Canon en los discos duros y comprar la tecnología en el extranjero

Habemus canon, desde mañana multitud de dispositivos que se adquieran en España vendrán con el subidón de precios que supone el canon digital. 0.17 euros por un CD virgen, 0,30 por una tarjeta de memoria USB, 9 euros por un escaner, ¡12 euros por un disco duro!. Para éstos últimos se ha urdido una justificación delirante:

«Conforme el párrafo b) del apartado 7 del artículo 25 de la Ley de Propiedad Intelectual y a los efectos en él previstos se entiende por «disco duro de ordenador» el dispositivo de almacenamiento magnético de un ordenador en el que se aloja el sistema operativo de dicho ordenador, al cual está conectado con carácter permanente, de forma que éste solo y exclusivamente pueda servir de disco maestro o del sistema en el sentido de que su conexión sólo le permite adoptar esa funcionalidad y no la de disco esclavo.»

¿Qué hacemos, cuando vayamos a comprar un disco duro explicar en la tienda que lo queremos de «maestro» y no de «escavo»? De risa si no fuese para llorar. ¿Qué podemos decir más sobre el canon? Quizás que lo más execrable es que supone un incentivo para no innovar en modelos de negocio, para no adaptarse a las nuevas realidades sociales y tecnológicas y sí que lo es para mantenerse en el pasado, seguros desde la asociaciones gestoras de que su poder de lobby les basta y les sobra.

Ahora viene el dilema, el de pasar a comprar la tecnología en el extranjero. Tenía encargado un disco duro externo, cuyo envío todavía no me han notificado. Me queda plantearme, en caso de que ahora quieran hacerme pagar los 12 euros de canon, si me merece la pena seguir comprando tecnología en España o empiezo a hacerlo en el extranjero, por internet o en los viajes. El gran damnificado por decisiones como esta va a ser el pequeño comercio, la tienda de informática del barrio, que a la crisis ahora van a tener que sumar que en este país se penaliza comprar informática.

Claro que, en otro sentido, que da igual lo que compremos, la cantidad que se ingrese por canon digital no podrá ser inferior a 110,2 millones de euros ni superior a 117,8 millones de euros. Así que compremos aquí o en Pekín, el gobierno garantiza a las entidades de gestión más de 100 millones de euros que de una manera (este impuesto que es el canon) o de otra (el resto de impuestos) quitarán de nuestros bolsillos para pasar a los suyos.

Más información, Boe, Barrapunto, David de Maeztu.

Warner quiere un canon asociado a la conexión por la descarga de música

Para que luego digan que en España no se innova y se exporta, la Warner quiere un canon asociado a la conexión por la descarga de música en Estados Unidos. La idea es que, aceptando que no pueden con el P2P y la que la gente cada vez pasa más de comprarles CD, establecer un pago fijo por conexión (que recaudarían los proveedores de conexión a internet), permitiendo acceso ilimitado a toda la música que se quiera para el usuario que lo pague. Para montar este canon e intentar convencer a proveedores de internet y resto de la industria musical, la Warner ha contratado a Jim Griffin, un veterano del sector (Portfolio.com, Paid Content).

La propuesta de la Warner coincide con el canon digital que padecemos en España en sus peores aspectos: indiscriminado, con un reparto de los ingresos oscuro, reflejo de una industria que, lejos de adaptarse a los nuevos tiempos, quiere incluso mejorar sus ingresos a base de amenazar a los clientes y crear nuevos impuestos que le beneficien. Este tipo de propuestas no añaden valor, no intentan convencer a nadie de que pague por algo que merece la pena sino se abstraen de que cada vez se otorga menos valor a su producto y quieren obligar a pagar por él a quien no tiene por qué hacerlo. Puestos a hacerlo ¿por qué no otro impuesto a la compañía eléctrica?, es más, ¿quién les ha dicho que por tener una conexión a internet estoy interesadísimo en escuchar a David de María o Alejandro Sanz? (ambos en el portafolio de Warner?

En lugar de incentivar el adaptarse a los nuevos tiempos y crear más valor, apoyan el mantener modelos de hace 20 años por la peor vía de todas: si no pagas el impuesto de la conexión estás en el disparadero de las demandas. En la era de los movimientos de Nine y RadioHead y su distanciamiento de las discográficas, lo que queda es tomar lo que propone Warner como lo que es: un último intento de obligar a que todo el mundo gire alrededor de los intereses de estas corporaciones.

El debate del canon digital llega a Argentina

El debate del canon llega a Argentina y Mariano está siguiendo al detalle la propuesta de la nueva ley de música y dando la voz de alarma sobre importar esta lacra. Dentro de ese seguimiento me pasó un par de preguntas:

  • En un país donde no existe siquiera el concepto de copia privada ¿es coherente el canon o están tratando de introducirnos un concepto que acá no existe para luego imponerlo? (para entender la principal diferencia entre un “debate” y otro; y ver si hay relación con la agenda global de las agencias)
  • ¿que errores pensás que se cometieron en la lucha contra el canon desde la blogosfera española para que termine siendo aprobado? (aclaración: no porque estén ahí los culpables sino para aprender y no cometerlos nuevamente).

En su blog están mis respuestas, así como las de Enrique Dans o Ricardo Galli.

El top de las descargas, el máximo en propaganda

Top Descargas

El top de las descargas es la demostración de que desde el ministerio de Cultura entienden que, cuando los ciudadanos les da por pensar y tener una visión contraria a su sumisión al culturetariado traducida en la perpetuación del canon para que entre todos financiemos a los «artistas», la solución es «reeducarnos».

El top de las descargas es una web infame en la que de una forma burda y simplista relacionan piratería con descargas por internet con el fin de la cultura. Todo ello desde el Ministerio de Cultura, que cuando no está diciendo que quienes descargamos deberíamos ir a la cárcel si no hay canon, se gasta nuestro dinero en propaganda manipuladora.

También lo comenta Versvs.

Aprobados LISI y el canon

Y uno no sabe que resulta más desesperanzador: la LISI que pone en manos administrativas el cierre de página web o el mantener el canon que hará que entre todos le demos más de 100 millones de euros a la SGAE para que esta los administre como le venga en gana. La crónica del debate en El País.

Ah, todo esto es para el «impulso de la sociedad de la información». Si alguno, como un servidor, ha asistido al debate del canon en el congreso comprenderá que el problema no es la sociedad de la información sino la sociedad a secas en manos de esta casta de políticos. Tengo sensaciones parecidas a las de Juan Luis y Raúl: aunque el canon no sea ni mucho menos la primera de mis preocupaciones, si que me ha servido para entender la sumisión al culturetariado de unos, lo barato que venden su voto otros (hay partidos que parece que no tienen ideas, sólo alcanzan pactos y consiguen beneficios) y lo oportunistas que son los de más allá.

Más sobre la Lisi y sobre el canon.

La semana de la LISI y el canon digital

Semana decisiva no sólo en el tema del canon digital, sino en otros muchos aspectos de la LISI, como apunta Versvs. Hay un montón de información al respecto, aquí una breve selección de artículos y posts que creo muy interesantes al respecto:

  • Microsiervos hace una composición de lugar, con un resumen de la situación actual y muchos enlaces.
  • Cervera apunta con acierto a que eliminar el canon no es suficiente, de hecho puede ser contraproducente si viene acompañado de la eliminación del derecho a copia privada.
  • Enrique se hace eco de una concentración de la SGAE en la que convocan a los «creadores» para presionar al gobierno con vistas a mantener sus ingresos. Evidentemente, todos los que creamos estamos invitados a acudir y expresar nuestra opinión.
  • Carlos Almeida apunta a que el canon no puede ser eliminado completamente al venir de una directiva europea.
  • En Público una entrevista a Francisco Ros, secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información.
  • En Todos contra el canon han habilitado un formulario que te permitirá enviar una valoración contra el canon a todos los Diputados en apenas un minuto desde tu correo electrónico.
  • Mangas Verdes: La batalla del canon… y de las libertades.

Paga por si copias, pero si descargas que te quiten internet. La propuesta de la SGAE

Sgae¿A qué nivel de locura está dispuesta a llegar la SGAE? De las declaraciones de Bautista (El País) desprenden una lógica perversa e inaceptable: que los ciudadanos paguen el canon por si «copian», pero que si les pillamos copiando, que les sea retirado el acceso a internet. Un razonamiento que no se sostiene ni medio segundo en pie, una clara declaración de que no sólo quieren que el parlamento mantenga el canon (favorecer los intereses de una minoría con una gran presencia en los medios de comunicación a costa de perjudicar al resto de ciudadanos y la industria de las tecnologías de la información), sino que, además, demandan el ejercer de censores de facto de internet. Instaurar directamente la dictadura del culturetariado ante unos políticos en muchos casos patéticos y serviles ante el poder mediático de «los artistas».

También lo comenta Enrique, que apunta a que el Partido popular decidirá y hará pública su postura con respecto al canon digital el próximo lunes. El voto internauta está en juego.

¿Existe un voto geek o internauta?

Cuando comentábamos el canon que se nos viene, me preguntaba que si hay algo de cierto en que la capacidad de influir y crear opinión está ahora más distribuida gracias a internet, los blogs y la web 2.0., en el gobierno no terminan de creérselo. Unos días después Rajoy aparece prometiendo terminar con el «canon indiscriminado», fomentar la extensión de Wifi y rebajar el ADSL (Adsl Zone, La Vanguardia).

Las palabras de Rajoy habría que tomarlas con distancia, su partido votó a favor de la LPI que extendía el canon y antes de nada deberíamos tener claro si su estrategia para acabar con el canon lleva aparejada la desaparición del derecho a la copia privada. En cuanto al Wi-Fi, menciona que en cuatro años todas las ciudades mayores de 20.000 habitantes dispongan de espacios que estén abiertos a esta tecnología (tener espacios tampoco equivale a ser ciudades Wi-Fi), sin tampoco aclarar que modelo de munifi plantea.

Pero más allá de promesas de campaña, me ha resultado interesante el movimiento por lo que supone de buscar el voto geek o internauta (algo sobre lo que ya especuló Dans hace tiempo). Creo que los asesores de Rajoy han tenido ojo a la hora de pulsar temas muy sensibles para un espectro amplio de población, joven y muy dinámico en internet. He creado una pequeña encuesta para ver qué pensamos los que andamos por Error500, a ver si es verdad que existe un voto geek o internauta.

La encuesta, aquí

El canon que se nos viene

El 29 de julio de 2006 entraba en vigor la LPI que extiende el canon, pero todavía el gobierno no ha publicado definitivamente qué aparatos pagarán canon y cuánto será éste. Parece que en Octubre tendremos el desenlace, pero ya hay algunas filtraciones respecto al borrador que manejan el ministerio de Industria y el de Cultura:

  • Los teléfonos móviles podrán verse gravados hasta con un cinco por ciento. Xataka Móvil.
  • El Gobierno garantizará el cobro de 75 millones por el canon digital a las entidades de gestión. Cadena Ser.
  • Por un lado, se deja caer que bajará el canon que se paga por CD y DVD. El País.
  • Por otro, AISGE, EGEDA y DAMA afirman que la propuesta sobre el canon digital perjudica y discrimina enormemente a los autores, actores, artistas y productores audiovisuales (hace tiempo se filtró que su ambición estaba en los 1200 millones de euros al año). Chinchetru.

El canon pudo tener sentido como solución a corto plazo que permita a las industrias de los contenidos culturales adaptarse, reconvertirse a la sociedad actual y explorar y explotar nuevos modelos de negocio válidos en ella. Pero las entidades de gestión lo quieren convertir en un derecho adquirido, mantener la presunción de culpabilidad (mal entendida en tanto en cuanto el que hace copia privadas no es culpable de nada) y mantener su status quo, pero con la diferencia de que ingresan por todos los usuarios de electrónica de consumo (y empresas y administraciones) y no por aquellos interesados en sus productos.

Algo que por pura lógica debería tender a su desaparición, se negocia mientras gobierno y principal partido de la oposición aceptan las tesis de la dictadura del culturetariado. Si se tratase de la supervivencia de una industria, el estimulo debería ir dirigido a que ésta encontrase nuevas fórmulas de hacer negocio y mantenerse por si misma. Pero no se trata de eso, se trata de favorecer los intereses de una minoría con una gran presencia en los medios de comunicación a costa de perjudicar al resto de ciudadanos y la industria de las tecnologías de la información.

Si hay algo de cierto en que la capacidad de influir y crear opinión está ahora más distribuida gracias a internet, los blogs y la web 2.0., en el gobierno no terminan de creérselo. A pesar de sus esfuerzos de parecer que «no cede» ante SGAE y compañía («bajamos el canon en CD y DVD, no se lo aplicamos a conexiones de internet»), lo cierto es que lo que transmite es simple cálculo electoral y no una visión clara de cómo solucionar el problema del canon y de que todos estemos pagando a una industria entre cuyas características más acusadas últimamente está la querer erigirse en censora de la web.

Otros comentarios / reacciones:

La SGAE quiere 1.200 millones de euros por canon al año

Sgae1.200 millones de euros por canon al año piden la SGAE y otras entidades de gestión en la negociación derivada de la aprobación de la extensión del canon a cualquier ‘soporte idóneo’ para grabar y reproducir archivos. No está nada mal si pensamos que con esta espectacular cifra la SGAE multiplicaría casi por quince la cantidad recaudada en España el pasado año –cerca de ochenta millones de euros– en concepto de canon en CD y DVD.

Lo filtra el diario Expansión en un artículo que reproduce Internautas.org.