Disconnect: más control para nuestra experiencia web

Una extensión a seguir muy de cerca se renueva, Disconnect: control sobre a quien permitimos que nos «recuerde» y nos «tracee» (esos anuncios que nos siguen en la navegación, esas redes que nos reconocen desde cada web que las integra), aumento de la velocidad por la vía de no cargar los «widgets sociales» (siempre podemos filtrar cuáles queremos cargar y cuáles no y cuándo) y seguridad encriptando la información cuando nos conectamos vía WiFi

Merece mucho la pena echarle un vistazo, a la extensión (Chrome, Firefox, Safari) y a su modelo que es el de «dona, pagando lo que quieras»

La Comisión Europea contra Phorm por la privacidad

Puede que sea finalmente la Unión Europea la que acabe siendo el actor más poderoso en la protección de la privacidad de los usuarios. Actúa ahora contra Phorm, la empresa británica que apuesta por agregar los datos de navegación del usuario desde el proveedor de conexión a internet y, a partir de esa información, armar un sistema de publicidad segmentado. La Comisión Europea ha exigido a Reino Unido que aumente la protección de la privacidad de los ciudadanos o les llevará a los tribunales.

El punto clave de disconformidad con Phorm radica en que se produce la interceptación de comunicaciones sin un con un consentimiento previo y explícito por parte del usuario. El mensaje es claro, para el behavioral targeting no vale todo, los proveedores de internet deberán buscar otras formas de ampliar su negocio que no pasen por redirigir las peticiones de páginas que hace el internauta, interceptar su navegación y crear un perfil con su histórico, para finalmente proporcionar publicidad más segmentada basada en sus hábitos.

Más información en Bbc, sitio oficial de Phorm

Behavioral targeting en la publicidad de Google

Google

Google entra en el behavioral targeting, es decir, anuncios basados en la navegación de los usuarios y no sólo en el contexto. De esta manera los anuncios que nos mostrarían en sitios con AdSense– de entrada van a probar con Youtube, explican el blog oficial – se calcularía no sólo en función de la página que estemos leyendo y sus keywords, sino que también se basaría en el histórico de navegación: si estoy viendo un vídeo chorra de Youtube, probablemente el contexto no ayude mucho, pero si sumamos que todo el día estoy leyendo páginas de motor, anuncios de coches.

Desde la compra de Doubleclick se esperaba un paso hacia el behavioral targeting , de hecho la cookie de Doubleclick siempre resulto muy polémica por el hecho de «seguir la navegación que se hacía» para calcular la publicidad que se nos debía mostrar. En Google al menos parece que van a ofrecer la posibilidad de declarar como usuarios que no queremos que se tenga en cuenta los hábitos de navegación en Ads Preferences Manager.

El behavioral targeting no sólo es importante para cubrir escenarios en los que el contexto no ayuda a Google a decidir anuncios, sino que incide en el CTR (porcentaje de clicks) de forma positiva y también puede ayudar a elevar ingresos: si el contexto me da una temática con un CPM bajo – pensemos en humor – , pero el histórico me indica que miras páginas de bolsa (cuya publicidad vendo más cara), pues se puede optar por la segunda variable para decidir los anuncios.

Un movimiento por parte de Google que refuerza su carácter de gran dominador del mercado publicitario en internet. Si por algo estaban apostando las alternativas era por el behavioral targeting, como valor que no ofrecían AdWords / Adsense.

Hay un análisis muy interesante en Searchengineland