Moto G y de nuevo el dilema de Google ¿por qué revienta la gama de entrada?

Moto G Motorola

Hoy publico en Xataka «móviles baratos, el Moto G os acaba de subir el listón«, un análisis de cómo queda el mercado tras la puesta a la venta de todo un gama media a precio de gama de entrada (en Amazon está a 179 euros y lo han agotado, ya hay que esperar a 18 de Diciembre… aunque desde Motorola aseguran que ya lo tienen para vender en El Corte Inglés, varias telecos como Orange y más canales).

El dilema, en mi opinión, es que si bien a Google le va muy bien cortar el camino a Nokia y Windows Phone en la gama de entrada con el Moto G, de paso vuelve a «atacar» a su propio ecosistema. Con Nexus ya fijó el precio de gama alta para el perfil de usuario más avanzado, con Moto G va a por el gran público entrando por el canal tradicional y no sólo Google Play.

Os dejo con la pieza en la que añado al cóctel una variable adicional: no se trata sólo de los pequeños fabricantes, se trata de los grandes escondidos en la sombra como son los nuevos actores chinos.

Moto G, o cómo intentar cortar el camino a Nokia y Windows Phone

Moto G Motorola

El Moto G ya está en disponibilidad de reserva en Amazon , dotando de un protagonismo extra a un lanzamiento que nos devuelve al debate de Google-Android-Motorola después de la gran presentación la semana pasada.

Atendiendo a las especificaciones del Moto G estamos ante un terminal con características de un buen gama media a precio de gama de entrada en smartphones. Esto es todo un jaque a los principales actores sobre Android (Samsung, LG, Sony) pero también – y sobre todo – a los pequeños que con una estrategia más o menos ambiciosa construyen sobre gama blanca china como es el caso de BQ. A ellos sumaría que es un mensaje a la segunda oleada china en el móvil: los fabricantes occidentales también son capaces de especificaciones potentes a precios contenidos.

Sin embargo creo que el mayor rival al que Google pretende atacar con el Motorola Moto G es a Nokia y Windows Phone. Es precisamente en la gama de entrada y la gama media donde Nokia presenta terminales más competitivos, con el Lumia 520 (menos de 130 euros) o el Lumia 625 (menos de 240) y donde ha demostrado un valor diferencial en la optimización y fluidez del sistema para equipos poco potentes.

Moto G lega en un momento en el que Google ofrece la promesa de permitir una mejor experiencia con Android 4.4 para equipos con memoria y procesador ajustados. El terminal hace concesiones – no se llega a 175 euros con lo último de lo último – pero resulta muy equilibrado y para ese usuario que quiere navegar, mandar mensajes y mirar redes sociales alcanza de sobra para el «suficientemente bueno». Si le sumamos la marca Google y la de Motorola, sólo le queda acertar con el marketing y la distribución. En España – vuelven con el Moto G a vender aquí – ya están dando el primer paso necesario que no es otro que estar también en el catálogo de operadoras.

Los fabricantes no quieren Google en la tele, quieren Android

LG con Google TV

Hace unos meses un fabricante me explicaba por qué habían apostado por Android para set-top box en la tele y no por Google TV: no querían pagar la licencia que les pedían por el segundo, al primero lo conocía la gente y les permitía ir con todo el catálogo de aplicaciones.

Mucho menos les importaba que el diseño de Android no esté en absoluto orientado a la televisión y que la experiencia de Google TV (aunque tecnológicamente se base en el sistema Android, éste viene capado y con el cambio completo del interfaz) sí. Con este escenario no es de extrañar el paso, obligado, que anuncia Giga Om: adiós a la marca Google TV, mezcla del sistema con Android y a perseguir a los fabricantes con una propuesta en la que Google tiene menos control.

Dicho esto, conviene no olvidar que tanto Google con Chromecast como la mayoría de fabricantes con sus plataformas de smart tv tienen «un plan B» a Android en la televisión.

Relacionado: Google TV en Error500

Una compra con tres actores: Microsoft, Nokia y un teléfono Android

Nokia presentación Lumia 925

Hace unos días ATD publicó una de esas historias con las tripas del proceso de compra de la división de dispositivos de Nokia que tanto me gustan: la posición de cada uno, su evolución durante la negociación, las posiciones de fuerza, las tretas y tácticas de cada uno…

Uno de los detalles que más me llamó la atención fue el hecho de que apuntasen a que el proceso lo comenzó Ballmer, es decir, Microsoft. Esto chocaba con la hipótesis que uno manejaba hasta ahora: Nokia era quien necesitaba un rescate, Microsoft era quien estaba más cómoda con el status quo y, al mismo tiempo, los finlandeses partían de una posición de fuerza al ser el único sostén de Windows Phone. Sin embargo la pieza de ATD, que por otro lado parece bastante creíble con todo el detalle que ofrece, no recogía este escenario sino más bien el de un Microsoft preocupado por un crecimiento lento de su sistema móvil.

Ayer NYT publicaba que, efectivamente, Nokia flirteaba con la posibilidad de sacar al mercado un teléfono Android, con el que ya experimentaban en sus laboratorios. Por mucho que públicamente se mostrarán sin indicios de arrepentimiento, el debate interno iba por otros derroteros muy diferentes.

Relacionado: Auge y caída de los pioneros del smartphone

Primero iPhone, luego Android. ¿Ingresos, «influencers» o prioridad mercado USA?

Flickr iPhone

Miro con envidia la nueva versión de su aplicación que ha sacado Flickr. Digo con envidia porque soy un usuario desde hace años del servicio – de los de pago cuando lo había, además – pero usando como primera plataforma móvil Android me quedo a la espera puesto que esta renovación sólo aplica, de momento, a iOs. iPhone o nada

No es la primera vez, ni en el caso de Flickr, ni en el de muchos otros. Dar prioridad a iPhone es algo que es la tónica para la mayoría de grandes desarrolladores. En algún caso hemos visto algún espejismo de que la cosa podía cambiar, con movimientos como el FourSquare (que por cierto, acaba de sacar una aplicación estupenda para Windows 8), pero quedaron en eso, espejismos. La plataforma número uno para los desarrolladores de los mayores éxitos en móvil sigue siendo iOs.

Entre las razones que se suelen son tres las que más suelen poner sobre la mesa las empresas desarrolladoras:
Sigue leyendo «Primero iPhone, luego Android. ¿Ingresos, «influencers» o prioridad mercado USA?»

Samsung Galaxy Note 8 y Android en la gama alta de tablets

Note 8 Galaxy

Para Xataka he realizado una «review del Note 8» de Samsung. El producto me ha gustado bastante en líneas generales (punto fuerte el lápiz y como funciona; punto débil la autonomía comparada con los tablets de ese tamaño), pero sobre todo creo que es un buen punto de partida para que los tablets Android planten cara en la gama alta.

Ahí la impresión, y los pocos números que he visto, es que el dominio de iPad es absoluto. De hecho en precio que Note 8 esté por encima de iPad Mini resulta chocante por mucho que sumen el SPen, quien tiene la marca conocida (además de un producto extraordinario es Apple). Samsung al menos es una de las pocas que está atacando y presentando batalla en ese precio medio/alto y alto mientras que la mayoría de fabricantes está apostando por el volumen y el precio de 200 euros o menos.

Mis dudas sobre esas simpáticas consolas Android

MOJO Madcatz

En «La generación de consolas low cost con Android en busca de su público» comento los modelos (algunos que he probado y otros) y planteamiento de la nueva oleada de dispositivos para el entretenimiento en el salón que viene con dos armas: el bajo precio y Android como sistema operativo.

El análisis no puede sino acabar en algunas dudas de que, más allá del público «geek / Android» que ha permitido que Ouya vea la luz, haya muchos usuarios que vean valor en la propuesta.

Google Edition ¿nuevo equilibrio en Android con los fabricantes?

HTC One Google Edition

HTC se ha unido a Samsung anunciando una versión de su smartphone franquicia «Google Edition». Por tanto tendremos en el mercado – de momento sólo Estados Unidos – el One y el Galaxy S4 con Android «Pure Google» sin la capa de software propio que añaden los fabricantes para personalizar la experiencia.

Para una parte del público experto, que valora mucho más las actualizaciones rápidas del sistema operativo que los cambios en el interfaz o las funcionalidades que han construido HTC o Samsung, son versiones muy apetecibles en tanto en cuanto les ahorra todo el camino de instalar una ROM en el terminal. Este último ha sido el camino seguido por Sony con el Xperia Z para ofrecer la experiencia «Android Puro» y es el que queda para los primeros compradores del One y el S4.

¿Para el público mayoritario? Dependerá de quien venda el terminal. Si lo hace Google difícilmente saldrá del usuario muy avanzado: es un canal que se promociona poco y que la mayoría de gente desconoce o no confía en él (y tampoco tienen una demanda alta de tener la última versión los primeros, valorando posiblemente parte del software propio de HTC o Samsung).

Lo más interesante, en mi opinión, es observar los próximos meses si estos terminales «Google Edition» suponen un nuevo equilibrio en Android con los fabricantes. Tras todo lo debatido alrededor de Nexus 4 y la tensión de fondo con Motorola y los beneficios alrededor de Android, el equilibrio parecía roto: los fabricantes viendo a Google cada vez más como un competidor y no un socio y éste buscando aumentar la cuota de Android pero con la versión no modificada por nadie.

¿Es posible que el acuerdo sea el de ofrecer una «Google Edition» de HTC One, Samsung Galaxy S4 y el resto de franquicias a cambio de que Nexus 5 no venga subvencionado? Posiblemente el trato no sea tan explícito al implicar a muchas partes (hay fabricantes para los que hacer un Nexus es una gran oportunidad, por mucho que parezca que LG ha salido escaldada), pero que Samsung y compañía tienen otros sistemas con los que mostrar a Google su no dependencia y que tras Rubin empieza otra etapa para Android sí que parece más claro. Cuando haya Nexus 5, que parece seguro que lo habrá, veremos fabricante, precio y saldremos de dudas.

Sundar Pichai, Android abierto y Chrome Os

Entrevista en Wired a Sundar Pichai de Google, el nuevo director de Android y una de las figuras emergentes más importantes del sector tecnológico.

Destacaría tres puntos, uno es que asegura que mantendrán la apuesta doble en sistemas operativos con Android y ChromeOs; otro es su insistencia en el mensaje «llegar a todos los usuarios» reforzando la visión de sistema para países en desarrollo y gama de entrada; el tercero es su respuesta cuando le plantean un debate que hemos tenido por aquí, ¿Se arrepentirá Google de que Android sea abierto?. Pichai apunta a que…

sin cambiar la naturaleza abierta de Android, ¿cómo podemos mejorar la experiencia del usuario final en todo el mundo? Para todos los usuarios, sin importar dónde estén o qué teléfono o tablet hayan comprado.

Vamos a ver este Google I/O como se presenta, pero la salida de Rubin mucho la hemos asociado a cambios fuertes en Android y «mejorar la experiencia» se suele traducir como «más control sobre la experiencia»

Nexus 5 y el dilema de Google: subvencionar o no subvencionar

Nexus 4 de Google

Hace poco publiqué en Xataka «La sombra del Nexus 4 sobre el mercado de smartphones es alargada«, un análisis del marco que ha creado en muchos usuarios Google con su estrategia de subvención del Nexus 4. La mayor dificultad precisamente es para su socio, LG, que ahora quiere dar el salto a la gama alta con un muy buen teléfono como es el LG Optimus G y se encuentra con que lo identifican con el modelo anterior lanzado con Google… a un precio considerablemente inferior.

El dilema para Google ahora es qué hacer con Nexus 5, si subvencionar con vistas a agrandar el mercado Android en gama alta. Y si lo hace, cuánto (en Nexus 4 ha sido irse a la mitad de precio que las referencias equivalentes de otras marcas) y dónde (En Reino Unido o USA puede seguir teniendo sentido, pero en España donde Android se ha comido el mercado parece más discutible). Si sigue en la misma línea está compitiendo fuertemente con sus socios y les incentiva a invertir más en otras plataformas, y Android depende mucho de Samsung… y también de Sony o HTC.

Todo esto dejando fuera de la ecuación a Motorola, con la que se espera que saque «super teléfonos franquicia para competir con iPhone» pero que lleva meses parada. El próximo Google I/O se presenta muy interesante.