Neutralidad de la red y CDN de Telefónica

La noticia de que Teléfonica empieza a ofrecer un CDN generó ayer un fenomenal debate sobre si esto suponía una agresión de la teleco a la neutralidad de la red. Público y El País ponían el grito en el cielo en artículos que luego han matizado mucho, tras ser muy contestados en la red.

La tesis de que un CDN y la neutralidad de la red son compatibles ha sido defendida desde varias tribunas, merece la pena leer a soy del bierzo, Galli, Xataka On o Dans.

Versvs tiene más dudas, aunque esta vez discreparé con él sobre neutralidad de la red, siendo un tema complejo creo que la razón cae por esta vez en Telefónica: los CDN (que existen desde hace mucho) no son la amenaza a la neutralidad de la red, como tampoco lo es que haya empresas que tengan mejor servidores para servir contenidos.

Relacionado: Con David del Val, de Telefónica I+D, Lo peor de las declaraciones de Alierta sobre Telefónica y la neutralidad de la red.

Google (no) se olvida de la neutralidad de la red

Google

Actualización 25/11: Como habíamos previsto, desde Google han aclarado el asunto. Como explica Mariano, se trata de un acuerdo de peering, tal como se apunta en algunos de los comentarios. Bueno es saberlo porque perder a Google en la lucha por la neutralidad de la red sería fatal.

Artículo original: Cuando los proveedores de internet insinuaban que querían cobrar para favorecer a unos servicios online sobre otros, Google ponía el grito en el cielo con razón: se trata de una vulneración del principio de la neutralidad de la red, de hacer más accesible a quien paga sobre quien no tiene recursos para hacerlo. «Una Internet de dos velocidades reduciría la innovación, solidificaría la posición dominante de los proveedores más exitosos de contenido y de aplicaciones, y limitaría las oportunidades para los innovadores que recién están entrando», escribieron en su blog oficial. Sin embargo, por lo que explica Mariano en Ubertin, Google acabiría de firmar precisamente eso con Fibertel, un ISP argentino con el que va a «establecer un enlace privado» para que los usuarios de ese proveedor «puedan acceder más rápido a Google, GoogleEarth, GMail y YouTube».

Confieso que no entiendo para nada este movimiento. Google no necesita desequilibrar el terreno de juego a su favor, esta vulneración de la neutralidad de la red que abre la puerta a admitir que los ISP se lleven un bocado del negocios de quienes montan servicios en internet (aunque este acuerdo les hubiese salido gratis), el escenario menos deseable desde mi punto de vista para Google. ¿Aprovechar su posición y recursos para llegar a acuerdos de este tipo y pasar por encima de la competencia? En los comentarios de Uberbin comparan la estrategia con la de utilizar un CDN tipo Akamai, pero no es igual, un CDN escoge la máquina más cercana desde la que te sirven un contenido, pero en la alianza con Fibertel sería el ISP del usuario el que da preferencia a un servicio sobre otro: los vídeos de Youtube optimizados, los del resto de proveedores en segunda velocidad. Es tan incomprensible, tan contrario a lo que venían defendiendo, que en las próximas horas debería haber una explicación oficial por parte de Google desmintiendo que la empresa número uno de la red le ha vuelto la espalda a los principios básicos de la misma.

Artículos relacionados:

CDN de Amazon, CloudFront, hacia la infraestructura total

Amazon Web ServicesAmazon da un nuevo paso para convertirse en la «infraestructura total» para servicios en internet con el anuncio de CloudFront, su «CDN o Content Delivery Networks», que viene a complementar su S3, con el que se integra para ser prácticamente transparente. ¿Para qué necesita alguien un CDN? Su funcionamiento viene a ser parecido a un «hosting distribuido», el usuario hace su petición de contenido (típicamente multimedia), el cual el proveedor – en este caso Amazon – tiene replicado en multitud de servidores. A continuación localiza el servidor más cercano al usuario y desde ahí le sirve el contenido de forma transparente para él. Una estrategia para poder escalar y mejorar en tiempo de resuesta y disponibilidad.

S3 es popular porque funciona y es barato, con CloudFront pueden empezar a ir más allá del mercado de las startups pequeñas/medianas y empezar a ser más interesantes para los clientes de Akamai de más tamaño, ofreciendo una solución completa para cuando sus actuales clientes necesiten algo más que S3. Con más detalle lo explica Werner Vogels, CTO de Amazon. Como venimos hablando desde hace tiempo, Amazon está liderando el mercado de las plataformas como servicio y, con este paso, lo hace todavía un poco más.

Relacionado:

Windows y Oracle en la nube con Amazon (CDN de propina)

Data Center en la nube

Algunas novedades para seguir constatando la genial estrategia de Amazon y sus web services, auténticos líderes de las plataformas como servicio. En los últimos días han presentado tres avances:

  • Inclusión de varios productos de Oracle en su EC2. Se trata de un paso similar al dado con Red Hat, se podrán contratar instancias virtuales con Oracle Database 11g, Oracle Fusion Middleware u Oracle Enterprise Linux precargados. Más información en Cloud Ave y el blog oficial de los AWS.
  • Todavía más, Windows Server en la nube con los Amazon Web Services, además de SQL Server. Esto no deja de ser una sorpresa, creo que casi todos esperábamos que Microsoft se metiera también en este charco del cloud computing pero por su cuenta. Como en el caso de Oracle, será posible contratar instancias de EC2 con el software para servidores de Microsoft precargado. El anuncio en All Things Distributed.
  • Amazon también se postula como «CDN o Content Delivery Networks». Ya hablamos de este tipo de servicios cuando lo de Akamai para acelerar Bittorrent: la idea se acerca a un «hosting distribuido», el usuario hace su petición de contenido (típicamente multimedia), el cual el CDN tiene replicado en multitud de servidores. A continuación localiza el servidor más cercano al usuario y desde ahí le sirve el contenido de forma transparente para él… y en este sector crítico para las grandes webs ha entrado Amazon. Lo contaba Giga Om.

Google App Engine de momento está muy lejos de las prestaciones de los Web services de Amazon y Microsoft ha empezado aceptando que tiene que estar ahí… aunque nadie debería dudar que su vocación será la ser ellos la plataforma y no al revés. Sencillamente, Amazon se está convirtiendo en el gran broker hacia el «cloud computing». Otros están teniendo cierta aceptación a la hora de llevar mini aplicaciones a la web, Amazon se está configurando como la gran plataforma sobre la que construir servicios con la tecnología que se quiera. De hecho, le falta echarle el guante a SAP para seguir abarcando la mayor esfera profesional.

Relacionada: Hacia el fin del data center de la empresa, persistencia en Amazon EC2.