Warner: alquiler en Facebook y películas como aplicación

Está bastante movido el tema de la distribución de cine online, con todo el mundo esperando movimientos por parte de las majors hacia opciones más amables para el usuario en precio y experiencia. Warner se ha caracterizado históricamente por no ser muy amigable con los nuevos intermediarios (salida de Youtube amenaza de salir del streaming en música) y sí por probar fórmulas novedosas de distribuir su contenido en solitario (In2movies, hace cinco años) y en esa fórmula siguen ahora con el anuncio de oferta de alquiler de películas en Facebook y su venta como aplicación para el móvil.

Sobre el alquiler informa Hollywood reporter y viene a ser un experimento por el cual los «fans» de «El caballero Oscuro» en Facebook podrán acceder al visionado directamente en el servicio de redes sociales por unos 3 dólares. Funcionará sólo en Estados Unidos y la experiencia incluye comentar la película con amigos (ya sea en los comentarios, el chat o con el status de Facebook). En el caso de la venta de la película como aplicación están traduciendo la propuesta de valor del DVD + extras al ecosistema Apple, con un precio de ocho euros.

Aunque Warner parezca estar desintermediando y teniendo una relación de venta directa con sus seguidores, en realidad Facebook y Apple no son sino otros intermediarios que controlan la experiencia con el usuario final. El primero le obliga a utilizar Facebook Credits por el que comisiona y Apple ya sabemos como se las gasta con el negocio de los contenidos en su plataforma. En todo caso, lo que Warner parece querer evitar son las plataformas con tarifa plana e intentar fórmulas por la que se siga pagando por película.

Aplicaciones en Facebook: plataformas frente a ecosistemas

Nuevo diseño de Facebook

Las 25 aplicaciones de Facebook más utilizadas han perdido entre un 15 y un 25 por ciento de su tráfico tras la implantación del nuevo diseño, explican en AllFacebook. Claro que podríamos estar ante dos escenarios como comentan en el blog especializado en esta red social: o los cambios de diseño realmente tienen un impacto en la exposición de las aplicaciones tal que ese tráfico no lo van a recuperar, o es cuestión de que los usuarios y los desarrolladores se adapten al nuevo diseño de Facebook.

Aunque la twiterización de Facebook había traído a las aplicaciones al newsfeed del usuario, el impacto del rediseño muestra el poder de la plataforma en entornos cerrados. Facebook demuestra que puede cambiar las reglas en cualquier momento: restar visibilidad, poner nuevas condiciones, empezar a cobrar por cosas que eran gratis… una aproximación muy diferente a la estrategia que está siguiendo con Facebook Connect o la que ha adoptado Twitter, más cercanas al concepto de ecosistema: terceros desarrollan fuera del sitio controlado por la plataforma, llevándose y aportando valor. Esta segunda forma no carece de control – te pueden cortar el grifo de la integración en cualquier momento – pero supone al menos no ver caer el tráfico un 25% porque la plataforma que has elegido rediseñó.