Capgemini con Google Apps y Zoho Business

zoho logoDos sobre ofimática online para la empresa. Por un lado se anuncia acuerdo entre la consultora Capgemini y Google por el que la primera venderá el software Google Apps de la segunda a las empresas para las que trabaja (The guardian). Por otro, Zoho presenta Zoho Business en beta, un conjunto de aplicaciones online al estilo de Google Apps para uso profesional por el que cobrará 40 dólares por usuario y año (diez menos que su rival, Google Apps) a partir de 2008 (R/W).

El primer movimiento es sin duda el más sorprendente. Capgemini es una consultora de talla mundial que trabaja sobre todo con productos Microsoft (también con Lotus de IBM y de otras compañías) y que por supuesto seguirá ofreciendo la Office de Redmon, planteando Google Apps como un complemento. La idea es dar a los usuarios que no tienen su propio PC, o carecen de Microsoft Office instalado, acceso al correo, el calendario y la ofimática sin disparar los costes, como comenta Carr. De momento es un retrato de la situación actual: Google Apps se posiciona como un complemento que añade valor para compartir documentos eficazmente entre usuarios de distintas compañías (entre los de la misma eso ya deberían poder hacerlo sin problemas) y como solución de bajo coste para perfiles con uso poco intensivo o estratégico. Para Google es un trato muy interesante, consiguen el aval de Capgemini, una consultora que asesora a multitud de empresas (más de un millón de puestos) y que se encargará de la migración, despliegue y administración de Google Apps para sus clientes. Con él podrán mitigar las dudas respectos a temas de seguridad de las compañías, aunque no acabo de ver claro que las grandes empresas confíen en almacenar su información en el servicio de un tercero.

En cuanto a Zoho, es un Google Apps con menos marca, más aplicaciones y – cuando salga – de menor coste. Las veces que lo he probado no me ha convencido demasiado, pero todo indica a que va a ser un actor relevante. Viendo que la ofimática online empieza a meter la patita en la empresa (aunque sigo pensando que está años luz todavía) , no está demás seguir sus movimientos. Y, por supuesto, cómo empieza Microsoft a moverse ante el intento de entrada de Google en «su territorio».