Bélgica obliga a un proveedor de internet a filtrar el P2P

Los proveedores de internet como eslabón débil en la cadena que hace a internet ese extraordinario medio de publicación y comunicación. Por un lado tenemos sus ansias de inclinar la red a favor del mejor postor en su lucha contra la neutralidad de la red y por otro el papel que, por ejemplo, se les ha otorgado en Bélgica (GurúsBlog). Un tribunal belga ha obligado a un ISP de este país (SA Scarlet, antiguo Tiscali), a filtrar con la tecnología de Audible Magic el intercambio de archivos que realizan sus usuarios.

Interesante es la justificación de los belgas para esta medida y que comenta Andy Ramos. Se trata de la revocación de la exención de responsabilidad de los proveedores de internet. Dice el tribunal que el uso de una tecnología de filtración no constituyen una obligación de vigilar, sino de utilizar medidas que impidan la comisión de un hecho ilícito y que, al no procesar información personal sino sólo bloquear actividades ilícitas, no atenta contra la privacidad de los usuarios y el secreto de sus comunicaciones. Aunque nos pueda quedar algo lejas, no hay que olvidar que en Bélgica «implementan» los mismas directivas europeas que en España y que, probablemente, este ejemplo sea enarbolado pronto por las organizaciones «pro control y censura de internet» en nuestro país.

Claro que hay redes con ofuscación o cifrado que permiten pasar por encima de Audible Magic, además de muchos nuevos mecanismos para descargar y compartir archivos, pero lo importante es el pedazo de terreno ganado por la industria del disco. Se trata del comienzo de responsabilizar a los proveedores de internet de los contenidos que se comparten por sus redes, algo a los que algunos como AT&T están más que dispuestos. Y claro que se menoscaba el derecho a la libertad de expresión en tanto en cuanto la tecnología utilizada, Audible Magic, puede dar falsos positivos. Pero lo más grave es que se perjudica a los autores que están a favor del intercambio de ficheros como forma de promoción de su música a pesar de estar con una discográfica «tradicional». Quedan privados de este medio de darse a conocer, algo con lo que cuentan las discográficas para señalarles que las siguen necesitando.

Google News y los periódicos

Google NewsPrimero fueron algunos editores francófonos de periódicos en Bélgica que consiguieron que los tribunales de su país decretaran que Google News reproducía y comunicaba públicamente obras protegidas por derechos de autor y que por tanto o pagaba o dejaba de indexarlos (Chinchetru). Ahora es Sam Zell, reciente comprador de varios periódicos en Estados Unidos, el que clama porque los motores de búsqueda indexan gratis su contenido (Uberbin).

Estoy de acuerdo con la mayoría de las respuestas que se ha dado a estos movimientos y críticas. Google News sólo reproduce el titular y parte de la entradilla, redirige el tráfico a las fuentes y encima no tiene publicidad, por lo que Google no se lucra directamente con este servicio. Si a eso sumamos que los editores pueden indicarle que no indexe su sitio, realmente tienen poco motivo para la queja.

Ahora bien, si que comprendo que los editores de los medios tradicionales estén preocupados y poco contentos con el fenémeno de los buscadores en general y con portales de agregación como Google News en particular. ¿El motivo? En el mundo offline un diario impreso informa de todos los aspectos relevantes desde una visión del mundo y la sociedad, desde una línea editorial y lo que desea, valga la redundancia, son lectores de periódico, gente que lo lea de cabo a rabo, que los tenga como punto de acceso a la información y análisis de la misma. En la red, lo más parecido a lo que pueden aspirar es a ser la página de inicio del usuario, la fuente a la que se acude para enterarse de todo lo relevante que está sucediendo.

Si el punto de acceso a la información pasa a ser Google News, los periódicos ya no tienen lo que realmente quieren: seguir siendo el medio de cabecera de sus lectores, su página de inicio; pasarían a repartirse las migajas que reparta Google News, que controla quien sale en primer lugar y quien en el enlace 300 de una noticia, que mezcla fuentes de una forma anárquica (o al menos secreta) y que lo mismo tiene en su tope a un periódico de provincias que a un medio online que a la prensa de referencia.

Claro que el margen de maniobra de los editores es muy limitado. En una internet con Google News es mejor estar dentro de él que estar fuera, a no ser que todos los medios con cierto prestigio o calidad se pusieran de acuerdo para estar fuera (algo que no descarto a medio plazo). No tiene base la acusación contra Google de robar contenidos, cuando ni los reproducen más allá de unas líneas, ni ponen anuncios. Pero creo que es muy comprensible que los editores no estén contentos con Google News, Google News no les hace un favor, ni les lleva visitas que no iban a recibir, sino que va a por lo más preciado que tienen: ser el punto de acceso a la información de sus lectores. Normal que se estén retorciendo.

PD: Otro día deberíamos hablar de la – escasa – calidad de Google News y de información a la carta y personalización de estos servicios de agregación, pero la entrada se está poniendo ya muy larga.

En Bélgica

Pues eso, hasta el sábado toca desconectar. Andaremos por Bélgica intentando llevar a cabo todos los consejos que nos han dado sobre Gante, Brujas y Bruselas. Hasta entonces no habrá nuevas entradas en Error500

Viajar a Gante, Brujas y Bruselas

GantePues eso, que merced al puente de Diciembre y a los vuelos de bajo coste me voy con unos amigos a pasar cuatro días a Flandes. La idea es tener el cuartel general en Gante, pero teniendo la posibilidad de visitar Brujas y/o Bruselas.

Como en otras ocasiones (véase el Algarve), se agradecen consejos, lugares que visitar, gastronomía recomendada, la noche… cualquier dato que creáis interesante para un visitante que llega de primeras a Bélgica.