Banda Ancha gratis para todos en París

Cobertura gratis para todos de banda ancha en París. Ese es el proyecto que ha anunciado el Ayuntamiento de la capital gala «para dinamizar la ciudad» (vía El Mundo). Su alcalde, Bertrand Delanoë, vende el proyecto afirmando que favorecerá «la modernidad, la dinámica e incluso la democracia» al permitir «el acceso a la información y el acceso a un cierto número de servicios como la televisión de alta definición». Aunque no lo dicen, es de esperar que se trate de una conexión de banda ancha inalámbrica de la que también podríamos salir beneficiados sus posibles visitantes.

¿Deben existir plataformas de comunicaciones públicas en las ciudades? ¿Conexiones gratis para todos? Probablemente, si preguntamos a los dueños de un cybercafé o a las empresas de telecomunicaciones nos dirán que no, que es una competencia desleal por parte del sector público que arruinaria sus negocios.

Mi opinión es que un acceso universal gratuito costeado con fondos públicos traería múltiples beneficios. Rompería la brecha digital de acceso a internet y podría ayudar a conseguir (aunque en ningún caso lograría por sí misma) una ciudadanía mejor informada, más comunicada y más participativa en la sociedad. Para la ciudad contar con conexión inalámbrica desde cualquier punto sería a su vez muy beneficioso, como valor añadido para los viajeros y para permitir múltiples servicios a sus comercios e instituciones, tanto como tener buenas comunicaciones físicas. Pensemos en una guía que nos comentase lo más interesante de la ciudad según el punto de acceso al que nos conectemos vía teléfono móvil wi-fi, pda, psp o lo que queramos.

Claro que esta conexión podría ser básica (en los tiempos que corren, 128 kbps) y permitiría a las operadoras tener su negocio en las conexiones de calidad. Los cyber podrían reciclarse a su vez ofreciendo servicios extras (juego en red, asedoramiento para utilizar herramientas, impresión de documentos, grabado de compactos). Claro que con la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) que tenemos en España esto sería del todo imposible, o si no, que se lo digan a los responsables de la la red Wi-Fi del ayuntamiento de Barcelona.

Etiquetas: paris, wifi, cmt

Flickr quiere imprimir tus fotos

No quiero pagar por Flicrk. No es que piense que sea un mal servicio, antes al contrario, me encanta, sólo que no me gustaría una web en la que hubiera que pagar por Flicrk, Google, GMail, Bloglines o Yahoo Música Radio (por citar servicios que uso a diario). La factura global subiría por las nubes y la brecha digital cobraría una nueva dimensión, no ya por el acceso a la red sino por los servicios que se podrían disfrutar dentro de ella, alterando el actual status quo en el que los servicios más básicos son gratuitos.

Todo esto viene a cuento de que Flicrk prepara habilitar un servicio para imprimir las fotos de sus usuarios (vía Sillicon Valley). Lógicamente esta impresión y el posterior envío de las fotografías serían de pago y constituirían une nueva fuente de ingresos para Flickr alternativos a la publicidad y al pago de la suscripción de los usuarios «Pro» (qué es de sólo de 25 dólares al año).

¿Un primer paso para una mejor versión gratuita de Flickr? Ojalá. Su compra por Yahoo no lleva necesariamente a que pase a ser gratuito como lo es Yahoo Photos, puesto que la empresa del buscador también mantiene servicios con versión de pago (como el ya mencionado Yahoo Música Radio, antiguo LauchCast), aunque su tendencia en los últimos años ha sido el apostar por la gratuidad. Si a eso sumamos el cabreo que se suele producir entre los que han pagado un servicio que luego pasa a ser gratuito (véase el caso de la apertura de el Pais.es), me temo que no hay sitio para demasiadas esperanzas.

Tedeso, divulgación y reciclaje de equipos informáticos

TedesoTedeso es una ONG que se dedica a la divulgación de las nuevas tecnologías para un desarrollo solidario y sostenible. Surge como una iniciativa conjunta de estudiantes de Telecomunicaciones e Informática de la Universidad de Málaga a la que después se han unido otras personas vinculadas a este mundo. Su actividad principal es el reacondicionamiento y reutilización de equipos en desuso para entregarlos a ONG y asociaciones sin ánimo de lucro. Si eres de una ONG, asociación sin ánimo de lucro o entidad educativa pública que necesita ordenadores puedes contactar con ellos en su página web Tedeso.

Para conocer muchas más iniciativas interesantes, puedes hacerlo en el

Blogomaraton

Google Grants, anuncios gratis para organizaciones sin ánimo de lucro

Vía Google weblog, llegamos a Google Grants, una más que interesante propuesta de Google a organizaciones sin ánimo de lucro consistente en proporcionarles tres meses gratis de su exitoso servicio de publicidad contextual AdWords. Aunque de momento sólo admiten organizaciones estadounidenses, desde Google afirman tener planeada su expansión al resto del mundo en los próximos meses. Eso sí, no admiten en este plan de publicidad gratuita aquellas organizaciones de carácter religioso o político.

Entre los ejemplos que destacan en Google Grants se encuentra la tienda de Unicef, que ha conseguido aumentar sus ventas en un 43% en un año con su aparición en los anuncios de Google. Hay que destacar que no se trata de los anuncios que aparecen Google cuando no encuentra anunciante que haya solicitado las palabras claves por las que se esté buscando (o que aparezcan en la página donde se encuentre la publicidad si hablamos de AdSense), sino de que la organización en cuestión elige sus palabras clave como cualquier otra compañía y en igualdad de condiciones.

Interesante gesto de Google que puede tener dos lecturas. Por un lado, la compañía fundada por Sergey Brin y Larry Page siempre se ha caracterizado por un estilo diferente tanto en el trato a los empleados como en sus modos de manejarse como empresa. Esta oferta encaja en el perfil de proyecto que presume de integrar una visión de servicio a la ciudadanía y a la sociedad a la que va destinado. Por otro, buena imagen y valiosa publicidad gratuita, amén de demostrar – aunque a estas alturas parece innecesario – el buen funcionamiento de la publicidad asociada al contenido que proveen.

Sea como fuere, una conveniente oportunidad para muchas organizaciones sin ánimo de lucro que pueden tener en Google Grants una valiosa herramienta para darse a conocer y captar fondos.

La tienda de música de Oxfam ya vende por Internet

NapsterHace un par de días ya anticipamos la salida de Big Noise Music, la tienda de Oxfam, a través de la cual esta ONG planea reacudar fondos en su lucha contra la pobreza. Oxfam ya ha confirmado los precios que estarán entre los 79 y 99 peniques la canción y ente 6 y 8 libras el compacto completo. 10 peniques de cada una de estas canciones irá a parar a Oxfam, que en España está asociada con Intermon. Como gancho de lanzamiento, sortean dos reproductores de música portátil entre aquellos que se registren en Big Noise Music antes del 30 de Junio.
Big Noise Music va a ver la luz apenas unos días después de que lo haya hecho Napster Europa. En el aspecto técnico, la plataforma tendrá detrás la tecnología de OD2, que también da soporte a otras tiendas como la de Tiscali, la tienda de MSN o MyCokeMusic. es de esperar por tanto que se base en WMA y utilicen tecnología DRM (administración de los derechos digitales) de Microsoft, como el resto de las tiendas basadas en OD2. La tienda de Oxfam parte con un catálogo de 300.000 canciones, entre las que hay un amplio abanico de música anglosajona y cierta presencia de cantantes hispanohablantes (¡¡acabo de encontrar a Marisol!)

Eso sí, el sistema escogido no es muy de mi gusto. Para registrarte en la tienda de Oxfam has de pagar una cantidad que se traduce en créditos canjeables por la música. Los precios de 75 peniques por canción sólo son para quien de entrada canjee 100 libras esterlinas. Además, la tienda sólo es accesible mediante Explorer y Windows Media, fuera de Microsoft es imposible acceder a BigNoiseMusic.

En definitiva una propuesta a considerar si en tus compras musicales quieres colaborar con la labor de Oxfam y no son obstáculos los pequeños peros que ofrece el sistema de esta BigNoiseMusic.

Reacciones políticas al OffShore

El OffShore consiste sucintamente en llevar el volumen de actividad de un sector al exterior. Típicamente ha sido muy habitual en el sector financiero buscando reducciones contributivas o privacidad en las cuentas, facilitando entre otras cosas el lavado de dinero y otras actividades ilegales. En el sector informático no obstante es un fenómeno reciente: es en los últimos años cuando los gigantes del software se llevan sus centros de desarrollo al tercer mundo, buscando una reducción de costes. Algunos países están comenzando a reaccionar.

De hecho es en Estados Unicos, el mayor perjudicado, donde se está librando la batalla al ser el país donde más trabajo se va a destruir. Para empezar Indiana ha desestimado un contrato de 15 millones de dólares con una compañía india para la provisión de servicios tecnológicos. En Nueva Jersey hay una propuesta de ley para limitar el número de empleados «offshore workers» que puede tener una empresa que trabaje para el estado.

La consultora Forrestes predice que del 2002 al 2015 se moverán alrededor de 3.3 millones de puestos de trabajo de Estados Unidos a otros países. La causa está clara: un programador norteamericano gana alrededor de 80.000 dólares al año, uno indio nunca más de 20.000. Si nos vamos a Rusia o China la diferencia es mayor. Con ello se ahorran costes de alrededor del 40% según la consultora Gartner.

El cambio parece irreversible: el paso lógico en este sistema capitalista-globalizado. El fututo para los trabajadores del primer mundo del sector tecnológico pasa por una especialización en algún otro sector concreto y en el uso de la tecnología por parte de este, o ascender a mandos medios en las empresas pero, lógicamente, no habrá sitio para todos. Las medidas proteccionistas de algunos estados norteamericanos serán apenas una gota en el agua y es que el grueso del trabajo se encuentra en el sector privado, con muy pocas posibilidades reales de que se legisle en contra del offshore.

Más información: New York Times