Presente y futuro del modelo de BQ

Antes de acabar el año anduvimos por la la última presentación de BQ y aprovechamos para entrevistar a Rodrigo del Prado, director adjunto del fabricante español.

Internacionalización como próximo reto, su evolución como fabricante, la externalización de la producción a China, sus planes para entrar en educación y su filosofía de empresa… en una conversación en la que han dicho que quedé pelín cañera. Con Rodrigo y su «seguimos siendo una compañía dirigida por ingenieros», al menos eso seguro, quedó interesante.

¿Queda espacio para un fabricante español en electrónica de consumo?

BQ tablets y lectores de ebooks

No es ningún tipo de complejo por falta de talento o de capacidad de trabajo, es la asunción realista de un escenario en el que los fabricantes europeos han ido decayendo (Nokia, Thomson, Alcatel) o siendo vendidos por completo o en trozos (como está sucediendo con Phillips). En esta categoría la fabricación se ha ido a Asia, pero es que además allí se han concentrado la mayoría de empresas de éxito (Samsung, Sony, LG, Canon, Asus, Lenovo, etc…) a lo que hay que sumar el liderazgo estadounidense en diseño e innovación en el software.

A los «fabricantes» españoles les estaba quedando comparar «marca blanca» en China y superponer la suya para ofrecer al consumidor una propuesta más digerible de electrónica (ereaders, tablets, teléfonos) de bajo coste y prestaciones y calidades muy ajustadas. En esa línea recomiendo leer la historia de BQ, «Diseñado en Las Rozas, fabricado en China» porque partiendo de ese modelo han sabido ejecutar mejor que nadie, hacerse con cuentas importantes (Fnac, Casa del Libro, Movistar) para ser asimismo marca blanca y a partir de ahí ir creciendo para empezar a pedir a los fabricantes últimos el producto que ellos piensan y diseñan.

Quizás no sea un espacio gigante en el mercado de la electrónica de consumo, pero ciertamente creo que los de BQ tienen una trayectoria encomiable.