Ad Block frente a los medios del modelo «gratis con publicidad»

Test de la muerte
Los que apuestan por el «gratis con anuncios en internet» también van a tener que enfrentarse a la posibilidades que surgen de mezclar avances técnicos con la voluntad de los usuarios, esta vez en forma de los bloqueadores de anuncios que existen como extensión de los navegadores web. En Ars Technica se han descolgado con un artículo en el que explican su visión del tema: para ellos el uso de estos bloqueadores está destrozando las cuentas de sitios como el suyo – para usuarios avanzados – en los que se cobra la publicidad por CPM (pago por impresiones mostradas) y con una tasa de usuarios que los filtran del 40%. Incluso han montado un experimento en el que durante 12 horas impidieron leer el contenido a quienes utilizaran estos sistemas, con un resultado desigual: algunos los han incluido en su «lista blanca» de sitios en los que admiten publicidad, otros muchos se han quejado por el trato recibido.

Ya hemos hablado por aquí varias veces de la publicidad web en tiempos del Adblock Plus, un tema con muchas aristas y con un equilibrio difícil de encontrar. Hay un punto de partida difícil de cuestionar: hay publicidad en la web muy agresiva, molesta, con un alto grado de interrupción y que motiva a la gente a instalar este tipo de bloqueadores. En segunda instancia, sitios como Ars y otros que no son especialmente agresivos en este tema, sufren el impacto. En todo caso, Ad Block y compañía son una características del medio, una variable más con la que contar por mucho que se entone el «ya damos los contenidos gratis». De entrada son las publicaciones técnicas las primeras en enfentrarlo, pero hasta servicios como Spotify acaban sufriendo en mayor o menor medida este fenómeno.

¿Cómo posicionarse ante los bloqueadores de anuncios? Probablemente veamos varias estrategias. La más agresiva es algo tipo lo que ha hecho Ars Technica,la lucha técnica frente a quienes los utilizan. Esto tiene varios «contras», entre ellos que cada medida puede ser respondida con una nueva versión del bloqueador y, sobre todo, que acabas enfadando a parte de tu público objetivo, de usuarios avanzados. Puede haber apelaciones a la «economía del afecto», al estilo de RadioHead, intentando disminuir el uso de fltrado de anuncios en tu sitio apelando al cariño de los usuarios y la idea de que así lo están sosteniendo. Por último, está el camino de acabar planteándose que el tipo de publicidad gráfica que se comercializa puede dejar de tener sentido y empezar a pensarse en otros tipos de publicidad o de ingresos. Una publicidad que nadie quiera filtrar o que esté tan integrada en el site, que nadie pueda hacerlo. Lo primero suena muy bien, lo segundo… no tanto.

En todo caso, es una tendencia a observar y que más tarde o más temprano tendrá que estar en la agenda de los medios que adopten como modelo de negocio el «gratis con publicidad». Al final nada es gratis, siempre hay alguien que paga, ya sea un usuario con su dinero, ya sea una marca para llegar a ese usuario, ya sea una mezcla de ambas opciones. Esa es probablemente la parte del negocio de los medios que no va a cambiar con internet.

PD: una curiosidad, en Buzz se ha formado un debate la mar de interesante. Es una de las ventajas de su modelo frente Twitter y FB: puedo enlazar a toda una conversación agrupada y en abierto de gente bastante interesante.

Más modelos de contenidos de pago en internet: Ars Technica

Ars TechnicaArs Premier es el nombre de la nueva sección de contenidos de pago de Ars Technica, uno de los mejores sitios web de tecnología. La propuesta de valor que ofrecen para intentar cobrar por contenidos en la web consiste en contenido exclusivo con análisis en profunidad, acceso especial a conversaciones los editores y personas de la industria, repositorio con los PDF de sus reviews, navegación sin publicidad, RSS completos, foros exclusivos para usuarios de pago y descuentos de sus anunciantes. Todo ello por cinco dólares al mes, con una suscripción mínima de seis meses.

Ars Technica sigue así la estela de Giga IM en los contenidos de pago en internet. Si GigaOM ofrecía algo «nuevo» – servicio de análisis e investigación, un escenario intermedio entre los contenidos de sus blogs y los servicios de grupos como Gartner o Forrester – la propuesta de Ars Technica parece más enfocada en extender la experiencia (más reviews y artículos) y mejorarla (sin publicidad, PDFs para lectura offline y RSS completo).

Soy de los convencidos de que «hay mercado» para publicaciones de mucha calidad, con contenido único y en profundidad sobre algunas temáticas en la que hay un público deseoso de que le aporten valor y le eliminen el ruido, dispuestos a pagar por ello. La pregunta siempre ha sido si modelos de pago como el de Ars Technica son capaces, no ya de igualar los mismos ingresos que tendrían en abierto y con publicidad, sino de cubrir los altos costes que implica generar este tipo de contenidos.

Dos apuntes finales, interesante que el paso lo haya hecho Conde Nast, que compró Ars Technica hace más de un año y que el modelo que parece que se va a imponer es «versión gratuita en abierto más apegada a la actualidad, para ganar visibilidad, tráfico e ingresos publicitarios» complementada con una de pago de más calidad, profundidad y valor añadido.

También lo ha comentado Rubén

CNet comprada por CBS, Ars Technica por CondeNast

Ars TechnicaLa CBS compró CNET y CondéNast Ars Technica, dos movimientos importantes esta semana pasada en el mercado de las empresas de medios de temática tecnológica en Estados Unidos. CBS ha pagado 1800 millones de dólares por CNET, con lo que se han hecho con sitios tan golosos como News.com o Download.com; por su parte, la adquisición de Ars Technica ha sido bastante más modesta, 25 millones de dólares por uno de los mejores sitios sobre tecnología de la web.

Dos compras muy diferentes, aunque comparten cierto trasfondo: ambos son medios 100% web adquiridos por compañías con medios online y offline que buscan crecer con compras. Más allá de ello, las diferencias son palpables: CNET es un gigante del sector con una estructura de costes de empresa de medios tradicional y líder en áreas tan interesantes como las revisiones de dispositivos. Eso sí, en los últimos años ha visto como el asalto de los blogs tecnológicos ha hecho que mucha audiencia se haya ido a los nuevos canales… CBS ha comprado una compañía que puede entender mejor. Más información en R/W.

Ars Technica es otra historia, su estructura de costes es muy diferente y su estilo es mucho más cercano a los nuevos medio. Una empresa con sólo ocho empleados con mucho talento, cuya publicidad llevaba Federated Media y que probablemente pase a englobarse dentro de Wired. Las cifras – alleyinsider– apuntan a 1.5 millones de usuarios únicos al mes. Sin duda, un ejemplo para los que se plantean evolucionar su blog a medio.