerte de iluminación para con la bondad, el contacto humano y el amor – Lee rechaza la renta básica universal (la entiende como individualista occidental) y aboga por un estado que ofreza una renta por labores humanas no pagadas ahora mismo: cuidar de un dependiente o participar de una ONG. Una solución con mentalidad china, indica

Esto incide una deriva que a servidor le ocupa y le preocupa, la tendencia a la monetización de cada aspecto de nuestras vidas. Algo que ataca por el flanco de internet con los contenidos y la mentalidad de que tener aficiones que no generen dinero es perder el tiempo y que en el caso de Lee abundaría en que hasta los actos de amor y generosidad quedarían gratificados con dinero. En cualquier caso, hay muchos «si pasa esto, si pasa lo otro» para llegar a ese escenario. La lectura de «Superpotencias de la inteligencia artificial: China, Silicon Valley y el nuevo orden mundial» es en todo caso muy recomendable para interesados en el tema o alarmados con la tesis de que es la tecnología decisiva de este siglo.

Se puede encontrar en Amazon y en Todos tus libros. Para quien quiera más una entrevista con el autor en 2021, en la que atender a su revisión de algunos aspectos del libro, que es de 2018

Jack Ma y ese increíble gigante que es Alibaba

Jack Ma Alibaba

En Jack Ma, de profesor de inglés a magnate de Internet sin pasar por Silicon Valley:

En 2007, consiguieron estrangular a eBay, dejándole un 8% de cuota de mercado en China, quedándose ellos con el 84%. Las ventas de Alibaba en 2012 a fueron superiores a las de eBay y Amazon combinadas a nivel global, y representan el 2% del consumo interior en China. El 70% de los paquetes que se mueven por el país son de Alibaba, y el 80% de las transacciones electrónicas que se realizan tienen que ver con su grupo.

Pero sin embargo se habla poco, muy poco, de Alibaba. Es muy probable que 2014 sea el año en que empecemos a hablar mucho más de empresas de internet chinas que van a pelear no sólo por ser grandes allí – hay quien dice con razón que con un mercado gigante en crecimiento como China no tiene sentido desviar foco hacia afuera – sino por conquistar mercados como el americano (sobre todo Latam) o el europeo. Y pienso no sólo en Alibaba que es ese gran bazar de bazares global o DealExtreme sino también en los Wechat, YY.com o Baidu de turno.

La segunda oleada china en el móvil: Xiaomi y compañía

Huawei en el MWC

No perdería ojo al especial sobre los fabricantes chinos de móviles asombrosamente baratos, con Xiaomi como referente «mediático» y Lenovo como auténtica alternativa actual en el mercado.

Y es que aunque Huawei y ZTE han conseguido ser muy competitivos, todavía no ha cristalizado su promesa de smartphones equivalentes a la gama alta de Samsung, HTC, LG o Sony y un 20% más baratos. Xiaomi y Lenovo tampoco están ahí aún, pero lo que están poniendo ya sobre la mesa hace presagiar que esta segunda oleada china va a hacerse un hueco, más pronto que tarde.

Ubuntu Kylin: El año chino de Linux en el escritorio

Ubuntu escritorio móvil

Acuerdo entre Canonical y el gobierno chino para el desarrollo de Ubuntu Kylin, una versión de la distribución Linux para el escritorio (en el futuro también móvil y tablet) adaptada al público y necesidades (lenguaje, calendario, integración de servicios y buscadores).

El interés del gobierno chino parece claro, tener autonomía de las grandes empresas occidentales en lo que a plataformas y sistemas operativos se refiere. Canonical está en Reino Unido, pero ofrece la posibilidad de un proyecto como Ubuntu Kylin en el que el control queda en el gobierno local. Vamos a ver cómo lo empujan – adopción por instituciones, educación – y cómo intentan empujar a Windows y Android en el mercado.

Para Canonical, una oportunidad de oro para crecer Ubuntu pero también con un reverso peliagudo: con Kylin todas las miras van a estar puestas en las posibilidades de control y censura que tanto gustan al gobierno chino.

Google contra la lógica de las empresas que operan en bolsa, amenaza con salir de China

Pocos movimientos como la amenaza de salir de China por parte de Google al dejar de ejecutar la censura que exige su gobierno van a ser más comentados dentro del sector tecnológico. He tenido que leer el anuncio en su blog oficial varias veces antes de creérmelo: la misma empresa que aceptaba la censura en las búsquedas bajo el argumento que «mejor para los chinos con un google censurado que sin él», de pronto denuncia ataque a cuentas Gmail de disidentes, a su infraestructura y a la de varias empresas importantes del sector (se habla de Adobe) y afirma que hasta aquí hemos llegado y que dejará de censurar los resultados de las búsquedas. No todos los días una empresa que cotiza en bolsa amenaza al gobierno chino – al que apuntan sin decirlo explícitamente – y le echa un pulso público a sabiendas de que esto puede suponer salir del mercado con mayor futuro del mundo.

En seguida he empezado a buscarle tres pies al gato, a buscar el interés comercial en hacer este movimiento por parte de Google. No lo he encontrado. Llevamos tiempo discutiendo que Google lleva siguiendo la lógica de las empresas que cotizan en bolsa y que tienen que responder ante sus accionistas, o creces en tu mercado o entras en otros nuevos para seguir creciendo. Esto le está llevando a una estrategia «muy Microsoft», entrar a saco en sectores (navegación, sistemas operativos, ofimática, móvil) integrando productos y bajando los precios para sacar a competidores… con la imagen de «gigante dominador» que este tipo de prácticas traen. Pero el pulso a China supone ir contra la lógica de las empresas que operan en bolsa, a corto y medio plazo no hay ganancia, sino perder años irrecuperables, no sólo de ingresos sino de porcentaje de un mercado que sus competidores van a conquistar. Por mucho que me esfuerzo en entender los réditos económicos de esta estrategia, sólo veo tres elementos que muy a largo plazo puedan aportar valor a Google:

  • Renuncian a un acuerdo que iba contra su estrategia de siempre – aportar valor al usuario por encima de otros factores – y contar con que cuando vuelvan lo hacen en las condiciones necesarias para desarrollar su negocio de búsquedas ¿Esperaban que las cosas en China iban a mejorar rápido en términos de libertad de expresión y por eso aceptaron en su momento? Sea como fuere, como apunta Mariano, el argumentario de Google en China no se sostenían y las fricciones iban a ser cada vez mayores como ha sucedido.
  • Este tipo de ataques pone en cuestión otro de los pilares de la estrategia de Google: el cloud computing, datos y servicios a la red con seguridad. Si tienes como socio al gobierno chino y sospechas que es quien está detrás de los ataques a tu infraestructura, algo tienes que hacer para que este cambie su postura.
  • Mejoran la imagen mundial de la compañía, un valor intangible pero que lleva tiempo en franco declive.

No creo que nada de esto vaya a consolar a los accionistas que quieran rentabilidad por encima de todas las cosas, y tampoco sabemos como va a evolucionar la historia (sin ser un experto en China, tengo la impresión de que su gobierno no es muy amigo de los desafíos públicos), pero hoy Google ha dado un paso muy pocos se atreverían a dar.

¿Le puede ganar China la partida al porno por internet?

Partiendo de que hay temas más graves en la censura china de internet, me ha resultado llamativo el hecho de que las autoridades censoras chinas proclamen que «le están ganado la guerra al porno en internet» mientras anuncian que han cerrado seiscientas páginas web con pornografía (vía News.com). Es más, su siguiente paso va a ser monitorizar los pagos con teléfono móvil (Redherring) con vistas a detectar transacciones importantes que pudieran estar relacionadas con el porno.

La censura china utiliza tres estrategias: para empezar tenemos el «gran firewall chino» que a modo de la gran muralla se pretende utilizar para impedir que ciertos contenidos políticos o sexuales sean accesibles en china; al cortafuegos hay que sumarle la persecución policial de la libertad de expresión con penas de cárcel bastante importantes (publicar porno te puede llevar a prisión en China) y por último tenemos la cooperación de empresas y gobiernos que quieren hacer negocios en China.

Personalmente no creo que China esté en condiciones de «ganar la guerra del porno en internet«, si acaso puede cosechar detecciones en la World Wide Web, pero el asunto se torna difícil de resolver si entran en juego las redes de pares, Usenet o los sitios de almacenamiento de ficheros. En cualquier caso, no está de más hacer un repaso a uno de los temas internatuas más execrables del 2005. Por cierto, feliz año a todos…

Censura china en internet:

China bloquea la Wikipedia y crea una web para la vigilancia de contenidos

Mientras el país se convierte en una potencia económica a pesar la enorme pobreza de muchos de sus habitantes, la libertad de expresión y de información en China siguen siendo quimeras por la censura del gobierno chino. Si hace poco comentábamos como restringían el acceso a numerosos weblogs e incluso al sistema de bitácoras TypePad, ahora le ha tocado el turno para ser bloqueada a la Wikipedia. La Wikipedia es una enciclopedia cuyo contenido se escribe de forma colaborativa por millones de internautas bajo una licencia libre GFDL. Existe una versión en castellano (Wikipedia en español), pero la que han censurado, lógicamente, era la versión en chino.

Al parecer el bloqueo comenzó el día 3 de Junio, según informa ItWorld, día antes del aniversario de la matanza de la plaza de Tiananmen. Días más tarde, la censura se extendió a la versión inglesa de forma que ningún internauta chino pudiese leer una «versión no oficial» de los hechos de Tiananmen.

Los últimos datos hablaban de 60 disidentes presos por manifestarse en la red en contra del régimen comunista chino. El caso de la wikipedia es especialmente significativo pues se trata de un esfuerzo colaborativo y no ya un blog individual más o menos molesto. Además la noticia llega después de un aluvión de noticias sobre persecución de los cibercafés en los que los chinos podían conectarse anónimamente. Apenas unos días más tarde de que Corea censure los teléfonos móviles, esta no es la única iniciativa del gobierno chino. Vía Smartmobs, sabemos de la creación de un Centro de denuncias de contenidos ilegales o inapropiados donde los internautas chinos pueden anónimamente señalar las webs con contenido disidente o contrario al gobierno chino.

Lo tienen muy complicado el ponerle límites a la difusión por Internet. Por cada web que bloqueen, nacerán otras tres. Cierto es que esto también impedirá a los lectores fidelizarse a un sitio objetivo del gobierno chino. Una posible solución a este tipo de filtrado sería la de leer la información a través de un agregador online que actúe de intermediario entre la web origen y el lector. China tendría que bloquear todos los agregadores, incluyendo a Yahoo, que tiene un agregador en beta, lo cual ya sería demasiado para un país que desea atraer a tanto inversor extranjero deseoso de deslocalizar su negocio.

TypePad censurado en China

TypePad es el sistema de creación de bitácoras de pago creado por Six Apart, también creadores de MovableType. Informa Slashdot de que China comenzó a censurar la pasada semana los sitios hospedados en TypePad (este sistema ofrece hosting a los weblogs que lo utilizan). No es la primera vez que la censura china ataca a los sitios personales construidos con herramientas de blogs, de hecho en este mismo mes las autoridades chinas cerraron varios servicios de weblogs nacionales.

Probablemente el caso de TypePad tenga más trascendencia internacional que la de los sitemas chinos, no en vano se trata de una herramienta norteamericana. Aunque la nación asiática presume de estar en una fase de apertura con gestos como el de la inclusión de menciones a los derechos humanos en su constitución y el reconocimiento de la propiedad privada, las intervenciones censoras de las autoridades chinas no cesan en la red. Resulta llamativa además la consideración de especialmente peligroso del fenómeno blog, que pone en manos de los internautas chinos la posibilidad de la crítica política, la expresión de posturas contrarias a su gobierno y que esto tenga eco en todo el mundo.

China y Japón a por IPv6 en el 2005

IP es uno de los protocolos más importantes en el funcionamiento de Internet. Tanto que da nombre junto a TCP a toda la familia de protocolos que permiten la conexión de las distintas redes a la «red de redes». Actualmente la versión en uso es IPv4, pero hace años que se diseñó IPv6 para mejorar deficiencias y limitaciones del mismo, como por ejemplo la limitación en cuanto a direcciones IP. El cambio se antoja complejo, pero en China y Japón han dado 2005 como fecha para poner en marcha lo que serán la China Next Generation Internet y el e-Japan, sobre IPv6.

Que las redes orientales funcionen internamente bajo esta nueva versión hara necesaria una traducción de los paquetes de IPv4 para que puedan conectarse a Internet. Eso sí, dentro de ellas todo el software deberá estar diseñado para el cambio. Son los primeros en dar fechas, como informa DigiTimes, que menciona que Taiwan tiene planes similares para el 2007 y Corea del Sur para el 2011. El futuro no está tan lejos.

La censura china se ceba en los blogs

De nuevo la censura de las tiranías frena la existencia de weblogs creados en el país que sojuzgan. Si en el caso iraní el gobierno de Jatami fue sólo a por los disidentes, las autoridades chinas han decidido hacer tabla rasa y cerrar los dos servicios de bitácoras más importantes de China: Blogbus y Blogcn. Esto se une a las restricciones de acceso para los internautas chinos a numerosos sitios, sobre todo prensa norteamericana en chino.

La facilidad a la hora de crear y editar un blog supone una amenaza constante para los países sin libertad de prensa. En este caso, sólo en Blogbogus cuenta Isaac Mao que había 15000 blogs hospedados. Reporteros Sin Fronteras denuncia que hay más de 60 presos en China por por expresar a través de Internet ideas políticas opuestas al Gobierno de Pekín (vía El Mundo).

Malas noticias para la libertad y para China, que parecía que poco a poco iba abriéndose a tiempos nuevos.