Simple: BBVA comprando el interfaz a otros bancos

Simple

Una compra que no se ha comentado lo que se merece – la de Simple por BBVA – explicada de forma breve y precisa en New Yorker:

Simple es un servicio para administrar su cuenta bancaria. Un banco tiene su dinero, pero se puede utilizar Simple para mantener un seguimiento de ella y para decidir cómo usarla. En todo caso Simple se percibe como un banco, hasta tiene su propia tarjeta de débito emitida por ellos.

Es decir, Simple se posicionar como interfaz ente el usuario y sus bancos, un viejo sueño del BBVA que ya intentó lo mismo con My Strands hace un montón de años.

Los problemas, aún manteniendo Simple como una experiencia aparte no integrada en la página de BBVA, siguen siendo los mismos: si eres uno de los bancos implicados es difícil percibirte como neutral porque siempre estará la tentación de favorecerte a ti mismo en las recomendaciones.

BBVA y Santander invirtiendo en el cobro con móvil: SumUp e iZettle

Google Nexus S

La noticia de que BBVA entra en el mercado de los cobros móviles invirtiendo en SumUp recuerda sin duda al movimiento de Banco Santander en su alianza con iZettle.

Se trata de proyectos muy amigables para un banco, fomentan el uso de la tarjeta en contextos en los que no se hacía y no canibalizan los ingresos de ningún actor en la cadena de pagos, puesto que aumentan la comisión para el vendedor a cambio de permitirle cobrar a clientes con tarjeta lejos de su punto de venta habitual. Otro gallo cantará en el escenario de empresas de tecnología que sí que amenacen el negocio bancario y no se trate de buscar la alternativa a Square fuera de Estados Unidos.

Relacionada: La revolución con el pago móvil está sucediendo… al cobrar

Señores de Telefónica, BBVA y MasterCard, exactamente ¿qué datos nuestros van a vender y cómo?

Sede Telefónica Mordor

A la hora de buscar una localización para una tienda sería de una valor extraordinario poder comparar el número de personas que pasa y a qué hora por las distintas zonas candidatas. ¿Quién sabe eso con bastante precisión? Las compañías capaces de agregar la información de localización que facilitan nuestros teléfonos móviles, con las teleco como principal candidato puesto que aunque no tengamos activado el GPS, saben a que antena de la red nos estamos conectando.

Como este nos encontramos multitud de ejemplos en los que la información agregada que poseen grandes compañías tienen un gran valor para terceros. De hecho, la propia Telefónica acaba de anunciar su entrada en el negocio del Big Data con una oferta de servicios que empezará con la venta de datos agregados y anónimos de su red móvil para precisamente poder tomar decisiones a partir de la frecuencia de «tráfico humano» en localizaciones: qué partes de la ciudad se deberían hacer peatonales, dónde poner un parking, cuál es el mejor lugar para abrir un Starbucks.

La banca también juega

Telefónica, por supuesto, no es la única. En el evento The Api Hour, Carlos Kuchkovsky de BBVA apuntaba a la próxima aparición de «apis del banco» que permitirían a terceros acceder a información agregada por el propio banco, sin dar muchos detalles de qué tipos de datos serían, cómo o para quién. En el caso del banco español apostaría por una aproximación discreta al big data, algo que parece que no será el caso de MasterCard.

Apis BBVA

Atendiendo a la información filtrada sobre sus planes, la empresa de tarjetas buscaría cruzar la información de transacciones off (las compras en establecimientos a través de sus tarjetas) con perfiles online de forma que puedan segmentar a los usuarios: desde alguien que gaste mucho en cultura hasta un viajero habitual, pudiendo llegar a establecer grados: quien come en un cinco tenedores frente al cliente habitual de 100 montaditos.

Datos anónimos y agregados y efectos sobre derechos civiles

En todos los casos se insiste en que los datos son anónimos y/o agregados, es decir, en las transacciones de información no se facilitaría ninguno que permitiese identificar a un individuo y el valor está en captar tendencias a partir de las interacciones de miles de usuario, no centrarse en lo que uno ha hecho.

Este es uno de los factores críticos en big data porque es cuando las compañías entran en conflicto con los derechos civiles y con aspectos éticos. Telefónica apunta a que su unidad Dynamic Insights ofrecerá servicios «contra el fraude», algo que sería interesante que explicasen. ¿Se trata de extraer patrones y nunca de información individual? Y aún así ¿cómo sabemos que no derivará en discriminación? Hace años intenté hacer un efectivo un cheque de Google en un banco de Málaga, no me lo aceptaron. ¿El motivo? Vivía en Málaga y habían detectado que muchos amigos de la falsificación se habían ido a vivir a la costa del Sol.

¿Y si de repente los datos que un Telefónica o un Bbva vende a terceros – pensemos en comercios que financian la compra – apuntan a una institucionalización de la discriminación de una nacionalidad o de una etnia? Algunas de las compañías líderes en implantación de Big Data como IBM hablan de un «módulo ético» a la hora de qué variables a utilizar o qué tipo de preguntas a hacer a sus sistemas. El problema es que éste queda dentro de las organizaciones, a oscuras para los ciudadanos civiles, las organizaciones y las instituciones, ¿cómo sabemos qué están decidiendo realmente? Recientemente entreviste al director de tecnología en España de otro actor destacado en Big Data, Hp, con esta cuestión como un «pendiente de ver como se enfoca»:

La privacidad no es una obligación, pero sí que es un derecho

Llevo años sosteniendo que los ciudadanos no estamos obligados a guardar nuestra privacidad, pero sí que tenemos derecho a ella. De hecho, si alguien está apostando por big data y perfilar a usuarios individualmente son los Google, Amazon o Facebook, en los que la mayoría de las veces los usuarios están aceptando cesiones en privacidad a cambio de un mejor servicio.

Sin embargo en los casos de Telefónica, Bbva o Mastercard lo último que está en mente de los usuarios es que su información está siendo agregada y comercializada y tanto esto como los usos que se les de deben estar en el debate tecnológico más importante de los próximos años: el conflicto entre usos del Big Data y derechos civiles conquistados, como el de no discriminación. Antes de nada debería clarificarse si si este tipo de servicios deben ser opt-in o ser opt-out y siempre ofrecer la opción a los usuarios de no colaborar con sus datos. Servidor, hasta que no tenga claro cuáles y cómo se usan, tiene claro que no quiere participar en esta fiesta.

Gestionar las finanzas personales en tu propio banco

BBVA tú cuentas

Gestionar las finanzas personales siempre ha presentado varias dificultades para que la mayoría de los usuarios vayan más allá de lo «aspiracional». La mayor parte de ellas tiene que ver con la cantidad de trabajo que exige a cambio del retorno que promete, casi siempre acaba uno por hacer sus cuentas a ojo, con una ligera idea del «flujo de caja» hasta que se presenta una situación «complicada». Es por eso que aunque me gustan herramientas como Money Tracking y otras más potentes de escritorio, al final siempre he desistido de introducir gastos e ingresos a mano.

Claro que el panorama en la banca por internet cambió con la aparición de actores como Mint o WeSabe. Lo que ofrecen es una gestión de las finanzas personales automática, agregando los datos de todos los bancos de los que somos clientes, para luego dar un valor añadido muy interesante: consejos basados en el comportamiento de otros usuarios y recomendación de productos financieros más ventajosos que los que tenemos contratados. La pesadilla de cualquier banco que crea tener al usuario «atrapado» a través de la superación de las barreras de adopción de este tipo de servicios: automatización y valor añadido.

Es cuestión de tiempo que esto llegue a España, de hecho Money Strands apunta a ser el primero en entrar en este sector, aunque lo hará después de la aparición de su servicio integrado dentro de un banco, el BBVA, que va a ofrecer gestión de finanzas personales para sus clientes bajo la denominación de BBVA Tú cuentas.

¿En qué consistirá el servicio? Pues básicamente en:

  • Agregación de la información: acceso a los datos de todas las cuentas bancarias que uno tenga, además de a distintas facturas (teléfono, la luz, el gas..). Al final lo que se obtiene es un cuadro de la situación financiera personal.
  • Herramientas para organizar la información: desde la constitución de metas (ahorrar x al mes), hasta poder etiquetar gastos de manera que se puedan detectar problemas (x dinero en ocio). Hay una parte que el sistema detecta automáticamente y otra que precisa de una intervención en el etiquetado.
  • Información clara e histórico: poder echar un vistazo a la situación financiera actual mediante una gráfica, ver el histórico para detectar tendencias…
  • Comparación con colectivos similares: un tema peliagudo, a partir de la información que des al sistema puedes enterarte de como «desentonas de tu perfil», si gastas más en alquiler que los de tu ciudad y zona, si cobras menos sueldo que los de tu edad y profesión…
  • Recomendaciones: tras la automatización, probablemente el aspecto más relevante Money Strands y BBVA Tú cuentas. Consejos financieros y de consumo aplicando sistemas de recomendación a tu información financiera.

Claro que algunas de las características del servicio chirrían un tanto al estar integrado en una parte interesada, como es el caso de BBVA Tú cuentas. Estuve en la presentación del producto – que se encuentra en beta cerrada, hasta final de año – y alrededor de ese tema giraron mis mayores objeciones. Necesariamente BBVA Tú cuentas se abstiene de recomendar productos financieros como depósitos o fondos porque en ningún momento sería creíble: o acaba recomendándome productos de otras entidades o, directamente, no le voy a creer. De hecho las recomendaciones que hace de consumo estarán bajo lupa en todo momento.

Luego tenemos la cantidad de información que se lleva para la saca BBVA de quienes decidan darle todos sus datos en otros bancos. En este punto, como casi siempre cuando solemos hablar de privacidad, la fórmula para la mayoría de los usuarios será del tipo «qué obtengo a cambio de darte esta información». Tampoco es probable que a otras entidades estén felices con que el usuario pueda importar la información desde una web del BBVA… pero en este punto, la decisión debe ser del usuario en cuestión, esa información es suya y no del banco.

BBVA Tú cuentas es una estrategia defensiva. Los Money Strands, Mint o WeSabe van a existir y disponer de esta herramienta dentro del banco para sus clientes supone ofrecerles un incentivo para no irse a otro lado a buscar experiencias muy similares: que ganen en comodidad al no tener que utilizar un segundo servicio para sus finanzas, aunque pierdan en jugar en terreno no neurtal.

En todo caso, la aplicación que ha hecho la gente de Strands es realmente buena, bien planteada y mejor solucionada, creo que tenemos un actor muy relevante en los servicios de banca online en ciernes.

Más información sobre este producto y la presentación en JaviPas, Enrique, Jesús Pérez, Javier y el blog oficial.

Actibva y los contenidos sobre finanzas

Activba

Hoy ha visto la luz Actibva, proyecto en el que llevamos tiempo trabajando desde WeblogsSl y que hemos definido como

«Nuevo espacio en la red que nace con la vocación de estar abierto a todos los que se interesan por el mundo de las finanzas, el ahorro y la inversión, buscando integrar tanto a los más entendidos como a quienes se acercan a este mundo desde un ámbito más doméstico»

La idea se traduce en un sitio sobre finanzas con una vertiente tipo Menéame, pero con también con contenido propio y selección por parte del equipo editorial. Por tanto, la idea de Actibva es una aproximación mixta en el área de contenidos, con participación de los usuarios, comentarios y voto de noticias por parte de los mismos, pero también con áreas diferenciadas que ofrecen valor añadido trabajadas desde el proyecto.

En realidad se trata sólo del comienzo de un proyecto bastante ambicioso impulsado por BBVA y desarrollado por Weblogs SL, que además contará con el apoyo de Financial Red en la elaboración de contenidos y la gestión de la comunidad. Mi visión es que la experiencia para el usuario en este tipo de proyectos es que la web tiene que ser útil desde el primer momento, pero también ofrecer que si participa va a sacar más rendimiento al servicio. En un área como las finanzas y un público objetivo como el que puede tener Actibva (que no tiene mucho tiempo para perder y cuando lo tiene prefiere leer el Marca) creo que el punto de partida es el correcto para alcanzar este escenario de propuesta de valor. Las opiniones, como siempre, se agradecen.

El post en el blog oficial, también lo han comentado Loogic y Raúl Hernández, uno de los padres de la criatura.

BBVA apuesta por MyStrands

MyStrandsYa está en un montón de sitios (Loogic, Dans, TC): BBVA ha invertido 24 millones de dólares en MyStrands. La noticia – además de por la nacionalidad de los gestores de ambas empresas – llama especialmente la atención por ser un banco invirtiendo en un motor de recomendaciones que hasta ahora se ha aplicado a la música y al vídeo.

Como producto / aplicación web MyStrands nunca ha acabado de convencerme, si acaso ganó varios enteros al integrar Youtube en su servicio alrededor del vídeo. Pero como tecnología para ofrecer una funcionalidad (motor de recomendación personalizado basado en datos y perfiles de usuarios) a terceros, es donde entiendo que tiene su mayor valor. En todo caso, los doce millones de ingresos que afirman que van a facturar en 2007 son para tener muy en cuenta.

En cuanto al futuro, creo que va a merecer muy mucho la pena conocer sus planes alrededor de OpenId (uno de los miembros que dirige la fundación OpenId trabaja para ellos), sobre todo teniendo en cuenta que uno de sus potenciales usos es alrededor de los datos de los usuarios que se encuentran dentro de las redes sociales cerradas. Si MyStrands apuesta por OpenId, es probable que pronto veamos algún movimiento alrededor de las redes sociales abiertas.

BBVA como gestoría online para autónomos y pymes

BBVAMe ha parecido muy interesante la adquisición de eConta por parte de BBVA (El País, Alianzo). eConta ofrece servicios de gestoría contable y tributaria para autónomos y pymes online, con complementos bastante interesantes como acceso a un asesor para preguntar dudas o la presentación telemática de las liquidaciones tributarias, siempre y cuando sean negativas. Eso sí, lo que se dice baratos, no son: 75,95 euros al mes para un autónomo como un servidor me parece excesivo, aunque incluyan todas las llamadas que yo quiera hacer para preguntar al asesor.

Por un lado tenemos la necesaria reconversión de la banca tradicional ante la aparición de la banca online. No sólo hablamos de la presencia de los grandes bancos con su versión para internet, también de que empiezan a sobrar oficinas de banco «tradicionales» (BBVA está apostando por reconvertirlas en oficinas comerciales más allá de los productos financieros) y que labores como la gestoría también empezarán a ser mayoritariamente online. A los bancos ya se les han escapado los micropagos en la red, en manos de compañías de internet como Paypal en lo que ha sido una falta de visión completa por parte de la banca tradicional, ahora que vislumbran nuevos mercados en los servicios por internet, dudo mucho que los dejen escapar.

En mi opinión la palabra clave es integración. Soy usuario de Endeve, tres bancos online, una gestoría offline y estoy probando Moneytrackin. Lo que más echo en falta es que estos servicios hablen entre sí, se comuniquen los ingresos y las facturas pagadas y automaticen un proceso que se lleva muchas horas como es la de la contabilidad para un autónomo. Con esta compra BBVA da un paso para poder montar algo en este sentido y, al margen del valor que puedan aportar proyectos como Wesabe o Zopa, creo que el futuro de los servicios financieros a pymes y autónomos va a ir por ahí.