12 años de Error 500 ¿Y ahora qué?

Imgur

No voy a dar la brasa de nuevo con mis impresiones sobre el futuro del blog personal. Bueno, sí, pero con brevedad: hay un efecto concentración de las audiencias, el internet con el que nacieron y crecieron los blogs ha cambiado mucho (sobre todo en el aspecto de centralización Vs distribuido), hay mucho más talento y calidad en los medios digitales, éstos han conseguido incorporar el talento natural de la blogosfera (el amateur), tenemos transición generacional hacia el vídeo y además surgen plataformas concentradoras (desde Medium a Linkedin) que resuelven el problema de la presencia y ayudan con el de la visibilidad.

En «Blogueros gratis, blogueros de pago» ya toqué alguno de estos puntos, pero en 2015 se cruza el 12 aniversario de este blog con una situación personal en la que a uno le cuesta mucho sacar tiempo para escribir por aquí. Entre atender otras ventanas, la catarsis de trabajo que tiene uno encima y que con la pieza con que más me divierto es con el Causas y Azares del domingo pasan las semanas con apenas uno o dos apuntes ligeros además del recopilatorio.

Siendo así a uno le pasan por la cabeza varias ideas. Desde que es momento de dar un giro temático o de formato ¿un podcast, una lista de correo? hasta que quizás debería pasar a «curar / filtrar» más contenido en lugar de empecinarme en mantener el «blogueo clásico». En todo caso, muchas gracias a los que pasáis por aquí, estáis suscritos o llegáis por alguna red en la que estemos conectados. Si además me ayudáis respondiendo a esta encuesta, os estaré doblemente agradecido

Blogueros gratis, blogueros de pago

Intenso y apasionante debate a partir de la participación de Montserrat Domínguez en las jornadas de blogs y medios – por cierto, una de las citas más estimulantes del saturado panorama nacional de eventos – en las que, básicamente, ha defendido el modelo del Huffington Post

Es posible que, a pesar de tener muchas tablas en la radio, la forma de comunicar esto no haya sido muy afortunada para sus intereses, pero tiene bastante razón, a pesar de la explosión de críticas que ha suscitado por parte de gran cantidad de periodistas.

Bienvenidos a internet en 2012

Resulta un poco raro después de años de blogs, foros, twitter, youtubes y flickrs tener que explicar que en internet van a convivir los contenidos gratuitos, los profesionales y los de bajo coste. Esto es así, tan ineludible como que podemos compartir ficheros o como que la gente se pasa fotos de gatos. La decisión de los medios en este momento es similar a la que tuvieron que hacer varios años atrás con «la conversación», tenerlos dentro o dejar que se desarrollen fuera.

Entonces tenían que pensar si, ya que había conversación sobre los contenidos, apostaban por tener parte de ella en su plataforma añadiendo comentarios o no; ahora la decisión gira en torno si van a tener un modelo de redacción puramente profesional o intentarán aglutinar también parte de los contenidos gratis que se crean.

El modelo Huffington Post es muy agresivo: redacción muy corta que además hace mucho contenido derivado – no estoy seguro de si el punto de la versión española que nace de la mano de Prisa será así – pero en realidad es algo que ya está sucediendo: grandes medios y pequeños medios que no sólo están abiertos a colaboraciones gratuitas sino que las buscan proactivamente.

No todo el mundo quiere ser periodista

De nuevo, años y años de blogs y hay un sector del periodismo que se resiste a creer que no todo el mundo quiere ser periodista. Ejemplo

Las dos alternativas son escribir a sueldo (profesional) o crear un medio (profesional y emprendedor), cuando lo que tenemos en la blogosfera es un fenomenal caldo de cultivo de profesionales que busca escribir, que les lean y obtener visibilidad y posicionamiento. Si mañana a un servidor le proponen escribir una colaboración en un medio con una audiencia a la que habitualmente no llego y que me ayuda en tener esa visibilidad, para mi es un trato perfecto: no quiero ser periodista ni necesito que ellos me vengan a salvar de la explotación con ese especial paternalismo.

Los demás se tienen que adaptar, nosotros no

Invito a leer este post del Descodificador cambiando «escribir gratis» por «hacer fotos gratis» o «música gratis»… lo que resulta es el discurso habitual de cuando llega la integración internet a una industria y quienes trabajan – con buena lógica – defienden el modelo que ha sido siempre, faltaría más.

Porque claro, está muy bien ir a otras industrias – la música, el libro, el comercio, etc… – y decirles que se tienen que adaptar, que si la gente comparte o si crea contenidos gratis, pues que busque otras vías. Pero ojo, cuando internet viene a transformar mi sector que nadie lo toque, porque entonces saco los puestos de trabajo o que de ello «depende la democracia».

¿Es bloguear un trabajo? Pues puede que sí o puede que no. Cuando lo hace un profesional o alguien que quiere vivir de los contenidos, sí; en mi opinión, cuando lo hace alguien para los que el blog es un medio, pues no. Una distinción sencilla a la que además añadiría un matiz de desacuerdo con mi socio Julio Alonso

No pienso que «bloguear sea un trabajo» siempre (de hecho la mayoría de las veces no lo es), pero es que además, en el caso de lo que sea, se convierta en patente de corso para exigir el derecho a ganar dinero. Exactamente como los «artistas» que, erre que erre, entonan la cantinela de que «tienen derecho a cobrar por su trabajo». No, a lo que tienen derecho es a intentar ganar dinero con su trabajo que es algo bien distinto.

Huffington Post y el mundo de los blogs personales

No se si va a funcionar la versión española del Huffington Post – de hecho quien creo que lo está haciendo mejor en un modelo mixto de medio tradicional, blogs de pago y blogs gratuitos es El País – pero sí creo que entramos en una nueva etapa del blog como herramienta de expresión y marca personal.

Hasta ahora el blog personal era la mejor vía para posicionarse como experto en una materia, con este cambio de tercio, los medios – los viejos o los nuevos, por mi parte fantástico que alguien quiera colaborar en Weblogs SL como firma invitada – van a competir con ella con dos valores sobre la mesa: la visibilidad adicional por concentración de audiencia y la «transmisión de marca» (algo que El País tiene y Huffington Post no, algún día alguien en Prisa debería explicar por qué los dos están compitiendo en captación de talento ahora mismo).

En cualquier caso, para los medios con una crisis galopante en la que se agotan los ingresos del papel mientras que sufren y mucho para acercarse a la rentabilidad online – todavía no conseguida, ojo, ni de lejos – la decisión es si van a albergar parte de los contenidos generados gratuitamente o van a dejar que estos alimenten a Blogger, WordPress y Twitter, contra los que veo pocas críticas. Por cierto, no deja de ser una situación irónica: periodistas que alimentan twitter con sus contenidos, entre los que están el denunciar que hay gente que bloguea en medios gratis, mientras Twitter consigue buenos ingresos con las aportaciones de todos.

Para el profesional de los contenidos queda una vía: la excelencia, el refuerzo de la marca personal y tener una comunidad de seguidores que serán las tres variables que justificarán que sea un profesional que viva de los contenidos que produce. No creo que haya otros caminos, quejarse en twitter de que hay y habrá gente que escriba gratis no va a parar como internet está cambiando la industria de los contenidos.

PS: Jesús Gordillo y Versvs han escrito sobre ello y añado un par de disclaimers, soy socio y fundador de Weblogs sL, que compite con Huffington Post en audiencia y captación de inversión publicitaria y me encantan y defiendo que haya periódicos y grandes medios.

Hay formas malas de medir audiencias de blogs. Fundación Telefónica ha dado con la peor

Para medir audiencias y adopción de tecnologías en internet hay herramientas y metodologías malas, sospechosas, regulares y alguna razonablemente buena. Fundación Telefónica ha dado con la peor posible para medir «el número de personas que leen blogs», que según su estudio de la sociedad de la información 2011 ha decrecido el 23,8%.

¿Cómo han calculado esa cifra? Preguntando a la gente en una encuesta. A pesar de que otras muchas conclusiones del estudio se basan en datos bastante más fiables como los de Comscore, en el caso de los blogs han optado por la torpe metodología de preguntar al personal si los lee. ¿El problema de esto? Pues que básicamente, mucha gente lee blogs sin saber que lo está haciendo y que la definición de blog va a variar entre un individuo y otro ¿cuentan los blogs de los medios? ¿la gente que llega a la portada de The Verge piensa que es un blog? ¿Cuentan a las publicaciones de Weblogs sl como blogs?

Vamos a ver los datos de quien sabe medir audiencias: Comscore. Analizando su categoría de blogs (donde están WordPress, Blogger, La Coctelera, Hipertextual y más redes…) tenemos que se ha pasado de 15.9 millones de lectores en España en 2010 a 18.3 millones en 2011. Es más, sólo Weblogssl ha crecido más del 50% en ese mismo período de tiempo y además Comscore no nos cuenta en la categoría de blogs. Ergo, si además sumamos nuestros datos, tenemos que no sólo no ha bajado sino que crece de forma notable y sin duda alguna.

El problema de la metodología de Fundación Telefónica es que para medir la adopción del internet móvil a la gente no puedes preguntar, «oiga, ¿usted utiliza HSDPA?» Con los datos de lectura de blogs bien medidos vemos que lo que concluye el estudio no es cierto y la razón por la que menos gente dice que «lee blogs» es porque se han hecho un formato tan común en la red que han perdido la naturaleza de «buzz word» y no son distinguibles de cualquier otra página para el «Usuario normal de internet».

El futuro de los blogs

Sobre el futuro de los blogs trata un reciente artículo en R/W que creo que está completamente desenfocado. Su apuesta es por la de la agregación de actividades en distintos lugares de la web, el lifestreaming en el sitio personal de uno, en lugar de hacerlo en servicios como FriendFeed.

Por supuesto, estoy en completo desacuerdo con esa tesis. En realidad creo que es una confusión de conceptos, la agregación no es una publicación, por lo que la evolución o futuro de los blogs (un sistema para publicar) hacia el lifestraming (agregar ítems de información con mis actividades en la web) sería una sustitución. Se podría apuntar que si al final lo que agrego son «contenidos de cierto valor editorial» que tengo en otros sitios, efectivamente estaré haciendo un blog: enlaces recomendados de del.icio.us, vídeos favoritos o creados por mí de Youtube, críticas en el 11870 de turno… en ese caso, lo que estamos haciendo es ahorrar al lector el agregar cada flujo de información individualmente, pero sin darle un valor añadido más allá de eso ni mantener una coherencia como página

Claro que los blogs tienen que evolucionar: nuevos modos de comunicar, integrar funcionalidades sociales, potenciar la personalización… pero apostar por el lifestreaming es simplemente renunciar a tener una publicación personal y a sus beneficios. Y, ciertamente, el concepto de «blog personal donde cuento cosas de mi vida» tiene sentido que se vaya desplazando a las redes sociales, mi vida acabará interesando más a los que son mis contactos, mi entorno. Es más, la agregación tiene mucho más sentido en entornos sociales y centralizados, puesto que en un 99% de los casos se agregan temas personales (las fotos que subo, el restaurante que valoro, el twitter) que tendrán interés para quienes sean amigos cercanos. De hecho, es en lugares como Friendfeed o Facebook donde funcionan.

Y luego tenemos el problema del ruido y la atención, seguir todas las acciones de un grupo de personas en la web supone dedicar mucho mucho tiempo. Los servicios de agregación empezarán a tener valor cuando a partir de las actividades de tus contactos se ofrezcan servicios de búsqueda y recomendación personalizadas. Ahí es donde estará el valor del lifestraming y no como futuro de los blogs, al menos, esa es la apuesta que veo más clara a día de hoy.

Mariano también ha comentado el tema, con una postura bastante crítica también sobre el artículo.

coComment para seguir tus comentarios en los blogs

cocomentHasta ahora, las diferentes propuestas para seguir las «conversaciones distribuidas» que uno mantiene en las bitácoras en que comenta no me habían convencido del todo. Desde que Gemma comenzase a hablar de aquello del blogger transversal hemos asistido a diversas propuestas técnicas que o eran demasiado dependientes de un sistema de weblogs o requerían demasiado esfuerzo. La solución de marcar las entradas con del.icio.us tampoco me parece satisfactoria y en estas que anuncian coComment.

coComment se encuentra en beta cerrada – no lo he podido probar por tanto – pero promete bastante. Se articula mediante un bookmarklet en el navegador, lo que lo hace multiplataforma (sólo comentan la instalación en Firefox, pero también soportan Explorer y Safari, ¿qué pasa con Opera?) con el que se realiza el comentario. La idea es que coComment detecte el sistema de blogs empleado y realice el comentario, manteniendo sitio centralizado y un canal RSS con todos nuestros comentarios, permitiendo integrarlos en nuestro propio blog e incluso programando alertas cuando nos contestes. Es más, permitirá hacer un seguimiento de los comentarios en tu blog o de usuarios en los uno tenga interés todo en una sola página. Respecto a la privacidad, si bien es cierto que usándolo, coComment almacenará todos los comentarios que realizamos, siempre tendremos a mano la opción de pasar del bookmarklet.

La propuesta que más me había gustado hasta el momento para seguir las conversaciones distribudias era la de Víctor a través de un script en Grasemonkey, pero exige Firefox y esta extensión. coComment tiene muy buena pinta, sólo cruzo los dedos para que no se olviden de soportar Drupal, algo que parece no van a hacer de entrada (Blogger, MSN Spaces, MySpaces, TypePad, WordPress y Xanga).

Por cierto, vía Scoble, también lo comenta el ñblog.

Sitio oficial: coComment.

Actualización: Si te apuntas a la lista de «avísame cuando esté disponible» te mandan un código para la beta cerrada, al menos así lo han hecho conmigo. Ya estoy jugando con él. No soporta Movable Type…

Actualización 2: Otra limitación importante a tener en cuenta es que coComment sólo detecta respuestas hechas mediante su servicio. Si alguien sigue la conversación comentando de forma normal, no nos avisará. Técnicamente tiene su lógica, el escanear todas las entradas de todos los blogs de forma proactiva para ver si hay nuevos comentarios es una tarea colosal. No sé si me convence esta exigencia de que coComment monitorize cada comentario para poder obtener el servicio. Por cierto, mi página es la del usuario antonello.

Etiquetas: cocomment, conversación distribuida